/ viernes 10 de marzo de 2017

Ejército surcoreano en estado de alerta ante ausencia de mandatario en Corea del Norte

Seúl.- El ejército de Corea del Sur asegura que seguirá adelante con el despliegue del sistema antimisiles THAAD, mientras ordenó a sus soldados mantenerse en alerta máxima contra las posibles provocaciones de Corea del Norte.

Tras el veredicto del Tribunal Constitucional a favor de la destitución de la presidenta surcoreana Park Geun-hye, "el Ministerio de Defensa y el Estado Mayor Conjunto han ordenado a todos los soldados elevar su vigilancia y estado de alerta contra Corea del Norte".

Esta mañana los ocho jueces del Tribunal Constitucional fallaron, por unanimidad, a favor de la destitución de Park, que fue destituida por el Parlamento el 9 de diciembre por un escándalo de corrupción que la involucra junto con su confidente íntima.

El ejército anunció que la destitución de Park no afectará al despliegue del Terminal de Defensa para Zonas de Alta Altitud (THAAD), un avanzado sistema de defensa antimisiles que ha comenzado a desplegar esta semana, de forma conjunta con Estados Unidos.

En este sentido, el presidente en funciones y primer ministro de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, ha mantenido este viernes diálogos por teléfono con los ministros de Defensa, Asuntos Exteriores, Interior y Finanzas para ordenarles que refuercen el estado de alerta.

Durante una conversación telefónica con el ministro de Defensa, Han Min-koo, Hwang subrayó la necesidad de mantener una fuerte vigilancia militar, describiendo la ausencia de mandatario como una "emergencia" nacional.

Hwang también advirtió contra las posibles provocaciones e intentos de Corea del Norte de engendrar división en la sociedad surcoreana.

Asimismo, el presidente en funciones dijo que Corea del Sur debe frenar la voluntad Norcorea de llevar a cabo provocaciones, basándose en la postura de defensa combinada entre Seúl y Washington, y que tiene que estar listo para responder inmediatamente a cualquier tipo de provocación.

Durante su diálogo con el ministro del Interior, Hong Yun-sik, Hwang pidió esfuerzos para prevenir cualquier accidente en las manifestaciones callejeras relacionadas con el veredicto de la destitución de Park, y detener la propagación de rumores e información falsa que puedan conducir a la confusión nacional.

El presidente en funciones también le exigió que se esfuerce para preparar unas elecciones presidenciales justas, que tendrán lugar dentro de un plazo de 60 días, y para asegurarse de que los funcionarios gubernamentales cumplan sus obligaciones de permanecer políticamente neutrales durante el período electoral.

Al hablar con el ministro de Asuntos Exteriores, Yun Byung-se, Hwang enfatizó la necesidad de reforzar la cooperación con Estados Unidos y otros países aliados para resolver una serie de tareas diplomáticas, incluidas las provocaciones nucleares y de misiles de Corea del Norte.

Durante su conversación telefónica con el ministro de Estrategia y Finanzas, Yoo Il-ho, Hwang le ordenó que se enfoque en el mantenimiento de la calificación crediticia del país y en la estabilización de los medios de vida de los ciudadanos comunes y corrientes.

/afa

Seúl.- El ejército de Corea del Sur asegura que seguirá adelante con el despliegue del sistema antimisiles THAAD, mientras ordenó a sus soldados mantenerse en alerta máxima contra las posibles provocaciones de Corea del Norte.

Tras el veredicto del Tribunal Constitucional a favor de la destitución de la presidenta surcoreana Park Geun-hye, "el Ministerio de Defensa y el Estado Mayor Conjunto han ordenado a todos los soldados elevar su vigilancia y estado de alerta contra Corea del Norte".

Esta mañana los ocho jueces del Tribunal Constitucional fallaron, por unanimidad, a favor de la destitución de Park, que fue destituida por el Parlamento el 9 de diciembre por un escándalo de corrupción que la involucra junto con su confidente íntima.

El ejército anunció que la destitución de Park no afectará al despliegue del Terminal de Defensa para Zonas de Alta Altitud (THAAD), un avanzado sistema de defensa antimisiles que ha comenzado a desplegar esta semana, de forma conjunta con Estados Unidos.

En este sentido, el presidente en funciones y primer ministro de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, ha mantenido este viernes diálogos por teléfono con los ministros de Defensa, Asuntos Exteriores, Interior y Finanzas para ordenarles que refuercen el estado de alerta.

Durante una conversación telefónica con el ministro de Defensa, Han Min-koo, Hwang subrayó la necesidad de mantener una fuerte vigilancia militar, describiendo la ausencia de mandatario como una "emergencia" nacional.

Hwang también advirtió contra las posibles provocaciones e intentos de Corea del Norte de engendrar división en la sociedad surcoreana.

Asimismo, el presidente en funciones dijo que Corea del Sur debe frenar la voluntad Norcorea de llevar a cabo provocaciones, basándose en la postura de defensa combinada entre Seúl y Washington, y que tiene que estar listo para responder inmediatamente a cualquier tipo de provocación.

Durante su diálogo con el ministro del Interior, Hong Yun-sik, Hwang pidió esfuerzos para prevenir cualquier accidente en las manifestaciones callejeras relacionadas con el veredicto de la destitución de Park, y detener la propagación de rumores e información falsa que puedan conducir a la confusión nacional.

El presidente en funciones también le exigió que se esfuerce para preparar unas elecciones presidenciales justas, que tendrán lugar dentro de un plazo de 60 días, y para asegurarse de que los funcionarios gubernamentales cumplan sus obligaciones de permanecer políticamente neutrales durante el período electoral.

Al hablar con el ministro de Asuntos Exteriores, Yun Byung-se, Hwang enfatizó la necesidad de reforzar la cooperación con Estados Unidos y otros países aliados para resolver una serie de tareas diplomáticas, incluidas las provocaciones nucleares y de misiles de Corea del Norte.

Durante su conversación telefónica con el ministro de Estrategia y Finanzas, Yoo Il-ho, Hwang le ordenó que se enfoque en el mantenimiento de la calificación crediticia del país y en la estabilización de los medios de vida de los ciudadanos comunes y corrientes.

/afa