/ jueves 4 de junio de 2020

“No tenemos para comer”: organilleros batallan contra la pandemia

El Comité de Ayuda a Desastres y Emergencias Nacionales, de la comunidad judía, entregó despesas de 13 kilos a 284 organilleros que se vieron afectados por el Covid-19

Empleados, clientes, peatones, turistas, todos desaparecieron del Centro Histórico y con ellos la fuente de ingresos de cientos de organilleros que dependen de la moneda del público. La fórmula es tan sencilla como dura: si no hay gente en la calle, no hay dinero en sus bolsillos. Sus ingresos pararon, pero no los gastos: corre la renta del instrumento y de su vivienda, pasajes, comidas.

El señor José Carmen tiene 73 años, 10 de los cuales los ha dedicado a tocar el organillo en el Centro Histórico. Es uno de los 284 que fueron citados a las ocho de la mañana en Donceles y Callejón Marconi para recibir una despensa de 13 kilos por parte del Comité de Ayuda a Desastres y Emergencias Nacionales (Cadena), de la comunidad judía.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Con su uniforme, cubrebocas y una bolsa de malla para cargar con su despensa, el señor José Carmen arribó minutos antes de la hora pactada, desde el municipio de Tultitlán, en el Estado de México, ubicado al norte de la capital, al otro lado de la Sierra de Guadalupe. El madrugar le permitió ser el primero en recibir su caja, que tras dar las gracias guardó en su bolsa.

“No tenemos para comer ni para nada, pues”, suelta, directo, cuando apenas recibe la primera pregunta sobre cómo está sobrellevando el golpe económico. Cuenta que, con suerte, gana entre 80 y 100 pesos al día, a lo que debe descontar 35 pesos de pasajes y, próximamente, la renta del organillo, que cuesta entre 100 y 150 pesos. “Estamos pensando cómo le vamos a hacer”, dice.

Para ellos la emergencia sanitaria es una lucha diaria. “Se batalla, hay que caminarle y pedirle a la gente, unos dan y otros no. Vamos a donde están las unidades habitacionales para tocarle a la gente a ver si nos da algo”, cuenta mientras sus compañeros reciben su despensa y un par más emitan esas melodías cancinas de sus organillos que sirven de banda sonora al momento.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

José Adán, uno de los dos organilleros que ambientan la entrega de despensas, lleva nueve años en la profesión y comparte: “(la emergencia sanitaria) nos ha afectado bastante porque disminuyó la afluencia de gente, nosotros vivimos de la moneda de la gente, pero al no haber gente uno trata de sobrevivir como puede, pero está difícil”.

Como su compañero José Carmen, él cuenta que los ingresos diarios pueden llegar a ser de entre 80 y 100 pesos, cuando antes de la emergencia se podían obtener hasta 300 pesos libres de gastos como la renta del instrumento o pasajes. Las monedas que consigue en un día las obtiene con una jornada que va de nueve de la mañana a cuatro de la tarde.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

El organillero Gerardo Moreno, uno de los que gestionó el apoyo de despensas para el gremio, subraya que los organilleros “hemos perdido más del 70 por ciento de nuestros ingresos porque nosotros vivimos de la cooperación de la gente, al no haber flujo de gente vino una baja demasiado extrema. Entonces hay compañeros que salen fuera (a otras colonias) a trabajar”.

“Es difícil, hay riesgo muy grande aquí dentro del cuadro (Centro Histórico), no sabemos en realidad qué persona pase infectada, pero si nos ponemos con el miedo, no vamos a hacer nada, hay familia y tenemos personas que dependen de nosotros”, sentencia. Por la comida, añade, “nos aventamos la mexicanada: unos frijoles con arroz, una tortilla con sal, el chiste es no tener la panza vacía”.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Empleados, clientes, peatones, turistas, todos desaparecieron del Centro Histórico y con ellos la fuente de ingresos de cientos de organilleros que dependen de la moneda del público. La fórmula es tan sencilla como dura: si no hay gente en la calle, no hay dinero en sus bolsillos. Sus ingresos pararon, pero no los gastos: corre la renta del instrumento y de su vivienda, pasajes, comidas.

El señor José Carmen tiene 73 años, 10 de los cuales los ha dedicado a tocar el organillo en el Centro Histórico. Es uno de los 284 que fueron citados a las ocho de la mañana en Donceles y Callejón Marconi para recibir una despensa de 13 kilos por parte del Comité de Ayuda a Desastres y Emergencias Nacionales (Cadena), de la comunidad judía.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Con su uniforme, cubrebocas y una bolsa de malla para cargar con su despensa, el señor José Carmen arribó minutos antes de la hora pactada, desde el municipio de Tultitlán, en el Estado de México, ubicado al norte de la capital, al otro lado de la Sierra de Guadalupe. El madrugar le permitió ser el primero en recibir su caja, que tras dar las gracias guardó en su bolsa.

“No tenemos para comer ni para nada, pues”, suelta, directo, cuando apenas recibe la primera pregunta sobre cómo está sobrellevando el golpe económico. Cuenta que, con suerte, gana entre 80 y 100 pesos al día, a lo que debe descontar 35 pesos de pasajes y, próximamente, la renta del organillo, que cuesta entre 100 y 150 pesos. “Estamos pensando cómo le vamos a hacer”, dice.

Para ellos la emergencia sanitaria es una lucha diaria. “Se batalla, hay que caminarle y pedirle a la gente, unos dan y otros no. Vamos a donde están las unidades habitacionales para tocarle a la gente a ver si nos da algo”, cuenta mientras sus compañeros reciben su despensa y un par más emitan esas melodías cancinas de sus organillos que sirven de banda sonora al momento.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

José Adán, uno de los dos organilleros que ambientan la entrega de despensas, lleva nueve años en la profesión y comparte: “(la emergencia sanitaria) nos ha afectado bastante porque disminuyó la afluencia de gente, nosotros vivimos de la moneda de la gente, pero al no haber gente uno trata de sobrevivir como puede, pero está difícil”.

Como su compañero José Carmen, él cuenta que los ingresos diarios pueden llegar a ser de entre 80 y 100 pesos, cuando antes de la emergencia se podían obtener hasta 300 pesos libres de gastos como la renta del instrumento o pasajes. Las monedas que consigue en un día las obtiene con una jornada que va de nueve de la mañana a cuatro de la tarde.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

El organillero Gerardo Moreno, uno de los que gestionó el apoyo de despensas para el gremio, subraya que los organilleros “hemos perdido más del 70 por ciento de nuestros ingresos porque nosotros vivimos de la cooperación de la gente, al no haber flujo de gente vino una baja demasiado extrema. Entonces hay compañeros que salen fuera (a otras colonias) a trabajar”.

“Es difícil, hay riesgo muy grande aquí dentro del cuadro (Centro Histórico), no sabemos en realidad qué persona pase infectada, pero si nos ponemos con el miedo, no vamos a hacer nada, hay familia y tenemos personas que dependen de nosotros”, sentencia. Por la comida, añade, “nos aventamos la mexicanada: unos frijoles con arroz, una tortilla con sal, el chiste es no tener la panza vacía”.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Sociedad

Ratifican a Romero como director del CIDE pese a rechazo de la comunidad estudiantil

Desde temprana hora, el alumnado del CIDE tomó las instalaciones del plantel ubicado en Granjas Palo Alto, Alcaldía Cuajimalpa

Sociedad

AMLO descarta restricciones por la nueva variante Ómicron

El presidente López Obrador aseguró que "ante presencia de la cepa Omicron, no debemos espantarnos"

Mundo

Jack Dorsey dice adiós a Twitter y deja la presidencia

La noticia se conoce en un momento en que Twitter ha acelerado el ritmo de innovación de sus productos durante el último año

Justicia

Juez impone prisión preventiva a Julio César ‘N’

El exfuncionario de la CDMX permanecerá en el reclusorio norte tras la imposición del juez de control

Salud

BioNTech prepara vacuna contra variante Omicron: aquí los detalles

El fabricante alemán ha estado haciendo preparativos junto con su socio estadounidense Pfizer para adaptar la vacuna

Moda

Conoce Mübarek, el lugar perfecto para hacerte alaciado de colágeno

El tratamiento puede durar hasta seis meses, dependiendo los cuidados

Literatura

México tiene deuda histórica con trabajadores, afirma magistrado Javier Molina

El magistrado profundizó en la importancia de la libertad sindical y la libre contratación colectiva, durante su participación en la FIL 2021

Salud

Creadores de Sputnik V podrían adaptar vacuna para variante Ómicron en 45 días

Sus creadores aseguran que tanto Sputnik V como su versión monodosis Sputnik Light son capaces de neutralizar a la nueva variante

Salud

Esto es lo que podemos confirmar de la nueva variante Ómicron

La variante, detectada por primera vez en Botsuana, llama la atención de los científicos por la gran cantidad de mutaciones que presenta