/ viernes 25 de septiembre de 2020

La noticia: arma y escudo

La noticia debe ser un viaje y el lector el viajero trotamundos, el hombre instalado en la búsqueda personal de la información, el esclavo de la noticia, el amo de la intuición

Como reportero, nunca creí en la suerte, sino en el trabajo, la dedicación, perseverancia y la imaginación para obtener las noticias o salir airoso en guerras y conflictos armados. Sin embargo, insisto que reportero sin suerte, sólo llega a portero.

A lo largo de mi carrera de casi 65 años de actividad, más los que me falten, puede decirse que fui un hombre de suerte a la inversa, porque mientras un golpe de Estado, una guerra o un atentado contra el común de las personas es una situación catastrófica, de desgracia, de mala suerte, en esos acontecimientos encontré mis mejores noticias y reportajes que durante muchos años fueron característicos de mi estilo.

Diversos compañeros escribieron sobre mí. Francisco Ferreira del Diario Socialista de Portugal, tituló un artículo sobre mi trabajo llamándome ave de mal agüero, mientras Daniel Samper Pizano, un gran periodista, que además era accionista de El Tiempo, de Bogotá, el mejor diario de Colombia, en septiembre de 1973 me calificó en su artículo editorial como el arcángel del desastre.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En la actualidad, es necesario convertir al hombre y sus circunstancias en el tema único del trabajo.

En aquellos días, el trabajo del reportero tenía mucho de abogado de una sociedad alejada de la voz pública, sin representación en los medios de comunicación. Hoy, el periodismo nada tiene ya ni de humanístico ni de aventurero. Todo se reduce al seguimiento de normas, caminos y pactos.

Con toda seguridad puedo afirmar que si en aquellos días el periodismo era hallazgo (consecuencia de la búsqueda viva), hoy es una reproducción sin emociones. Se ha convertido en algo más virtual y menos vivencial.

Si alguien se pregunta la razón de esta deshumanización del periodismo, de la pérdida de su condición romántica (en el sentido de anteponer los sentimientos a las razones), yo señalaría la esclavitud, esa por cuya vigencia un hombre ya no puede vivir sin celular o redes sociales.

En un sentido más idealista, la noticia debe ser un viaje y el lector el viajero trotamundos, el hombre instalado en la búsqueda personal de la información, el esclavo de la noticia, el amo de la intuición.

Algunas líneas de conducta que me sirvieron en mi formación, las comparto ahora con ustedes:

1. El periodismo es vocación para ser y ética para ejercer;

2. Se debe criticar, nunca difamar;

3. Se tiene que denunciar, no calumniar;

4. El periodismo agresivo, no es agresión personal;

5. Periodismo independiente no significa oposición, ni de facción;

6. Periodismo combativo, sí; destructivo, no;

7. Periodismo que convenza, no que intimide;

8. Es preferible perder una gran noticia que publicar una falsedad;

9. Periodismo de interés, no sensacionalista; y

10. Un periodismo que no oculte noticias, pero que tampoco las invente.

Desde que el Ejército estadounidense desclasificó el internet como secreto de Estado, el mundo se desajustó y cambió radicalmente.

El reportero tenía que salir a buscar la noticia con su libreta en mano y una pluma y, para llegar a otros países, era necesario viajar, estar presente, buscar al personaje del momento.

Con la llegada del télex a las salas de prensa, sentimos que nos acercábamos más a nuestras redacciones, pero siempre desde el lugar mismo de la noticia.

En cambio, apareció en la escena ared de redes y el teléfono celular. Hoy se puede mandar un mensaje instantáneo desde el desierto de Arabia Saudita hasta la Quinta Avenida de Nueva York, sin ningún problema y sin perder palabra de lo que se escriba y envíe.

Usted dirá si la noticia ha ganado o perdido importancia con el cambio radical del mundo.

Escucha el podcast


* Estudió la licenciatura en Químico metalúrgico, pero su verdadera vocación fue el periodismo. Inició en un semanario de toros, deportes y espectáculos. Colaborador del periodista Carlos Denegri, en Excélsior, y subdirector de El Universal. En casi 70 años de carrera, ha trabajado para radio, televisión y cine, siempre haciendo periodismo. Desde hace más de 25 años colabora para la Organización Editorial Mexicana.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Como reportero, nunca creí en la suerte, sino en el trabajo, la dedicación, perseverancia y la imaginación para obtener las noticias o salir airoso en guerras y conflictos armados. Sin embargo, insisto que reportero sin suerte, sólo llega a portero.

A lo largo de mi carrera de casi 65 años de actividad, más los que me falten, puede decirse que fui un hombre de suerte a la inversa, porque mientras un golpe de Estado, una guerra o un atentado contra el común de las personas es una situación catastrófica, de desgracia, de mala suerte, en esos acontecimientos encontré mis mejores noticias y reportajes que durante muchos años fueron característicos de mi estilo.

Diversos compañeros escribieron sobre mí. Francisco Ferreira del Diario Socialista de Portugal, tituló un artículo sobre mi trabajo llamándome ave de mal agüero, mientras Daniel Samper Pizano, un gran periodista, que además era accionista de El Tiempo, de Bogotá, el mejor diario de Colombia, en septiembre de 1973 me calificó en su artículo editorial como el arcángel del desastre.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En la actualidad, es necesario convertir al hombre y sus circunstancias en el tema único del trabajo.

En aquellos días, el trabajo del reportero tenía mucho de abogado de una sociedad alejada de la voz pública, sin representación en los medios de comunicación. Hoy, el periodismo nada tiene ya ni de humanístico ni de aventurero. Todo se reduce al seguimiento de normas, caminos y pactos.

Con toda seguridad puedo afirmar que si en aquellos días el periodismo era hallazgo (consecuencia de la búsqueda viva), hoy es una reproducción sin emociones. Se ha convertido en algo más virtual y menos vivencial.

Si alguien se pregunta la razón de esta deshumanización del periodismo, de la pérdida de su condición romántica (en el sentido de anteponer los sentimientos a las razones), yo señalaría la esclavitud, esa por cuya vigencia un hombre ya no puede vivir sin celular o redes sociales.

En un sentido más idealista, la noticia debe ser un viaje y el lector el viajero trotamundos, el hombre instalado en la búsqueda personal de la información, el esclavo de la noticia, el amo de la intuición.

Algunas líneas de conducta que me sirvieron en mi formación, las comparto ahora con ustedes:

1. El periodismo es vocación para ser y ética para ejercer;

2. Se debe criticar, nunca difamar;

3. Se tiene que denunciar, no calumniar;

4. El periodismo agresivo, no es agresión personal;

5. Periodismo independiente no significa oposición, ni de facción;

6. Periodismo combativo, sí; destructivo, no;

7. Periodismo que convenza, no que intimide;

8. Es preferible perder una gran noticia que publicar una falsedad;

9. Periodismo de interés, no sensacionalista; y

10. Un periodismo que no oculte noticias, pero que tampoco las invente.

Desde que el Ejército estadounidense desclasificó el internet como secreto de Estado, el mundo se desajustó y cambió radicalmente.

El reportero tenía que salir a buscar la noticia con su libreta en mano y una pluma y, para llegar a otros países, era necesario viajar, estar presente, buscar al personaje del momento.

Con la llegada del télex a las salas de prensa, sentimos que nos acercábamos más a nuestras redacciones, pero siempre desde el lugar mismo de la noticia.

En cambio, apareció en la escena ared de redes y el teléfono celular. Hoy se puede mandar un mensaje instantáneo desde el desierto de Arabia Saudita hasta la Quinta Avenida de Nueva York, sin ningún problema y sin perder palabra de lo que se escriba y envíe.

Usted dirá si la noticia ha ganado o perdido importancia con el cambio radical del mundo.

Escucha el podcast


* Estudió la licenciatura en Químico metalúrgico, pero su verdadera vocación fue el periodismo. Inició en un semanario de toros, deportes y espectáculos. Colaborador del periodista Carlos Denegri, en Excélsior, y subdirector de El Universal. En casi 70 años de carrera, ha trabajado para radio, televisión y cine, siempre haciendo periodismo. Desde hace más de 25 años colabora para la Organización Editorial Mexicana.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Política

Dialogan México y EU sobre energía

La Cuatroté le expone a secretaria de Energía estadounidense la reforma eléctrica

CDMX

Denuncian una mala formación de peritos en la CDMX

La especialista Ana Yeli Pérez propone perseguir de oficio este delito que sólo se atiende con denuncia

Sociedad

"Regreso a clases será con seguridad y prudencia", responde Graue a AMLO

El rector de la UNAM demandó respeto a la autonomía para mantener el equilibrio respetuoso de la Universidad pública y el Estado

Mundo

Bajo Observación | Casos caen en la cuna del Ómicron

El país africano fue el primero en registrar la variante Ómicron, la cual le llevó a registrar casos récord

Gossip

Fernando de la Mora ofrece fiesta musical en Sonora

El tenor Fernando de la Mora inicia el año en México.

Literatura

Gana con una trama sobre sus orígenes

Cristian Alarcón recibió el prestigiado Premio Alfaguara de Novela 2022 por El tercer paraíso

Gossip

Las mujeres dan una mirada nueva al cine de horror

El realizador M. Night Shyamalan, creador de Señales y El sexto sentido, asegura que en las directoras está el futuro del cine de género. Estrena hoy la tercera temporada de Servant, donde funge como productor principal

Cine

Sundance celebra el cine a la distancia

El festival de cine inició este jueves en un formato virtual, luego de cancelar las funciones presenciales por la cuarta ola Covid

Mundo

Ómicron sepulta esperanza de inmunidad de rebaño

La posibilidad de alcanzar la llamada “inmunidad de rebaño” se ha visto reducida debido al comportamiento de las nuevas variantes del Covid-19