/ viernes 1 de septiembre de 2017

Desde los Tendidos de la Plaza México

por Guadalupe Vergara

■ Hubo tela con los novillos de Las Huertas

Con lluvia intermitente leve, dio inicio la Temporada de novilladas 2017 con la versión de Sin Picadores; que como bien dijo el torero francés SEBASTIÁN CASTELLA: “Las novilladas sin picadores son las raíces del toreo, fundamentales para el futuro de la tauromaquia”. Y es la mejor manera de apreciar la conducta de los encierros pues llegan al tercio de banderillas y muleta crudos, mostrando las características del hierro que representan. El ganadero es criador y creador del rey de la fiesta, el toro. Por lo que el joven ganadero don Rodrigo Barroso Cañedo tiene que estar satisfecho de casta, estampa, bravura y nobleza, lograda de su divisa. La tarde del domingo pasado confirmó que va por el mejor camino en esta la profesión más romántica de la fiesta. Que no hurta hereda es la cuarta generación de la ganadería ahora ubicada en el estado de Hidalgo, no fue casualidad su triunfo el pasado noviembre cuando Las Huertas regresó triunfal a esta plaza y quedó en la memoria del los aficionados.

 

RICARDO SANTIAGO, ISAAC FONSECA

Y HÉCTOR GUTIÉRREZ

Pudieron salir por la Puerta del Encierro con las orejas en la espuerta de cada uno de sus novillos que sortearon, cada uno de los novillos estuvieron sobrados para el triunfo al potosino RICARDO SANTIAGO, que de pavo y oro. Con el que abrió plaza con “Brujito” un fino y noble cárdeno, salpicado bragado meano caribello se vio atropellado y no logró templarlo, solo vimos un muletazo redondo circular y lo despachó al segundo viaje. Con “Fuerza Sergio” otro cárdeno cornidelantero; con voluntad y entrega se vio mucho mejor. Tuvo dos marometas, la segunda espectacular, encastado trató siempre de llevarse al agua. De Santiago colocó temerario banderillas, con imaginación y se llevó cerrada ovación como en algunas tandas, del respetable que a pesar de la escasa difusión por parte de la empresa hizo mejor entrada de lo probable y toda la tarde apoyó sin reservas a los alternantes que como dijo Manuel Feliz Lugo “están más verdes que un mango en abril”. Pero el potosino sin dudas mostró sus recursos ante el novillo que pedía mando. Un aviso y escuchó palmas. ISAAC FONSECA de Michoacán también venía por todas a pesar de su poco placeo, con “Ahijado”, negro listón calcetero; fijo, codicioso y bravo, el michoacano estuvo bien en los lances de capa y su faena fue coreada en los estatuarios, entre altibajos, cortando las tandas que pudieron ser de hasta seis muletazos. Un tanto nervioso nunca disfrutó las claras embestidas para dejar estocada tendida entera y le concedieron la oreja de “Ahijado”. Espero que jueces, apoderados y público se abstengan de dar cova a estos jóvenes pues los perjudican, lo engañan. Con el quinto, el del honor “Cantador” también de bonita estampa, Fonseca se vio más asentado, dispuesto siempre se fue a porta gayola y a punto de ser prendido no realizó la suerte, pegó un larga ya en tablas. El novillo era una carretilla iba de largo humillando, bravo y noble; el de Morelia no lo entendió ni se acopló, una lástima era el novillo ideal para abrir la puerta grande. Estocada, descabello y aviso. EL TERCER ESPADA; HÉCTOR GUTIÉRREZ que vestía de rosa y oro, con “Campero” nunca encontró sitio ni distancia, muy retorcido, se vio bien por la derecha y a punto estuvo de ser herido. Terminó de bajonazo y el de Las Huertas se fue con cerrada ovación igual que primero y segundo. El que cerró plaza “Don Gonzalo” embestía que era un poema, suave noble, con ritmo y humillando siempre tras la tela y Gutiérrez era un pega pases sin control, aunque algunas veces encontró el camino toreando con largueza. Estocada y oreja con la que dio vuelta al ruedo con el señor ganadero don Rodrigo Barroso Cañedo. Que en el palco correspondiente estuvo acompañado de sus primos Germán Mercado Lamm, Montecristo, Fernando Pérez Salazar, Arroyo Zarco; Juan Pedro Barroso Díaz Torre, Jaral de Peña, ganaderos de alto rango, la cabaña mexicana en todo su esplendor que como Rafael Barroso Barroso con sus hijo Alexandra y Rafaelito ahí presentes opinaron que este de Las Huertas fue un encierro desperdiciado. Y hasta el domingo con los novillos de Caparica veremos los avances de Mario Aguilar, Juan Pedro Llaguno y Tato Loaizas y ¡Qué Dios reparta suerte!... NOS VEREMOS MÁS TARDE… QUE EL CIELO LOS JUZGUE…

por Guadalupe Vergara

■ Hubo tela con los novillos de Las Huertas

Con lluvia intermitente leve, dio inicio la Temporada de novilladas 2017 con la versión de Sin Picadores; que como bien dijo el torero francés SEBASTIÁN CASTELLA: “Las novilladas sin picadores son las raíces del toreo, fundamentales para el futuro de la tauromaquia”. Y es la mejor manera de apreciar la conducta de los encierros pues llegan al tercio de banderillas y muleta crudos, mostrando las características del hierro que representan. El ganadero es criador y creador del rey de la fiesta, el toro. Por lo que el joven ganadero don Rodrigo Barroso Cañedo tiene que estar satisfecho de casta, estampa, bravura y nobleza, lograda de su divisa. La tarde del domingo pasado confirmó que va por el mejor camino en esta la profesión más romántica de la fiesta. Que no hurta hereda es la cuarta generación de la ganadería ahora ubicada en el estado de Hidalgo, no fue casualidad su triunfo el pasado noviembre cuando Las Huertas regresó triunfal a esta plaza y quedó en la memoria del los aficionados.

 

RICARDO SANTIAGO, ISAAC FONSECA

Y HÉCTOR GUTIÉRREZ

Pudieron salir por la Puerta del Encierro con las orejas en la espuerta de cada uno de sus novillos que sortearon, cada uno de los novillos estuvieron sobrados para el triunfo al potosino RICARDO SANTIAGO, que de pavo y oro. Con el que abrió plaza con “Brujito” un fino y noble cárdeno, salpicado bragado meano caribello se vio atropellado y no logró templarlo, solo vimos un muletazo redondo circular y lo despachó al segundo viaje. Con “Fuerza Sergio” otro cárdeno cornidelantero; con voluntad y entrega se vio mucho mejor. Tuvo dos marometas, la segunda espectacular, encastado trató siempre de llevarse al agua. De Santiago colocó temerario banderillas, con imaginación y se llevó cerrada ovación como en algunas tandas, del respetable que a pesar de la escasa difusión por parte de la empresa hizo mejor entrada de lo probable y toda la tarde apoyó sin reservas a los alternantes que como dijo Manuel Feliz Lugo “están más verdes que un mango en abril”. Pero el potosino sin dudas mostró sus recursos ante el novillo que pedía mando. Un aviso y escuchó palmas. ISAAC FONSECA de Michoacán también venía por todas a pesar de su poco placeo, con “Ahijado”, negro listón calcetero; fijo, codicioso y bravo, el michoacano estuvo bien en los lances de capa y su faena fue coreada en los estatuarios, entre altibajos, cortando las tandas que pudieron ser de hasta seis muletazos. Un tanto nervioso nunca disfrutó las claras embestidas para dejar estocada tendida entera y le concedieron la oreja de “Ahijado”. Espero que jueces, apoderados y público se abstengan de dar cova a estos jóvenes pues los perjudican, lo engañan. Con el quinto, el del honor “Cantador” también de bonita estampa, Fonseca se vio más asentado, dispuesto siempre se fue a porta gayola y a punto de ser prendido no realizó la suerte, pegó un larga ya en tablas. El novillo era una carretilla iba de largo humillando, bravo y noble; el de Morelia no lo entendió ni se acopló, una lástima era el novillo ideal para abrir la puerta grande. Estocada, descabello y aviso. EL TERCER ESPADA; HÉCTOR GUTIÉRREZ que vestía de rosa y oro, con “Campero” nunca encontró sitio ni distancia, muy retorcido, se vio bien por la derecha y a punto estuvo de ser herido. Terminó de bajonazo y el de Las Huertas se fue con cerrada ovación igual que primero y segundo. El que cerró plaza “Don Gonzalo” embestía que era un poema, suave noble, con ritmo y humillando siempre tras la tela y Gutiérrez era un pega pases sin control, aunque algunas veces encontró el camino toreando con largueza. Estocada y oreja con la que dio vuelta al ruedo con el señor ganadero don Rodrigo Barroso Cañedo. Que en el palco correspondiente estuvo acompañado de sus primos Germán Mercado Lamm, Montecristo, Fernando Pérez Salazar, Arroyo Zarco; Juan Pedro Barroso Díaz Torre, Jaral de Peña, ganaderos de alto rango, la cabaña mexicana en todo su esplendor que como Rafael Barroso Barroso con sus hijo Alexandra y Rafaelito ahí presentes opinaron que este de Las Huertas fue un encierro desperdiciado. Y hasta el domingo con los novillos de Caparica veremos los avances de Mario Aguilar, Juan Pedro Llaguno y Tato Loaizas y ¡Qué Dios reparta suerte!... NOS VEREMOS MÁS TARDE… QUE EL CIELO LOS JUZGUE…