/ miércoles 28 de septiembre de 2016

Maduro se desquita

La mayoría opositora en la Asamblea Nacional venezolana denunció que el presidente Nicolás Maduro hace “imposible” el trabajo del Poder Legislativo, al retener desde hace un mes los salarios de diputados y asesores.

El jefe de la bancada legislativa, Julio Borges, dijo que el foro unicameral ha dejado incluso de funcionar debido a la falta de energía eléctrica, ordenada por el Presidente.

Borges señaló en rueda de prensa que el Gobierno no solo impide el trabajo de la Asamblea, sino que utiliza los fallos del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para anular decisiones legislativas, dentro de una pugna entre Legislativo y Ejecutivo.

“Anunciamos que continuaremos trabajando por el cambio y para hacer respetar la autonomía de la Asamblea Nacional. Defenderemos los derechos de los trabajadores y del pueblo que nos eligió”, dijo Borges.

Añadió que el 6 de diciembre último, cuando la oposición ganó dos tercios de los 167 escaños, Venezuela votó por una Asamblea que hoy el Gobierno pretende desconocer. “Han llegado al extremo de declarar inconstitucionales todas las leyes que hemos hecho”.

Expuso que el régimen pretende dejar a Venezuela sin Parlamento y “sin democracia”, y que el Gobierno “se ha dedicado a tratar de desmantelar el Parlamento, desconociendo el voto de más de ocho millones de venezolanos”.

Borges dijo que el “mundo entero sabe que la solución a la crisis del país es permitir la expresión de los venezolanos a través del voto”, en referencia al pedido de un referéndum para revocar el mandato del presidente, que Maduro rechaza aceptar.

“A partir de hoy vamos a hacer un proceso de reclamo dentro y fuera de Venezuela. Ni trabajadores, ni empleados, ni diputados de la Asamblea Nacional están cobrando su salario. El Gobierno no tiene disposición de establecer un diálogo de paz”, puntualizó.

Maduro alega que la Asamblea se “autodisolvió” y por lo tanto no está obligado a depositar los recursos para su funcionamiento.

La mayoría opositora en la Asamblea Nacional venezolana denunció que el presidente Nicolás Maduro hace “imposible” el trabajo del Poder Legislativo, al retener desde hace un mes los salarios de diputados y asesores.

El jefe de la bancada legislativa, Julio Borges, dijo que el foro unicameral ha dejado incluso de funcionar debido a la falta de energía eléctrica, ordenada por el Presidente.

Borges señaló en rueda de prensa que el Gobierno no solo impide el trabajo de la Asamblea, sino que utiliza los fallos del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para anular decisiones legislativas, dentro de una pugna entre Legislativo y Ejecutivo.

“Anunciamos que continuaremos trabajando por el cambio y para hacer respetar la autonomía de la Asamblea Nacional. Defenderemos los derechos de los trabajadores y del pueblo que nos eligió”, dijo Borges.

Añadió que el 6 de diciembre último, cuando la oposición ganó dos tercios de los 167 escaños, Venezuela votó por una Asamblea que hoy el Gobierno pretende desconocer. “Han llegado al extremo de declarar inconstitucionales todas las leyes que hemos hecho”.

Expuso que el régimen pretende dejar a Venezuela sin Parlamento y “sin democracia”, y que el Gobierno “se ha dedicado a tratar de desmantelar el Parlamento, desconociendo el voto de más de ocho millones de venezolanos”.

Borges dijo que el “mundo entero sabe que la solución a la crisis del país es permitir la expresión de los venezolanos a través del voto”, en referencia al pedido de un referéndum para revocar el mandato del presidente, que Maduro rechaza aceptar.

“A partir de hoy vamos a hacer un proceso de reclamo dentro y fuera de Venezuela. Ni trabajadores, ni empleados, ni diputados de la Asamblea Nacional están cobrando su salario. El Gobierno no tiene disposición de establecer un diálogo de paz”, puntualizó.

Maduro alega que la Asamblea se “autodisolvió” y por lo tanto no está obligado a depositar los recursos para su funcionamiento.