/ miércoles 4 de enero de 2017

Abre sus puertas a “la vida dichosa”

De la rica colección de retratos de los siglos XIX y XX que alberga el Museo Regional de Guadalajara, se seleccionaron 34 para la exposición Testimonio de la vida dichosa. Retrato del siglo XIX, que refleja las costumbres y la vida cotidiana de la sociedad jalisciense.

Considerado antiguamente como un género menor de la pintura, con el paso del tiempo, el retrato fue revalorado como obra de arte y como evidencia del devenir social durante los primeros 50 años del México independiente.

Rostros infantiles, damas de sociedad, ricos hacendados y vida conventual son parte del amplio mosaico de obras que integran esta muestra, la cual revela la manera como la gente continuó con su “vida dichosa” al margen de los conflictos políticos y militares.

En la exhibición se presentan los trabajos de los principales exponentes del retrato jalisciense: José María Estrada, Petronilo Monroy, Manuel Gómez Ibarra, Carlos Villaseñor, entre otros, quienes se dedicaron a captar la fisonomía de los habitantes del occidente del país.

Arturo Camacho Becerra, curador de la exposición, comentó que los autores de esas primeras obras fueron considerados artesanos con rango de oficial platero o pintor, que equivalía a decorador de casas, sin embargo, su labor fue muy importante ante la falta de cámaras fotográficas. Esos personajes plasmaron fragmentos de aquella época.

La muestra incluye, además de pinturas, litografías, mapas y fotografías está organizada en seis núcleos temáticos: “Las edades del hombre”; “La elite de la nueva nación: curas, comerciantes y hacendados”; “La vida consagrada”; “Monumentos de amor filial”; “Las ciencias y las artes”, así como “La ciudad y sus moradas”. El historiador, adscrito a la Universidad de Guadalajara, señaló que la exposición se enriquece con la recreación de una pequeña sala de música como las que tenían las viviendas de clase media de esa urbe tapatía. El espacio incluye elementos decorativos, como candeleros, floreros, un piano y hasta una partitura, con el objetivo de que los visitantes tengan idea clara de cómo fueron esos años.

En la sección dedicada a “La vida consagrada” se presenta la reproducción de un plano de la ciudad de Guadalajara de 1842, donde se pueden identificar los 14 conventos existentes: ocho de religiosos y seis de monjas. Camacho Becerra sostuvo que a mediados del siglo XIX, la vida conventual era una opción de dedicación profesional, por lo que en las familias era bien visto que alguno de sus miembros se consagrara a la religión.

En el último núcleo, “La ciudad y sus moradas”, se observa la pieza principal del recorrido, Puente de las damas, que da una visión de la metrópoli a mediados del siglo XIX, así como fotografías y la reproducción de un mapa de 1878, en el que se aprecia el desarrollo urbano que experimentó Guadalajara a partir de la destrucción causada por la Guerra de Reforma, se reformuló la traza del centro de la ciudad y se construyeron edificios emblemáticos, como la desaparecida Penitenciaria de Escobedo y el Teatro Degollado.

La exposición “Testimonio de la vida dichosa. Retratos del siglo XIX” se puede visitar en la Sala de Pintura del Siglo XX del Museo Regional de Guadalajara, ubicado en Liceo 60, Sector Hidalgo, Guadalajara, Jalisco, hasta el 28 de febrero de 2017. Horario: 9:00 a 17:00 horas: Costo de entrada: 55 pesos. Exentos de pago: estudiantes, maestros y personas de la tercera edad.

De la rica colección de retratos de los siglos XIX y XX que alberga el Museo Regional de Guadalajara, se seleccionaron 34 para la exposición Testimonio de la vida dichosa. Retrato del siglo XIX, que refleja las costumbres y la vida cotidiana de la sociedad jalisciense.

Considerado antiguamente como un género menor de la pintura, con el paso del tiempo, el retrato fue revalorado como obra de arte y como evidencia del devenir social durante los primeros 50 años del México independiente.

Rostros infantiles, damas de sociedad, ricos hacendados y vida conventual son parte del amplio mosaico de obras que integran esta muestra, la cual revela la manera como la gente continuó con su “vida dichosa” al margen de los conflictos políticos y militares.

En la exhibición se presentan los trabajos de los principales exponentes del retrato jalisciense: José María Estrada, Petronilo Monroy, Manuel Gómez Ibarra, Carlos Villaseñor, entre otros, quienes se dedicaron a captar la fisonomía de los habitantes del occidente del país.

Arturo Camacho Becerra, curador de la exposición, comentó que los autores de esas primeras obras fueron considerados artesanos con rango de oficial platero o pintor, que equivalía a decorador de casas, sin embargo, su labor fue muy importante ante la falta de cámaras fotográficas. Esos personajes plasmaron fragmentos de aquella época.

La muestra incluye, además de pinturas, litografías, mapas y fotografías está organizada en seis núcleos temáticos: “Las edades del hombre”; “La elite de la nueva nación: curas, comerciantes y hacendados”; “La vida consagrada”; “Monumentos de amor filial”; “Las ciencias y las artes”, así como “La ciudad y sus moradas”. El historiador, adscrito a la Universidad de Guadalajara, señaló que la exposición se enriquece con la recreación de una pequeña sala de música como las que tenían las viviendas de clase media de esa urbe tapatía. El espacio incluye elementos decorativos, como candeleros, floreros, un piano y hasta una partitura, con el objetivo de que los visitantes tengan idea clara de cómo fueron esos años.

En la sección dedicada a “La vida consagrada” se presenta la reproducción de un plano de la ciudad de Guadalajara de 1842, donde se pueden identificar los 14 conventos existentes: ocho de religiosos y seis de monjas. Camacho Becerra sostuvo que a mediados del siglo XIX, la vida conventual era una opción de dedicación profesional, por lo que en las familias era bien visto que alguno de sus miembros se consagrara a la religión.

En el último núcleo, “La ciudad y sus moradas”, se observa la pieza principal del recorrido, Puente de las damas, que da una visión de la metrópoli a mediados del siglo XIX, así como fotografías y la reproducción de un mapa de 1878, en el que se aprecia el desarrollo urbano que experimentó Guadalajara a partir de la destrucción causada por la Guerra de Reforma, se reformuló la traza del centro de la ciudad y se construyeron edificios emblemáticos, como la desaparecida Penitenciaria de Escobedo y el Teatro Degollado.

La exposición “Testimonio de la vida dichosa. Retratos del siglo XIX” se puede visitar en la Sala de Pintura del Siglo XX del Museo Regional de Guadalajara, ubicado en Liceo 60, Sector Hidalgo, Guadalajara, Jalisco, hasta el 28 de febrero de 2017. Horario: 9:00 a 17:00 horas: Costo de entrada: 55 pesos. Exentos de pago: estudiantes, maestros y personas de la tercera edad.

Mundo

Fin del aborto en EU golpea a un país ya dividido

La división en Estados Unidos frente al tema se demostró con las manifestaciones contrarias, que a veces se encontraban debatiendo a los gritos

Sociedad

Con misa darán último adiós a sacerdotes jesuitas asesinados

El templo del Sagrado Corazón de Jesús, sede de la comunidad jesuita en Chihuahua, recibirá por última vez a los hermanos jesuitas

Sociedad

México registra 17 mil 432 casos nuevos de Covid; la cifra más alta en junio

Además se reportaron 42 defunciones, casi el doble que las 24 del día jueves, con lo que se llegó a las 325 mil 511 muertes por el coronavirus

Gossip

Napoleón, firme en su decisión de retirarse de los escenarios

José María Napoleón retoma el tour Hasta siempre y se despide en escenarios de la Ciudad de México, Monterrey, y Guadalajara

CDMX

Policías en CDMX regresaron 104 mil pesos en artículos y dinero extraviados

Aquellos que realizan estos actos son nombrados policías del mes

CDMX

Impugnarán fallo de tribunal electoral sobre presupuesto al IECM

El árbitro electoral viola las constituciones local y federal, su trabajo no es legislar, dice Sheinbaum

CDMX

Denuncian desperdicio de miles de litros de agua en El Caracol de Coyoacán

Vecinos dicen que el líquido proviene de una barranca y va a la coladera

Sociedad

México vierte agua sucia en el río Bravo

La CILA manifestó preocupación por estos desagües, ya que el caudal que nace en la parte norteamericana es usado para el riego de cultivos de maíz y trigo

Finanzas

Empresas europeas apoyan la inclusión

Las compañías suizas han sido pioneras en adoptar políticas corporativas a favor de las personas LGBT+