/ viernes 28 de abril de 2017

No toleraremos jueces corruptos: Suprema Corte de Justicia de la Nación

  • Inaugura Noveno Encuentro Universitario

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), el ministro Luis María Aguilar Morales, sostuvo que una sociedad dolida, escéptica y victimizada tiene su esperanza puesta en el nuevo sistema de justicia penal y los jueces no  pueden fallarle, por lo que advirtió; “el Poder Judicial de la Federación no tolera, sino que sanciona a los malos servidores públicos, incluidos los juzgadores que no cumplen con su deber de honestidad y debido trabajo hacia la sociedad”.

Ello durante la inauguración del Noveno Encuentro Universitario con el Poder Judicial de la Federación, en el Centro de Convenciones del Centro Médico Nacional Siglo XXI, en donde ante estudiantes de Derecho de todo el país sostuvo que no solamente los impartidores de justicia, sino todos, absolutamente todos los que prestan sus servicios en el Poder Judicial de la Federación deben ser ejemplo de transparencia, compromiso e integridad.

Al destacar que el acceso a la justicia es un derecho fundamental y condición indispensable para la realización de todos los demás derechos humanos, Aguilar Morales acotó que el Poder Judicial de la Federación no tolera y en cambio sanciona a aquellos malos servidores públicos, incluso juzgadores que no cumplen con su deber de honestidad y de debido trabajo en favor de la sociedad. “Todos debemos trabajar de frente a la sociedad, nunca de espaldas a ella”, advirtió.

El ministro presidente sostuvo que la plena vigencia y el respeto de los derechos humanos sin condiciones, sin atender a las críticas, debe ser la razón primordial de la actuación jurisdiccional, por lo que enfatizó que los juzgadores, no deben tolerar ninguna violación a estos derechos, bajo ningún pretexto y la autoridad tiene que aprender que la protección de los derechos humanos es más importante que cualquier otro argumento que se haga valer y, ante esta situación, los jueces deben tomar decisiones “por desagradables que sean”.

De ahí, que -dijo- el Poder Judicial de la Federación tiene el propósito indeclinable de lograr la plena vigencia de los derechos humanos sin condiciones, y sin atender a las críticas mientras sean éstas en protección de los derechos de las personas.

En este contexto manifestó que el acceso a la justicia es un derecho fundamental y condición indispensable para la realización de todos los demás derechos humanos, mientras que el debido proceso constituye no solo un límite a la actividad estatal, sino un pilar de la impartición de justicia y de un Estado democrático de derecho, con un objetivo diáfano: llegar a una decisión justa.

“De los impartidores de justicia depende que sea posible cristalizar un anhelo impostergable, plasmado gracias a la reforma, en nuestra centenaria Carta Magna: el esclarecimiento de los hechos, proteger al inocente, procurar que el culpable no quede impune y que los daños causados por el delito se reparen”, aseveró.

El ministro presidente comentó a los asistentes al encuentro que, con el fin de comunicar de manera más eficiente y cercana el quehacer del Alto Tribunal, acorde con las nuevas tecnologías, la SCJN reforzó su presencia en las redes sociales de Twitter y Facebook, así como a través de su boletín electrónico de suscripción voluntaria que se envía por medio de correo electrónico y les invitó a seguir la actividad de la Suprema Corte a través de estas redes sociales.

Se informó que durante dos días los asistentes al encuentro participarán en conferencias magistrales sobre las reformas Penal, de Juicio de Amparo y Derechos Humanos; el defensor público en el nuevo sistema de justicia penal; la comunicación y el principio de acceso a la justicia, análisis de sentencias y tres talleres sobre juicios orales; defensoría y asesoría pública y sentencias de la corte con impacto social, entre otras actividades.

  • Inaugura Noveno Encuentro Universitario

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), el ministro Luis María Aguilar Morales, sostuvo que una sociedad dolida, escéptica y victimizada tiene su esperanza puesta en el nuevo sistema de justicia penal y los jueces no  pueden fallarle, por lo que advirtió; “el Poder Judicial de la Federación no tolera, sino que sanciona a los malos servidores públicos, incluidos los juzgadores que no cumplen con su deber de honestidad y debido trabajo hacia la sociedad”.

Ello durante la inauguración del Noveno Encuentro Universitario con el Poder Judicial de la Federación, en el Centro de Convenciones del Centro Médico Nacional Siglo XXI, en donde ante estudiantes de Derecho de todo el país sostuvo que no solamente los impartidores de justicia, sino todos, absolutamente todos los que prestan sus servicios en el Poder Judicial de la Federación deben ser ejemplo de transparencia, compromiso e integridad.

Al destacar que el acceso a la justicia es un derecho fundamental y condición indispensable para la realización de todos los demás derechos humanos, Aguilar Morales acotó que el Poder Judicial de la Federación no tolera y en cambio sanciona a aquellos malos servidores públicos, incluso juzgadores que no cumplen con su deber de honestidad y de debido trabajo en favor de la sociedad. “Todos debemos trabajar de frente a la sociedad, nunca de espaldas a ella”, advirtió.

El ministro presidente sostuvo que la plena vigencia y el respeto de los derechos humanos sin condiciones, sin atender a las críticas, debe ser la razón primordial de la actuación jurisdiccional, por lo que enfatizó que los juzgadores, no deben tolerar ninguna violación a estos derechos, bajo ningún pretexto y la autoridad tiene que aprender que la protección de los derechos humanos es más importante que cualquier otro argumento que se haga valer y, ante esta situación, los jueces deben tomar decisiones “por desagradables que sean”.

De ahí, que -dijo- el Poder Judicial de la Federación tiene el propósito indeclinable de lograr la plena vigencia de los derechos humanos sin condiciones, y sin atender a las críticas mientras sean éstas en protección de los derechos de las personas.

En este contexto manifestó que el acceso a la justicia es un derecho fundamental y condición indispensable para la realización de todos los demás derechos humanos, mientras que el debido proceso constituye no solo un límite a la actividad estatal, sino un pilar de la impartición de justicia y de un Estado democrático de derecho, con un objetivo diáfano: llegar a una decisión justa.

“De los impartidores de justicia depende que sea posible cristalizar un anhelo impostergable, plasmado gracias a la reforma, en nuestra centenaria Carta Magna: el esclarecimiento de los hechos, proteger al inocente, procurar que el culpable no quede impune y que los daños causados por el delito se reparen”, aseveró.

El ministro presidente comentó a los asistentes al encuentro que, con el fin de comunicar de manera más eficiente y cercana el quehacer del Alto Tribunal, acorde con las nuevas tecnologías, la SCJN reforzó su presencia en las redes sociales de Twitter y Facebook, así como a través de su boletín electrónico de suscripción voluntaria que se envía por medio de correo electrónico y les invitó a seguir la actividad de la Suprema Corte a través de estas redes sociales.

Se informó que durante dos días los asistentes al encuentro participarán en conferencias magistrales sobre las reformas Penal, de Juicio de Amparo y Derechos Humanos; el defensor público en el nuevo sistema de justicia penal; la comunicación y el principio de acceso a la justicia, análisis de sentencias y tres talleres sobre juicios orales; defensoría y asesoría pública y sentencias de la corte con impacto social, entre otras actividades.