/ miércoles 7 de junio de 2023

Rebecca Gomparts, la mujer que usa el vacío legal para lograr abortos seguros en mar abierto

Durante más de 20 años, la doctora Rebecca Gomperts ha aprovechado la laguna legal de las aguas internacionales para administrar abortos a mujeres que de otro modo no tendrían opciones

El debate sobre el aborto figura entre los temas principales de la cobertura informativa mundial.

El derecho de una mujer a interrumpir un embarazo está determinado por el lado de la frontera de un estado o país en el que se encuentra. Se había revocado medio siglo del derecho a decidir de las mujeres.

Sigue la serie: Reimaginando un reino: el propósito de "Dispatches from The Outlaw Ocean"

Pero durante más de 20 años, la doctora Rebecca Gomperts se ha valido del océano para eludir las leyes nacionales.

La doctora Gomperts forma parte de un grupo de personas que he ido encontrando en el mundo de alta mar inconformistas y artífices del cambio que aprovechan la falta de regulación.

Abortar ha sido delito en México hasta hace poco. Cientos de mujeres han sido encarceladas por ir a pedir ayuda médica tras operaciones que habían salido mal. Los hospitales informaban a la policía de abortos sospechosos igual que cuando llegaban heridos de bala.

Pero a esta mujer se le ocurrió la idea de dirigirse al mar para burlar la ley de la tierra

Me uní a la doctora Gomperts a bordo de su velero, el Adelaide. En esta misión clandestina, dos mujeres jóvenes han viajado cientos de kilómetros de forma silenciosa y anónima para embarcar en el velero.

Cuando empecé Women on Waves unas 120 mil mujeres morían cada año debido a abortos sin garantías sanitarias”.

La ilegalización del aborto en un país no evita que deje de buscarlo ni una sola mujer. Para tener un aborto legal y seguro, las mujeres que tienen el dinero siempre pueden viajar a otro país donde el aborto sea legal”, dice la especialista. Las mujeres pobres que no tienen recursos no pueden hacer esto, lo que provoca la ilegalización es que tengan que correr riesgos, riesgos para su salud y para su vida, con el fin de conseguirlo”, dice.

La manera de funcionamiento de Women on Waves es alquilando un barco y viajando a un país donde el aborto no esté permitido, donde sea ilegal. Navegamos hacia el puerto. Allí podemos subir a bordo a las mujeres. Navegamos hacia aguas internacionales, y aguas internacionales significa a 12 millas náuticas de la costa. En aguas internacionales, las leyes locales ya no rigen, sólo rigen las leyes del mar”.

En ese momento, yo estaba tratando de ser inusualmente silencioso e invisible, porque en ese contexto yo era realmente un extraño y trataba de no ocupar mucho espacio o atención, pero también estaba siguiendo muy de cerca la forma de trabajar de Rebecca, lo activa, intensa y motivada que está, asegurándose de que podrán llevar a estas mujeres al mar.

Navegar fuera del puerto fue difícil, e incluso encallamos


Alrededor de Women on Waves hay mucha polémica y siempre las han cuestionado, a menudo de manera violenta.

A lo largo de los años las han amenazado de muerte en innumerables ocasiones. Por estrictas que sean las leyes en estos países nunca han servido para impedir los abortos, solo para hacerlos clandestinos, forzando a las mujeres a buscar procedimientos que no suelen ser seguros.

No vamos al mar para violar ninguna ley. Lo hacemos para apoyar los derechos humanos. Es por el derecho humano universal que apoyamos, por lo que buscamos estas lagunas y nos aseguramos de que las mujeres tengan justicia”, comenta.

Después de un comienzo complicado, llegamos por fin a mar abierto

Teníamos un GPS, y nuestro lugar estaba fuera, en aguas internacionales marcado en el GPS y en el mapa. Pero incluso salimos un poco más lejos. Cuando estábamos allí, volvimos a ponernos en contacto con la aduana por radio y les dijimos 'ahora estamos en aguas internacionales.

Rebecca subió a cubierta en silencio y estuvo un tiempo explicando a las dos mujeres el procedimiento.

Me enteré de la existencia de Women on Waves por un documental que vi en Netflix llamado Vessel. El lunes me enteré de que estaba embarazada, y ayer decidí que quería venir al barco. Creo que el barco muestra lo absurdo de las leyes y lo absurda que es la suerte de estar en un sitio y no en otro donde puedas tener acceso a los derechos que mereces.”, dice una de las mujeres que abortarán.

Mi papel como doctora es asegurarme de que la mujer tiene un embarazo no deseado, de que ella está tomando libremente la decisión de interrumpir el embarazo. Hago una ecografía para asegurarme de que no lleva mucho tiempo embarazada y de que todavía puede hacerlo con las pastillas, que era, por supuesto, el caso. Me aseguro de que ella entiende cómo funciona.”

Lo entendió, y eligió tomarse la pastilla

Entonces navegamos de regreso. Y cuando volvemos a entrar en el puerto, decimos 'ya estamos aquí de nuevo'. Y eso es todo.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La concentración y audacia de Rebecca son notables. A diferencia de los capitanes que había visto en otros lugares, pescando en zonas marinas protegidas o en empresas que toleran el trabajo esclavo, Rebecca no está vulnerando la ley, sino aprovechándose de un vacío legal, en el océano sin ley.

No, no me considero una delincuente… Soy un vacío legal. Eso es lo que soy


El debate sobre el aborto figura entre los temas principales de la cobertura informativa mundial.

El derecho de una mujer a interrumpir un embarazo está determinado por el lado de la frontera de un estado o país en el que se encuentra. Se había revocado medio siglo del derecho a decidir de las mujeres.

Sigue la serie: Reimaginando un reino: el propósito de "Dispatches from The Outlaw Ocean"

Pero durante más de 20 años, la doctora Rebecca Gomperts se ha valido del océano para eludir las leyes nacionales.

La doctora Gomperts forma parte de un grupo de personas que he ido encontrando en el mundo de alta mar inconformistas y artífices del cambio que aprovechan la falta de regulación.

Abortar ha sido delito en México hasta hace poco. Cientos de mujeres han sido encarceladas por ir a pedir ayuda médica tras operaciones que habían salido mal. Los hospitales informaban a la policía de abortos sospechosos igual que cuando llegaban heridos de bala.

Pero a esta mujer se le ocurrió la idea de dirigirse al mar para burlar la ley de la tierra

Me uní a la doctora Gomperts a bordo de su velero, el Adelaide. En esta misión clandestina, dos mujeres jóvenes han viajado cientos de kilómetros de forma silenciosa y anónima para embarcar en el velero.

Cuando empecé Women on Waves unas 120 mil mujeres morían cada año debido a abortos sin garantías sanitarias”.

La ilegalización del aborto en un país no evita que deje de buscarlo ni una sola mujer. Para tener un aborto legal y seguro, las mujeres que tienen el dinero siempre pueden viajar a otro país donde el aborto sea legal”, dice la especialista. Las mujeres pobres que no tienen recursos no pueden hacer esto, lo que provoca la ilegalización es que tengan que correr riesgos, riesgos para su salud y para su vida, con el fin de conseguirlo”, dice.

La manera de funcionamiento de Women on Waves es alquilando un barco y viajando a un país donde el aborto no esté permitido, donde sea ilegal. Navegamos hacia el puerto. Allí podemos subir a bordo a las mujeres. Navegamos hacia aguas internacionales, y aguas internacionales significa a 12 millas náuticas de la costa. En aguas internacionales, las leyes locales ya no rigen, sólo rigen las leyes del mar”.

En ese momento, yo estaba tratando de ser inusualmente silencioso e invisible, porque en ese contexto yo era realmente un extraño y trataba de no ocupar mucho espacio o atención, pero también estaba siguiendo muy de cerca la forma de trabajar de Rebecca, lo activa, intensa y motivada que está, asegurándose de que podrán llevar a estas mujeres al mar.

Navegar fuera del puerto fue difícil, e incluso encallamos


Alrededor de Women on Waves hay mucha polémica y siempre las han cuestionado, a menudo de manera violenta.

A lo largo de los años las han amenazado de muerte en innumerables ocasiones. Por estrictas que sean las leyes en estos países nunca han servido para impedir los abortos, solo para hacerlos clandestinos, forzando a las mujeres a buscar procedimientos que no suelen ser seguros.

No vamos al mar para violar ninguna ley. Lo hacemos para apoyar los derechos humanos. Es por el derecho humano universal que apoyamos, por lo que buscamos estas lagunas y nos aseguramos de que las mujeres tengan justicia”, comenta.

Después de un comienzo complicado, llegamos por fin a mar abierto

Teníamos un GPS, y nuestro lugar estaba fuera, en aguas internacionales marcado en el GPS y en el mapa. Pero incluso salimos un poco más lejos. Cuando estábamos allí, volvimos a ponernos en contacto con la aduana por radio y les dijimos 'ahora estamos en aguas internacionales.

Rebecca subió a cubierta en silencio y estuvo un tiempo explicando a las dos mujeres el procedimiento.

Me enteré de la existencia de Women on Waves por un documental que vi en Netflix llamado Vessel. El lunes me enteré de que estaba embarazada, y ayer decidí que quería venir al barco. Creo que el barco muestra lo absurdo de las leyes y lo absurda que es la suerte de estar en un sitio y no en otro donde puedas tener acceso a los derechos que mereces.”, dice una de las mujeres que abortarán.

Mi papel como doctora es asegurarme de que la mujer tiene un embarazo no deseado, de que ella está tomando libremente la decisión de interrumpir el embarazo. Hago una ecografía para asegurarme de que no lleva mucho tiempo embarazada y de que todavía puede hacerlo con las pastillas, que era, por supuesto, el caso. Me aseguro de que ella entiende cómo funciona.”

Lo entendió, y eligió tomarse la pastilla

Entonces navegamos de regreso. Y cuando volvemos a entrar en el puerto, decimos 'ya estamos aquí de nuevo'. Y eso es todo.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La concentración y audacia de Rebecca son notables. A diferencia de los capitanes que había visto en otros lugares, pescando en zonas marinas protegidas o en empresas que toleran el trabajo esclavo, Rebecca no está vulnerando la ley, sino aprovechándose de un vacío legal, en el océano sin ley.

No, no me considero una delincuente… Soy un vacío legal. Eso es lo que soy


Política

En México se garantizan las libertades, dice AMLO por marcha de la Marea Rosa

Durante su conferencia matutina, el presidente dijo que en México existe una "democrecia auténtica" y no hay represión

Valle de México

Carambola sobre la autopista México-Pachuca deja un lesionado

El accidente ocasionó la reducción de tres de los cuatro carriles en dirección a la Ciudad de México

Mundo

CPI solicita órdenes de arresto contra Netanyahu y Hamas por presuntos crímenes de guerra

Karim Khan, declaró que solicitó la emisión de una orden de arresto contra el primer ministro israelí y dirigentes de Hamas, por presuntos crímenes de guerra

Finanzas

Crecen ventas minoristas en primer trimestre

Los ingresos por ventas minoristas crecieron en los primeros tres meses de 2024

Elecciones 2024

Tercer debate presidencial: candidatos dan batalla en la otra Noche de Tlatelolco

Ataques y contraataques fue la tónica del último encuentro entre los aspirantes presidenciales previo a los comicios del 2 de junio

Finanzas

Burócratas absorben más recursos que la inversión

El gasto en salarios, prestaciones y remuneraciones fue mayor a lo que se destinó en obras insignia en el primer trimestre, indica Hacienda