/ viernes 1 de noviembre de 2019

Día de Muertos, identidad mexicana ante el mundo

México no es el único país que rinde culto a la muerte, pero tal vez sí sea la que lo hace de la manera más irreverente

Cada pueblo, cada cultura tiene su día que lo hace diferente. En el caso de los mexicanos, se nos puede identificar de inmediato con el tequila, la música de mariachi y la muerte. Pero no estamos hablando de la muerte por la violencia o los velorios, sino de aquella que en lugar de ponerse una túnica negra y portar la guadaña en mano, se viste con un sombrero y vestido de gala con colores chillones para dar la vuelta a la Alameda un domingo cualquiera.

Cierto, no somos los únicos en conmemorar a los difuntos, pero el Día de Muertos en México tiene un toque único que llama tanto la atención que no sólo la Unesco ya la reconoce como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, sino que en los últimos años ya irrumpió en la cultura popular de Hollywood.

Related content

ORIGEN MESTIZO

Como tal, el Día de Muertos que conocemos hoy es el resultado de varios siglos de sincretismo entre la cultura católica de occidente, y la mesoamericana del siglo XVI.

“La fiesta de Día de Muertos surge en el año 998, y quien la inventa se llama San Odilón, quien era el encargado de la abadía de Cluny, en Francia”, explica Maurilio Suárez, académico de la Universidad La Salle.

La conmemoración del Día de Muertos en la Europa Medieval se llevaba a cabo los primeros días de noviembre, comenzando por el primero para recordar a los Santos, personas que ya estaban con Dios, y el día 2 era para las almas que estaban en el purgatorio, conocidas como ánimas benditas.

Cuartoscuro

Suárez añade que la tradición se prolongó hasta el siglo XVI, cuando los españoles llegan a evangelizar lo que hoy conocemos como América. Al arribar al nuevo continente se encuentran una tradición prehispánica: su celebración de los muertos.

““La tradición azteca celebraba en el noveno mes del calendario azteca (agosto en nuestro calendario). Los muertos viven en la tierra de los muertos, y durante varios días conviven con los vivos”, añade el académico.

Esta coincidencia hizo que naciera una tradición que sigue muy viva hasta nuestros días, y de paso generar uno de los iconos culturales de México.

DE MÉXICO PARA EL MUNDO

Uno de los espacios de la cultura popular donde el Día de Muertos ha ganado más espacio es en la pantalla grande. Desde James Bond o los estudios Pixar, esta tradición mexicana ya ha sido vista por millones de personas en las salas de cine a lo largo del mundo.

En la primera escena de la película Spectre (Sam Mendes, 2015) podemos ver al mismísimo James Bond infiltrado en el festejo de muertos. Fue en esta cinta del agente secreto más famoso del mundo, donde de paso pudimos ver el nacimiento de un evento que las autoridades de la ciudad han convertido en tradición: el desfile.

Luego de ver cómo James Bond persigue a los malos en pleno Centro Histórico de la Ciudad de México, al mundo le quedó claro lo divertido que puede ser un festejo a los muertos, y de paso, a los chilangos nos dio la idea de qué hacer en estos días más allá de acudir al panteón.

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Pero sin duda, el mayor impacto cultural que le ha traído Hollywood a esta celebración vino de los creativos de Disney Pixar: Coco (Lee Unkrich, Adrián Molina, 2017), una película del estudio de animación más importante de los últimos años, que tiene como trasfondo el Día de Muertos y la música mexicana, dos de los símbolos más representativos de nuestro país en el mundo.

Seis años tardó en desarrollarse el proyecto, según contó uno de los directores, quien durante la promoción de la cinta relató que todo el equipo viajó varias veces a diferentes estados de la República mexicana, como Michoacán, para conocer a fondo esta tradición.

El resultado fue más de 800 millones de dólares de taquilla alrededor del mundo, pero quizás más importante, mostró el lado más agradable de lo que es la cultura de los muertos.

Con detalles cuidados al extremo, Coco refleja esos seis años de trabajo del equipo de Pixar de todo lo que es el culto de los muertos, y que tal vez ni siquiera como mexicanos conocíamos.

Foto: @PixarCoco

Por ejemplo, la ciudad de los muertos por las que se pasea Miguel, el protagonista de la película, está pensada en el Mictlán, la tierra de los muertos de los aztecas.

“En la tradición de los aztecas, los muertos regresan al mundo de los vivos con incienso de copal y flores amarillas para disfrutar con sus parientes vivos”, recuerda el académico Suárez.

Es esa escena la que podemos ver en la película, y aunque dramatizada con animación por computadora, al menos millones de personas alrededor del mundo ya saben qué es el Mictlán, aunque en el fondo ni estén enterados.

Como dato anecdótico, Coco no dejó sólo cosas buenas para la festividad de los difuntos. Después de anunciarse el proyecto por parte del estudio filial de Disney trascendió que la compañía del Ratón Miguelito comenzó los trámites para volver marca registrada el Día de Muertos, lo que desencadenó una serie de críticas que terminaron por suspender el proceso y generaron una disculpa pública de la empresa que se excusó diciendo que todo era un malentendido.

Pero el Día de Muertos ha tenido otras manifestaciones cinematográficas, de las cuales destacaremos sólo otras dos.

El Libro de la ida (Jorge R. Gutiérrez, 2014) cinta de animación producida por Guillermo del Toro que habla de cómo la muerte se puede interponer en el amor de un hombre y una mujer. También, como dato curioso, en una escena de la cinta se afirma que México es el centro del universo.

Dentro del ámbito nacional, una de las escenas más icónicas del cine mexicano la tenemos en Macario (Roberto Gavaldón, 1960), donde el protagonista entra a una cueva repleta de velas, símbolo de las ánimas, para encontrarse con la representación de la muerte. Esa escena, aunque no propiamente de Día de Muertos, fue magistralmente fotografiada por Gabriel Figueroa y es una muestra clara de cómo vemos a la muerte desde este lado del mundo.

COMO ME VES, TE VERÁS

Otro de los grandes iconos del Día de Muertos es sin duda La Catrina, creación del grabador, ilustrador y caricaturista José Guadalupe Posada, el personaje no sólo sale a relucir cada noviembre, sino que es una de las imágenes que cualquiera puede identificar con nuestro país dentro o fuera de las fronteras mexicanas.

“La Catrina es un personaje que José Guadalupe Posada pinta en uno de sus murales más famosos ( Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central), pero el nombre verdadero es La Calavera Garbancera y la primera que se hizo fue un grabado en metal por ahí de 1910”, platica Maurilia Suárez.

De ahí, la señora de pálido semblante y de finos vestidos se fue a todo el mundo como representación material de nuestros queridos muertos.

Ahora, un siglo después de su creación vemos como desde China llegan a nuestro país figuritas de ella y su galán, igual de bien vestido y con su sonrisa que no oculta para ambos salir a dar una nueva vuelta a la Alameda Central.

Pero también la vemos en otros lugares más insospechados: en las tiendas de disfraces de Halloween.

En estos tiempos, la llamada Noche de Brujas no deja de generar polémica entre quienes defienden las tradiciones mexicanas. Señalada como un mero invento del capitalismo estadounidense que amenaza con arrasar el Día de Muerto, en realidad tiene más parentesco con el Día de muertos de lo que se cree.

En primer lugar, Halloween significa Víspera de Todos los Santos, es decir, del Día de muertos; y, en segundo lugar, al igual que nuestra fiesta, la Noche de Brujas surge del sincretismo del catolicismo con otra cultura, en este caso la celta, recuerda Suárez.

Ta vez por eso ambas fiestas tienen una cierta familiaridad que les permite mezclarse, lo cual ayuda que más gente conozca a personajes como La Catrina.

Foto: Cuartoscuro

Las mujeres ataviadas con vestidos elegantes y con semblante cadavérico son comunes de ver la noche del 31 de octubre, lo cual demuestra que, aunque no lo sepan, ya están mostrando un poco de la cultura mexicana al momento de salir a pedir caramelos o hacer travesuras.

BURLARSE DE LO INEVITABLE

México no es el único país o cultura que rinde culto a la muerte, pero tal vez la que lo hace de la manera más irreverente.

“No es tanto que no le tengamos miedo a la muerte, los mexicanos sabemos lo que significa. La diferencia, y es lo que marca a esta festividad es que la aceptamos de la mejor manera y en lugar de llorarla lo que hacemos es reírnos un rato”, dice Suárez sobre esto que parece tan loco como carcajearse ante La Flaca.

Foto Alejandro Aguilar | El Sol de México

La Muerte entre los mexicanos no es rara, incluso ya tiene su religión, y los más cínicos dirán que con tanta violencia ya se siente en casa.

Tampoco es de espantarse que cada 1 y 2 de noviembre todos nos sentemos en los panteones a comer junto a nuestros seres queridos.

Seguramente sobre todo en zonas indígenas, habrá docenas de turistas sacándose fotos para subirlas a sus redes sociales, para dejar testimonio de que para los mexicanos la muerte no les llega para llorar, sino para reír, al menos mientras no nos lleve.

Cada pueblo, cada cultura tiene su día que lo hace diferente. En el caso de los mexicanos, se nos puede identificar de inmediato con el tequila, la música de mariachi y la muerte. Pero no estamos hablando de la muerte por la violencia o los velorios, sino de aquella que en lugar de ponerse una túnica negra y portar la guadaña en mano, se viste con un sombrero y vestido de gala con colores chillones para dar la vuelta a la Alameda un domingo cualquiera.

Cierto, no somos los únicos en conmemorar a los difuntos, pero el Día de Muertos en México tiene un toque único que llama tanto la atención que no sólo la Unesco ya la reconoce como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, sino que en los últimos años ya irrumpió en la cultura popular de Hollywood.

Related content

ORIGEN MESTIZO

Como tal, el Día de Muertos que conocemos hoy es el resultado de varios siglos de sincretismo entre la cultura católica de occidente, y la mesoamericana del siglo XVI.

“La fiesta de Día de Muertos surge en el año 998, y quien la inventa se llama San Odilón, quien era el encargado de la abadía de Cluny, en Francia”, explica Maurilio Suárez, académico de la Universidad La Salle.

La conmemoración del Día de Muertos en la Europa Medieval se llevaba a cabo los primeros días de noviembre, comenzando por el primero para recordar a los Santos, personas que ya estaban con Dios, y el día 2 era para las almas que estaban en el purgatorio, conocidas como ánimas benditas.

Cuartoscuro

Suárez añade que la tradición se prolongó hasta el siglo XVI, cuando los españoles llegan a evangelizar lo que hoy conocemos como América. Al arribar al nuevo continente se encuentran una tradición prehispánica: su celebración de los muertos.

““La tradición azteca celebraba en el noveno mes del calendario azteca (agosto en nuestro calendario). Los muertos viven en la tierra de los muertos, y durante varios días conviven con los vivos”, añade el académico.

Esta coincidencia hizo que naciera una tradición que sigue muy viva hasta nuestros días, y de paso generar uno de los iconos culturales de México.

DE MÉXICO PARA EL MUNDO

Uno de los espacios de la cultura popular donde el Día de Muertos ha ganado más espacio es en la pantalla grande. Desde James Bond o los estudios Pixar, esta tradición mexicana ya ha sido vista por millones de personas en las salas de cine a lo largo del mundo.

En la primera escena de la película Spectre (Sam Mendes, 2015) podemos ver al mismísimo James Bond infiltrado en el festejo de muertos. Fue en esta cinta del agente secreto más famoso del mundo, donde de paso pudimos ver el nacimiento de un evento que las autoridades de la ciudad han convertido en tradición: el desfile.

Luego de ver cómo James Bond persigue a los malos en pleno Centro Histórico de la Ciudad de México, al mundo le quedó claro lo divertido que puede ser un festejo a los muertos, y de paso, a los chilangos nos dio la idea de qué hacer en estos días más allá de acudir al panteón.

Foto: Roberto Hernández | El Sol de México

Pero sin duda, el mayor impacto cultural que le ha traído Hollywood a esta celebración vino de los creativos de Disney Pixar: Coco (Lee Unkrich, Adrián Molina, 2017), una película del estudio de animación más importante de los últimos años, que tiene como trasfondo el Día de Muertos y la música mexicana, dos de los símbolos más representativos de nuestro país en el mundo.

Seis años tardó en desarrollarse el proyecto, según contó uno de los directores, quien durante la promoción de la cinta relató que todo el equipo viajó varias veces a diferentes estados de la República mexicana, como Michoacán, para conocer a fondo esta tradición.

El resultado fue más de 800 millones de dólares de taquilla alrededor del mundo, pero quizás más importante, mostró el lado más agradable de lo que es la cultura de los muertos.

Con detalles cuidados al extremo, Coco refleja esos seis años de trabajo del equipo de Pixar de todo lo que es el culto de los muertos, y que tal vez ni siquiera como mexicanos conocíamos.

Foto: @PixarCoco

Por ejemplo, la ciudad de los muertos por las que se pasea Miguel, el protagonista de la película, está pensada en el Mictlán, la tierra de los muertos de los aztecas.

“En la tradición de los aztecas, los muertos regresan al mundo de los vivos con incienso de copal y flores amarillas para disfrutar con sus parientes vivos”, recuerda el académico Suárez.

Es esa escena la que podemos ver en la película, y aunque dramatizada con animación por computadora, al menos millones de personas alrededor del mundo ya saben qué es el Mictlán, aunque en el fondo ni estén enterados.

Como dato anecdótico, Coco no dejó sólo cosas buenas para la festividad de los difuntos. Después de anunciarse el proyecto por parte del estudio filial de Disney trascendió que la compañía del Ratón Miguelito comenzó los trámites para volver marca registrada el Día de Muertos, lo que desencadenó una serie de críticas que terminaron por suspender el proceso y generaron una disculpa pública de la empresa que se excusó diciendo que todo era un malentendido.

Pero el Día de Muertos ha tenido otras manifestaciones cinematográficas, de las cuales destacaremos sólo otras dos.

El Libro de la ida (Jorge R. Gutiérrez, 2014) cinta de animación producida por Guillermo del Toro que habla de cómo la muerte se puede interponer en el amor de un hombre y una mujer. También, como dato curioso, en una escena de la cinta se afirma que México es el centro del universo.

Dentro del ámbito nacional, una de las escenas más icónicas del cine mexicano la tenemos en Macario (Roberto Gavaldón, 1960), donde el protagonista entra a una cueva repleta de velas, símbolo de las ánimas, para encontrarse con la representación de la muerte. Esa escena, aunque no propiamente de Día de Muertos, fue magistralmente fotografiada por Gabriel Figueroa y es una muestra clara de cómo vemos a la muerte desde este lado del mundo.

COMO ME VES, TE VERÁS

Otro de los grandes iconos del Día de Muertos es sin duda La Catrina, creación del grabador, ilustrador y caricaturista José Guadalupe Posada, el personaje no sólo sale a relucir cada noviembre, sino que es una de las imágenes que cualquiera puede identificar con nuestro país dentro o fuera de las fronteras mexicanas.

“La Catrina es un personaje que José Guadalupe Posada pinta en uno de sus murales más famosos ( Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central), pero el nombre verdadero es La Calavera Garbancera y la primera que se hizo fue un grabado en metal por ahí de 1910”, platica Maurilia Suárez.

De ahí, la señora de pálido semblante y de finos vestidos se fue a todo el mundo como representación material de nuestros queridos muertos.

Ahora, un siglo después de su creación vemos como desde China llegan a nuestro país figuritas de ella y su galán, igual de bien vestido y con su sonrisa que no oculta para ambos salir a dar una nueva vuelta a la Alameda Central.

Pero también la vemos en otros lugares más insospechados: en las tiendas de disfraces de Halloween.

En estos tiempos, la llamada Noche de Brujas no deja de generar polémica entre quienes defienden las tradiciones mexicanas. Señalada como un mero invento del capitalismo estadounidense que amenaza con arrasar el Día de Muerto, en realidad tiene más parentesco con el Día de muertos de lo que se cree.

En primer lugar, Halloween significa Víspera de Todos los Santos, es decir, del Día de muertos; y, en segundo lugar, al igual que nuestra fiesta, la Noche de Brujas surge del sincretismo del catolicismo con otra cultura, en este caso la celta, recuerda Suárez.

Ta vez por eso ambas fiestas tienen una cierta familiaridad que les permite mezclarse, lo cual ayuda que más gente conozca a personajes como La Catrina.

Foto: Cuartoscuro

Las mujeres ataviadas con vestidos elegantes y con semblante cadavérico son comunes de ver la noche del 31 de octubre, lo cual demuestra que, aunque no lo sepan, ya están mostrando un poco de la cultura mexicana al momento de salir a pedir caramelos o hacer travesuras.

BURLARSE DE LO INEVITABLE

México no es el único país o cultura que rinde culto a la muerte, pero tal vez la que lo hace de la manera más irreverente.

“No es tanto que no le tengamos miedo a la muerte, los mexicanos sabemos lo que significa. La diferencia, y es lo que marca a esta festividad es que la aceptamos de la mejor manera y en lugar de llorarla lo que hacemos es reírnos un rato”, dice Suárez sobre esto que parece tan loco como carcajearse ante La Flaca.

Foto Alejandro Aguilar | El Sol de México

La Muerte entre los mexicanos no es rara, incluso ya tiene su religión, y los más cínicos dirán que con tanta violencia ya se siente en casa.

Tampoco es de espantarse que cada 1 y 2 de noviembre todos nos sentemos en los panteones a comer junto a nuestros seres queridos.

Seguramente sobre todo en zonas indígenas, habrá docenas de turistas sacándose fotos para subirlas a sus redes sociales, para dejar testimonio de que para los mexicanos la muerte no les llega para llorar, sino para reír, al menos mientras no nos lleve.

Sociedad

Entre lágrimas entierran a sacerdotes jesuitas en parroquia donde fueron asesinados

Con el repicar de las campanas del templo que los vio predicar por años, los sacerdotes fueron despedidos por decenas de personas

Sociedad

Heineken, dispuesta a negociar con el gobierno para afrontar crisis del agua

Mónica Bichara, vicepresidenta de Asuntos corporativos y legales de Heineken México, señaló que la empresa está dispuesta a buscar soluciones para el problema de la falta de agua

Sociedad

UNAM anuncia regreso a clases presenciales para ciclo escolar 2022-2023

La máxima casa de estudios tomó esta decisión gracias a la inmunidad que la población ha alcanzado por la combinación de vacunas y contagios previos

Finanzas

Pago de pensiones con cuenta corriente afectan el cobro de utlidades: STRM

En la conferencia también presentaron estudios y análisis para solucionar la situación de Telmex

Sociedad

Tráiler embiste a ocho vehículos varados por bloqueos en Autopista del Sol

Al momento no se ha reportado el número de lesionados, mientras que varias unidades involucradas en el accidente fueron pérdida total

Ecología

Así es como Jeff Bezos apoyará a la restauración de manglares

El fundador de Amazon, Jeff Bezos anunció un proyecto para restaurar los manglares mexicanos, te diremos de qué se trata

Celebridades

¿Johnny Deep volverá a interpretar a Jack Sparrow? Esto es lo que se sabe

Presuntamente Disney está preparando un acuerdo millonario para Johnny Depp con una solicitud de que regrese a la franquicia de “Piratas del Caribe”

Virales

¡Saquen los pañuelos! Músico rompe en llanto tras tocar en la boda de su exnovia

Luego de que él comenzara a llorar el papá de su antigua pareja se acercó para intentar animarlo durante la boda

Doble Vía

Mensajes temporales de WhatsApp: qué son y cómo activarlos para enviar

Los mensajes temporales o mensajes con caducidad de WhatsApp, están disponibles en Android, iPhone, Web y Escritorio