/ lunes 28 de enero de 2019

Viven estrés y escasez económica desplazados por la violencia en Sinaloa

Familias desalojadas por la violencia en la zona serrana se ven forzadas a no mirar atrás y luchar por sobrevivir en ciudades

MAZATLÁN, Sin.- Estrés, preocupación y escasez económica son algunos de los altos costos a los que han tenido que adaptarse las más de 400 familias que se vieron obligadas a desplazarse a Mazatlán, desde la sierra de Concordia, Sinaloa, para comenzar una nueva vida, luego de vivir atemorizados y haber sido víctimas de la violencia a manos del crimen organizado.

La mafia del crimen organizado actúa sin piedad con quienes se cruzan en su paso para apropiarse de sus tierras y propiedades de forma violenta, y en Sinaloa son cientos de víctimas que no sólo sufren daño físico, sino las secuelas psicológicas generadas en el resto de la familia. De las más de 400 familias que se desplazaron desde la sierra de Concordia a Mazatlán desde 2012 a la fecha, 50 soportaron el asesinato de esposos e hijos, violaciones y otros daños, de acuerdo con el Movimiento Amplio Social Sinaloense (MASS).

Karla, de 31 años de edad, y originaria de Santa Lucía, Concordia, relató para El Sol de Mazatlán lo difícil que ha sido para ella y su familia adecuarse al cambio desde su llegada a Mazatlán hace 18 meses, “lo más difícil es adaptarse a los gastos económicos que demanda la vida en la ciudad, que ofrece sueldos muy bajos”.

Esto luego de que tuvieron que abandonar de forma imprevista aquel hogar que alcanzaron a habitar por sólo dos años, pues durante cuatro primaveras vivieron en casa de su suegra, tiempo que emplearon en construir la casa que jamás pensaron debían abandonar en tan corto tiempo, para perderse en la soledad.

Sin embargo, la desesperación y la lucha por sacar adelante a la familia, es un costo que vale la pena soportar, a volver a despertar con aquel sentimiento de temor e inseguridad por la violencia, ya que su esposo fue víctima de tortura al igual que su suegro.

Para María de los Ángeles, de El Pueblito, Concordia, a sus 37 años, y madre de cinco hijos, también fue difícil el cambio, pero al igual que Karla, no piensa en la posibilidad de regresar a aquella tierra que durante años fue su hogar. "Ha sido difícil, yo tengo seis años que me vine de allá, duré tres años en una casa que me prestó un cuñado... es difícil porque allá no pagábamos luz, teníamos luz solar, no pagábamos agua y pues todo, no pagábamos transporte para la escuela, aquí todo es más caro y mi esposo gana cuando mucho dos mil pesos a la semana".

MAZATLÁN, Sin.- Estrés, preocupación y escasez económica son algunos de los altos costos a los que han tenido que adaptarse las más de 400 familias que se vieron obligadas a desplazarse a Mazatlán, desde la sierra de Concordia, Sinaloa, para comenzar una nueva vida, luego de vivir atemorizados y haber sido víctimas de la violencia a manos del crimen organizado.

La mafia del crimen organizado actúa sin piedad con quienes se cruzan en su paso para apropiarse de sus tierras y propiedades de forma violenta, y en Sinaloa son cientos de víctimas que no sólo sufren daño físico, sino las secuelas psicológicas generadas en el resto de la familia. De las más de 400 familias que se desplazaron desde la sierra de Concordia a Mazatlán desde 2012 a la fecha, 50 soportaron el asesinato de esposos e hijos, violaciones y otros daños, de acuerdo con el Movimiento Amplio Social Sinaloense (MASS).

Karla, de 31 años de edad, y originaria de Santa Lucía, Concordia, relató para El Sol de Mazatlán lo difícil que ha sido para ella y su familia adecuarse al cambio desde su llegada a Mazatlán hace 18 meses, “lo más difícil es adaptarse a los gastos económicos que demanda la vida en la ciudad, que ofrece sueldos muy bajos”.

Esto luego de que tuvieron que abandonar de forma imprevista aquel hogar que alcanzaron a habitar por sólo dos años, pues durante cuatro primaveras vivieron en casa de su suegra, tiempo que emplearon en construir la casa que jamás pensaron debían abandonar en tan corto tiempo, para perderse en la soledad.

Sin embargo, la desesperación y la lucha por sacar adelante a la familia, es un costo que vale la pena soportar, a volver a despertar con aquel sentimiento de temor e inseguridad por la violencia, ya que su esposo fue víctima de tortura al igual que su suegro.

Para María de los Ángeles, de El Pueblito, Concordia, a sus 37 años, y madre de cinco hijos, también fue difícil el cambio, pero al igual que Karla, no piensa en la posibilidad de regresar a aquella tierra que durante años fue su hogar. "Ha sido difícil, yo tengo seis años que me vine de allá, duré tres años en una casa que me prestó un cuñado... es difícil porque allá no pagábamos luz, teníamos luz solar, no pagábamos agua y pues todo, no pagábamos transporte para la escuela, aquí todo es más caro y mi esposo gana cuando mucho dos mil pesos a la semana".

Política

"No soy antialiancista, soy anti PRIAN", dice el senador panista Damián Zepeda

Acusa que el PRI "fue un lastre" para Acción Nacional el la pasada elección y exige que el partido se abra a la ciudadanía en el cambio de la dirigencia nacional

Sociedad

Balean oficinas del Diario Adiscusión en Culiacán, Sinaloa

En el sitio se observaron disparos contra la fachada y se encontraron casquillos de bala

CDMX

Depositan 13 monedas a cambio de encontrar el amor: chilangos se encomiendan a San Antonio

Ayer las mujeres y familias visitaron a San Antonio, quien ayuda a las cosas y causas perdidas

Sociedad

“Esperemos que honre ser mujer”, dice buscadora sobre llegada de Sheinbaum a la presidencia

La buscadora y activista destacó que hay muchos pendientes que debe atender Sheinbaum

Política

Resultados de encuesta sobre reforma al Poder Judicial estarán listos el 17 de junio: Sheinbaum

"Serán dos empresas y la encuestadora de Morena, y le entregaremos los resultados a la presidenta electa”, dijo Delgado

Sociedad

Tila, el pueblo de Chiapas que se apagó por la violencia

El Ejército Mexicano instaló en las instalaciones del Colegio de Bachilleres, un centro de atención para la población