/ viernes 5 de abril de 2024

#SOY / Aldo Rendón: Una crítica ácida, pero asertiva

El stylist mexicano habla de cómo llegó a ser el favorito de las celebridades en México. Considera que las redes sociales son una caricatura que nadie se debe tomar en serio

En la pasada entrega de los premios Oscar, Aldo describió el diseño de Giambattista Valli que lució Ariana Grande como el "vestido circuncisión". También ha dicho que los listones y el color rosa siempre se han usado, por lo que considera que el estilo coquette no existe.

Así es este stylist mexicano, quien afirma que no cualquiera puede hablar de moda sino ha tenido por lo menos, una blusa original Valentino en su armario.

Te puede interesar: ¿Cuál es la diferencia entre coquette y aesthetic?

Nació en Culiacán, Sinaloa, y desde niño supo que la moda era parte de su esencia.

Eran los años 90, la época donde surgió el término top model que mantienen hasta ahora por su legado Claudia Schiffer, Cindy Crawford y Naomi Campbell entre otras estrellas de la pasarela, cuando el apoyo de su madre significó mucho para él, logrando impulsar sus sueños y su carrera.

“De niño mi mamá me decía: ‘¡Deja de perder el tiempo… deja de ver esa revista… ya la viste mil veces!’ Y yo le contestaba ‘no estoy perdiendo el tiempo’, para mí no había nada más interesante que una revista, aunque fuera la misma de siempre o un video de Cindy Crawford.

Afirma que no cualquiera puede hablar de moda sino ha tenido por lo menos, una blusa original Valentino en su armario / Cortesía: Aldo Rendón


“Mis papás se divorciaron cuando yo tenía seis años, por lo que mi papá nunca existió en mi vida, y mi mamá siempre me apoyó”.

La moda existe en él desde que tiene uso de razón. “Siempre me ha apasionado, de niño me la pasaba pegado a las revistas, las cuales siempre llegaban dos años tarde a Culiacán. Me la vivía grabando comerciales de Cindy Crawford en la videocasetera y los videos musicales de MTV, y ahora sigo igual, vivo pegado a los videos de YouTube. Siempre recurro a la moda como inspiración.

"Nunca pensé en ser diseñador porque no quería acabar siendo la costurera de la colonia, por eso decidí estudiar publicidad, y me gradué de esta carrera en la Universidad de la Comunicación de Ciudad de México”.

Llegó a la ciudad a los 17 años de edad, invitado por Marilé Andrade, hermana de la conductora y actriz Yolanda Andrade, quienes estuvieron a cargo de él por muchos años.

Fue asistente de la sección de moda de uno de los diarios de mayor circulación en la Ciudad de México, trabajó con la diseñadora Sarah Bustani y después en la revista Spot, hasta que el productor Pedro Torres lo llamó para llevar a cabo el estilismo de la primera temporada de la serie Mujeres Asesinas.

Las redes en su mayoría, son un mundo de fantasía, nada es real si alguien confía tanto en ellas para crear su estilo de vida, está perdido; tendrás dos millones de followers, pero no de pesos, creerte mucho por las redes es como ser rico en el juego de mesa del Turista

El avance hacia la inclusión

El camino fue largo y complicado sobre todo en una época donde la inclusión no estaba en la lista de términos a considerar en las mentes de la sociedad, ni fuera ni dentro de la ciudad.

“La verdad me ha pasado de todo. Desde que vivía en Culiacán siempre me ha valido madres lo que la gente piense de mí. Allá, todos los días de mi vida alguien me decía joto o puto, pero me valía y siempre me ha valido, yo siempre les decía: ‘Prefiero ser joto o puto; mientras no sea tú, está perfecto’.”

“Yo no sé por qué actualmente hacen tanto alarde de la inclusión. No necesitas que te digan ‘elle’ o esos términos nuevos, si de todas formas aquí ya andan en tacones por todos lados, la verdad, es que yo me pongo unos tacones en Culiacán y me matan de un balazo”.

Y agrega: “Hoy en día no conozco a una persona que se haya burlado de mí, que no quiera hablarme de nuevo, o que me diga ‘qué onda ya no saludas’, y yo le respondo ‘pero por qué tengo qué saludarte si nunca lo he hecho’. La gente cree que porque trabajas con artistas o cuando te ven que eres exitoso, te deja de insultar, a mí me vale madres, siempre me han dicho cosas pero es parte de mí. Esto en vez de darme inseguridad, lograba que me sintiera especial. Lo importante es que no le des importancia cuando algo así te sucede.

“De ese lado de la inclusión respeto mucho a las nuevas generaciones, pero me da mucha risa que le den tanta importancia a la aceptación, siento que son ellos mismos los que no se aceptan, y es que no puedes andar por la vida esperando aceptación, la vida es muy complicada actualmente como para preocuparse por eso. La verdad estoy muy feliz de haber crecido donde crecí y del momento en que nací”.


La decadencia de la moda

Aldo reafirma la idea de que la moda es cíclica y de que con el paso de los años los estilos no evolucionan retomando siluetas y la confección de épocas pasadas de las cuales podemos reírnos para después usarlas de nuevo.

“Los años 80 y 90 se definen como la decadencia de la moda, pero pienso que la moda siempre está en decadencia, sólo que ahora existen las redes sociales y la tecnología”.

Para él hay algo que debes tener de nacimiento para estar dentro del ámbito del diseño. “Es como un don, puedes estudiar, pero pienso que aunque estudies, debes traer el don que se llama buen gusto. Tienes que nacer con él.

“Llegué a tener asistentes que me decían: ‘Acabo de regresar de la Universidad de Marangoni’. Y yo les respondía, ‘sí, pero no te enseñaron a tener buen gusto’. Cuando la gente es apasionada de lo que hace, sobre todo en moda, debe saber esto”.

Actualmente Rendón, cuenta con su propio canal en YouTube donde habla de temas como “copiale el look a J.Lo” o “no seas básica”, además de otros relacionados con diseño de imagen. También imparte cursos online para mujeres que buscan rescatar su autoestima.

“Los cursos que doy están dirigidos a mujeres cien por ciento, sobre todo las que se perdieron en el camino cuando fueron mamás, que son jóvenes y que ya no saben qué onda con la moda y que siguen usando los mismos skinny jeans y siguen con los mismos zapatos; tienes que darte cuenta de que nadie quiere ser el hijo de la fodonga. No porque seas mamá quiere decir que ya tengas que estar llena de vómito.

“Estos cursos son una guía para que esas mamás y mujeres en general, recuperen el amor por ellas mismas y su autoestima. A mí me encanta ayudarlas a que se olviden de los complejos; y es que las mujeres aman complicarse la vida. Aman ponerse un millón de cosas y son capaces de ver al instante diez mil defectos físicos, pero no son capaces de decir qué bonita sonrisa tengo.

“Sólo ven que tienen la nariz chueca, la oreja chica, el cuello ancho. Más que un curso de moda donde se habla de tendencias, los cuales, me dan mucha hueva, de mis cursos las mujeres salen renovadas y comienzan a ver la ropa de otra forma, porque la ropa tienes que verla como si fueras un chef que cuando abre la alacena tiene mil opciones, mientras esté bonito y te quede perfecto póntelo cuando se te dé la gana”

El lado oscuro de las redes sociales

El experto dice que a él no le importa tener seguidores o ser famoso a través de las redes sociales, las cuales, afirma, son como una caricatura donde pocas cosas son reales y la mayoría sirven sólo para desinformar.

“Cuando entra el juego de las redes sociales, donde te dicen esto es el estilo coquette o esto es aesthetic y otras cosas, ya no está bien. Ahora cualquier persona se graba y se pone a decir esto ya no se usa, ya no se ve bien y a los diez minutos sale otra diciendo que sí. Yo veo a las redes sociales como estar viendo las caricaturas, hay personas que ni siquiera ellas saben qué es lo que se usa y que no hacen nada más que grabarse en videos donde repiten lo mismo que otras.

“Las redes en su mayoría, son un mundo de fantasía, nada es real si alguien confía tanto en ellas para crear su estilo de vida, está perdido; tendrás dos millones de followers, pero no de pesos, creerte mucho por las redes es como ser rico en el juego de mesa del Turista”.

Afirma que el 90 por ciento de esas personas no se informan y sólo hacen copy paste de algún contenido, “tienes una bolsa Valentino simplona y ya estás hablando de moda, ni si quieres tienes una blusa Valentino y te crees experta en moda, ni si quiera consumes moda.

“Yo la verdad desde hace cinco años me he podido comprar las cosas que soñé desde chico, cuando me vestía de ‘HChanel’ (H&M) como le digo yo, me sentí igual que ahora, me gustan las marcas, me obsesionan, siempre estoy pensando en ropa”.

En muchas ocasiones las personas de los medios lo buscan para que muestre en vídeo sus colecciones de ropa o accesorios con los que logra crear un estilo excéntrico pero siempre con mucho estilo.

“Muchas veces me piden hacer un clóset tour, y lo que les digo es que esas cosas ya se acabaron, no soy Kim Kardashian, hago videos de los que la gente se pueda reír, que se muera de la risa y eso de tomarme fotos en el hotel de Sudáfrica o grabar videos presumiendo mis viajes, como si fuera conductor de programa, pero que la gente sepa todo de mí, nunca va a pasar. La gente lo que quiere ver es el mitote, le encantaría verme llorando, por eso no crezco en las redes, les encantaría saber que soy un tonto por no saber mandar un mail con fotos en alta resolución como lo estás pidiendo ahora, sorry pero no soy una de Las Perdidas, no soy una persona pública soy un wey que trabaja con gente famosa, punto”.

El mundo de las famosas

Casi el cien por ciento de las famosas a quienes ha vestido ha sido parte de buenas experiencias. “Tengo la dicha de haber trabajado con puras personas con las que tengo muy buena relación; y cuando me han tocado casos difíciles, me río y digo pobres personas. Sólo existió una mujer a la que no le gustó el look, porque dijo que no se sentía como una diosa, fue una miss universo pero prefiero omitir su nombre.

“El haber hecho Mujeres Asesinas fue como trabajar en Harvard, trabajé con Elsa Pakaty, Adriana Fonseca, Angélica María, Angélica Vale, Adriana Fonseca, Ana Brenda Contreras, fue como hacer una tesis.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Después trabajé mucho en campañas publicitarias comerciales. Le doy las gracias a Yolanda Andrade y a Rebecca de Alba por haber creído en mí, y a Galilea Montijo, a ella la amo, es la única con la que sigo trabajando, ella entiende la moda como pocas mujeres, a diferencia de otras artistas es de la pocas que invierte, que compra moda, porque algunas llegan hasta sin brasier. En La Casa de los Famosos la vestí y quedó increíble”.

Aldo iniciará inscripciones para sus cursos este 10 de abril a través de su cuenta de Instagram @aldorendon.



En la pasada entrega de los premios Oscar, Aldo describió el diseño de Giambattista Valli que lució Ariana Grande como el "vestido circuncisión". También ha dicho que los listones y el color rosa siempre se han usado, por lo que considera que el estilo coquette no existe.

Así es este stylist mexicano, quien afirma que no cualquiera puede hablar de moda sino ha tenido por lo menos, una blusa original Valentino en su armario.

Te puede interesar: ¿Cuál es la diferencia entre coquette y aesthetic?

Nació en Culiacán, Sinaloa, y desde niño supo que la moda era parte de su esencia.

Eran los años 90, la época donde surgió el término top model que mantienen hasta ahora por su legado Claudia Schiffer, Cindy Crawford y Naomi Campbell entre otras estrellas de la pasarela, cuando el apoyo de su madre significó mucho para él, logrando impulsar sus sueños y su carrera.

“De niño mi mamá me decía: ‘¡Deja de perder el tiempo… deja de ver esa revista… ya la viste mil veces!’ Y yo le contestaba ‘no estoy perdiendo el tiempo’, para mí no había nada más interesante que una revista, aunque fuera la misma de siempre o un video de Cindy Crawford.

Afirma que no cualquiera puede hablar de moda sino ha tenido por lo menos, una blusa original Valentino en su armario / Cortesía: Aldo Rendón


“Mis papás se divorciaron cuando yo tenía seis años, por lo que mi papá nunca existió en mi vida, y mi mamá siempre me apoyó”.

La moda existe en él desde que tiene uso de razón. “Siempre me ha apasionado, de niño me la pasaba pegado a las revistas, las cuales siempre llegaban dos años tarde a Culiacán. Me la vivía grabando comerciales de Cindy Crawford en la videocasetera y los videos musicales de MTV, y ahora sigo igual, vivo pegado a los videos de YouTube. Siempre recurro a la moda como inspiración.

"Nunca pensé en ser diseñador porque no quería acabar siendo la costurera de la colonia, por eso decidí estudiar publicidad, y me gradué de esta carrera en la Universidad de la Comunicación de Ciudad de México”.

Llegó a la ciudad a los 17 años de edad, invitado por Marilé Andrade, hermana de la conductora y actriz Yolanda Andrade, quienes estuvieron a cargo de él por muchos años.

Fue asistente de la sección de moda de uno de los diarios de mayor circulación en la Ciudad de México, trabajó con la diseñadora Sarah Bustani y después en la revista Spot, hasta que el productor Pedro Torres lo llamó para llevar a cabo el estilismo de la primera temporada de la serie Mujeres Asesinas.

Las redes en su mayoría, son un mundo de fantasía, nada es real si alguien confía tanto en ellas para crear su estilo de vida, está perdido; tendrás dos millones de followers, pero no de pesos, creerte mucho por las redes es como ser rico en el juego de mesa del Turista

El avance hacia la inclusión

El camino fue largo y complicado sobre todo en una época donde la inclusión no estaba en la lista de términos a considerar en las mentes de la sociedad, ni fuera ni dentro de la ciudad.

“La verdad me ha pasado de todo. Desde que vivía en Culiacán siempre me ha valido madres lo que la gente piense de mí. Allá, todos los días de mi vida alguien me decía joto o puto, pero me valía y siempre me ha valido, yo siempre les decía: ‘Prefiero ser joto o puto; mientras no sea tú, está perfecto’.”

“Yo no sé por qué actualmente hacen tanto alarde de la inclusión. No necesitas que te digan ‘elle’ o esos términos nuevos, si de todas formas aquí ya andan en tacones por todos lados, la verdad, es que yo me pongo unos tacones en Culiacán y me matan de un balazo”.

Y agrega: “Hoy en día no conozco a una persona que se haya burlado de mí, que no quiera hablarme de nuevo, o que me diga ‘qué onda ya no saludas’, y yo le respondo ‘pero por qué tengo qué saludarte si nunca lo he hecho’. La gente cree que porque trabajas con artistas o cuando te ven que eres exitoso, te deja de insultar, a mí me vale madres, siempre me han dicho cosas pero es parte de mí. Esto en vez de darme inseguridad, lograba que me sintiera especial. Lo importante es que no le des importancia cuando algo así te sucede.

“De ese lado de la inclusión respeto mucho a las nuevas generaciones, pero me da mucha risa que le den tanta importancia a la aceptación, siento que son ellos mismos los que no se aceptan, y es que no puedes andar por la vida esperando aceptación, la vida es muy complicada actualmente como para preocuparse por eso. La verdad estoy muy feliz de haber crecido donde crecí y del momento en que nací”.


La decadencia de la moda

Aldo reafirma la idea de que la moda es cíclica y de que con el paso de los años los estilos no evolucionan retomando siluetas y la confección de épocas pasadas de las cuales podemos reírnos para después usarlas de nuevo.

“Los años 80 y 90 se definen como la decadencia de la moda, pero pienso que la moda siempre está en decadencia, sólo que ahora existen las redes sociales y la tecnología”.

Para él hay algo que debes tener de nacimiento para estar dentro del ámbito del diseño. “Es como un don, puedes estudiar, pero pienso que aunque estudies, debes traer el don que se llama buen gusto. Tienes que nacer con él.

“Llegué a tener asistentes que me decían: ‘Acabo de regresar de la Universidad de Marangoni’. Y yo les respondía, ‘sí, pero no te enseñaron a tener buen gusto’. Cuando la gente es apasionada de lo que hace, sobre todo en moda, debe saber esto”.

Actualmente Rendón, cuenta con su propio canal en YouTube donde habla de temas como “copiale el look a J.Lo” o “no seas básica”, además de otros relacionados con diseño de imagen. También imparte cursos online para mujeres que buscan rescatar su autoestima.

“Los cursos que doy están dirigidos a mujeres cien por ciento, sobre todo las que se perdieron en el camino cuando fueron mamás, que son jóvenes y que ya no saben qué onda con la moda y que siguen usando los mismos skinny jeans y siguen con los mismos zapatos; tienes que darte cuenta de que nadie quiere ser el hijo de la fodonga. No porque seas mamá quiere decir que ya tengas que estar llena de vómito.

“Estos cursos son una guía para que esas mamás y mujeres en general, recuperen el amor por ellas mismas y su autoestima. A mí me encanta ayudarlas a que se olviden de los complejos; y es que las mujeres aman complicarse la vida. Aman ponerse un millón de cosas y son capaces de ver al instante diez mil defectos físicos, pero no son capaces de decir qué bonita sonrisa tengo.

“Sólo ven que tienen la nariz chueca, la oreja chica, el cuello ancho. Más que un curso de moda donde se habla de tendencias, los cuales, me dan mucha hueva, de mis cursos las mujeres salen renovadas y comienzan a ver la ropa de otra forma, porque la ropa tienes que verla como si fueras un chef que cuando abre la alacena tiene mil opciones, mientras esté bonito y te quede perfecto póntelo cuando se te dé la gana”

El lado oscuro de las redes sociales

El experto dice que a él no le importa tener seguidores o ser famoso a través de las redes sociales, las cuales, afirma, son como una caricatura donde pocas cosas son reales y la mayoría sirven sólo para desinformar.

“Cuando entra el juego de las redes sociales, donde te dicen esto es el estilo coquette o esto es aesthetic y otras cosas, ya no está bien. Ahora cualquier persona se graba y se pone a decir esto ya no se usa, ya no se ve bien y a los diez minutos sale otra diciendo que sí. Yo veo a las redes sociales como estar viendo las caricaturas, hay personas que ni siquiera ellas saben qué es lo que se usa y que no hacen nada más que grabarse en videos donde repiten lo mismo que otras.

“Las redes en su mayoría, son un mundo de fantasía, nada es real si alguien confía tanto en ellas para crear su estilo de vida, está perdido; tendrás dos millones de followers, pero no de pesos, creerte mucho por las redes es como ser rico en el juego de mesa del Turista”.

Afirma que el 90 por ciento de esas personas no se informan y sólo hacen copy paste de algún contenido, “tienes una bolsa Valentino simplona y ya estás hablando de moda, ni si quieres tienes una blusa Valentino y te crees experta en moda, ni si quiera consumes moda.

“Yo la verdad desde hace cinco años me he podido comprar las cosas que soñé desde chico, cuando me vestía de ‘HChanel’ (H&M) como le digo yo, me sentí igual que ahora, me gustan las marcas, me obsesionan, siempre estoy pensando en ropa”.

En muchas ocasiones las personas de los medios lo buscan para que muestre en vídeo sus colecciones de ropa o accesorios con los que logra crear un estilo excéntrico pero siempre con mucho estilo.

“Muchas veces me piden hacer un clóset tour, y lo que les digo es que esas cosas ya se acabaron, no soy Kim Kardashian, hago videos de los que la gente se pueda reír, que se muera de la risa y eso de tomarme fotos en el hotel de Sudáfrica o grabar videos presumiendo mis viajes, como si fuera conductor de programa, pero que la gente sepa todo de mí, nunca va a pasar. La gente lo que quiere ver es el mitote, le encantaría verme llorando, por eso no crezco en las redes, les encantaría saber que soy un tonto por no saber mandar un mail con fotos en alta resolución como lo estás pidiendo ahora, sorry pero no soy una de Las Perdidas, no soy una persona pública soy un wey que trabaja con gente famosa, punto”.

El mundo de las famosas

Casi el cien por ciento de las famosas a quienes ha vestido ha sido parte de buenas experiencias. “Tengo la dicha de haber trabajado con puras personas con las que tengo muy buena relación; y cuando me han tocado casos difíciles, me río y digo pobres personas. Sólo existió una mujer a la que no le gustó el look, porque dijo que no se sentía como una diosa, fue una miss universo pero prefiero omitir su nombre.

“El haber hecho Mujeres Asesinas fue como trabajar en Harvard, trabajé con Elsa Pakaty, Adriana Fonseca, Angélica María, Angélica Vale, Adriana Fonseca, Ana Brenda Contreras, fue como hacer una tesis.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Después trabajé mucho en campañas publicitarias comerciales. Le doy las gracias a Yolanda Andrade y a Rebecca de Alba por haber creído en mí, y a Galilea Montijo, a ella la amo, es la única con la que sigo trabajando, ella entiende la moda como pocas mujeres, a diferencia de otras artistas es de la pocas que invierte, que compra moda, porque algunas llegan hasta sin brasier. En La Casa de los Famosos la vestí y quedó increíble”.

Aldo iniciará inscripciones para sus cursos este 10 de abril a través de su cuenta de Instagram @aldorendon.



Política

Chiapas registra desabasto de gasolina por protestas de la CNTE

Debido al paro magisterial y la toma de las instalaciones de Pemex por parte de la CNTE, varios municipios reportan desabasto de combustible

Metrópoli

Incendio consume oficinas en avenida Patriotismo, alcaldía Miguel Hidalgo

El incendio se originó en una estación eléctrica de la colonia Escandón

Finanzas

Aeroméxico suspende los vuelos entre CDMX y Ecuador; esto puedes hacer

Desde abril, cuando México rompió relaciones diplomáticas con Ecuador, Aeroméxico disminuyó el número de vuelos que salían a ese país

Sociedad

CNTE toma plazas comerciales en Oaxaca

Los maestros de la Sección 22 realizará una consulta con sus líderes y el 28 de mayo definirán qué acciones siguen en su movimiento

Finanzas

Tasa de desocupación alcanza el nivel más bajo desde que hay registro

En el primer trimestre la tasa de desocupación alcanzó un nivel de 2.54 %, de acuerdo con el Inegi