/ jueves 27 de abril de 2017

Construir una región unida para el desarrollo sostenible: Peña Nieto

Crónica

“La necesidad obliga”, reza antigua sentencia. Tiempos difíciles estos dan vida al viejo dicho. Las horas presentes -y más todavía las futuras- se prevén duras, difíciles complicadas. Para el mundo. Para América Latina, El Caribe. Reviven añejos -archivados- términos. Solidaridad. Intercambio. Elevar la voz de cada pueblo. “Es que América Latina es la región más desigual de mundo”, ubica el presidente Enrique Peña Nieto. “Urge que desaparezcan hambre, miseria extrema, desnutrición e ignorancia infantil. Tenemos que dar vivienda, empleo, salud y trato digno a estos pueblos. La crisis que se avecina -sus consecuencias- deben contribuir a la unión de nuestros pueblos. La multilateralidad es nuestra mejor herramienta...

Ayer el presidente de México, Enrique Peña Nieto, protagonizó formidables ceremonias en Palacio Nacional. El Patio de Honor. El espléndido -hermoso- Salón Tesorería fueron los escenarios. Los muros de la vetusta residencia del poder recogieron frases, oraciones, cláusulas que la víspera fueron tenidos por antiguallas y frases tan sonoras y rimbombantes como estériles.

También puedes leer:

Estremeció -conmovió, emocionó a todos los presentes- el poderoso discurso de la señora Alicia Bárcenas. La secretaria ejecutiva de la Cepal esgrimió magníficas razones para que América Latina y las naciones de El Caribe se den a la tarea de rescatar en poco años a ¡75 millones de seres humanos de la extrema pobreza. El plazo: 2030. Talentosa deslumbrante -el presidente Enrique Peña Nieto saludó su poderosa inteligencia en enero del 2013 en Santiago de Chile- avizoró las graves consecuencias que la nueva tecnología tendrá sobre los urgidos de empleo. “La Robótica mandará a la calle a legiones de obreros”, dijo. Y se vino a la mente al Charles Chaplin de “Tiempos Modernos”. Hombre robot. Hombre máquina. Individuo autómata.

Pues México se adhiere -casi es precursor- de la “Agenda 2030”. Casi 200 naciones se unen al protocolo. Tan importante que el señor Luis Videgaray Caso -secretario de Relaciones de México- lo apreció: “Instrumento de cambio como no lo conoció antes la Humanidad”.

Fenomenal tarea. “Aspiracional”, definió el experimentado consejero y amigo personal del Presidente de México. Larga, firme, probada relación los une. “Tarea tan monumental -agregó el vecino de Huixquilucan- que no permite que ningún individuo permanezca indiferente ante su responsabilidad. Ya el enunciado advierte: “Ninguno se queda atrás. Ninguno queda fuera”. Videgaray -quien atribuye mérito intelectual y político y físico al presidente Enrique Peña Nieto- felicita a los personajes -el líder patronal Juan Pablo Castañón Castañón y a Don Antonio Molpeceres relevante en la ONU- y reitera: “Ni un pobre, ni un hambriento, ni un miligramo de contaminante”.

Ambición del Hombre. Trato igualitario. Que se sacie sed y hambre de los más atrasados. Empleo . Atmósfera sana; limpia. Seguridad. Trato digno a las mujeres. Pago estrictamente igual a los que entregan su fuerza de trabajo. Ya físico. Ya intelectual. La criatura humana en el centro de los afanes de todos los gobiernos. Urge sacudir ánimos. Arengar a todos. ¡Ea! Tenemos que ponernos en marcha.

Desde luego que los empresarios participarán. “Lo haremos como siempre lo hemos hecho -saca el pecho el señor Castañón Castañón. Los empresarios siempre estamos con las mejores causas de México”.

GRAN SEÑAL QUE EL PRESIDENTE ABRA LAS PUERTAS DE PALACIO NACIONAL

Asombró la escenografía preparada para este acontecimiento. Patio de Honor con escenario circular. El primero para los hombres del poder. Enrique Graue y Enrique Fernández. UNAM e IPN. La doctora Mercedes Juan López. José Reyes Baeza Terrazas. “Yo creo que en el mes de mayo podremos inaugurar las guarderías de Nogales”, le dice a la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano. Y Arturo Núñez Jiménez charla con Miguel Ángel Mancera. Y Alejandro Cuadros Juárez está atento a cualquier guiño del Comisionado de Seguridad. No llegaron todos los gobernadores. Si estaba Yunes Linares, de Veracruz. También José Ignacio Peralta Sánchez -de Colima- a quien le correspondió expresar muy buenos deseos acerca del destino -y los trabajos- del Consejo Nacional de la Agenda 2030.

Más información: 

Patio de Honor magníficamente engalanado. Pendones que expresan los afanes -lo “aspiracional”- de esta cruzada. Se invoca una, dos, tres... ¡Muchas veces! a la Sociedad Civil. Se exige su participación. Se demanda su vivacidad. Se espera su atento juicio. Y se insta, se excita: “Es la hora de la hora. A meter el hombro. A trabajar sin reserva.

Adhesión que cuesta. Participar en el proyecto global -total- cuesta- Y mucho. Y el Presidente anuncia -frente al Secretario de Hacienda José Antonio Meade- que remitirá al Congreso Iniciativas que le permitan advertir que el Presupuesto de Egresos debe contemplar fondos a este instrumento. “Contará con ese dinero”, anticipa. Y ¡claro! le aplauden al Presidente.

Y apenas concluye ese acto -en el Patio de Honor- y resuenan las felicitaciones del elevado funcionario de la ONU- los importantes y los reporteros -que también lo son- marchan hacia el Salón Tesorería.

Y ahí se lució la brillante mexicana Alicia Bárcena.

Pues fue más allá -o bien supo fundir- el brillante pasado mexicano- vivido en buena medida en los salones y pasillos de Palacio Nacional con el formidable presente bien marcado por la gestión del presidente Enrique Peña Nieto.

“De Moctezuma a Benito Juárez. Conquista. Virreinato. Independiente. Con las sacudidas. Y la tozuda actitud de ese hombre que a los 14 años solo hablaba zapoteco y a buena hora determinó:

“Me voy en mi carroza a recorrer todo mi país. Me voy al norte.

“Y si no sabéis, enteraos. En el Salón principal de la ONU en Nueva York está -se luce- un regalo de México a la noble ONU. Es la sentencia:

“Entre los hombres como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Ágil, infatigable, estudiosa, la señora Alicia Bárcena sacó de archiveros y tomos de memorias el lenguaje que estremecía: “Unidad. Solidaridad. Diálogo. Intercambio. Franqueza”...

No te pierdas:

Naciones caribeñas. Países de América Latina.

El nuevo mundo se prepara a batallar con sus constantes opresores. Se pondrá al día. Se reconocerá. Se verá a sí misma.

Multilateralidad. Unidad. Brío. Que nadie se quede atrás. Que ninguno se quede fuera.

Con el inolvidable emocionante discurso de la señora Alicia Bárcena, mexicana de inteligencia deslumbrante.

Así ayer en el afán del presidente Enrique Peña Nieto.

Crónica

“La necesidad obliga”, reza antigua sentencia. Tiempos difíciles estos dan vida al viejo dicho. Las horas presentes -y más todavía las futuras- se prevén duras, difíciles complicadas. Para el mundo. Para América Latina, El Caribe. Reviven añejos -archivados- términos. Solidaridad. Intercambio. Elevar la voz de cada pueblo. “Es que América Latina es la región más desigual de mundo”, ubica el presidente Enrique Peña Nieto. “Urge que desaparezcan hambre, miseria extrema, desnutrición e ignorancia infantil. Tenemos que dar vivienda, empleo, salud y trato digno a estos pueblos. La crisis que se avecina -sus consecuencias- deben contribuir a la unión de nuestros pueblos. La multilateralidad es nuestra mejor herramienta...

Ayer el presidente de México, Enrique Peña Nieto, protagonizó formidables ceremonias en Palacio Nacional. El Patio de Honor. El espléndido -hermoso- Salón Tesorería fueron los escenarios. Los muros de la vetusta residencia del poder recogieron frases, oraciones, cláusulas que la víspera fueron tenidos por antiguallas y frases tan sonoras y rimbombantes como estériles.

También puedes leer:

Estremeció -conmovió, emocionó a todos los presentes- el poderoso discurso de la señora Alicia Bárcenas. La secretaria ejecutiva de la Cepal esgrimió magníficas razones para que América Latina y las naciones de El Caribe se den a la tarea de rescatar en poco años a ¡75 millones de seres humanos de la extrema pobreza. El plazo: 2030. Talentosa deslumbrante -el presidente Enrique Peña Nieto saludó su poderosa inteligencia en enero del 2013 en Santiago de Chile- avizoró las graves consecuencias que la nueva tecnología tendrá sobre los urgidos de empleo. “La Robótica mandará a la calle a legiones de obreros”, dijo. Y se vino a la mente al Charles Chaplin de “Tiempos Modernos”. Hombre robot. Hombre máquina. Individuo autómata.

Pues México se adhiere -casi es precursor- de la “Agenda 2030”. Casi 200 naciones se unen al protocolo. Tan importante que el señor Luis Videgaray Caso -secretario de Relaciones de México- lo apreció: “Instrumento de cambio como no lo conoció antes la Humanidad”.

Fenomenal tarea. “Aspiracional”, definió el experimentado consejero y amigo personal del Presidente de México. Larga, firme, probada relación los une. “Tarea tan monumental -agregó el vecino de Huixquilucan- que no permite que ningún individuo permanezca indiferente ante su responsabilidad. Ya el enunciado advierte: “Ninguno se queda atrás. Ninguno queda fuera”. Videgaray -quien atribuye mérito intelectual y político y físico al presidente Enrique Peña Nieto- felicita a los personajes -el líder patronal Juan Pablo Castañón Castañón y a Don Antonio Molpeceres relevante en la ONU- y reitera: “Ni un pobre, ni un hambriento, ni un miligramo de contaminante”.

Ambición del Hombre. Trato igualitario. Que se sacie sed y hambre de los más atrasados. Empleo . Atmósfera sana; limpia. Seguridad. Trato digno a las mujeres. Pago estrictamente igual a los que entregan su fuerza de trabajo. Ya físico. Ya intelectual. La criatura humana en el centro de los afanes de todos los gobiernos. Urge sacudir ánimos. Arengar a todos. ¡Ea! Tenemos que ponernos en marcha.

Desde luego que los empresarios participarán. “Lo haremos como siempre lo hemos hecho -saca el pecho el señor Castañón Castañón. Los empresarios siempre estamos con las mejores causas de México”.

GRAN SEÑAL QUE EL PRESIDENTE ABRA LAS PUERTAS DE PALACIO NACIONAL

Asombró la escenografía preparada para este acontecimiento. Patio de Honor con escenario circular. El primero para los hombres del poder. Enrique Graue y Enrique Fernández. UNAM e IPN. La doctora Mercedes Juan López. José Reyes Baeza Terrazas. “Yo creo que en el mes de mayo podremos inaugurar las guarderías de Nogales”, le dice a la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano. Y Arturo Núñez Jiménez charla con Miguel Ángel Mancera. Y Alejandro Cuadros Juárez está atento a cualquier guiño del Comisionado de Seguridad. No llegaron todos los gobernadores. Si estaba Yunes Linares, de Veracruz. También José Ignacio Peralta Sánchez -de Colima- a quien le correspondió expresar muy buenos deseos acerca del destino -y los trabajos- del Consejo Nacional de la Agenda 2030.

Más información: 

Patio de Honor magníficamente engalanado. Pendones que expresan los afanes -lo “aspiracional”- de esta cruzada. Se invoca una, dos, tres... ¡Muchas veces! a la Sociedad Civil. Se exige su participación. Se demanda su vivacidad. Se espera su atento juicio. Y se insta, se excita: “Es la hora de la hora. A meter el hombro. A trabajar sin reserva.

Adhesión que cuesta. Participar en el proyecto global -total- cuesta- Y mucho. Y el Presidente anuncia -frente al Secretario de Hacienda José Antonio Meade- que remitirá al Congreso Iniciativas que le permitan advertir que el Presupuesto de Egresos debe contemplar fondos a este instrumento. “Contará con ese dinero”, anticipa. Y ¡claro! le aplauden al Presidente.

Y apenas concluye ese acto -en el Patio de Honor- y resuenan las felicitaciones del elevado funcionario de la ONU- los importantes y los reporteros -que también lo son- marchan hacia el Salón Tesorería.

Y ahí se lució la brillante mexicana Alicia Bárcena.

Pues fue más allá -o bien supo fundir- el brillante pasado mexicano- vivido en buena medida en los salones y pasillos de Palacio Nacional con el formidable presente bien marcado por la gestión del presidente Enrique Peña Nieto.

“De Moctezuma a Benito Juárez. Conquista. Virreinato. Independiente. Con las sacudidas. Y la tozuda actitud de ese hombre que a los 14 años solo hablaba zapoteco y a buena hora determinó:

“Me voy en mi carroza a recorrer todo mi país. Me voy al norte.

“Y si no sabéis, enteraos. En el Salón principal de la ONU en Nueva York está -se luce- un regalo de México a la noble ONU. Es la sentencia:

“Entre los hombres como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Ágil, infatigable, estudiosa, la señora Alicia Bárcena sacó de archiveros y tomos de memorias el lenguaje que estremecía: “Unidad. Solidaridad. Diálogo. Intercambio. Franqueza”...

No te pierdas:

Naciones caribeñas. Países de América Latina.

El nuevo mundo se prepara a batallar con sus constantes opresores. Se pondrá al día. Se reconocerá. Se verá a sí misma.

Multilateralidad. Unidad. Brío. Que nadie se quede atrás. Que ninguno se quede fuera.

Con el inolvidable emocionante discurso de la señora Alicia Bárcena, mexicana de inteligencia deslumbrante.

Así ayer en el afán del presidente Enrique Peña Nieto.