/ lunes 20 de febrero de 2017

Falso que terroristas entren a EU por México, consideran analistas

*La mayoría de los atacantes son de origen estadounidense o migrantes de países árabes que se han internado de manera legal: COLECTIVO DE ANÁLISIS DE LA SEGURIDAD CON DEMOCRACIA

No existe ni un solo indicio o estudio que dé por sentado que terroristas hayan pasado por la frontera de México con Estados Unidos para cometer algún atentado, por lo que la idea del muro entre ambas naciones, tal y como la promueve Donald Trump, es una locura, ya que es un mensaje falso e inequívoco, alejado de la realidad con el único fin de sembrar odio y demostrar poder, aseguró el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia.

Añade que el nuevo Gobierno de Estados Unidos está en completo derecho de construir un muro en su frontera, pero lo que es inadmisible es que lo haga bajo la falsa idea de que es para evitar que los terroristas pasen por ahí para cometer algún acto que atente contra la vida de los estadunidenses.

Raúl Benítez Manaut, presidente de esta organización, dejó claro a El Sol de México que no existe hasta ahora ningún indicio de que terroristas o integrantes de algún grupo afín hayan pasado por México, ya que por lo menos las autoridades de Estados Unidos nunca lo han podido demostrar.

A pesar de que el Gobierno de Estados Unidos se encuentra en medio de diversas amenazas por grupos terroristas como Al Qaeda o el Estado Islámico, pero nunca ha estado en el mapa de los integrantes que desean atacar al vecino país, ya que la mayoría de los atacantes son de origen estadunidense o migrantes de países árabes que se han internado de manera legal y que, al ser captados por dichos grupos comenten actos de barbarie.

Baste recordar que en marzo de 2005, el director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Robert Mueller, acusó que México había sido el punto de tránsito hacia Estados Unidos por elementos “probablemente vinculados” a la red terrorista Al Qaeda, dicho que nunca se pudieron confirmar ya que no había pruebas de ello, por lo menos así lo dejó por sentado la Secretaría de Seguridad Nacional de ese país.

Benítez Manaut enfatizó que México y Estados Unidos comparten una frontera demasiado porosa donde integrantes del crimen organizado trafican armas, drogas y personas, pero “jamás se ha tenido conocimiento de que estén ligados”, pero ahora con el triunfo de Donald Trump ese discurso “se ha convertido en ideológico, además de que el presidente electo está justificando esta idea de la construcción del muro para demostrar su poder”.

“Donald Trump quiere demostrar su poder en la construcción del muro y lo hace justificando que por la frontera con México podrían entrar terroristas. En términos generales no tiene miedo a que ingresen a su país terroristas y lo sabe, pero son otras las motivaciones para construir el muro”.

El también académico del Centro de Investigación Sobre América del Norte (CISAN) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), atribuyó este discurso del presidente de Estados Unidos a que “son declaraciones perniciosas para el público que le ha dado su apoyo”.

“Este discurso tiene un sentido político y está dirigido a un estadunidense ignorante que votó por él. Está capitalizando ese mensaje. Es un mensaje agresivo para México que trata de justificar el poder”, externó Benítez Manaut.

NO EXISTE RELACIÓN ENTRE CÁRTELES DE LA

DROGA MEXICANOS CON GRUPOS TERRORISTAS

En el 2015, de acuerdo con informaciones periodísticas difundidas, relataban que los cárteles de la droga mexicanos tenían nexos con grupos radicales como Hezbolá e incluso Al Qaeda, sin embargo, la Procuraduría General de la República (PGR) ha negado tales versiones. Incluso se publicaron versiones en las que afirmaban que una de las bases del Estado Islámico se encontraba situada a ocho kilómetros de la frontera con México.

En aquel momento, Judicial Watch detallaba que una base estaba situada en la zona conocida como Anapra, muy cercana a Ciudad Juárez, Chihuahua; mientras que otra célula terrorista estaba ubicada en el poblado de Puerto Palomas.

De acuerdo con dicha publicación, dio cuenta que durante una operación conjunta realizada por elementos del Ejército mexicano y agentes federales de Estados Unidos descubrieron en las zonas indicadas alfombras de oración musulmanas, documentos en árabe y algunos planos de Fort Bliss, instalación militar que alberga la Primera División Blindada de Estados Unidos entre los estados de Nuevo México y Texas.

En aquel reporte, se informó que los terroristas del Estado Islámico contaban con la “colaboración de ‘coyotes’” del cártel de Juárez para cruzar personas afines en medio del desierto, reporte que fue echado por la borda por el propio Gobierno estadunidense, negando que ese grupo terrorista estuviera presente en la frontera con México.

Ante esto, el especialista en la relación México-Estados Unidos dejó claro que “esa posibilidad nunca ha sido latente”, ya que “no existe ninguna alianza entre Al Qaeda o el Estado Islámico con los grupos de narcotraficantes”.

Dijo que a pesar de que México tiene una posición geográfica excelente, ésta jamás podría ser considerada para tales fines, ya que “en este momento no es viable que los terroristas buscarán a México, porque por el momento se tiene un discurso antimexicano y no sería viable ante un discurso de esa naturaleza”.

“En este momento no es posible que pasen por México, aunque nunca se puede descartar esa posibilidad, pero ahora no. Nunca se ha comprobado eso”, expresó el académico. UN MEXICANO EN LAS FILAS DEL ESTADO ISLÁMICO

De acuerdo con el periódico El Mundo, de España, en las filas del Estado Islámico se sumó a la causa un mexicano conocido como Abu Hudaifa al Meksiki (“El mexicano”, en árabe), yihadista que habría participado en varios combates en Siria.

En dicha publicación, “El mexicano” se habría unido junto con otros 15 mil combatientes extranjeros de este grupo terrorista, aunque no se tuvo con certeza su identidad, aunque se intuye que habría fallecido en un combate en la zona de Kobane, en una ofensiva.

Además, algunas publicaciones en internet como Enlace Judío en México, habría dado cuenta que por lo menos 150 mexicanos fueron captados por el Estado Islámico desde el 2013 para combatir en Siria. La publicación citó al Instituto Británico de Defensa, en donde se hacía mención que al menos 150 nacionales mexicanos o de “origen mexicano” viajaron a Siria para unirse a la Yihad.

Cuenta que por lo menos 65 mexicanos habrían fallecido en los cruentos combates y que cuatro no se localizaron, citando a la agencia TRAC.

Mientras, recientemente, se informó que en León, Guanajuato, autoridades mexicanas ubicaron a un posible reclutador del Estado Islámico, ya que difundía propaganda por internet. Hasta ahora el presunto reclutador no ha sido detenido, a pesar de que es buscado por la agencia de exterior británica, MI-16.

*La mayoría de los atacantes son de origen estadounidense o migrantes de países árabes que se han internado de manera legal: COLECTIVO DE ANÁLISIS DE LA SEGURIDAD CON DEMOCRACIA

No existe ni un solo indicio o estudio que dé por sentado que terroristas hayan pasado por la frontera de México con Estados Unidos para cometer algún atentado, por lo que la idea del muro entre ambas naciones, tal y como la promueve Donald Trump, es una locura, ya que es un mensaje falso e inequívoco, alejado de la realidad con el único fin de sembrar odio y demostrar poder, aseguró el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia.

Añade que el nuevo Gobierno de Estados Unidos está en completo derecho de construir un muro en su frontera, pero lo que es inadmisible es que lo haga bajo la falsa idea de que es para evitar que los terroristas pasen por ahí para cometer algún acto que atente contra la vida de los estadunidenses.

Raúl Benítez Manaut, presidente de esta organización, dejó claro a El Sol de México que no existe hasta ahora ningún indicio de que terroristas o integrantes de algún grupo afín hayan pasado por México, ya que por lo menos las autoridades de Estados Unidos nunca lo han podido demostrar.

A pesar de que el Gobierno de Estados Unidos se encuentra en medio de diversas amenazas por grupos terroristas como Al Qaeda o el Estado Islámico, pero nunca ha estado en el mapa de los integrantes que desean atacar al vecino país, ya que la mayoría de los atacantes son de origen estadunidense o migrantes de países árabes que se han internado de manera legal y que, al ser captados por dichos grupos comenten actos de barbarie.

Baste recordar que en marzo de 2005, el director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Robert Mueller, acusó que México había sido el punto de tránsito hacia Estados Unidos por elementos “probablemente vinculados” a la red terrorista Al Qaeda, dicho que nunca se pudieron confirmar ya que no había pruebas de ello, por lo menos así lo dejó por sentado la Secretaría de Seguridad Nacional de ese país.

Benítez Manaut enfatizó que México y Estados Unidos comparten una frontera demasiado porosa donde integrantes del crimen organizado trafican armas, drogas y personas, pero “jamás se ha tenido conocimiento de que estén ligados”, pero ahora con el triunfo de Donald Trump ese discurso “se ha convertido en ideológico, además de que el presidente electo está justificando esta idea de la construcción del muro para demostrar su poder”.

“Donald Trump quiere demostrar su poder en la construcción del muro y lo hace justificando que por la frontera con México podrían entrar terroristas. En términos generales no tiene miedo a que ingresen a su país terroristas y lo sabe, pero son otras las motivaciones para construir el muro”.

El también académico del Centro de Investigación Sobre América del Norte (CISAN) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), atribuyó este discurso del presidente de Estados Unidos a que “son declaraciones perniciosas para el público que le ha dado su apoyo”.

“Este discurso tiene un sentido político y está dirigido a un estadunidense ignorante que votó por él. Está capitalizando ese mensaje. Es un mensaje agresivo para México que trata de justificar el poder”, externó Benítez Manaut.

NO EXISTE RELACIÓN ENTRE CÁRTELES DE LA

DROGA MEXICANOS CON GRUPOS TERRORISTAS

En el 2015, de acuerdo con informaciones periodísticas difundidas, relataban que los cárteles de la droga mexicanos tenían nexos con grupos radicales como Hezbolá e incluso Al Qaeda, sin embargo, la Procuraduría General de la República (PGR) ha negado tales versiones. Incluso se publicaron versiones en las que afirmaban que una de las bases del Estado Islámico se encontraba situada a ocho kilómetros de la frontera con México.

En aquel momento, Judicial Watch detallaba que una base estaba situada en la zona conocida como Anapra, muy cercana a Ciudad Juárez, Chihuahua; mientras que otra célula terrorista estaba ubicada en el poblado de Puerto Palomas.

De acuerdo con dicha publicación, dio cuenta que durante una operación conjunta realizada por elementos del Ejército mexicano y agentes federales de Estados Unidos descubrieron en las zonas indicadas alfombras de oración musulmanas, documentos en árabe y algunos planos de Fort Bliss, instalación militar que alberga la Primera División Blindada de Estados Unidos entre los estados de Nuevo México y Texas.

En aquel reporte, se informó que los terroristas del Estado Islámico contaban con la “colaboración de ‘coyotes’” del cártel de Juárez para cruzar personas afines en medio del desierto, reporte que fue echado por la borda por el propio Gobierno estadunidense, negando que ese grupo terrorista estuviera presente en la frontera con México.

Ante esto, el especialista en la relación México-Estados Unidos dejó claro que “esa posibilidad nunca ha sido latente”, ya que “no existe ninguna alianza entre Al Qaeda o el Estado Islámico con los grupos de narcotraficantes”.

Dijo que a pesar de que México tiene una posición geográfica excelente, ésta jamás podría ser considerada para tales fines, ya que “en este momento no es viable que los terroristas buscarán a México, porque por el momento se tiene un discurso antimexicano y no sería viable ante un discurso de esa naturaleza”.

“En este momento no es posible que pasen por México, aunque nunca se puede descartar esa posibilidad, pero ahora no. Nunca se ha comprobado eso”, expresó el académico. UN MEXICANO EN LAS FILAS DEL ESTADO ISLÁMICO

De acuerdo con el periódico El Mundo, de España, en las filas del Estado Islámico se sumó a la causa un mexicano conocido como Abu Hudaifa al Meksiki (“El mexicano”, en árabe), yihadista que habría participado en varios combates en Siria.

En dicha publicación, “El mexicano” se habría unido junto con otros 15 mil combatientes extranjeros de este grupo terrorista, aunque no se tuvo con certeza su identidad, aunque se intuye que habría fallecido en un combate en la zona de Kobane, en una ofensiva.

Además, algunas publicaciones en internet como Enlace Judío en México, habría dado cuenta que por lo menos 150 mexicanos fueron captados por el Estado Islámico desde el 2013 para combatir en Siria. La publicación citó al Instituto Británico de Defensa, en donde se hacía mención que al menos 150 nacionales mexicanos o de “origen mexicano” viajaron a Siria para unirse a la Yihad.

Cuenta que por lo menos 65 mexicanos habrían fallecido en los cruentos combates y que cuatro no se localizaron, citando a la agencia TRAC.

Mientras, recientemente, se informó que en León, Guanajuato, autoridades mexicanas ubicaron a un posible reclutador del Estado Islámico, ya que difundía propaganda por internet. Hasta ahora el presunto reclutador no ha sido detenido, a pesar de que es buscado por la agencia de exterior británica, MI-16.