/ jueves 18 de agosto de 2022

Cadáveres de la batalla de Waterloo fueron robados por campesinos para hacer azúcar

Pobladores, conscientes del valor de los huesos, desenterraron los cadáveres para recuperar los restos óseos y los vendieron como si fueran de origen animal

Miles de cuerpos de soldados y caballos que perdieron la vida durante la batalla de Waterloo en 1815 desaparecieron, ahora, después de más de 200 años, historiadores descubieron que los lugareños los robaron y utilizaron sus huesos para blanquear azúcar de remolacha.


En los años que siguieron a la célebre batalla que supuso la victoria del duque de Wellington frente al emperador Napoleón, en la que murieron entre 10 mil y 30 mil soldados franceses, británicos, alemanes y holandeses, los cadáveres fueron desenterrados y vendidos a la industria azucarera.

Puedes leer también: Escultura prehispánica hallada hace 20 años probaría el colapso de Teotihuacán


El historiador belga Bernard Wilkin, responsable de los Archivos del Estado en Lieja, explica en una información publicada este jueves por la radiotelevisión pública belga RTBF que hacia 1820 en los alrededores de Waterloo la remolacha suplantó al trigo.

"Se estableció la industria azucarera, con hornos de huesos. El valor de mercado de los huesos, teóricamente animales, se disparó", prosigue Wilkin sobre los años que siguieron a una batalla en la que también murieron miles de caballos de los que tampoco se encontraron esqueletos.

Los campesinos de la zona, conscientes del valor de los huesos y al saber dónde se encontraban las fosas comunes, habrían desenterrado los cadáveres para recuperar los restos óseos y venderlos como si fueran de origen animal para que en esos altos hornos se hiciera con ellos un polvo negro que filtraba el jarabe de azúcar.

"A partir de 1834, las fuentes escritas muestran que los incidentes se multiplican: los viajeros informan haber visto los cuerpos desenterrados, parlamentarios denuncian tráfico de 'huesos putrefactos' y el alcalde de Braine l'Alleud (localidad aledaña a Waterloo), advierte con un cartel que las exhumaciones están prohibidas y son punibles", dice el historiador.


En los archivos comunales de ese municipio hay documentos que muestran que el alcalde "hablaba claramente de la exhumación de cadáveres para comerciar con ellos", advierte contra esa práctica y recuerda a la población que está penada por el artículo 360 del Código Penal de la época.

La investigación, en la que han participado también el profesor de Arqueología de la Universidad de Glasgow Tony Pollard y el historiador alemán Robin Schäfer, ha permitido hallar docenas de documentos en archivos belgas, franceses y alemanes que apoyan su tesis.

Los datos obtenidos de los debates parlamentarios de Bélgica apuntan a que el país no exportó huesos a Francia entre 1832 y 1833 y que el comercio de esa materia se disparó a partir de 1834, cuando se vendieron al país 350 mil kilos de restos óseos.

Trabajos anteriores de Pollard habían mostrado que algunos huesos de los muertos de Waterloo se habían triturado y empleado para fabricar fertilizantes, recuerda el Daily Mail.

Por los huesos se llegaba a pagar cientos de miles de francos de la época, varias veces lo que puede ganar un trabajador en toda su vida, agrega el historiador belga en su testimonio a la radiotelevisión pública, que se pregunta si ese azúcar llegó a los pasteles de la época y si los ancestros de los belgas actuales "eran caníbales".



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Miles de cuerpos de soldados y caballos que perdieron la vida durante la batalla de Waterloo en 1815 desaparecieron, ahora, después de más de 200 años, historiadores descubieron que los lugareños los robaron y utilizaron sus huesos para blanquear azúcar de remolacha.


En los años que siguieron a la célebre batalla que supuso la victoria del duque de Wellington frente al emperador Napoleón, en la que murieron entre 10 mil y 30 mil soldados franceses, británicos, alemanes y holandeses, los cadáveres fueron desenterrados y vendidos a la industria azucarera.

Puedes leer también: Escultura prehispánica hallada hace 20 años probaría el colapso de Teotihuacán


El historiador belga Bernard Wilkin, responsable de los Archivos del Estado en Lieja, explica en una información publicada este jueves por la radiotelevisión pública belga RTBF que hacia 1820 en los alrededores de Waterloo la remolacha suplantó al trigo.

"Se estableció la industria azucarera, con hornos de huesos. El valor de mercado de los huesos, teóricamente animales, se disparó", prosigue Wilkin sobre los años que siguieron a una batalla en la que también murieron miles de caballos de los que tampoco se encontraron esqueletos.

Los campesinos de la zona, conscientes del valor de los huesos y al saber dónde se encontraban las fosas comunes, habrían desenterrado los cadáveres para recuperar los restos óseos y venderlos como si fueran de origen animal para que en esos altos hornos se hiciera con ellos un polvo negro que filtraba el jarabe de azúcar.

"A partir de 1834, las fuentes escritas muestran que los incidentes se multiplican: los viajeros informan haber visto los cuerpos desenterrados, parlamentarios denuncian tráfico de 'huesos putrefactos' y el alcalde de Braine l'Alleud (localidad aledaña a Waterloo), advierte con un cartel que las exhumaciones están prohibidas y son punibles", dice el historiador.


En los archivos comunales de ese municipio hay documentos que muestran que el alcalde "hablaba claramente de la exhumación de cadáveres para comerciar con ellos", advierte contra esa práctica y recuerda a la población que está penada por el artículo 360 del Código Penal de la época.

La investigación, en la que han participado también el profesor de Arqueología de la Universidad de Glasgow Tony Pollard y el historiador alemán Robin Schäfer, ha permitido hallar docenas de documentos en archivos belgas, franceses y alemanes que apoyan su tesis.

Los datos obtenidos de los debates parlamentarios de Bélgica apuntan a que el país no exportó huesos a Francia entre 1832 y 1833 y que el comercio de esa materia se disparó a partir de 1834, cuando se vendieron al país 350 mil kilos de restos óseos.

Trabajos anteriores de Pollard habían mostrado que algunos huesos de los muertos de Waterloo se habían triturado y empleado para fabricar fertilizantes, recuerda el Daily Mail.

Por los huesos se llegaba a pagar cientos de miles de francos de la época, varias veces lo que puede ganar un trabajador en toda su vida, agrega el historiador belga en su testimonio a la radiotelevisión pública, que se pregunta si ese azúcar llegó a los pasteles de la época y si los ancestros de los belgas actuales "eran caníbales".



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Finanzas

Encuentran irregularidades por 784 mdp en Tren Maya

La Auditoría Superior de la Federación informó en la tercera entrega de la Cuenta Pública 2022 que tras 12 auditorías a inversiones físicas detectó irregularidades por 784 millones 360 mil pesos

Sociedad

Damnificados por Otis liberan bloqueo en Acapulco tras 35 horas

Damnificados retiraron el bloqueo que mantenían en la Costera, a la altura de la glorieta de la Diana, tras llegar a un acuerdo con autoridades estatales y federales

Finanzas

Elektra revierte pérdidas y gana más de 5 mil mdp en 2023

El incremento en los ingresos fue resultado del crecimiento en ventas de motocicletas Italika, así como artículos para el hogar

Sociedad

FGE investiga supuesto enfrentamiento en San Miguel Totolapan, Guerrero

La Fiscalía de Guerrero envió un operativo a San Miguel Totoloapan para verificar un supuesto enfrentamiento que se viralizó en redes sociales

Política

Morena rompe alianza para candidaturas al Senado en seis estados

Guerrero, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Tamaulipas se suman a las otras 6 entidades donde Morena, PT y Partido Verde competirán por separado por senadurías

Finanzas

ASF detecta irregularidades por 110 mdp en refinería Dos Bocas

La SHCP reconoció que el costo del proyecto se duplicó, al pasar de ocho mil millones de dólares a más de 16 mil millones de dólares