/ lunes 25 de marzo de 2019

El Espectador | BMW quiere la bendición de Andrés Manuel López Obrador

Harald Krüger, Presidente del Consejo de Administración y CEO de Bayerische Motoren Werke Aktiengesellschaft, dice que todo está listo para inaugurar su nueva planta en México. Hace unos días se reunió con analistas y les confirmó que en junio entrará en operaciones.

“En México, antes que nada, arrancaremos con la producción en junio de este año. Junio será también la apertura oficial de la fábrica”, dijo Krüger. “Entonces, tomará otro año, probablemente, hasta que la producción esté en su nivel esperado, a tope, paso a paso, con los volúmenes y mercados”.

Es una gran fábrica, dice el jefe de BMW. Y tienen muchos conceptos de sustentabilidad en marcha, algunos muy enfocados en el ahorro de agua. Pero un tema primordial es la electricidad. Como le informó El Sol de México, la alemana desarrolla un gigantesco parque solar en San Luis Potosí para suplir el servicio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de Manuel Bartlett.

“El proyecto (Paneles Solares y LTE BMW SLP, como se llama el parque solar) forma parte del proyecto de la operación de la nueva planta de ensamble de la empresa BMW SLP, que se sumará al desarrollo estratégico de la industria, al comercio, a los empleos en el ramo automotriz promovidos por el estado de San Luis Potosí, así como proporcionará parte de la energía para la correcta operación de la planta”, precisa un documento de la armadora alemana al que tuvo acceso este diario y del que poco o nada saben los publirrelacionistas de la empresa en México (nada raro, teniendo en cuenta que piensan como vendedores de autos, más que como representantes de una firma que se considera tecnológica).

Krüger dijo que sus mayores ventas todavía se registran en Europa, además de que todavía es el hogar de la mayoría de sus plantas y empleados. Sin embargo, miran con mucho optimismo a América, pues la situación política se mantiene tensa en el Viejo Continente por la incertidumbre que ha generado el Brexit.

“Pero estamos preparados bien para todos los escenarios”, dijo el CEO de BMW a los analistas financieros y administradores de inversiones. “El mismo principio se aplica a todas las regiones. Nuestro compromiso es con el largo plazo. El libre acceso a los mercados es esencial para nuestro éxito”.

En ese sentido, hace unos días Alexander Wehr, CEO de BMW Group en América Latina, dijo que están con México en las buenas y en las malas. Asimismo, desean que el presidente Andrés Manuel López Obrador acuda a San Luis Potosí a la inauguración de la nueva planta. Una muestra de apoyo político a cambio de estas buenas intenciones de invertir en el país y generar empleos en la región a pesar de las advertencias y acusaciones.

Ojalá que los de comunicación del Presidente de México dejen de lado sus prejuicios y le digan que vaya, pues no va a ser tachado de fifí simplemente por “echarle la bendición” a una generadora de empleos. Y tampoco corre el riesgo de ser abucheado… ¿O sí?

hiroshi@oem.com.mx

Harald Krüger, Presidente del Consejo de Administración y CEO de Bayerische Motoren Werke Aktiengesellschaft, dice que todo está listo para inaugurar su nueva planta en México. Hace unos días se reunió con analistas y les confirmó que en junio entrará en operaciones.

“En México, antes que nada, arrancaremos con la producción en junio de este año. Junio será también la apertura oficial de la fábrica”, dijo Krüger. “Entonces, tomará otro año, probablemente, hasta que la producción esté en su nivel esperado, a tope, paso a paso, con los volúmenes y mercados”.

Es una gran fábrica, dice el jefe de BMW. Y tienen muchos conceptos de sustentabilidad en marcha, algunos muy enfocados en el ahorro de agua. Pero un tema primordial es la electricidad. Como le informó El Sol de México, la alemana desarrolla un gigantesco parque solar en San Luis Potosí para suplir el servicio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de Manuel Bartlett.

“El proyecto (Paneles Solares y LTE BMW SLP, como se llama el parque solar) forma parte del proyecto de la operación de la nueva planta de ensamble de la empresa BMW SLP, que se sumará al desarrollo estratégico de la industria, al comercio, a los empleos en el ramo automotriz promovidos por el estado de San Luis Potosí, así como proporcionará parte de la energía para la correcta operación de la planta”, precisa un documento de la armadora alemana al que tuvo acceso este diario y del que poco o nada saben los publirrelacionistas de la empresa en México (nada raro, teniendo en cuenta que piensan como vendedores de autos, más que como representantes de una firma que se considera tecnológica).

Krüger dijo que sus mayores ventas todavía se registran en Europa, además de que todavía es el hogar de la mayoría de sus plantas y empleados. Sin embargo, miran con mucho optimismo a América, pues la situación política se mantiene tensa en el Viejo Continente por la incertidumbre que ha generado el Brexit.

“Pero estamos preparados bien para todos los escenarios”, dijo el CEO de BMW a los analistas financieros y administradores de inversiones. “El mismo principio se aplica a todas las regiones. Nuestro compromiso es con el largo plazo. El libre acceso a los mercados es esencial para nuestro éxito”.

En ese sentido, hace unos días Alexander Wehr, CEO de BMW Group en América Latina, dijo que están con México en las buenas y en las malas. Asimismo, desean que el presidente Andrés Manuel López Obrador acuda a San Luis Potosí a la inauguración de la nueva planta. Una muestra de apoyo político a cambio de estas buenas intenciones de invertir en el país y generar empleos en la región a pesar de las advertencias y acusaciones.

Ojalá que los de comunicación del Presidente de México dejen de lado sus prejuicios y le digan que vaya, pues no va a ser tachado de fifí simplemente por “echarle la bendición” a una generadora de empleos. Y tampoco corre el riesgo de ser abucheado… ¿O sí?

hiroshi@oem.com.mx