/ lunes 7 de septiembre de 2015

Sospecha de corrupción ensombrece campaña presidencial en Argentina

Buenos Aires.- La campaña de Mauricio Macri, candidato opositor a la presidencia de Argentina, quedó envuelta en un escándalo luego de que se revelara el otorgamiento de millonarios e irregulares contratos a la empresa privada de uno de sus principales candidatos a diputado.

La semana pasada, el diario Tiempo Argentino publicó un reportaje que tuvo un efecto de bola de nieve, ya que provocó un debate político que creció con el paso de los días y denuncias ante la justicia, cuando faltan sólo siete semanas para las elecciones presidenciales.

El caso involucra a Fernando Niembro, un comentarista deportivo que fue postulado como candidato a diputado nacional por el PRO, partido de Macri, actual jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

De acuerdo con la investigación, La Usina Producciones, una empresa de Niembro, recibió 170 contratos directos por 21 millones de pesos (unos 2.3 millones de dólares) por parte del gobierno capitalino, sin licitación de por medio.

Esto significa que el gobierno de Macri favoreció con recursos públicos a Niembro, quien es su amigo personal y ahora además uno de los candidatos que encabeza las listas para la próxima legislatura nacional por parte de la alianza Cambiemos, en la que participa el PRO.

Los contratos se emitieron entre 2012 y 2015 por servicios como el reparto de volantes, realización de encuestas y control de basura, y aunque en un principio Niembro afirmó que los había ganado por licitación, luego tuvo que reconocer que habían sido adjudicaciones directas.

Otro detalle que llama la atención es que la empresa se fundó en 2012 y desde entonces se dedicó a proveer servicios al gobierno de la ciudad, como si hubiera sido creada ex profeso para ello a sabiendas de que tenía garantizados los contratos.

Los millonarios fondos fueron ocultados porque jamás aparecieron en el Boletín Oficial, lo que implica que el comentarista fue beneficiado por recursos públicos de manera discrecional.

El caso provocó que los papeles se intercambiaran y que los dirigentes del PRO, que se escandalizan e interponen denuncias judiciales cada vez estalla un escándalo de presunta corrupción en el gobierno nacional, denunciaran una “campaña sucia” en su contra, sin reconocer que hay pruebas de conflictos de interés entre Macri y Niembro.

Esta mañana, el abogado Antonio Liurgo presentó una denuncia penal en la que solicita que se investigue al jefe de gobierno y a su candidato a diputado por el delito de administración fraudulenta.

En la legislatura local, en tanto, fracasó el pedido de la oposición de analizar el caso en el pleno, por lo que apenas si se turnó a comisiones, en un intento del gobierno macrista de aminorar el impacto ante la opinión pública.

Macri es el principal candidato opositor al gobierno nacional en las elecciones presidenciales del próximo 25 de octubre, en las que aspira a conseguir los votos suficientes para enfrentar a su rival oficialista, Daniel Scioli, en una segunda vuelta. (Notimex)

Buenos Aires.- La campaña de Mauricio Macri, candidato opositor a la presidencia de Argentina, quedó envuelta en un escándalo luego de que se revelara el otorgamiento de millonarios e irregulares contratos a la empresa privada de uno de sus principales candidatos a diputado.

La semana pasada, el diario Tiempo Argentino publicó un reportaje que tuvo un efecto de bola de nieve, ya que provocó un debate político que creció con el paso de los días y denuncias ante la justicia, cuando faltan sólo siete semanas para las elecciones presidenciales.

El caso involucra a Fernando Niembro, un comentarista deportivo que fue postulado como candidato a diputado nacional por el PRO, partido de Macri, actual jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

De acuerdo con la investigación, La Usina Producciones, una empresa de Niembro, recibió 170 contratos directos por 21 millones de pesos (unos 2.3 millones de dólares) por parte del gobierno capitalino, sin licitación de por medio.

Esto significa que el gobierno de Macri favoreció con recursos públicos a Niembro, quien es su amigo personal y ahora además uno de los candidatos que encabeza las listas para la próxima legislatura nacional por parte de la alianza Cambiemos, en la que participa el PRO.

Los contratos se emitieron entre 2012 y 2015 por servicios como el reparto de volantes, realización de encuestas y control de basura, y aunque en un principio Niembro afirmó que los había ganado por licitación, luego tuvo que reconocer que habían sido adjudicaciones directas.

Otro detalle que llama la atención es que la empresa se fundó en 2012 y desde entonces se dedicó a proveer servicios al gobierno de la ciudad, como si hubiera sido creada ex profeso para ello a sabiendas de que tenía garantizados los contratos.

Los millonarios fondos fueron ocultados porque jamás aparecieron en el Boletín Oficial, lo que implica que el comentarista fue beneficiado por recursos públicos de manera discrecional.

El caso provocó que los papeles se intercambiaran y que los dirigentes del PRO, que se escandalizan e interponen denuncias judiciales cada vez estalla un escándalo de presunta corrupción en el gobierno nacional, denunciaran una “campaña sucia” en su contra, sin reconocer que hay pruebas de conflictos de interés entre Macri y Niembro.

Esta mañana, el abogado Antonio Liurgo presentó una denuncia penal en la que solicita que se investigue al jefe de gobierno y a su candidato a diputado por el delito de administración fraudulenta.

En la legislatura local, en tanto, fracasó el pedido de la oposición de analizar el caso en el pleno, por lo que apenas si se turnó a comisiones, en un intento del gobierno macrista de aminorar el impacto ante la opinión pública.

Macri es el principal candidato opositor al gobierno nacional en las elecciones presidenciales del próximo 25 de octubre, en las que aspira a conseguir los votos suficientes para enfrentar a su rival oficialista, Daniel Scioli, en una segunda vuelta. (Notimex)