/ viernes 11 de marzo de 2016

Traslado de cubanos varados en Panamá a México concluye mañana

Panamá.- El traslado a México de los más de mil 300 cubanos que se encontraban varados en Panamá a la espera de seguir su camino hacia Estados Unidos concluye mañana, en una operación que fue calificada hoy de "exitosa" por parte del Gobierno panameño.

"Se trata de una exitosa operación, que incluyó la realización de 9 vuelos en un periodo de tres semanas y que se hizo posible gracias a las excepcionales medidas de apoyo y colaboración que impulsamos, por razones humanitarias y desde una perspectiva de corresponsabilidad, México, Panamá y los gobiernos de la región latinoamericana", afirmó la Cancillería en un comunicado.

Panamá y Costa Rica acordaron con México trasladar a los cubanos en vuelos directos a distintas ciudades mexicanas, para que desde allí pudieran cruzar a Estados Unidos.

El programa entre Panamá y México inició el pasado 23 de febrero, cuando aterrizó en Ciudad Juárez el primer vuelo con los caribeños que quedaron varados en el país el año pasado tras el cierre de las fronteras de Nicaragua y Costa Rica.

"Las facilidades otorgadas por el Gobierno de México para posibilitar el tránsito aéreo y terrestre de los migrantes cubanos para llegar a su destino respondió a una coyuntura excepcional y única", recordó la Cancillería.

El problema de la migración, apuntó, "demanda una solución integral y colectiva, que promueva el respeto a los derechos humanos de los migrantes y reconozca su aportación al desarrollo en nuestros países".

El paso de cubanos por Centroamérica es un fenómeno que ha ido creciendo los últimos años pero que se ha intensificado con el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba por el temor a que se elimine la Ley de Ajuste Cubano (1961), que otorga facilidades a los antillanos para tener la residencia estadounidense.

La crisis de los migrantes cubanos estalló el pasado 15 de noviembre cuando Nicaragua, aliado político de Cuba, decidió cerrar su frontera aduciendo riesgos para la seguridad y soberanía del país, lo que provocó que casi 8 mil cubanos, que viajaban desde Ecuador vía terrestre, se amontonasen en Costa Rica.

El Gobierno costarricense tuvo que suspender la emisión de visados para los isleños a mediados de diciembre porque se declaró incapaz de recibir a más personas, por lo que más de mil cubanos se quedaron encerrados en Panamá.

Los ciudadanos isleños que llegaron después y los que sigan llegando a partir de ahora quedarán fuera del acuerdo bilateral. ||EFE||

/parg

Panamá.- El traslado a México de los más de mil 300 cubanos que se encontraban varados en Panamá a la espera de seguir su camino hacia Estados Unidos concluye mañana, en una operación que fue calificada hoy de "exitosa" por parte del Gobierno panameño.

"Se trata de una exitosa operación, que incluyó la realización de 9 vuelos en un periodo de tres semanas y que se hizo posible gracias a las excepcionales medidas de apoyo y colaboración que impulsamos, por razones humanitarias y desde una perspectiva de corresponsabilidad, México, Panamá y los gobiernos de la región latinoamericana", afirmó la Cancillería en un comunicado.

Panamá y Costa Rica acordaron con México trasladar a los cubanos en vuelos directos a distintas ciudades mexicanas, para que desde allí pudieran cruzar a Estados Unidos.

El programa entre Panamá y México inició el pasado 23 de febrero, cuando aterrizó en Ciudad Juárez el primer vuelo con los caribeños que quedaron varados en el país el año pasado tras el cierre de las fronteras de Nicaragua y Costa Rica.

"Las facilidades otorgadas por el Gobierno de México para posibilitar el tránsito aéreo y terrestre de los migrantes cubanos para llegar a su destino respondió a una coyuntura excepcional y única", recordó la Cancillería.

El problema de la migración, apuntó, "demanda una solución integral y colectiva, que promueva el respeto a los derechos humanos de los migrantes y reconozca su aportación al desarrollo en nuestros países".

El paso de cubanos por Centroamérica es un fenómeno que ha ido creciendo los últimos años pero que se ha intensificado con el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba por el temor a que se elimine la Ley de Ajuste Cubano (1961), que otorga facilidades a los antillanos para tener la residencia estadounidense.

La crisis de los migrantes cubanos estalló el pasado 15 de noviembre cuando Nicaragua, aliado político de Cuba, decidió cerrar su frontera aduciendo riesgos para la seguridad y soberanía del país, lo que provocó que casi 8 mil cubanos, que viajaban desde Ecuador vía terrestre, se amontonasen en Costa Rica.

El Gobierno costarricense tuvo que suspender la emisión de visados para los isleños a mediados de diciembre porque se declaró incapaz de recibir a más personas, por lo que más de mil cubanos se quedaron encerrados en Panamá.

Los ciudadanos isleños que llegaron después y los que sigan llegando a partir de ahora quedarán fuera del acuerdo bilateral. ||EFE||

/parg