/ domingo 28 de julio de 2019

En México es más fácil tener una cantina que un teatro: Sabina Berman

Una mujer con carácter, seriedad y una mente objetiva que critica lo mejor y lo peor de este país

Pocas cosas en este mundo pueden ser verdaderamente irónicas y paradójicamente francas al momento de leerlas. Quien se atreva a escribirlas sin duda tendría que ser un espécimen poco común, ácido y dulce al mismo tiempo.

Por eso no es difícil imaginar ni saber que dentro de esos poquísimos textos se encuentran las narraciones y las fábulas de Sabina Berman; una mujer con carácter, seriedad y una mente objetiva que critica lo mejor y lo peor de este país sin perder nunca esa chispa de entusiasmo por la relatar la verdad y encantar con su carisma a sus lectores y televidentes; una especie de justiciera de las letras que sentencia a los abusivos con el afamado “el que se lleva se aguanta”.


Nacida en la Ciudad de México y de ascendencia judía, Sabina Berman Goldberg estudió Psicología y Letras Mexicanas en la Universidad Iberoamericana. Ha sido 4 veces recipiente del Premio Nacional de Dramaturgia y galardonada con el Premio Juan Ruiz de Alarcón y el Premio Nacional de Periodismo.

Entre sus libros se encuentran obras como Feliz nuevo siglo doktor Freud (Editorial El Milagro), La mujer que buceó dentro del corazón del mundo (Editorial Planeta), El Dios de Darwin (Editorial Planeta), y Matemáticas para la felicidad y otras fábulas (Editorial Porrúa). También es creadora de obras teatrales como Entre Pancho Villa y una mujer desnuda, Muerte súbita, Molière, y Testosterona.


¿Cómo va la 4ta Transformación en términos de cultura?
Todavía es un enigma el proyecto de cultura. Sabemos que hay un énfasis en hacer llegar la cultura y hacerla emerger en los lugares más violentados y desfavorecidos del país. Ese programa es muy importante pero no puede ser el proyecto de cultura. Yo he dicho que la comunidad de artistas estamos esperando la enunciación de un proyecto que tome en cuenta a las artes profesionales y no ha sucedido. Sin embargo la Secretaría de Cultura ha dicho que sí habrá ese proyecto. Estamos en espera.

¿Cómo va el teatro en México?
Hay una política cultural desastrosa respecto al teatro. No es de ahora, viene desde el año 2000. El Estado da la facilidad de que se monten muchas obras. Esto está tan apretado por cláusulas que se convierte en un pequeño desastre. Primero; un donador no puede dar más de una cierta cantidad al teatro en México. Si el Sr. Slim quiere dar 500 millones de pesos al teatro, no podría. Solo puede dar 2 millones de pesos. Y me consta que hay varios señores Slim a los que les gustaría contribuir a las artes. Es una de las decepciones ridículas. La otra es la cantidad de dinero que se puede invertir en el teatro mexicano; siendo el arte más popular que existe en nuestro país, se puede invertir deducibles de impuestos. Nuestros empresarios pueden invertir 150 millones de pesos. Es una grosería. Esto fue el proyecto neoliberal que sustituyó a la Rectoría del Estado en las artes. No hay otra opción para los artistas. Por el otro lado no hay teatros. El Estado Mexicano hace lo imposible para que no hayan teatros. Es dificilísimo. Es más fácil tener una cantina que tener un teatro. Además de todas estas torpezas, los teatros del Estado son insuficientes en la Ciudad de México y en el resto del país.

Sabina Berman / Notimex

¿Qué opinas sobre el teatro de sátira morbosa?
El teatro comercial, el que se hace sobre todo por razones de lucro, goza de la libertad total. Y está muy bien. Hay una tradición del teatro carpa en México muy importante; el teatro lepero. México es una de las cunas del teatro carpa en el mundo. Eso no creo que hay que discutirlo. Que gocen de su libertad. También dentro de este teatro comercial de pronto hay buenas obras, aunque es verdad que son las menos. Generalmente son una industria maquiladora porque a nuestros empresarios comerciales nos les gusta leer. Se van a Broadway y a Londres, ven las obras que están llenas y creen que pueden comprar el éxito maquilandolas. Es un teatro que ni me toca, ni me molesta ni me entusiasma. En todos los países desarrollados la cultura tiene una Rectoría del Estado; la facilidad que el Estado da precisamente para mantener la creatividad a un alto nivel. En México llevamos muchos años de un proyecto hacia el teatro muy fallido y no sé cuándo lo van a revisar.

¿Consideras que la actuación es lo referente a escribir con el cuerpo?
Sí claro. Fíjate, Testosterona es una obra que se ha puesto en 13 países, y en ningún lugar ha sido tan difícil montarla como en México. Y conste que acá es el único lugar donde yo intervine promoviendo el montaje; animando a la productora Isabelle Tardan y a la Directora Ana Francis Mor. Y es mi país. Es bien preocupante que sea el país donde más dificultades ha tenido la obra. Estuvimos 8 semanas y nos tuvimos que ir. En Buenos Aires (Argentina) lleva 3 años y medio montándose.

Argentina es un referente muy exitoso de tus obras.
Me ha ido muy bien en Argentina. Hay que decir que en Argentina tienen tanto público como en Londres. Los argentinos después del fútbol, está para ellos el teatro y la literatura, que es una maravilla. En México, Testosterona desde la segunda semana estuvo llena. Hablando de que dicen que no hay público en México; claro que hay público. Estuvimos siete semanas llenos. Lo increíble es que nos tuvimos que ir porque hay una clausula en un proyecto de cultura para el teatro que no funciona y no hay nadie que tome decisiones.

Hace falta construir un criterio y sentido común a través las artes
Pero muchísimo. Necesitamos una narrativa de nuestro momento histórico que no puede venir exclusivamente de las mañaneras del Presidente. El Presidente tiene una narrativa y el país debe de crear otra que no necesariamente sea contraria pero tampoco idéntica. Son cosas distintas. Lo entendió por ejemplo Lázaro Cárdenas; en su época hubo un impulso a las artes enorme. Y ese era el sentido; crear una identidad nacional nueva, actualizarla. Lo entendió también José Vasconcelos, el Secretario de Educación y Cultura en el gobierno de Álvaro Obregón. Convenció al General Obregón de que había que vaciar la mitad del presupuesto del ejército y convertirlo en Cultura y Educación. Si la 4ta Transformación se toma enserio que es una transformación, debería tomar en cuenta que no lo va a lograr sin una narrativa de las artes.

Sabina Berman / Notimex



Eres la primer intelectual de izquierda que me dice algo bueno de José Vasconcelos.
¡Claro! Pero bueno, hay dos José Vasconcelos; el joven optimista, brillante y genial, diría yo, y el José Vasconcelos amargado conservador. La gente a veces vive demasiado tiempo, mano.

¿Es verdad que el público también es un actor de la obra?
Por supuesto. En el teatro es clarísimo. Mira, te pongo un ejemplo; Testosterona la escribi hace 4 años y la estrené primero en México. La gente salía diciendo <<que ruda obra, que ruda está esa mujer, es feminista pero, si todas las mujeres se portan así...>> La misma obra, 4 años después, la gente la acompañaba continuamente con risas y sollozos. Entendían la obra de una manera muy personal, sin distancia. Al final se paraban a aplaudir. ¿Qué pasó? Que el público cambió en 4 años.


¿Aún falta mucho por lograr una verdadera equidad de género?
Hemos caminado mucho en los últimos 20 años. Pero nos falta todavía caminar un tramo del mismo tamaño. Ahora, es seguro que lo vamos a caminar. Te digo por qué; no ha habido una generación más sinceramente feminista que la de los millennials. Hombres y mujeres. Son los hijos y nietos de feministas. Ya saben que es parte del cambio que necesita el mundo.

Se te da el debatir y parece que lo disfrutas demasiado
Yo las conversaciones las disfruto mucho. Cada domingo saco una fábula en el periódico El Universal y leo los comentarios que me hacen en redes. Cuando empiezan con una grosería no los leo. La mayoría de los que me hacen son comentarios amables y a menudo muy agudos. Hay gente que me ha escrito, <<Esta fábula debería tener una continuación que es la siguiente...>> Y lo he hecho. Sentir a quien está leyendo es una oportunidad única de nuestro tiempo. Sin Twitter no sucedería esto.

¿Cuál libro ha sido indispensable en tu vida?
El Origen de las Especies, de Charles Darwin.


¿Qué personaje literario te gustaría ser?
Te voy a decir a quien llevo admirando de toda la vida desde mi infancia; a Sor Juana Inés de la Cruz. Fue mi primer referente de lo que podía ser una escritora y su historia la fui aprendiendo de niña. Después mi tesis de letras fue sobre Carta a Sor Filotea de la Cruz , la carta que escribe Sor Juana disculpándose para que no le quiten sus libros y la arrinconen. Me la sé casi de memoria. Tengo una gran cercanía con Sor Juana Inés de la Cruz.

¿Qué sabor le pondrías a la lectura?
La lectura es una codificación de nuestro propio aliento. Nuestra propia respiración. Cuando lees tomas prestado el intelecto de otra persona para respirar con sus palabras. Es un gran privilegio, porque puedes tomar prestada la respiración de seres humanos muy notables.

Sobre la legalización de la marihuana
Otra de las culpas de los liberales es el colonialismo. Nos sometieron desde el año 88 en que subió Salinas, a un colonialismo brutal. Toda esa narrativa de la marihuana, ‘una planta satánica’, es una narrativa que no nos correspondía históricamente. Que nos viene del puritanismo gringo. No tiene nada que ver con nuestra historia y nos ha costado 200 mil vidas, una guerra y una falta de visión para comercializar una sustancia que pudo haber sido el gran negocio de México. Este es un muy buen ejemplo de un error intelectual; comprarles a los gringos su narrativa de una planta con muchos siglos en México.Un grave error. Y hemos cometido el mismo error con varias cosas nuestras. Una es la artesanía. Tenemos una de las artesanías vivas más bellas del planeta y por el colonialismo no lo hemos reconocido. Otra es la vainilla. Así podemos hacer un recorrido bien depresivo de lo que hemos perdido los mexicanos por el colonialismo intelectual. Eso se lo debemos a los liberales.

Como periodista cultural, ¿a quién te hubiera encantado entrevistar y no pudiste hacerlo?
Fijate que el único escritor a quien invite y no vino fue a Guillermo Sheridan.


Pocas cosas en este mundo pueden ser verdaderamente irónicas y paradójicamente francas al momento de leerlas. Quien se atreva a escribirlas sin duda tendría que ser un espécimen poco común, ácido y dulce al mismo tiempo.

Por eso no es difícil imaginar ni saber que dentro de esos poquísimos textos se encuentran las narraciones y las fábulas de Sabina Berman; una mujer con carácter, seriedad y una mente objetiva que critica lo mejor y lo peor de este país sin perder nunca esa chispa de entusiasmo por la relatar la verdad y encantar con su carisma a sus lectores y televidentes; una especie de justiciera de las letras que sentencia a los abusivos con el afamado “el que se lleva se aguanta”.


Nacida en la Ciudad de México y de ascendencia judía, Sabina Berman Goldberg estudió Psicología y Letras Mexicanas en la Universidad Iberoamericana. Ha sido 4 veces recipiente del Premio Nacional de Dramaturgia y galardonada con el Premio Juan Ruiz de Alarcón y el Premio Nacional de Periodismo.

Entre sus libros se encuentran obras como Feliz nuevo siglo doktor Freud (Editorial El Milagro), La mujer que buceó dentro del corazón del mundo (Editorial Planeta), El Dios de Darwin (Editorial Planeta), y Matemáticas para la felicidad y otras fábulas (Editorial Porrúa). También es creadora de obras teatrales como Entre Pancho Villa y una mujer desnuda, Muerte súbita, Molière, y Testosterona.


¿Cómo va la 4ta Transformación en términos de cultura?
Todavía es un enigma el proyecto de cultura. Sabemos que hay un énfasis en hacer llegar la cultura y hacerla emerger en los lugares más violentados y desfavorecidos del país. Ese programa es muy importante pero no puede ser el proyecto de cultura. Yo he dicho que la comunidad de artistas estamos esperando la enunciación de un proyecto que tome en cuenta a las artes profesionales y no ha sucedido. Sin embargo la Secretaría de Cultura ha dicho que sí habrá ese proyecto. Estamos en espera.

¿Cómo va el teatro en México?
Hay una política cultural desastrosa respecto al teatro. No es de ahora, viene desde el año 2000. El Estado da la facilidad de que se monten muchas obras. Esto está tan apretado por cláusulas que se convierte en un pequeño desastre. Primero; un donador no puede dar más de una cierta cantidad al teatro en México. Si el Sr. Slim quiere dar 500 millones de pesos al teatro, no podría. Solo puede dar 2 millones de pesos. Y me consta que hay varios señores Slim a los que les gustaría contribuir a las artes. Es una de las decepciones ridículas. La otra es la cantidad de dinero que se puede invertir en el teatro mexicano; siendo el arte más popular que existe en nuestro país, se puede invertir deducibles de impuestos. Nuestros empresarios pueden invertir 150 millones de pesos. Es una grosería. Esto fue el proyecto neoliberal que sustituyó a la Rectoría del Estado en las artes. No hay otra opción para los artistas. Por el otro lado no hay teatros. El Estado Mexicano hace lo imposible para que no hayan teatros. Es dificilísimo. Es más fácil tener una cantina que tener un teatro. Además de todas estas torpezas, los teatros del Estado son insuficientes en la Ciudad de México y en el resto del país.

Sabina Berman / Notimex

¿Qué opinas sobre el teatro de sátira morbosa?
El teatro comercial, el que se hace sobre todo por razones de lucro, goza de la libertad total. Y está muy bien. Hay una tradición del teatro carpa en México muy importante; el teatro lepero. México es una de las cunas del teatro carpa en el mundo. Eso no creo que hay que discutirlo. Que gocen de su libertad. También dentro de este teatro comercial de pronto hay buenas obras, aunque es verdad que son las menos. Generalmente son una industria maquiladora porque a nuestros empresarios comerciales nos les gusta leer. Se van a Broadway y a Londres, ven las obras que están llenas y creen que pueden comprar el éxito maquilandolas. Es un teatro que ni me toca, ni me molesta ni me entusiasma. En todos los países desarrollados la cultura tiene una Rectoría del Estado; la facilidad que el Estado da precisamente para mantener la creatividad a un alto nivel. En México llevamos muchos años de un proyecto hacia el teatro muy fallido y no sé cuándo lo van a revisar.

¿Consideras que la actuación es lo referente a escribir con el cuerpo?
Sí claro. Fíjate, Testosterona es una obra que se ha puesto en 13 países, y en ningún lugar ha sido tan difícil montarla como en México. Y conste que acá es el único lugar donde yo intervine promoviendo el montaje; animando a la productora Isabelle Tardan y a la Directora Ana Francis Mor. Y es mi país. Es bien preocupante que sea el país donde más dificultades ha tenido la obra. Estuvimos 8 semanas y nos tuvimos que ir. En Buenos Aires (Argentina) lleva 3 años y medio montándose.

Argentina es un referente muy exitoso de tus obras.
Me ha ido muy bien en Argentina. Hay que decir que en Argentina tienen tanto público como en Londres. Los argentinos después del fútbol, está para ellos el teatro y la literatura, que es una maravilla. En México, Testosterona desde la segunda semana estuvo llena. Hablando de que dicen que no hay público en México; claro que hay público. Estuvimos siete semanas llenos. Lo increíble es que nos tuvimos que ir porque hay una clausula en un proyecto de cultura para el teatro que no funciona y no hay nadie que tome decisiones.

Hace falta construir un criterio y sentido común a través las artes
Pero muchísimo. Necesitamos una narrativa de nuestro momento histórico que no puede venir exclusivamente de las mañaneras del Presidente. El Presidente tiene una narrativa y el país debe de crear otra que no necesariamente sea contraria pero tampoco idéntica. Son cosas distintas. Lo entendió por ejemplo Lázaro Cárdenas; en su época hubo un impulso a las artes enorme. Y ese era el sentido; crear una identidad nacional nueva, actualizarla. Lo entendió también José Vasconcelos, el Secretario de Educación y Cultura en el gobierno de Álvaro Obregón. Convenció al General Obregón de que había que vaciar la mitad del presupuesto del ejército y convertirlo en Cultura y Educación. Si la 4ta Transformación se toma enserio que es una transformación, debería tomar en cuenta que no lo va a lograr sin una narrativa de las artes.

Sabina Berman / Notimex



Eres la primer intelectual de izquierda que me dice algo bueno de José Vasconcelos.
¡Claro! Pero bueno, hay dos José Vasconcelos; el joven optimista, brillante y genial, diría yo, y el José Vasconcelos amargado conservador. La gente a veces vive demasiado tiempo, mano.

¿Es verdad que el público también es un actor de la obra?
Por supuesto. En el teatro es clarísimo. Mira, te pongo un ejemplo; Testosterona la escribi hace 4 años y la estrené primero en México. La gente salía diciendo <<que ruda obra, que ruda está esa mujer, es feminista pero, si todas las mujeres se portan así...>> La misma obra, 4 años después, la gente la acompañaba continuamente con risas y sollozos. Entendían la obra de una manera muy personal, sin distancia. Al final se paraban a aplaudir. ¿Qué pasó? Que el público cambió en 4 años.


¿Aún falta mucho por lograr una verdadera equidad de género?
Hemos caminado mucho en los últimos 20 años. Pero nos falta todavía caminar un tramo del mismo tamaño. Ahora, es seguro que lo vamos a caminar. Te digo por qué; no ha habido una generación más sinceramente feminista que la de los millennials. Hombres y mujeres. Son los hijos y nietos de feministas. Ya saben que es parte del cambio que necesita el mundo.

Se te da el debatir y parece que lo disfrutas demasiado
Yo las conversaciones las disfruto mucho. Cada domingo saco una fábula en el periódico El Universal y leo los comentarios que me hacen en redes. Cuando empiezan con una grosería no los leo. La mayoría de los que me hacen son comentarios amables y a menudo muy agudos. Hay gente que me ha escrito, <<Esta fábula debería tener una continuación que es la siguiente...>> Y lo he hecho. Sentir a quien está leyendo es una oportunidad única de nuestro tiempo. Sin Twitter no sucedería esto.

¿Cuál libro ha sido indispensable en tu vida?
El Origen de las Especies, de Charles Darwin.


¿Qué personaje literario te gustaría ser?
Te voy a decir a quien llevo admirando de toda la vida desde mi infancia; a Sor Juana Inés de la Cruz. Fue mi primer referente de lo que podía ser una escritora y su historia la fui aprendiendo de niña. Después mi tesis de letras fue sobre Carta a Sor Filotea de la Cruz , la carta que escribe Sor Juana disculpándose para que no le quiten sus libros y la arrinconen. Me la sé casi de memoria. Tengo una gran cercanía con Sor Juana Inés de la Cruz.

¿Qué sabor le pondrías a la lectura?
La lectura es una codificación de nuestro propio aliento. Nuestra propia respiración. Cuando lees tomas prestado el intelecto de otra persona para respirar con sus palabras. Es un gran privilegio, porque puedes tomar prestada la respiración de seres humanos muy notables.

Sobre la legalización de la marihuana
Otra de las culpas de los liberales es el colonialismo. Nos sometieron desde el año 88 en que subió Salinas, a un colonialismo brutal. Toda esa narrativa de la marihuana, ‘una planta satánica’, es una narrativa que no nos correspondía históricamente. Que nos viene del puritanismo gringo. No tiene nada que ver con nuestra historia y nos ha costado 200 mil vidas, una guerra y una falta de visión para comercializar una sustancia que pudo haber sido el gran negocio de México. Este es un muy buen ejemplo de un error intelectual; comprarles a los gringos su narrativa de una planta con muchos siglos en México.Un grave error. Y hemos cometido el mismo error con varias cosas nuestras. Una es la artesanía. Tenemos una de las artesanías vivas más bellas del planeta y por el colonialismo no lo hemos reconocido. Otra es la vainilla. Así podemos hacer un recorrido bien depresivo de lo que hemos perdido los mexicanos por el colonialismo intelectual. Eso se lo debemos a los liberales.

Como periodista cultural, ¿a quién te hubiera encantado entrevistar y no pudiste hacerlo?
Fijate que el único escritor a quien invite y no vino fue a Guillermo Sheridan.


CDMX

Detectan 230 tomas clandestinas en la Ciudad de México

Se aseguraron más de 7 millones de litros robados pero las pérdidas alcanzan hasta 39.7 millones de barriles

Finanzas

Inversión extranjera aumenta 7.8%, segunda mejor captación en 20 años

Entre enero y septiembre México captó 26 mil millones de dólares de empresas foráneas

Sociedad

Ante asedio criminal, ciudadanos y edil se arman en Zirándaro, Guerrero

El gobernador de Guerrero pide al alcalde sumarse a las tareas de seguridad del gobierno del estado

CDMX

Detectan 230 tomas clandestinas en la Ciudad de México

Se aseguraron más de 7 millones de litros robados pero las pérdidas alcanzan hasta 39.7 millones de barriles

Política

Desconocen más estados a Rosario Piedra

El gobernador de de Aguas Calientes, Martin Orozco, afirmó que asumirá la defensa real de los derechos

Finanzas

Inversión extranjera aumenta 7.8%, segunda mejor captación en 20 años

Entre enero y septiembre México captó 26 mil millones de dólares de empresas foráneas

Mundo

OEA, a un paso de suspender a Nicaragua

Gobierno de Daniel Ortega "volvió inviable la democracia en el país": informe; el organismo convoca a foro supremo para tratar el tema

Finanzas

Singapur quiere invertir en el Corredor Transístmico

Una empresa del país asiático apoya al gobierno en la concepción de uno de los principales proyectos de la actual administración

Sociedad

México tiene sed de paz: nuncio Franco Coppola

Es incomprensible la consumación de tanta violencia en un pueblo tan católico, señaló Franco Coppola