/ miércoles 22 de marzo de 2023

Jóvenes afganas encuentran refugio en escuelas coránicas tras ser privadas de la educación

En lugar de matemáticas y literatura, las adolescentes se concentran en memorizar el Corán en árabe

En una escuela coránica de Kabul, un grupo de adolescentes sentadas en fila se balancean de atrás a adelante recitando versículos del Corán, bajo la mirada atenta de su instructora.

Las escuelas coránicas o madrasas se multiplicaron en todo Afganistán desde el regreso al poder en 2021 de los talibanes, que han prohibido a las adolescentes estudiar en escuelas de secundaria.

Te puede interesar: Afganistán, el país más represivo para los derechos de las mujeres: ONU

"Estábamos deprimidas porque nos negaban la educación", cuenta Farah, de 16 años y ataviada de un velo y una máscara negras para ocultar su cabello y la parte baja de su rostro.

Niñas afganas aprenden el sagrado Corán en una madraza o escuela islámica a las afueras de Kabul / Foto: AFP

"Mi familia decidió que al menos debía venir aquí. El único lugar que sigue siendo accesible para nosotras son las madrasas", añade la joven, cuyo nombre fue modificado para proteger su identidad, como el de las demás chicas interrogadas por AFP.

Periodistas de AFP visitaron tres madrasas en Kabul y en Kandahar, en el sur del país, donde el número de chicas estudiantes se duplicó desde el año pasado, según los profesores.

En lugar de matemáticas y literatura, las adolescentes se concentran en memorizar el Corán en árabe, una lengua que la mayoría de ellas no entiende.

De hecho, las que quieren comprender el sentido de los versículos estudian por separado con una profesora, que les traduce y explica en su lengua el significado.

Farah vio malograrse su ambición de ser abogada cuando las autoridades talibanas prohibieron a las niñas acceder a la escuela secundaria, y luego prohibieron igualmente a las mujeres estudiar en la universidad.

"Cada una de nosotras perdió sus sueños", cuenta la joven, que estudia en una clase repleta de alumnas.

"No hay futuro"

Los talibanes, cuyo gobierno no es reconocido por ningún país, defienden una interpretación ultrarrigorista del islam.

Para justificar su decisión de cerrar las escuelas a las niñas, las autoridades invocaron la necesidad de tener clases separadas de chicos y chicas, y uniformes islámicos, dos medidas que ya estaban muy extendidas.

Las mismas autoridades aseguran que las escuelas reabrirán algún día para las niñas.

La educación es uno de los principales puntos de discordia con la comunidad internacional, que en numerosas ocasiones ha condenado a las autoridades del país por las restricciones a las libertades de las niñas y las mujeres.

Hosna, una antigua estudiante de medicina, imparte ahora clase en una madrasa de la provincia de Kandahar. Allí le lee versículos del Corán a una clase de más de 30 niñas, que repiten las palabras después de ella.

"Estudiar en la universidad permite construirse un futuro, tomar conciencia de sus derechos", comenta. Sin embargo, "en las madrasas no hay futuro. Estudian aquí porque están desamparadas".

Las salas de clase de las madrasa, en un viejo edificio, carecen de electricidad. Pese a las dificultades financieras que afronta la dirección del centro, decenas de alumnas reciben las clases gratuitamente.

Foto: AFP

"Una buena ética"

El valor educativo de las madrasas es objeto de un gran debate. Varios expertos afirman que las alumnas no aprenden allí nada que les permita luego ocupar un empleo que, de adultas, les haga ganar un sueldo.

"En las condiciones actuales, la necesidad de una educación moderna es una prioridad", insiste Abdul Bari Madani, un erudito a menudo invitado en las televisiones locales para hablar de cuestiones religiosas.

Las escuelas islámicas han crecido en todo Afganistán desde que los talibanes volvieron al poder en agosto de 2021 / Foto: AFP

"Deben hacerse esfuerzos en ese sentido para que el mundo islámico no se quede de lado (...) Abandonar la educación moderna es sinónimo de traicionar al país", asegura.

En todo el mundo, algunas madrasas han sido acusadas de adoctrinamiento.

Un gran número de dirigentes talibanes actuales se formaron en la madrasa Darul Uloom Haqqania de Pakistán, apodada "la universidad de la yihad".

Niamatullah Ulfat, responsable de estudios islámicos en el departamento de Educación de la provincia de Kandahar, explica que el gobierno está pensando "día y noche en cómo aumentar el número de madrasas".

"La idea es sacar al mundo a la nueva generación de este país con una buena formación, buenas enseñanzas y una buena ética", explica a AFP este hombre.

Yalda, cuyo padre es ingeniero y cuya madre era profesora antes del regreso de los talibanes en agosto de 2021, era la mejor de su clase en su anterior colegio, y ahora destaca en la madrasa. En sólo 15 meses se aprendió el Corán de memoria.

"Una madrasa no puede ayudarme a ser médico", comenta la joven, de 16 años. "Pero no deja de ser una buena cosa. Está bien para ampliar nuestros conocimientos religiosos".

Su escuela coránica, en la periferia de Kabul, está dividida en dos bloques, uno para chicas y otro para chicos. Las clases se celebran en horas distintas, para evitar todo contacto entre ambos sexos. Frecuentar una madrasa además permite tener amigas, explican varias chicas.

"Me digo que un día las escuelas podrían abrir, y yo retomar mis estudios", declara Sara. En cualquier caso, está decidida a aprender de una forma u otra.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

"Ahora que hay teléfonos inteligentes e internet (...) las escuelas no son la única manera de formarse", apunta.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

En una escuela coránica de Kabul, un grupo de adolescentes sentadas en fila se balancean de atrás a adelante recitando versículos del Corán, bajo la mirada atenta de su instructora.

Las escuelas coránicas o madrasas se multiplicaron en todo Afganistán desde el regreso al poder en 2021 de los talibanes, que han prohibido a las adolescentes estudiar en escuelas de secundaria.

Te puede interesar: Afganistán, el país más represivo para los derechos de las mujeres: ONU

"Estábamos deprimidas porque nos negaban la educación", cuenta Farah, de 16 años y ataviada de un velo y una máscara negras para ocultar su cabello y la parte baja de su rostro.

Niñas afganas aprenden el sagrado Corán en una madraza o escuela islámica a las afueras de Kabul / Foto: AFP

"Mi familia decidió que al menos debía venir aquí. El único lugar que sigue siendo accesible para nosotras son las madrasas", añade la joven, cuyo nombre fue modificado para proteger su identidad, como el de las demás chicas interrogadas por AFP.

Periodistas de AFP visitaron tres madrasas en Kabul y en Kandahar, en el sur del país, donde el número de chicas estudiantes se duplicó desde el año pasado, según los profesores.

En lugar de matemáticas y literatura, las adolescentes se concentran en memorizar el Corán en árabe, una lengua que la mayoría de ellas no entiende.

De hecho, las que quieren comprender el sentido de los versículos estudian por separado con una profesora, que les traduce y explica en su lengua el significado.

Farah vio malograrse su ambición de ser abogada cuando las autoridades talibanas prohibieron a las niñas acceder a la escuela secundaria, y luego prohibieron igualmente a las mujeres estudiar en la universidad.

"Cada una de nosotras perdió sus sueños", cuenta la joven, que estudia en una clase repleta de alumnas.

"No hay futuro"

Los talibanes, cuyo gobierno no es reconocido por ningún país, defienden una interpretación ultrarrigorista del islam.

Para justificar su decisión de cerrar las escuelas a las niñas, las autoridades invocaron la necesidad de tener clases separadas de chicos y chicas, y uniformes islámicos, dos medidas que ya estaban muy extendidas.

Las mismas autoridades aseguran que las escuelas reabrirán algún día para las niñas.

La educación es uno de los principales puntos de discordia con la comunidad internacional, que en numerosas ocasiones ha condenado a las autoridades del país por las restricciones a las libertades de las niñas y las mujeres.

Hosna, una antigua estudiante de medicina, imparte ahora clase en una madrasa de la provincia de Kandahar. Allí le lee versículos del Corán a una clase de más de 30 niñas, que repiten las palabras después de ella.

"Estudiar en la universidad permite construirse un futuro, tomar conciencia de sus derechos", comenta. Sin embargo, "en las madrasas no hay futuro. Estudian aquí porque están desamparadas".

Las salas de clase de las madrasa, en un viejo edificio, carecen de electricidad. Pese a las dificultades financieras que afronta la dirección del centro, decenas de alumnas reciben las clases gratuitamente.

Foto: AFP

"Una buena ética"

El valor educativo de las madrasas es objeto de un gran debate. Varios expertos afirman que las alumnas no aprenden allí nada que les permita luego ocupar un empleo que, de adultas, les haga ganar un sueldo.

"En las condiciones actuales, la necesidad de una educación moderna es una prioridad", insiste Abdul Bari Madani, un erudito a menudo invitado en las televisiones locales para hablar de cuestiones religiosas.

Las escuelas islámicas han crecido en todo Afganistán desde que los talibanes volvieron al poder en agosto de 2021 / Foto: AFP

"Deben hacerse esfuerzos en ese sentido para que el mundo islámico no se quede de lado (...) Abandonar la educación moderna es sinónimo de traicionar al país", asegura.

En todo el mundo, algunas madrasas han sido acusadas de adoctrinamiento.

Un gran número de dirigentes talibanes actuales se formaron en la madrasa Darul Uloom Haqqania de Pakistán, apodada "la universidad de la yihad".

Niamatullah Ulfat, responsable de estudios islámicos en el departamento de Educación de la provincia de Kandahar, explica que el gobierno está pensando "día y noche en cómo aumentar el número de madrasas".

"La idea es sacar al mundo a la nueva generación de este país con una buena formación, buenas enseñanzas y una buena ética", explica a AFP este hombre.

Yalda, cuyo padre es ingeniero y cuya madre era profesora antes del regreso de los talibanes en agosto de 2021, era la mejor de su clase en su anterior colegio, y ahora destaca en la madrasa. En sólo 15 meses se aprendió el Corán de memoria.

"Una madrasa no puede ayudarme a ser médico", comenta la joven, de 16 años. "Pero no deja de ser una buena cosa. Está bien para ampliar nuestros conocimientos religiosos".

Su escuela coránica, en la periferia de Kabul, está dividida en dos bloques, uno para chicas y otro para chicos. Las clases se celebran en horas distintas, para evitar todo contacto entre ambos sexos. Frecuentar una madrasa además permite tener amigas, explican varias chicas.

"Me digo que un día las escuelas podrían abrir, y yo retomar mis estudios", declara Sara. En cualquier caso, está decidida a aprender de una forma u otra.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

"Ahora que hay teléfonos inteligentes e internet (...) las escuelas no son la única manera de formarse", apunta.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Mundo

Julian Assange sale en libertad bajo fianza; viaja a Australia

Julian Assange salió este lunes de la prisión en Reino Unido donde pasó 5 años como parte de un acuerdo con el Departamente de Justicia de EU

México

Sheinbaum rechaza militarización tras control de Sedena sobre Guardia Nacional

La virtual presidenta electa recordó que es la Presidencia de la República la que "dicta" la estrategia en seguridad y señaló que en la 4T "nosotros construimos la paz"

Sociedad

Cae techo en kínder de Tecámac tras granizada

La acumulación de granizo en la estructura provocó que el techo colapsara en el patio del jardín de niños

Finanzas

México pagaría compensación a Ganfeng si arbitraje del Banco Mundial es adverso: expertos

En caso de que Ganfeng Lithium gane, el gobierno de México deberá de cumplir con la reposición que conllevó la cancelación de las concesiones

Sociedad

Vuelven a bloquear carretera en Veracruz; autoridades faltaron a diálogo por muertes en bloqueo

Pobladores de Totalco iban a reunirse con autoridades estatales y federales luego de que dos personas murieran en el desalojo de un bloqueo en la carretera Perote-Xalapa

Sociedad

Suiza representará intereses de México ante Ecuador tras rompimiento de relaciones

Suiza asumirá algunas de las funciones diplomáticas y consulares requeridas por Ecuador y México