/ miércoles 21 de septiembre de 2016

El sol, la nieve y el agua reúnen a Monet, Munch y Hodler en París

El sol, la nieve y el agua plasmados por los pinceles de Monet, Munch y Hodler, tres gigantes del arte del siglo XIX que no llegaron a conocerse pero cuyas obras presentan enormes concordancias, protagonizan en el Museo Marmottan Monet de París una de las grandes exposiciones de la temporada.

Con el título “Hodler Monet Munch. Peindre l’impossible” (“Pintar lo imposible”), la exhibición, que les reúne por primera vez, invita hasta el 22 de enero al público a contemplar sus obras más allá de las etiquetas de impresionista, expresionista o simbolista con que entraron en la Historia del arte.

Tras una primera sala con los autorretratos del pintor suizo Ferdinand Hodler (1853-1918) y del noruego Edvard Munch (1863-1944), y un retrato de Claude Monet (1840-1926), el museo recuerda sus orígenes en el realismo y el impresionismo, antes de atacar de lleno, motivo por motivo, lo que sorprendentemente les une.

Es, pues, una densa exposición temática, con una veintena de obras maestras por cada artista, protagonizada por lagos, montañas nevadas, soles radiantes o ya mortecinos y paisajes acuáticos, que tiene su culmen en la pasión por el color puro que marcó sus obras.

En el inicio, explicó a Efe el comisario de la muestra, Philippe Dagen, la idea era colgar juntos el cuadro “Impression, soleil levant”, que en 1874 dio su nombre al impresionismo, y los radiantes soles de Munch.

Aunque pronto, “para hacer la conversación más interesante”, se pensó en completarla con un tercer participante y este “solo podía ser Hodler”, por razones de época, de contexto artístico y por la relación de su pintura con el paisaje.

Los tres compartían cuestiones muy particulares sobre la naturaleza a finales del siglo XIX, en su búsqueda de “cómo pintar la montaña, la nieve, el sol, el agua”, partiendo de la idea de que son motivos muy difíciles, en constante movimiento y veloz transformación.

Por ello tuvieron que encontrar otras maneras y métodos de pintar, para poder captar “lo imposible”, como decía Monet.

“Los tres se preguntaron lo mismo y, por supuesto, respondieron cada cual a su manera, muy diferente unos de otros”, pero el resultado rompe las categorías habituales. Concentrada en la cuestión pictórica, la muestra exhibe cuadros de Munch que no son los llamados simbolistas ni expresionistas, y una parte muy específica de la obra de Monet, en particular su viaje a Noruega, que no es la más conocida; así como un Hodler que tampoco es el de los cuadros de historia, explica Dagen.

Por eso, subraya, el experimento “concluye con el color en sí mismo, dada su fuerza física y expresiva, completamente en contradicción con la manera habitual de contar la historia del arte por escuelas nacionales y categorías artísticas”.

Más allá de las biografías de estos artistas nacidos hacia mediados del siglo XIX, que vivieron en la Europa mutante de antes y después de la I Guerra Mundial, la exposición revela que “hay, en cierta forma, relaciones físicas, amorosas, entre los cuadros”.

Incluida una pasión por las armonías de rojos y amarillos entre Munch y Monet, que pone el punto final a la exposición.

El sol, la nieve y el agua plasmados por los pinceles de Monet, Munch y Hodler, tres gigantes del arte del siglo XIX que no llegaron a conocerse pero cuyas obras presentan enormes concordancias, protagonizan en el Museo Marmottan Monet de París una de las grandes exposiciones de la temporada.

Con el título “Hodler Monet Munch. Peindre l’impossible” (“Pintar lo imposible”), la exhibición, que les reúne por primera vez, invita hasta el 22 de enero al público a contemplar sus obras más allá de las etiquetas de impresionista, expresionista o simbolista con que entraron en la Historia del arte.

Tras una primera sala con los autorretratos del pintor suizo Ferdinand Hodler (1853-1918) y del noruego Edvard Munch (1863-1944), y un retrato de Claude Monet (1840-1926), el museo recuerda sus orígenes en el realismo y el impresionismo, antes de atacar de lleno, motivo por motivo, lo que sorprendentemente les une.

Es, pues, una densa exposición temática, con una veintena de obras maestras por cada artista, protagonizada por lagos, montañas nevadas, soles radiantes o ya mortecinos y paisajes acuáticos, que tiene su culmen en la pasión por el color puro que marcó sus obras.

En el inicio, explicó a Efe el comisario de la muestra, Philippe Dagen, la idea era colgar juntos el cuadro “Impression, soleil levant”, que en 1874 dio su nombre al impresionismo, y los radiantes soles de Munch.

Aunque pronto, “para hacer la conversación más interesante”, se pensó en completarla con un tercer participante y este “solo podía ser Hodler”, por razones de época, de contexto artístico y por la relación de su pintura con el paisaje.

Los tres compartían cuestiones muy particulares sobre la naturaleza a finales del siglo XIX, en su búsqueda de “cómo pintar la montaña, la nieve, el sol, el agua”, partiendo de la idea de que son motivos muy difíciles, en constante movimiento y veloz transformación.

Por ello tuvieron que encontrar otras maneras y métodos de pintar, para poder captar “lo imposible”, como decía Monet.

“Los tres se preguntaron lo mismo y, por supuesto, respondieron cada cual a su manera, muy diferente unos de otros”, pero el resultado rompe las categorías habituales. Concentrada en la cuestión pictórica, la muestra exhibe cuadros de Munch que no son los llamados simbolistas ni expresionistas, y una parte muy específica de la obra de Monet, en particular su viaje a Noruega, que no es la más conocida; así como un Hodler que tampoco es el de los cuadros de historia, explica Dagen.

Por eso, subraya, el experimento “concluye con el color en sí mismo, dada su fuerza física y expresiva, completamente en contradicción con la manera habitual de contar la historia del arte por escuelas nacionales y categorías artísticas”.

Más allá de las biografías de estos artistas nacidos hacia mediados del siglo XIX, que vivieron en la Europa mutante de antes y después de la I Guerra Mundial, la exposición revela que “hay, en cierta forma, relaciones físicas, amorosas, entre los cuadros”.

Incluida una pasión por las armonías de rojos y amarillos entre Munch y Monet, que pone el punto final a la exposición.

Mundo

Incendio en prisión de Colombia deja 49 personas muertas

De acuerdo con los primeros informes, el incendio que terminó con la vida de 49 reclusos se dio luego de una riña que derivó en motín al interior de la cárcel

Sociedad

Empresa inhabilitada en México hará cárcel en Guatemala

Itecsa, subsidiaria de Grupo Tradeco, está a un paso de quedarse con la licitación que asciende a casi 88 millones de dólares

Política

Me tocó cargar con el odio de Cuitláhuac: Del Río Virgen

El funcionario del Senado afirma que su encarcelamiento fue para afectar a Ricardo Monreal y Dante Delgado

Sociedad

Conagua anuncia acuerdo con 64 empresas que darán agua de sus pozos a NL

Las empresas privadas proporcionarán agua de sus pozos para inyectarla en la red hidráulica pública de la entidad

Sociedad

Avión aterriza de emergencia en Guadalajara por daño en una turbina

De acuerdo con Protección Civil de Jalisco, la aeronave despegó con una turbina incendiada por lo que la brigada interna de la terminal aérea intervino

Sociedad

Covid-19: van 9 semanas consecutivas con alza de contagios, informa López-Gatell

Hay un aumento en hospitalizaciones y muertes, pero es leve, de acuerdo con el subsecretario de Salud

Finanzas

Desempleo crece 0.3% durante mayo

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, el desempleo en México creció 0.3% durante mayo, en su comparación con abril

Mundo

ONU pide una investigación transparente por muerte de 23 migrantes en frontera española

Según las autoridades locales marroquíes, al menos 23 migrantes murieron y 140 policías resultaron heridos

Mundo

Incendio en cárcel de Colombia deja 49 personas muertas

De acuerdo con los primeros informes, el incendio que terminó con la vida de 49 reclusos se dio luego de una riña que derivó en motín al interior de la cárcel