/ lunes 12 de junio de 2017

Pedro Vaz reflexiona sobre el paisaje en su obra

La obra de Pedro Vaz se inauguró recientemente en la galería Enrique Guerrero, bajo el nombre de Superstition wilderness, su primer muestra individual en México donde incursiona en una geografía trasminada por los mitos de los indios americanos y las leyendas sobre la riqueza de sus minas.

“El paisaje precisa de recorridos; más exactamente, de un desplazamiento en el espacio, aunque solo lo imaginemos sin adentrarnos en él. En las caminatas, nuestra percepción visual se apropia de lo que observa de manera recurrente, para luego legislarlo. El paisaje es medida de un espacio con ciertas predisposiciones simbólicas”, expresó el creador respecto a este exhibición pictórica.

Porque la labor creativa de Vaz versa en una investigación sobre el paisaje, principalmente en pintura y video-instalación. Está interesado en reflexionar sobre el momento en el que la capacidad y la posibilidad de representación de este entorno se mezcla con una búsqueda por el significado del espacio, lugar y paisaje.

“Superstition wilderness continúa el modelo de producción con el que he establecido mi búsqueda artística. En los últimos 10 años he desarrollado una investigación sobre el paisaje, mayormente en pintura y video-instalación, preocupada por el manejo de la división entre hombre y ambiente natural que reemplaza la unidad ancestral cosmo-antropológica, previa a la conciencia humana”, explica Pedro. El contacto personal con el lugar real es fundamental en su práctica artística y sus proyectos suelen incluir un recorrido como en este caso en el mencionado recinto cultural de San Miguel Chapultepec, que abre sus puertas a conceptos alternativos como el del pintor que estará ahí hasta el 22 de julio.

La obra de Pedro Vaz se inauguró recientemente en la galería Enrique Guerrero, bajo el nombre de Superstition wilderness, su primer muestra individual en México donde incursiona en una geografía trasminada por los mitos de los indios americanos y las leyendas sobre la riqueza de sus minas.

“El paisaje precisa de recorridos; más exactamente, de un desplazamiento en el espacio, aunque solo lo imaginemos sin adentrarnos en él. En las caminatas, nuestra percepción visual se apropia de lo que observa de manera recurrente, para luego legislarlo. El paisaje es medida de un espacio con ciertas predisposiciones simbólicas”, expresó el creador respecto a este exhibición pictórica.

Porque la labor creativa de Vaz versa en una investigación sobre el paisaje, principalmente en pintura y video-instalación. Está interesado en reflexionar sobre el momento en el que la capacidad y la posibilidad de representación de este entorno se mezcla con una búsqueda por el significado del espacio, lugar y paisaje.

“Superstition wilderness continúa el modelo de producción con el que he establecido mi búsqueda artística. En los últimos 10 años he desarrollado una investigación sobre el paisaje, mayormente en pintura y video-instalación, preocupada por el manejo de la división entre hombre y ambiente natural que reemplaza la unidad ancestral cosmo-antropológica, previa a la conciencia humana”, explica Pedro. El contacto personal con el lugar real es fundamental en su práctica artística y sus proyectos suelen incluir un recorrido como en este caso en el mencionado recinto cultural de San Miguel Chapultepec, que abre sus puertas a conceptos alternativos como el del pintor que estará ahí hasta el 22 de julio.