/ sábado 23 de abril de 2016

Adecuan el arte a necesidades específicas

Redacción / El Sol de México

Incorporar en un sola entidad el talento artístico, la tecnología y las estrategias mercadológicas audaces, es una nueva propuesta donde una empresa produce obras de arte idóneas para la satisfacción de las necesidades estéticas de un público no especializado.

Bajo el nombre de Arte Ad hoc, este concepto también quiere llegar a quien no quiere consumir piezas decorativas insustanciales y populares, una apuesta poco convencional a cargo de Dick Pereira, quien abunda sobre esta productora de obras artísticas que se hace llamar Dick & Renard, S.A. de R.C.

“El arte, como muchas actividades humanas, implica un proceso creativo, pero también una mirada especial de la realidad que todos vivimos. El artista vuelca sus ideas y emociones en una obra empleado mucha energía, a veces demasiada, tal que queda exhausto al final y sin ánimos de promover su obra”.

Por lo tanto, es ahí cuando el empresario entra en acción con negociación y estrategia de venta. “Queremos crear un proyecto valiéndonos de las tecnologías a nuestro alcance, así como otros conocimientos mercantiles, la filosofía y el internet, porque el mundo virtual nos presenta oportunidades que se pueden aprovechar en el mundo del arte”, expresó Pereira acerca de esta idea.

Redacción / El Sol de México

Incorporar en un sola entidad el talento artístico, la tecnología y las estrategias mercadológicas audaces, es una nueva propuesta donde una empresa produce obras de arte idóneas para la satisfacción de las necesidades estéticas de un público no especializado.

Bajo el nombre de Arte Ad hoc, este concepto también quiere llegar a quien no quiere consumir piezas decorativas insustanciales y populares, una apuesta poco convencional a cargo de Dick Pereira, quien abunda sobre esta productora de obras artísticas que se hace llamar Dick & Renard, S.A. de R.C.

“El arte, como muchas actividades humanas, implica un proceso creativo, pero también una mirada especial de la realidad que todos vivimos. El artista vuelca sus ideas y emociones en una obra empleado mucha energía, a veces demasiada, tal que queda exhausto al final y sin ánimos de promover su obra”.

Por lo tanto, es ahí cuando el empresario entra en acción con negociación y estrategia de venta. “Queremos crear un proyecto valiéndonos de las tecnologías a nuestro alcance, así como otros conocimientos mercantiles, la filosofía y el internet, porque el mundo virtual nos presenta oportunidades que se pueden aprovechar en el mundo del arte”, expresó Pereira acerca de esta idea.