/ lunes 21 de septiembre de 2015

Inauguran nueva sede del Servicio Sismológico Nacional

OEM en línea

México.- En Ciudad Universitaria se inauguró el nuevo Centro de Monitoreo del Servicio Sismológico Nacional (SSN), dependiente del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, en una instalación concebida como un edificio de investigación y difusión.

En el acto, el rector José Narro aseguró que hoy la Universidad reafirma su compromiso con las instituciones del país y con el conjunto de la sociedad. “Siempre hemos entendido que desde la pluralidad que nos caracteriza, desde las distintas áreas del saber y del conocimiento que se cultivan en esta casa de estudios, nuestro propósito último no es otro que cumplir con lo que la Ley Orgánica nos mandata, pero que tiene el sentido de servicio a los mexicanos”.

Con estas instalaciones, la UNAM brindará un mejor servicio a la población. “Aquí hemos podido dar muestras reiteradas de la capacidad que tienen nuestros académicos, investigadores, profesores y técnicos académicos para cumplir con una encomienda fundamental”.

Formar recursos humanos, generar nuevo conocimiento y difundir la cultura y las expresiones del trabajo de los universitarios, complementa la convicción en favor de la sociedad mexicana, reiteró.

Asimismo, externó su deseo de que estas instalaciones representen una nueva etapa en las relaciones entre las instituciones del país y la Universidad, y el servicio que se ofrece a la población.

En tanto, el coordinador de la Investigación Científica, Carlos Arámburo de la Hoz, resaltó que con las nuevas instalaciones, desarrolladas mediante una inversión conjunta entre el Fondo de Desastres Naturales y la Universidad, se amplía aproximadamente seis veces el espacio que ocupaba el SSN, se moderniza su equipamiento y se potencia su capacidad de monitoreo sísmico, de investigación y formación de profesionales especializados.

El Servicio, que cubre las 32 entidades federativas y que está debidamente articulado con la Red Acelerográfica del Instituto de Ingeniería, mantiene una estrecha interacción con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y otras instancias de gobierno, federal y estatales, para brindar información oportuna sobre la ocurrencia de sismos en México y otras latitudes.

Además, para mejorar la capacidad encaminada a evaluar y prevenir el riesgo sísmico y volcánico, conocer la respuesta de suelos y estructuras y así mejorar los reglamentos de construcción, y para proporcionar información estratégica a los organismos de protección civil, con el objetivo de coordinar con mayor eficacia las respuestas ante dichos eventos, precisó el coordinador.

El trabajo que hacen los geocientíficos es importante; se ha avanzado en las últimas décadas, pero hay que hacer más. Invertir en investigación, desarrollo tecnológico, innovación, educación superior y la formación de especialistas de alto nivel en el ámbito de las ciencias de la tierra, es un asunto de seguridad nacional, remarcó Arámburo.

En su oportunidad, Arturo Iglesias Mendoza, director del IGf, destacó la importancia del Sismológico Nacional para las autoridades y la sociedad mexicana, por lo que agradeció a quienes intervinieron en la construcción de la nueva sede.

“La proximidad de la fecha para la inauguración de este edificio con la conmemoración del sismo de 1985, provoca sentimientos encontrados. Por un lado recordamos con respeto y tristeza a las víctimas de aquel terremoto y, por el otro, vemos con orgullo y satisfacción las nuevas oportunidades que el Servicio tendrá en el futuro, justo a 105 años de su fundación”.

Carlos Miguel Valdés González, director General del Cenapred, explicó que la UNAM se ha hecho cargo del SSN por largo tiempo, y hace muchos años se estableció una relación con la Secretaría de Gobernación, con lo cual inició una etapa de colaboración estrecha.

El apoyo de esa Secretaría fue inicialmente para mejorar la cobertura y actualizar la infraestructura sísmica, así como para optimizar la calidad de los datos y de su velocidad de transmisión. “Esta asistencia ha ido en aumento hasta llegar a un apoyo importante en la creación de este nuevo edificio”.

El funcionario expresó que las nuevas instalaciones son un paso más en el entendimiento y mitigación de los efectos del fenómeno sísmico. “Conocer es prevenir y prevenir es vivir”.

La escritora Elena Poniatowska dijo que la inauguración de las instalaciones es un gran orgullo para esta casa de estudios, “a todas luces, lo mejor que tenemos en México. Es en la Universidad donde se dan nuestros vínculos de pertenencia y de apoyo mutuo. En esta grave crisis de confianza y desprestigio que vivimos, son las aulas de la UNAM las únicas que señalan el camino”.

En esta nueva construcción del SSN, responsable del monitoreo sísmico en el país, y que puede advertir lo que sucede dentro de la tierra en diferentes puntos de la República, “nos felicitamos porque presagia también la posibilidad de otro monitoreo: el del cerebro, el corazón y la voluntad de los mexicanos que buscan un futuro más justo, donde todos tengamos acceso a la única salvación posible, la que nos brinda el saber, la de las aulas escolares”.

Próximo a los institutos de Geofísica y Geología, el edificio que alberga la nueva sede del SSN cuenta en su planta baja con espacios de alta tecnología que simultáneamente puedan tener acceso visual del público general, así como otros de enseñanza sobre los sistemas de detección y análisis de los mismos.

Ahí se alberga la sala de usos múltiples, salón de visitantes, áreas de monitoreo y de telecomunicaciones, servidores y redes, bodegas, taller, laboratorio de instrumentación y cuarto de pruebas. Cuenta además con site de telecomunicaciones y cuarto de tableros eléctricos, oficinas administrativas, servicios sanitarios, cuarto de aseo, área de café y guarda.

Mientras, la planta alta contiene las áreas de jefatura, de café, de copias e impresiones; sala de juntas; dormitorio de guardia; cubículos administrativos, así como cuartos para archivo de papel, de tableros y redes. En general, se privilegió la ventilación natural en la mayoría de los espacios interiores y únicamente los que alojan a los equipos de alta tecnología en comunicaciones cuentan con sistemas de aire acondicionado de precisión.

OEM en línea

México.- En Ciudad Universitaria se inauguró el nuevo Centro de Monitoreo del Servicio Sismológico Nacional (SSN), dependiente del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, en una instalación concebida como un edificio de investigación y difusión.

En el acto, el rector José Narro aseguró que hoy la Universidad reafirma su compromiso con las instituciones del país y con el conjunto de la sociedad. “Siempre hemos entendido que desde la pluralidad que nos caracteriza, desde las distintas áreas del saber y del conocimiento que se cultivan en esta casa de estudios, nuestro propósito último no es otro que cumplir con lo que la Ley Orgánica nos mandata, pero que tiene el sentido de servicio a los mexicanos”.

Con estas instalaciones, la UNAM brindará un mejor servicio a la población. “Aquí hemos podido dar muestras reiteradas de la capacidad que tienen nuestros académicos, investigadores, profesores y técnicos académicos para cumplir con una encomienda fundamental”.

Formar recursos humanos, generar nuevo conocimiento y difundir la cultura y las expresiones del trabajo de los universitarios, complementa la convicción en favor de la sociedad mexicana, reiteró.

Asimismo, externó su deseo de que estas instalaciones representen una nueva etapa en las relaciones entre las instituciones del país y la Universidad, y el servicio que se ofrece a la población.

En tanto, el coordinador de la Investigación Científica, Carlos Arámburo de la Hoz, resaltó que con las nuevas instalaciones, desarrolladas mediante una inversión conjunta entre el Fondo de Desastres Naturales y la Universidad, se amplía aproximadamente seis veces el espacio que ocupaba el SSN, se moderniza su equipamiento y se potencia su capacidad de monitoreo sísmico, de investigación y formación de profesionales especializados.

El Servicio, que cubre las 32 entidades federativas y que está debidamente articulado con la Red Acelerográfica del Instituto de Ingeniería, mantiene una estrecha interacción con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y otras instancias de gobierno, federal y estatales, para brindar información oportuna sobre la ocurrencia de sismos en México y otras latitudes.

Además, para mejorar la capacidad encaminada a evaluar y prevenir el riesgo sísmico y volcánico, conocer la respuesta de suelos y estructuras y así mejorar los reglamentos de construcción, y para proporcionar información estratégica a los organismos de protección civil, con el objetivo de coordinar con mayor eficacia las respuestas ante dichos eventos, precisó el coordinador.

El trabajo que hacen los geocientíficos es importante; se ha avanzado en las últimas décadas, pero hay que hacer más. Invertir en investigación, desarrollo tecnológico, innovación, educación superior y la formación de especialistas de alto nivel en el ámbito de las ciencias de la tierra, es un asunto de seguridad nacional, remarcó Arámburo.

En su oportunidad, Arturo Iglesias Mendoza, director del IGf, destacó la importancia del Sismológico Nacional para las autoridades y la sociedad mexicana, por lo que agradeció a quienes intervinieron en la construcción de la nueva sede.

“La proximidad de la fecha para la inauguración de este edificio con la conmemoración del sismo de 1985, provoca sentimientos encontrados. Por un lado recordamos con respeto y tristeza a las víctimas de aquel terremoto y, por el otro, vemos con orgullo y satisfacción las nuevas oportunidades que el Servicio tendrá en el futuro, justo a 105 años de su fundación”.

Carlos Miguel Valdés González, director General del Cenapred, explicó que la UNAM se ha hecho cargo del SSN por largo tiempo, y hace muchos años se estableció una relación con la Secretaría de Gobernación, con lo cual inició una etapa de colaboración estrecha.

El apoyo de esa Secretaría fue inicialmente para mejorar la cobertura y actualizar la infraestructura sísmica, así como para optimizar la calidad de los datos y de su velocidad de transmisión. “Esta asistencia ha ido en aumento hasta llegar a un apoyo importante en la creación de este nuevo edificio”.

El funcionario expresó que las nuevas instalaciones son un paso más en el entendimiento y mitigación de los efectos del fenómeno sísmico. “Conocer es prevenir y prevenir es vivir”.

La escritora Elena Poniatowska dijo que la inauguración de las instalaciones es un gran orgullo para esta casa de estudios, “a todas luces, lo mejor que tenemos en México. Es en la Universidad donde se dan nuestros vínculos de pertenencia y de apoyo mutuo. En esta grave crisis de confianza y desprestigio que vivimos, son las aulas de la UNAM las únicas que señalan el camino”.

En esta nueva construcción del SSN, responsable del monitoreo sísmico en el país, y que puede advertir lo que sucede dentro de la tierra en diferentes puntos de la República, “nos felicitamos porque presagia también la posibilidad de otro monitoreo: el del cerebro, el corazón y la voluntad de los mexicanos que buscan un futuro más justo, donde todos tengamos acceso a la única salvación posible, la que nos brinda el saber, la de las aulas escolares”.

Próximo a los institutos de Geofísica y Geología, el edificio que alberga la nueva sede del SSN cuenta en su planta baja con espacios de alta tecnología que simultáneamente puedan tener acceso visual del público general, así como otros de enseñanza sobre los sistemas de detección y análisis de los mismos.

Ahí se alberga la sala de usos múltiples, salón de visitantes, áreas de monitoreo y de telecomunicaciones, servidores y redes, bodegas, taller, laboratorio de instrumentación y cuarto de pruebas. Cuenta además con site de telecomunicaciones y cuarto de tableros eléctricos, oficinas administrativas, servicios sanitarios, cuarto de aseo, área de café y guarda.

Mientras, la planta alta contiene las áreas de jefatura, de café, de copias e impresiones; sala de juntas; dormitorio de guardia; cubículos administrativos, así como cuartos para archivo de papel, de tableros y redes. En general, se privilegió la ventilación natural en la mayoría de los espacios interiores y únicamente los que alojan a los equipos de alta tecnología en comunicaciones cuentan con sistemas de aire acondicionado de precisión.