/ viernes 17 de junio de 2022

¿Vas a ser papá? Te decimos cómo reducir el estrés

Gastos, educación, salud y desveladas interminables son algunas de las preocupaciones a las que se enfrentan los papás primerizos

Recibir la noticia de que seremos papás, puede llegar a ser lo mejor que hayamos esperado, pero para algunos, la paternidad resulta ser muy estresante.

Uno de los temas que más preocupan a los papás primerizos, es la cuestión financiera. Ésta viene acompañada de muchas demandas y exigencias que surgen con la llegada de un nuevo ser. Por ejemplo: hacerle frente a los gastos de alimentación, educación y salud.

También la cuestión del tiempo y atención, desde las desveladas interminables hasta el minucioso cuidado que requiere todo recién nacido.

“Se involucran nuevas expectativas sobre cómo crees que debes de ser como papá. Y también las expectativas y frustraciones sobre cómo es tu hija o hijo y su comparación respecto a cómo te imaginabas que iba a ser. Es importante tener en cuenta que es perfectamente normal que todas estas nuevas demandas y exigencias nos generen preocupaciones, estrés y ansiedad”, dice Bernarda Pérez, especialista en mindfulness.

La experta dice que cuando es nuestra primera vez, nos enfrentamos a situaciones que nunca antes hemos experimentado y que, por lo tanto, nos obligan a aprender nuevas formas de actuar y relacionarnos, tanto con el bebé como con nuestra pareja y la familia.

Re-entrenarnos para estar más presentes / Cortesía | Pixabay

“Y si no es la primera vez que somos padres, con la llegada de un nuevo integrante de la familia, las exigencias aumentan y con eso, aumentan nuestras preocupaciones respecto a poder “estar a la altura” con el nuevo tamaño familiar. Sin embargo, es importante tener en cuenta que transitar la paternidad sumidos en preocupaciones, estrés o ansiedad no sólo nos puede causar problemas de salud, sino que, inevitablemente, también nos llevará a perder contacto con el momento presente y por lo tanto, a perdernos la oportunidad de disfrutar la maravillosa experiencia de ser padres”, afirma Pérez.

Explica que esto significa que “podemos estar con nuestros hijos pero no estar realmente ahí, nuestra mente estará oscilando entre el pasado y el futuro, entre recuerdos y tareas por hacer, divagando en las interminables historias que nos contamos a nosotros mismos, ocasionando que no estemos viviendo de verdad”.

La buena noticia es que podemos re-entrenarnos para estar más presentes y vivir nuestra vida con mayor plenitud incluyendo la relación y convivencia con nuestras hijas e hijos.

Tomar en brazos a tu hijo y hacer contacto pecho con pecho / Cortesía | Tindala

Bernarda dice que a través de las prácticas de mindfulness podemos a aprender a gestionar nuestros pensamientos y emociones de una manera tal que estos no interfieran con nuestras vidas. Y sugiere aplicar estas técnicas:


Abrazo de las tres respiraciones

“Este es un ejercicio simple, pero muy profundo y transformador para que lleves a la práctica”.

Consiste en tomar en brazos a tu hijo y hacer contacto pecho con pecho. Desde esa posición de cercanía, hacer tres respiraciones profundas y conscientes, conectando con todos tus sentidos, con el movimiento del aire que entra y sale, con los olores, con los sonidos.

Escucha a otros padres / Cortesía | Tindala

“Inténtalo y verás que la conexión entre ustedes se habrá profundizado y te darás cuenta de lo transformador que es centrarte en el momento presente, aunque sea por un breve momento, en compañía del maravilloso ser que tienes en tus brazos”, dice la especialista de la firma tindala.com.


Existen otras técnicas que te ayudarán a enfrentar esta etapa:


Infórmate, sin obsesiones

Trata de informarte lo más posible sin obsesionarte. Existen millones de libros, consejos para padres primerizos, clases prenatales… No caigas en la trampa de la sobreinformación.

Escucha a otros padres… lo justo y necesario

La experiencia es un grado, sin duda. Otros padres pueden recomendarte trucos o formas de hacer las tareas más fácilmente. El riego es que acaben abrumándote. Acabarás teniendo tu propio método y serás tú el que aconseje a otros padres.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Comparte tus dudas con profesionales

Los pediatras son los que mejor pueden aconsejarte y están acostumbrados a tratar y dar consejos a padres primerizos.

Organiza tu tiempo

Las primeras semanas de vida te quedarás encandilado mirando a tu bebé y sobre todo, tendrás que aprender en poco tiempo nuevas tareas. La clave es organizarse bien y actuar por prioridades, aunque al principio te parezca imposible.

Recibir la noticia de que seremos papás, puede llegar a ser lo mejor que hayamos esperado, pero para algunos, la paternidad resulta ser muy estresante.

Uno de los temas que más preocupan a los papás primerizos, es la cuestión financiera. Ésta viene acompañada de muchas demandas y exigencias que surgen con la llegada de un nuevo ser. Por ejemplo: hacerle frente a los gastos de alimentación, educación y salud.

También la cuestión del tiempo y atención, desde las desveladas interminables hasta el minucioso cuidado que requiere todo recién nacido.

“Se involucran nuevas expectativas sobre cómo crees que debes de ser como papá. Y también las expectativas y frustraciones sobre cómo es tu hija o hijo y su comparación respecto a cómo te imaginabas que iba a ser. Es importante tener en cuenta que es perfectamente normal que todas estas nuevas demandas y exigencias nos generen preocupaciones, estrés y ansiedad”, dice Bernarda Pérez, especialista en mindfulness.

La experta dice que cuando es nuestra primera vez, nos enfrentamos a situaciones que nunca antes hemos experimentado y que, por lo tanto, nos obligan a aprender nuevas formas de actuar y relacionarnos, tanto con el bebé como con nuestra pareja y la familia.

Re-entrenarnos para estar más presentes / Cortesía | Pixabay

“Y si no es la primera vez que somos padres, con la llegada de un nuevo integrante de la familia, las exigencias aumentan y con eso, aumentan nuestras preocupaciones respecto a poder “estar a la altura” con el nuevo tamaño familiar. Sin embargo, es importante tener en cuenta que transitar la paternidad sumidos en preocupaciones, estrés o ansiedad no sólo nos puede causar problemas de salud, sino que, inevitablemente, también nos llevará a perder contacto con el momento presente y por lo tanto, a perdernos la oportunidad de disfrutar la maravillosa experiencia de ser padres”, afirma Pérez.

Explica que esto significa que “podemos estar con nuestros hijos pero no estar realmente ahí, nuestra mente estará oscilando entre el pasado y el futuro, entre recuerdos y tareas por hacer, divagando en las interminables historias que nos contamos a nosotros mismos, ocasionando que no estemos viviendo de verdad”.

La buena noticia es que podemos re-entrenarnos para estar más presentes y vivir nuestra vida con mayor plenitud incluyendo la relación y convivencia con nuestras hijas e hijos.

Tomar en brazos a tu hijo y hacer contacto pecho con pecho / Cortesía | Tindala

Bernarda dice que a través de las prácticas de mindfulness podemos a aprender a gestionar nuestros pensamientos y emociones de una manera tal que estos no interfieran con nuestras vidas. Y sugiere aplicar estas técnicas:


Abrazo de las tres respiraciones

“Este es un ejercicio simple, pero muy profundo y transformador para que lleves a la práctica”.

Consiste en tomar en brazos a tu hijo y hacer contacto pecho con pecho. Desde esa posición de cercanía, hacer tres respiraciones profundas y conscientes, conectando con todos tus sentidos, con el movimiento del aire que entra y sale, con los olores, con los sonidos.

Escucha a otros padres / Cortesía | Tindala

“Inténtalo y verás que la conexión entre ustedes se habrá profundizado y te darás cuenta de lo transformador que es centrarte en el momento presente, aunque sea por un breve momento, en compañía del maravilloso ser que tienes en tus brazos”, dice la especialista de la firma tindala.com.


Existen otras técnicas que te ayudarán a enfrentar esta etapa:


Infórmate, sin obsesiones

Trata de informarte lo más posible sin obsesionarte. Existen millones de libros, consejos para padres primerizos, clases prenatales… No caigas en la trampa de la sobreinformación.

Escucha a otros padres… lo justo y necesario

La experiencia es un grado, sin duda. Otros padres pueden recomendarte trucos o formas de hacer las tareas más fácilmente. El riego es que acaben abrumándote. Acabarás teniendo tu propio método y serás tú el que aconseje a otros padres.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Comparte tus dudas con profesionales

Los pediatras son los que mejor pueden aconsejarte y están acostumbrados a tratar y dar consejos a padres primerizos.

Organiza tu tiempo

Las primeras semanas de vida te quedarás encandilado mirando a tu bebé y sobre todo, tendrás que aprender en poco tiempo nuevas tareas. La clave es organizarse bien y actuar por prioridades, aunque al principio te parezca imposible.

Sociedad

Se forma Tormenta Tropical Alberto en el Golfo de México

Se espera que Veracruz y Tamaulipas reciban el impacto del sistema tropical esta noche

Justicia

Juez decreta libertad inmediata de miembros del cártel de Santa Rosa de Lima

Uno de los que tendrán libertad inmediata es el hijo de "El Marro"

Sociedad

ISSSTE recupera mil 877 mdp por procedimientos administrativos

El Plan de Rescate al ISSSTE ha detectado irregularidades como: saqueo y afectación al patrimonio del Instituto

Mundo

Putin y Kim Jong Un firman acuerdo de defensa mutua

"El tratado de asociación global firmado hoy prevé, entre otras cosas, una asistencia mutua en caso de agresión a una parte", declaró Putin

CDMX

Turbosina contaminó suelo de la GAM desde febrero

Pemex recogió muestras del agua de las coladeras de Avenida Cuchilla del Tesoro y cuatro calles más

Finanzas

EU reanudará importación de aguacate a más tardar el jueves, asegura Michoacán

El titular de Sader en Michoacán dijo que el tema de la suspensión quedó aclarado con autoridades del país vecino y que se reforzarán los protocolos de seguridad