/ jueves 26 de mayo de 2022

Construyen Tren Maya sobre suelo con alto riesgo de colapso

El Sol de México recorrió parte del tramo 5 de la obra corroborando la fragilidad de la superficie, en algunas zonas con la consistencia de un mazapán

Playa del Carmen.- Las espeleólogas Ambar Marina Cuevas y Tania Ramírez caminan en medio de la selva sobre un suelo que, metro a metro, tiene decenas de hoyos. No lo dicen, pero saben que aquellas aberturas, cuyo fondo no se alcanza a ver, no son más que vestigios de la existencia de miles de cuevas subterráneas interconectadas entre sí que se encuentran justo por debajo de ellas.

Uno de esos hoyos, del tamaño de un balón de fútbol, resalta porque alguien, quién sabe quién, agarró un tronco de los árboles ya talados que ahora se encuentran arrumbados a un lado del camino y lo metió para saber su profundidad. Basta sólo un poco de fuerza para sacarlo y descubrir que dicho tronco tiene casi seis metros de altura.

Te puede interesar: Acuífero Maya: así se procesa el agua de las cuevas subterráneas que atraviesan el sureste mexicano

Su recorrido –que acompañó El Sol de México– se interrumpe por la presencia de una enorme excavadora con dos sellos que en letras rojas dice “clausurado” y “suspensión”, misma que se mantiene parada luego de arduos días de abrirle paso a través de la selva al Tren Maya, obra emblemática de la Cuatroté que se realiza sobre un suelo con alto riesgo de colapso.

Maquinaria clausurada en tramo del Tren Maya. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Los biólogos explican que esta situación se debe a que la Península de Yucatán está sobre una enorme plataforma de roca calcárea o caliza, que no es más que carbonato de calcio, y cuya porosidad y permeabilidad es tal que por eso no existen ríos superficiales en la zona. Toda el agua se filtra directo hasta el manto freático. Son estas mismas características las que vuelven a dicha roca, en algunas zonas, tan frágil como una barra de mazapán.

A tan sólo 50 metros de donde está la excavadora –que ha dejado de avanzar gracias a un amparo que frenó de momento la obra–, se encuentra un boquete de no más de dos metros de diámetro que los ambientalistas locales han nombrado como Yoragama 3, uno de los casi cien “puntos de daño” a los sistemas de cuevas que se han logrado identificar tan sólo en la zona donde se construye el tramo 5 del Tren Maya, que va de Cancún a Tulum, en Quintana Roo.

Antes de entrar a la cueva, Ambar y Tania se ponen sus cascos, prenden sus lámparas y se sumergen en esa oscuridad que parece no tener fin. Afuera lo único que resguarda la zona es una cinta amarilla mal puesta que tiene estampada la palabra “precaución”.

Yoragama 3, uno de los casi cien “puntos de daño” a los sistemas de cuevas en le tramo del Tren Maya. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México


Apenas dos metros de piedra porosa separan la superficie por la que pasará el Tren Maya del techo de la cueva, en cuya extensión abundan estalactitas que parecen cientos de cuchillos naturales a punto de caer. La altura de esta gran bóveda es el equivalente a un edificio de dos pisos, aunque el fondo de la cueva no se alcanza a apreciar a pesar de la potente luz de las lámparas.

Dentro de la cueva todo es evidente: la piedra es tan porosa que las raíces de los árboles la atraviesan hasta llegar a los cientos de cuerpos de agua dulce que abundan en la región, único suministro de este recurso en la zona.

Lo dicho por los expertos no es mentira. Al contacto con las manos la piedra, que afuera parece dura y filosa, adquiere la consistencia de un pan muy rígido. El calor es sofocante, pero eso no impide que las exploradoras hablen.

“Nosotros sabemos lo que está en riesgo y sabemos lo que está abajo. No todo mundo lo sabe. Los patrimonios y los regalos de México no se encuentran en la superficie, también hay muchos abajo”, dice Ambar.

Entonces sí es preocupante porque el agua nos compete a todos. El agua es vida, la vida nos compete a todos

“En realidad, las personas que conocemos de dónde viene el agua, de cómo se está fragmentando todo el hábitat y todo esto, pues justamente somos los que estamos luchando”, agrega Tania, que califica como injusto el hecho de que desde el Gobierno federal se diga que “se habla con los campesinos” cuando en esta zona ni siquiera hay tierra donde cultivar.

Cenote de agua en Yoragama 3, cueva del tramo del Tren Maya. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

De vuelta en la superficie, Tania extiende los brazos con las palmas de las manos hacia arriba para evidenciar que nos encontramos en medio de la selva, cuya única intervención ha sido producto de las empresas Grupo México y Acciona Infraestructuras, quienes laboran en la zona. Hoy, donde solía escucharse el legendario canto del pájaro Toh y los cientos de ruidos de la naturaleza, sólo hay silencio.

LOS CAMBIOS

El plan original del Tren Maya que el Gobierno federal presentó desde un inicio estimaba que recorrería una distancia de mil 500 kilómetros, divididos en ocho tramos que cruzarían los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Se trata de un proyecto que el presidente Andrés Manuel López Obrador ya traía en la cabeza desde que ganó la Presidencia de la República. “Se construirá el Tren Maya para comunicar por este medio de transporte rápido y moderno a turistas y pasajeros nacionales”, dijo en su discurso inicial desde el Zócalo capitalino el día que asumió sus funciones.

No obstante, al día de hoy, el proyecto ejecutivo se ha modificado en al menos tres ocasiones. Algunos de los cambios se deben al hallazgo de piezas arqueológicas en las excavaciones y otros a las características del suelo y del lugar que han hecho prácticamente imposible su construcción.

Utensilios prehispanicos encontrados en el tramo del Tren Maya. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

De manera específica, las modificaciones en el tramo 5 ocurrieron a pesar de que en esa última parte los trabajos ya estaban avanzados. Los locales aseguran que el cambio de ruta ocurrió porque empresarios hoteleros intercedieron para evitar que dicho proyecto se ejecutara sobre la carretera Cancún-Tulum.

Entonces el Gobierno federal tomó la decisión de cambiar su plan y empezar a construir el paso del tren cinco kilómetros selva adentro. Esto provocó una ola de amparos que activistas y organizaciones promovieron en contra del proyecto por su gran impacto sobre el medio ambiente y la fauna silvestre, razón por la que hoy en día la obra está suspendida.

ECOSISTEMA EN PELIGRO

Uno de los principales defensores de la fauna silvestre en la zona es Raúl Padilla, creador del observatorio Jaguar Wildlife Center. Desde el año 2015 ha logrado documentar la presencia de al menos 18 individuos de jaguar, entre hembras, crías y machos, que han sido captados por sus cámaras de foto trampeo en las inmediaciones de la llamada Garra del Jaguar.

En esta cueva, de más de 40 kilómetros de largo, se encuentra otro de los “puntos de daño” al sistema de cuevas que los locales han podido ubicar en las intermediaciones del Tren Maya.

La zona dañada se llama Los Vencejos. Es un colapso muy grande con bóvedas muy amplias y con pocas columnas para soportar el techo, entonces ahí es donde está el riesgo de colapso Raúl Padilla, creador del observatorio Jaguar Wildlife Center

Para ingresar a la Garra de Jaguar hace falta recorrer varios kilómetros de selva en compañía de algún guía para no perderse. Raúl, quien acompaña a El Sol de México por este recorrido, asegura que en una ocasión se perdió por casi dos días. A él no le gusta describirse como espeleólogo ni como biólogo, aunque en la práctica y teoría lo parezca, pues se sabe de memoria las características de las cuevas y el nombre, en español y latín, de todas las especies que encontramos en el camino. “Nada más soy un apasionado de lo que hago”, dice.

Cueva Garra de Jaguar. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Sin embargo, la preocupación de Raúl por la preservación de la zona va mucho más allá de los jaguares. Nace porque gracias a su asociación civil enfocada en educación ambiental y monitoreo de fauna silvestre ha podido documentar, además, la presencia de animales en peligro de extinción como “el ocelote, el tigrillo, el mono araña y muchos animales que están en la norma”.

Raúl se refiere a la NOM-059 de animales en peligro de extinción o categoría de riesgo que comprende a una gran variedad de anfibios, peces, reptiles, mamíferos y aves, incluyendo al legendario pájaro Toh, animal que los mayas consideran sagrado por resguardar la entrada al inframundo, es decir, los cenotes y cuevas donde suelen anidar y alimentarse.

Una leyenda maya dice que el pájaro Toh perdió parte de su cola a causa de una tormenta provocada por el dios maya Chac, pues no quiso trabajar como las otras aves para la elaboración de un refugio y se quedó dormido dentro de un hoyo sin percatarse que su cola se quedó afuera. “Desde ese día le dio tanta vergüenza que se metió en las cuevas para que no lo vieran”, dice Raúl.

Pajaro Toh. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

A pesar de tener más de 23 años en la zona, Padilla recorre la cueva con la habilidad de un boy scout y se sorprende como un niño con cada ejemplar de fauna silvestre o vestigio prehispánico que se va encontrando a su paso. Al caminar por este enorme sistema de cavernas es común ver fracturas en el techo y los enormes colapsos, que sirven como una especie de ventana solar.

Este es un sitio que se ve bien frágil. Puedes ver aquí lo que fue una vez la bóveda que colapsó y arriba ver cómo marcha (la naturaleza) con la parte que no tiene techo. Esto es todo el techo que se desplomó. Entonces aquí se ve el colapso, se ve el grosor de la caliza muy delgadito en algunas zonas, pero es evidente la fragilidad. Pensar que un tren (pueda pasar) por esta selva es una estupidez, es un suicidio”, dice.

Las cuevas son sitios muy frágiles. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Saber que esta piedra tiene esa enorme fragilidad no es novedad. De hecho, explica que los miles de cenotes que abundan en esta parte del país no son más que cuevas que quedaron al descubierto porque sus techos se vinieron abajo, resultado natural del paso de los años, “pero lo que va hacer este tren es que lo va acelerar”.

“(Porque) si tienes riesgo de colapso y hablas de una catástrofe con el tren, estamos hablando de la contaminación de todo el acuífero. Si un tren se llega a caer al acuífero va a contaminar todo y se nos va a acabar la gallina de los huevos de oro”.

Por eso, explica Padilla, cualquier modificación a la zona podría representar una afectación muy grave para la vida silvestre, “porque interrumpe todo ese corredor y se crea un efecto de barrera para las poblaciones que necesitan tener intercambio genético entre distintas poblaciones de las mismas especies”.

Cuevas quedaron al descubierto porque sus techos se vinieron abajo, resultado natural del paso de los años. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Investigaciones científicas han demostrado que la fragmentación de los ecosistemas reduce la biodiversidad porque las especies, como los jaguares (cuya población más grande en el mundo habita en esta zona), necesitan de grandes espacios para poder reproducirse, alimentarse y crecer. Ahora, una gran parte de este territorio silvestre ha quedado totalmente desconectado de la selva.

“No estamos armándola de pedo en otros lugares. Pero aquí en donde (está) el tramo 5 es la selva más conservada que tiene el país. De verdad, es una selva prístina, es un ecosistema muy óptimo que todavía funciona y que tiene todos los eslabones de esta cadena trófica y la van a chingar y se nos va acabar este atractivo turístico”, dice.

“Para que te des una idea de las especies importantes, tenemos en el acuífero dos peces adaptados a la oscuridad total, dos peces ciegos. Uno es la Anguila Ciega o Pluto Infernalis, que es el nombre científico, y otro es el Pez Ciego, la Dama Blanca, este pez se llama Typhliasina Pearsei, (que) es un pez que no tiene pigmentos, que son completamente albinos y [...] que son indicadores del buen estado de acuífero”, detalla mientras nos muestra un cuerpo con agua con estos animales, mismos que están tan quietos que provocan que con la luz de las cámaras la superficie del agua parezca un espejo perfecto del techo de la cueva.

Antes de acabar el recorrido Raúl pide lo mismo que Ambar, que Tania y que decenas de activistas de la zona han solicitado de manera reiterada al presidente de la República. Lo invitan a recorrer con ellos las cuevas, los cenotes y la selva.

No hay manera de que viendo lo que pasa aquí permita que se siga con la obra



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Playa del Carmen.- Las espeleólogas Ambar Marina Cuevas y Tania Ramírez caminan en medio de la selva sobre un suelo que, metro a metro, tiene decenas de hoyos. No lo dicen, pero saben que aquellas aberturas, cuyo fondo no se alcanza a ver, no son más que vestigios de la existencia de miles de cuevas subterráneas interconectadas entre sí que se encuentran justo por debajo de ellas.

Uno de esos hoyos, del tamaño de un balón de fútbol, resalta porque alguien, quién sabe quién, agarró un tronco de los árboles ya talados que ahora se encuentran arrumbados a un lado del camino y lo metió para saber su profundidad. Basta sólo un poco de fuerza para sacarlo y descubrir que dicho tronco tiene casi seis metros de altura.

Te puede interesar: Acuífero Maya: así se procesa el agua de las cuevas subterráneas que atraviesan el sureste mexicano

Su recorrido –que acompañó El Sol de México– se interrumpe por la presencia de una enorme excavadora con dos sellos que en letras rojas dice “clausurado” y “suspensión”, misma que se mantiene parada luego de arduos días de abrirle paso a través de la selva al Tren Maya, obra emblemática de la Cuatroté que se realiza sobre un suelo con alto riesgo de colapso.

Maquinaria clausurada en tramo del Tren Maya. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Los biólogos explican que esta situación se debe a que la Península de Yucatán está sobre una enorme plataforma de roca calcárea o caliza, que no es más que carbonato de calcio, y cuya porosidad y permeabilidad es tal que por eso no existen ríos superficiales en la zona. Toda el agua se filtra directo hasta el manto freático. Son estas mismas características las que vuelven a dicha roca, en algunas zonas, tan frágil como una barra de mazapán.

A tan sólo 50 metros de donde está la excavadora –que ha dejado de avanzar gracias a un amparo que frenó de momento la obra–, se encuentra un boquete de no más de dos metros de diámetro que los ambientalistas locales han nombrado como Yoragama 3, uno de los casi cien “puntos de daño” a los sistemas de cuevas que se han logrado identificar tan sólo en la zona donde se construye el tramo 5 del Tren Maya, que va de Cancún a Tulum, en Quintana Roo.

Antes de entrar a la cueva, Ambar y Tania se ponen sus cascos, prenden sus lámparas y se sumergen en esa oscuridad que parece no tener fin. Afuera lo único que resguarda la zona es una cinta amarilla mal puesta que tiene estampada la palabra “precaución”.

Yoragama 3, uno de los casi cien “puntos de daño” a los sistemas de cuevas en le tramo del Tren Maya. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México


Apenas dos metros de piedra porosa separan la superficie por la que pasará el Tren Maya del techo de la cueva, en cuya extensión abundan estalactitas que parecen cientos de cuchillos naturales a punto de caer. La altura de esta gran bóveda es el equivalente a un edificio de dos pisos, aunque el fondo de la cueva no se alcanza a apreciar a pesar de la potente luz de las lámparas.

Dentro de la cueva todo es evidente: la piedra es tan porosa que las raíces de los árboles la atraviesan hasta llegar a los cientos de cuerpos de agua dulce que abundan en la región, único suministro de este recurso en la zona.

Lo dicho por los expertos no es mentira. Al contacto con las manos la piedra, que afuera parece dura y filosa, adquiere la consistencia de un pan muy rígido. El calor es sofocante, pero eso no impide que las exploradoras hablen.

“Nosotros sabemos lo que está en riesgo y sabemos lo que está abajo. No todo mundo lo sabe. Los patrimonios y los regalos de México no se encuentran en la superficie, también hay muchos abajo”, dice Ambar.

Entonces sí es preocupante porque el agua nos compete a todos. El agua es vida, la vida nos compete a todos

“En realidad, las personas que conocemos de dónde viene el agua, de cómo se está fragmentando todo el hábitat y todo esto, pues justamente somos los que estamos luchando”, agrega Tania, que califica como injusto el hecho de que desde el Gobierno federal se diga que “se habla con los campesinos” cuando en esta zona ni siquiera hay tierra donde cultivar.

Cenote de agua en Yoragama 3, cueva del tramo del Tren Maya. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

De vuelta en la superficie, Tania extiende los brazos con las palmas de las manos hacia arriba para evidenciar que nos encontramos en medio de la selva, cuya única intervención ha sido producto de las empresas Grupo México y Acciona Infraestructuras, quienes laboran en la zona. Hoy, donde solía escucharse el legendario canto del pájaro Toh y los cientos de ruidos de la naturaleza, sólo hay silencio.

LOS CAMBIOS

El plan original del Tren Maya que el Gobierno federal presentó desde un inicio estimaba que recorrería una distancia de mil 500 kilómetros, divididos en ocho tramos que cruzarían los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Se trata de un proyecto que el presidente Andrés Manuel López Obrador ya traía en la cabeza desde que ganó la Presidencia de la República. “Se construirá el Tren Maya para comunicar por este medio de transporte rápido y moderno a turistas y pasajeros nacionales”, dijo en su discurso inicial desde el Zócalo capitalino el día que asumió sus funciones.

No obstante, al día de hoy, el proyecto ejecutivo se ha modificado en al menos tres ocasiones. Algunos de los cambios se deben al hallazgo de piezas arqueológicas en las excavaciones y otros a las características del suelo y del lugar que han hecho prácticamente imposible su construcción.

Utensilios prehispanicos encontrados en el tramo del Tren Maya. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

De manera específica, las modificaciones en el tramo 5 ocurrieron a pesar de que en esa última parte los trabajos ya estaban avanzados. Los locales aseguran que el cambio de ruta ocurrió porque empresarios hoteleros intercedieron para evitar que dicho proyecto se ejecutara sobre la carretera Cancún-Tulum.

Entonces el Gobierno federal tomó la decisión de cambiar su plan y empezar a construir el paso del tren cinco kilómetros selva adentro. Esto provocó una ola de amparos que activistas y organizaciones promovieron en contra del proyecto por su gran impacto sobre el medio ambiente y la fauna silvestre, razón por la que hoy en día la obra está suspendida.

ECOSISTEMA EN PELIGRO

Uno de los principales defensores de la fauna silvestre en la zona es Raúl Padilla, creador del observatorio Jaguar Wildlife Center. Desde el año 2015 ha logrado documentar la presencia de al menos 18 individuos de jaguar, entre hembras, crías y machos, que han sido captados por sus cámaras de foto trampeo en las inmediaciones de la llamada Garra del Jaguar.

En esta cueva, de más de 40 kilómetros de largo, se encuentra otro de los “puntos de daño” al sistema de cuevas que los locales han podido ubicar en las intermediaciones del Tren Maya.

La zona dañada se llama Los Vencejos. Es un colapso muy grande con bóvedas muy amplias y con pocas columnas para soportar el techo, entonces ahí es donde está el riesgo de colapso Raúl Padilla, creador del observatorio Jaguar Wildlife Center

Para ingresar a la Garra de Jaguar hace falta recorrer varios kilómetros de selva en compañía de algún guía para no perderse. Raúl, quien acompaña a El Sol de México por este recorrido, asegura que en una ocasión se perdió por casi dos días. A él no le gusta describirse como espeleólogo ni como biólogo, aunque en la práctica y teoría lo parezca, pues se sabe de memoria las características de las cuevas y el nombre, en español y latín, de todas las especies que encontramos en el camino. “Nada más soy un apasionado de lo que hago”, dice.

Cueva Garra de Jaguar. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Sin embargo, la preocupación de Raúl por la preservación de la zona va mucho más allá de los jaguares. Nace porque gracias a su asociación civil enfocada en educación ambiental y monitoreo de fauna silvestre ha podido documentar, además, la presencia de animales en peligro de extinción como “el ocelote, el tigrillo, el mono araña y muchos animales que están en la norma”.

Raúl se refiere a la NOM-059 de animales en peligro de extinción o categoría de riesgo que comprende a una gran variedad de anfibios, peces, reptiles, mamíferos y aves, incluyendo al legendario pájaro Toh, animal que los mayas consideran sagrado por resguardar la entrada al inframundo, es decir, los cenotes y cuevas donde suelen anidar y alimentarse.

Una leyenda maya dice que el pájaro Toh perdió parte de su cola a causa de una tormenta provocada por el dios maya Chac, pues no quiso trabajar como las otras aves para la elaboración de un refugio y se quedó dormido dentro de un hoyo sin percatarse que su cola se quedó afuera. “Desde ese día le dio tanta vergüenza que se metió en las cuevas para que no lo vieran”, dice Raúl.

Pajaro Toh. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

A pesar de tener más de 23 años en la zona, Padilla recorre la cueva con la habilidad de un boy scout y se sorprende como un niño con cada ejemplar de fauna silvestre o vestigio prehispánico que se va encontrando a su paso. Al caminar por este enorme sistema de cavernas es común ver fracturas en el techo y los enormes colapsos, que sirven como una especie de ventana solar.

Este es un sitio que se ve bien frágil. Puedes ver aquí lo que fue una vez la bóveda que colapsó y arriba ver cómo marcha (la naturaleza) con la parte que no tiene techo. Esto es todo el techo que se desplomó. Entonces aquí se ve el colapso, se ve el grosor de la caliza muy delgadito en algunas zonas, pero es evidente la fragilidad. Pensar que un tren (pueda pasar) por esta selva es una estupidez, es un suicidio”, dice.

Las cuevas son sitios muy frágiles. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Saber que esta piedra tiene esa enorme fragilidad no es novedad. De hecho, explica que los miles de cenotes que abundan en esta parte del país no son más que cuevas que quedaron al descubierto porque sus techos se vinieron abajo, resultado natural del paso de los años, “pero lo que va hacer este tren es que lo va acelerar”.

“(Porque) si tienes riesgo de colapso y hablas de una catástrofe con el tren, estamos hablando de la contaminación de todo el acuífero. Si un tren se llega a caer al acuífero va a contaminar todo y se nos va a acabar la gallina de los huevos de oro”.

Por eso, explica Padilla, cualquier modificación a la zona podría representar una afectación muy grave para la vida silvestre, “porque interrumpe todo ese corredor y se crea un efecto de barrera para las poblaciones que necesitan tener intercambio genético entre distintas poblaciones de las mismas especies”.

Cuevas quedaron al descubierto porque sus techos se vinieron abajo, resultado natural del paso de los años. Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Investigaciones científicas han demostrado que la fragmentación de los ecosistemas reduce la biodiversidad porque las especies, como los jaguares (cuya población más grande en el mundo habita en esta zona), necesitan de grandes espacios para poder reproducirse, alimentarse y crecer. Ahora, una gran parte de este territorio silvestre ha quedado totalmente desconectado de la selva.

“No estamos armándola de pedo en otros lugares. Pero aquí en donde (está) el tramo 5 es la selva más conservada que tiene el país. De verdad, es una selva prístina, es un ecosistema muy óptimo que todavía funciona y que tiene todos los eslabones de esta cadena trófica y la van a chingar y se nos va acabar este atractivo turístico”, dice.

“Para que te des una idea de las especies importantes, tenemos en el acuífero dos peces adaptados a la oscuridad total, dos peces ciegos. Uno es la Anguila Ciega o Pluto Infernalis, que es el nombre científico, y otro es el Pez Ciego, la Dama Blanca, este pez se llama Typhliasina Pearsei, (que) es un pez que no tiene pigmentos, que son completamente albinos y [...] que son indicadores del buen estado de acuífero”, detalla mientras nos muestra un cuerpo con agua con estos animales, mismos que están tan quietos que provocan que con la luz de las cámaras la superficie del agua parezca un espejo perfecto del techo de la cueva.

Antes de acabar el recorrido Raúl pide lo mismo que Ambar, que Tania y que decenas de activistas de la zona han solicitado de manera reiterada al presidente de la República. Lo invitan a recorrer con ellos las cuevas, los cenotes y la selva.

No hay manera de que viendo lo que pasa aquí permita que se siga con la obra



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Sociedad

Agreden con cuchillo a periodista Susana Carreño en Puerto Vallarta, Jalisco

La comunicadora se reporta grave y con pronóstico reservado tras ser atacada en un presunto asalto

Justicia

Tribunal revoca inhabilitación de Rosario Robles para ejercer cargos públicos

A través de un audio publicado en su cuenta de Twitter, la extitular de Sedesol señalada por el caso conocido como La Estafa Maestra dio a conocer el fallo

Sociedad

Fallece hija del periodista Antonio de la Cruz tras ataque en Tamaulipas

Cinthya, de 23 años, resultó gravemente herida durante el ataque a su padre en Tamaulipas

Finanzas

SAT embarga cuentas de Alsea; “es indebido”, acusa la empresa

Los reclamos entre el SAT de Raquel Buenrostro y Alsea, que encabeza Alberto Torrado, comenzaron aproximadamente desde 2020

Justicia

Tribunal revoca inhabilitación de Rosario Robles para ejercer cargos públicos

A través de un audio publicado en su cuenta de Twitter, la extitular de Sedesol señalada por el caso conocido como La Estafa Maestra dio a conocer el fallo

Sociedad

Fallece hija del periodista Antonio de la Cruz tras ataque en Tamaulipas

Cinthya, de 23 años, resultó gravemente herida durante el ataque a su padre en Tamaulipas

Sociedad

Transportistas suben sin autorización 3 pesos a tarifa; Samuel García advierte que requisará rutas

A través de un video en redes sociales, dijo que es un aumento ilegal e injustificado de las tarifas y calificó de “canallas” a los empresarios

Política

Sheinbaum ve piso parejo para candidatura presidencial de Morena

La jefa de gobierno de la Ciudad de México consideró que la unidad es primordial para seleccionar al candidato presidencial

Gossip

Anna Ferro revela de qué murió Fernando del Solar

Este viernes, Anna Ferro confesó ante los medios de qué murió su esposo Fernando del Solar