/ sábado 4 de marzo de 2017

Plantean prisión para quienes alteren equipos en gasolineras

Ernesto Nemer Álvarez, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, informó que para cerrar el camino de corrupción que ha alcanzado a algunas gasolineras, por alterar mangueras y bombas se les podrá aplicar a los dueños hasta 10 años de prisión en el Estado de México, Puebla, Jalisco, Nuevo León, conforme a los protocolos de verificación.

Durante un evento empresarial, dijo que la dependencia a su cargo realiza operativos donde se han aplicado 920 millones de pesos en multas al revisar seis mil mangueras. Este año se realizarán alrededor de siete mil 500 inspecciones para poder abarcar más estaciones.

Para que el consumidor no sea afectado, informó, se pondrá una aplicación al servicio de la ciudadanía, para que la gente denuncie cuando no le vendan los litros de gasolina que compra, porque las mangueras están amañadas por los dueños. Esta estrategia ayudará a evitar todo tipo de abusos en los diferentes Estados del país.

El consumido deberá tomar una fotografía a la bomba que surte la gasolina cuando empiece a marcar los litros de consumo y cuando termine se le tomará otra foto, posteriormente se enviará a la Profeco y de esa forma se verá si las mangueras están alteradas.

Actualmente en el Estado de México hay más de 300 gasolineras, algunas dispersas en las carreteras; a nivel nacional hay más de 11 mil 500.

Nemer Álvarez destacó que a partir del convenio que se firmó con la ANUIS “estamos reclutando a jóvenes para que vengan a hacer tareas administrativas a la Profeco, en estas tareas se les va asignar al campo para revisar precios.

Otra de las acciones que realiza la Profeco es revisar los sistemas de medición en diferentes negocios y empresas.

En los establecimientos está colgado el decálogo del consumidor, “hemos atendido en todas las cámaras a todas las empresas que han acudido a nosotros y los procesos de verificación han permitido ir de la mano con el sector empresarial del país”.

En relación a la revisión de tortillerías, “por ser parte de la canasta básica se han realizado dos mil verificaciones a dichos establecimientos y se han puesto 600 sellos, porque no están exhibidos los precios; por no respetarlos y por qué las básculas no están bien calibradas, como las gasolineras, las verificamos diariamente”.

Finalmente sentenció que no descansarán un solo día para evitar incrementos injustificados de la canasta básica, entre ellos la tortilla, que es el alimento de los mexicanos.

Ernesto Nemer Álvarez, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, informó que para cerrar el camino de corrupción que ha alcanzado a algunas gasolineras, por alterar mangueras y bombas se les podrá aplicar a los dueños hasta 10 años de prisión en el Estado de México, Puebla, Jalisco, Nuevo León, conforme a los protocolos de verificación.

Durante un evento empresarial, dijo que la dependencia a su cargo realiza operativos donde se han aplicado 920 millones de pesos en multas al revisar seis mil mangueras. Este año se realizarán alrededor de siete mil 500 inspecciones para poder abarcar más estaciones.

Para que el consumidor no sea afectado, informó, se pondrá una aplicación al servicio de la ciudadanía, para que la gente denuncie cuando no le vendan los litros de gasolina que compra, porque las mangueras están amañadas por los dueños. Esta estrategia ayudará a evitar todo tipo de abusos en los diferentes Estados del país.

El consumido deberá tomar una fotografía a la bomba que surte la gasolina cuando empiece a marcar los litros de consumo y cuando termine se le tomará otra foto, posteriormente se enviará a la Profeco y de esa forma se verá si las mangueras están alteradas.

Actualmente en el Estado de México hay más de 300 gasolineras, algunas dispersas en las carreteras; a nivel nacional hay más de 11 mil 500.

Nemer Álvarez destacó que a partir del convenio que se firmó con la ANUIS “estamos reclutando a jóvenes para que vengan a hacer tareas administrativas a la Profeco, en estas tareas se les va asignar al campo para revisar precios.

Otra de las acciones que realiza la Profeco es revisar los sistemas de medición en diferentes negocios y empresas.

En los establecimientos está colgado el decálogo del consumidor, “hemos atendido en todas las cámaras a todas las empresas que han acudido a nosotros y los procesos de verificación han permitido ir de la mano con el sector empresarial del país”.

En relación a la revisión de tortillerías, “por ser parte de la canasta básica se han realizado dos mil verificaciones a dichos establecimientos y se han puesto 600 sellos, porque no están exhibidos los precios; por no respetarlos y por qué las básculas no están bien calibradas, como las gasolineras, las verificamos diariamente”.

Finalmente sentenció que no descansarán un solo día para evitar incrementos injustificados de la canasta básica, entre ellos la tortilla, que es el alimento de los mexicanos.