/ sábado 13 de agosto de 2016

Lamentable que las políticas públicas no incluyan a los jóvenes: Angelica de la Peña

  • 60% de las personas en reclusión es menor de 30 años, señaló

No obstante la relevancia de la juventud, es lamentable que las políticas públicas no incluyan a los jóvenes. Esto se refleja en que siete millones no estudian ni trabajan; 10 millones están en edad de asistir al bachillerato y a la universidad y no lo hacen; 65 por ciento de los desempleados son jóvenes. Además, uno de cada tres vive en situación de pobreza; más de seis millones participan en el narcotráfico; 60 por ciento de las personas en reclusión es menor de 30 años y 220 mil jóvenes emigran cada año, manifestó la senadora perredista, Angélica de la Peña Gómez.

Y por separado, en el mismo sentido se pronunció el secretario de la Comisión de Juventud y Deporte, el senador panista Daniel Ávila Ruiz, quien dijo que “es ridículo y es una vergüenza que los jóvenes estén relegados en el país”.

Destacó que este año, el Instituto Mexicano de la Juventud cuenta con un presupuesto aproximadamente de 350 millones de pesos para programas dirigidos a los jóvenes. Actualmente hay 36 millones de entre 12 y 29 años. Esto quiere decir que le corresponden nueve pesos per cápita.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Juventud, dijo que uno de los problemas que más aquejan a los jóvenes es la falta de trabajo, de empleos. Cada año emigran 500 mil mexicanos a Estados Unidos. De éstos, el 72 por ciento son jóvenes que no logran terminar sus estudios de licenciatura.

Además, de cada 100 jóvenes que terminan sus estudios universitarios, 55 de ellos trabajan como taxistas, choferes de microbús; se emplean en taquerías o en el comercio ambulante.

Ante este panorama presentó un punto de acuerdo en la Comisión Permanente, en el que solicita a la Cámara de Diputados que dictamine una reforma constitucional de hace más de tres años que se aprobó por unanimidad en el Senado de la República.

Se trata de una reforma a la Constitución para que el Congreso pueda legislar en materia de juventud, dijo el legislador yucateco.

Recordó que en la administración del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, se creó el Instituto Mexicano de la Juventud, pero su presupuesto es muy magro para atender la problemática juvenil.

Entonces, la propuesta es para que la Colegisladora se pronuncie, lo más pronto posible y pueda dictaminar esta minuta, para que el Congreso pueda legislar en temas de juventud y se instrumente una Ley Federal de Juventud.

Es contradictorio que haya un Instituto Mexicano de la Juventud, pero no se cuente con una ley federal que dote de derechos y obligaciones, del derecho a la educación, a la vivienda, a la cultura y a todas las garantías que tienen los mexicanos, dijo en conferencia de prensa. PRIMER LUGAR EN JÓVENES DESOCUPADOS

A su vez, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, la senadora De la Peña, comentó que de los países que integran la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico –OCDE-, México ocupa el primer lugar en el número de jóvenes desocupados, esto es el 17.9 por ciento de esta población.

Y según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, del INEGI, durante el primer trimestre de este año dos millones 495 mil jóvenes de entre 15 y 29 años desistieron o no buscaron empleo, por considerar que no tienen posibilidades de acceder a un trabajo.

Además, la cifra es más del doble del millón 144 mil jóvenes que sí buscaron empleo, pero no encontraron y se mantuvieron desempleados en los primeros tres meses de este año.

Consideró que la situación de la violencia en el país tiene a los jóvenes como víctimas y como agresores. Lo jóvenes de 10 a 29 años representan aproximadamente un tercio de la población. “Nunca hubo tantos jóvenes como en la actualidad. Por un lado, la tasa de homicidio juvenil se incrementó de 7.8 en el 2007 a 25.5 en el 2010. Por el otro, los jóvenes fueron responsables de la mitad de los delitos en el 2010.

Destacó que de acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en América Latina los homicidios de jóvenes son uno de los mejores indicadores disponibles sobre su participación en la delincuencia, ya que los que están involucrados en pandillas y otros grupos criminales, tienen más probabilidades de ser víctimas de homicidio.

Manifestó que ser joven en México es un gran reto: el de mantenerse en un papel de agentes estratégicos de cambio en las políticas públicas del país; de impulsar desde la iniciativa ciudadana la incorporación del tema de la juventud en las agendas políticas del país, con el fin de que se elaboren mejores políticas públicas, que garanticen un mejor futuro y desarrollo de la población que hoy atraviesa por uno de los peores momentos en la historia del país.

La senadora De la Peña conminó a las autoridades de los tres niveles de Gobierno a atender el mensaje del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, quien afirmó que las inversiones en los jóvenes propician que puedan contribuir a generar nuevos mercados, trabajos decentes y opciones de vivienda, transporte y turismo sostenibles y suscitar otras oportunidades que beneficien al planeta y a sus habitantes.

  • 60% de las personas en reclusión es menor de 30 años, señaló

No obstante la relevancia de la juventud, es lamentable que las políticas públicas no incluyan a los jóvenes. Esto se refleja en que siete millones no estudian ni trabajan; 10 millones están en edad de asistir al bachillerato y a la universidad y no lo hacen; 65 por ciento de los desempleados son jóvenes. Además, uno de cada tres vive en situación de pobreza; más de seis millones participan en el narcotráfico; 60 por ciento de las personas en reclusión es menor de 30 años y 220 mil jóvenes emigran cada año, manifestó la senadora perredista, Angélica de la Peña Gómez.

Y por separado, en el mismo sentido se pronunció el secretario de la Comisión de Juventud y Deporte, el senador panista Daniel Ávila Ruiz, quien dijo que “es ridículo y es una vergüenza que los jóvenes estén relegados en el país”.

Destacó que este año, el Instituto Mexicano de la Juventud cuenta con un presupuesto aproximadamente de 350 millones de pesos para programas dirigidos a los jóvenes. Actualmente hay 36 millones de entre 12 y 29 años. Esto quiere decir que le corresponden nueve pesos per cápita.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Juventud, dijo que uno de los problemas que más aquejan a los jóvenes es la falta de trabajo, de empleos. Cada año emigran 500 mil mexicanos a Estados Unidos. De éstos, el 72 por ciento son jóvenes que no logran terminar sus estudios de licenciatura.

Además, de cada 100 jóvenes que terminan sus estudios universitarios, 55 de ellos trabajan como taxistas, choferes de microbús; se emplean en taquerías o en el comercio ambulante.

Ante este panorama presentó un punto de acuerdo en la Comisión Permanente, en el que solicita a la Cámara de Diputados que dictamine una reforma constitucional de hace más de tres años que se aprobó por unanimidad en el Senado de la República.

Se trata de una reforma a la Constitución para que el Congreso pueda legislar en materia de juventud, dijo el legislador yucateco.

Recordó que en la administración del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, se creó el Instituto Mexicano de la Juventud, pero su presupuesto es muy magro para atender la problemática juvenil.

Entonces, la propuesta es para que la Colegisladora se pronuncie, lo más pronto posible y pueda dictaminar esta minuta, para que el Congreso pueda legislar en temas de juventud y se instrumente una Ley Federal de Juventud.

Es contradictorio que haya un Instituto Mexicano de la Juventud, pero no se cuente con una ley federal que dote de derechos y obligaciones, del derecho a la educación, a la vivienda, a la cultura y a todas las garantías que tienen los mexicanos, dijo en conferencia de prensa. PRIMER LUGAR EN JÓVENES DESOCUPADOS

A su vez, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, la senadora De la Peña, comentó que de los países que integran la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico –OCDE-, México ocupa el primer lugar en el número de jóvenes desocupados, esto es el 17.9 por ciento de esta población.

Y según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, del INEGI, durante el primer trimestre de este año dos millones 495 mil jóvenes de entre 15 y 29 años desistieron o no buscaron empleo, por considerar que no tienen posibilidades de acceder a un trabajo.

Además, la cifra es más del doble del millón 144 mil jóvenes que sí buscaron empleo, pero no encontraron y se mantuvieron desempleados en los primeros tres meses de este año.

Consideró que la situación de la violencia en el país tiene a los jóvenes como víctimas y como agresores. Lo jóvenes de 10 a 29 años representan aproximadamente un tercio de la población. “Nunca hubo tantos jóvenes como en la actualidad. Por un lado, la tasa de homicidio juvenil se incrementó de 7.8 en el 2007 a 25.5 en el 2010. Por el otro, los jóvenes fueron responsables de la mitad de los delitos en el 2010.

Destacó que de acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en América Latina los homicidios de jóvenes son uno de los mejores indicadores disponibles sobre su participación en la delincuencia, ya que los que están involucrados en pandillas y otros grupos criminales, tienen más probabilidades de ser víctimas de homicidio.

Manifestó que ser joven en México es un gran reto: el de mantenerse en un papel de agentes estratégicos de cambio en las políticas públicas del país; de impulsar desde la iniciativa ciudadana la incorporación del tema de la juventud en las agendas políticas del país, con el fin de que se elaboren mejores políticas públicas, que garanticen un mejor futuro y desarrollo de la población que hoy atraviesa por uno de los peores momentos en la historia del país.

La senadora De la Peña conminó a las autoridades de los tres niveles de Gobierno a atender el mensaje del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, quien afirmó que las inversiones en los jóvenes propician que puedan contribuir a generar nuevos mercados, trabajos decentes y opciones de vivienda, transporte y turismo sostenibles y suscitar otras oportunidades que beneficien al planeta y a sus habitantes.