/ domingo 22 de septiembre de 2019

Sigmund Freud ha muerto, el psicoanálisis no

El 23 de septiembre de 1939 murió una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX, su legado incluso hoy genera polémica

Una sobredosis de morfina mató al padre del psicoanálisis. Ochenta años después de aquel día, la teoría freudiana sigue siendo referente para estudiantes, académicos y profesionales de la Psicología.

Luego de que Sigmund Freud abandonara el método de la hipnosis y lo remplazara por la asociación libre y la interpretación de los sueños, emerge una nueva forma de entender a aquel hombre con mirada misteriosa y anteojos pequeños: el psicoanálisis.

A pesar de que Freud ha muerto, el psicoanálisis como método de investigación sigue vivo, pues las aportaciones teóricas del autor de “El yo y el ello”, en el campo de la materia son enormes, además de que actualmente Sigmund Freud está vigente en el arte, el cine, en la enseñanza, estudio de la adopción y de la homoparentalidad; así como la violencia y la migración, todos problemas actuales en los que está implícito el contacto con seres humanos, con el dolor y con el sufrimiento, coincidieron especialistas en el tema.

Por ello, esta disciplina es utilizada para entender cómo funciona la mente humana como parte del mundo natural, pues aborda los procesos mentales de una manera profunda, cuyo objeto principal es tratar de hacer consciente aquello que es inconsciente. La exploración clínica de este método se fundamenta en la asociación libre por parte del paciente y la interpretación del psicoanalista, coincidieron especialistas en psicoanálisis.

Este tipo de terapia aborda los procesos mentales de una manera profunda, cuyo objeto principal es tratar de hacer consciente aquello que es inconsciente, esta exploración clínica se fundamenta en la asociación libre por parte del paciente y en la interpretación del psicoanalista.

De acuerdo con Dalila Yussif Roffe, académica e investigadora de la Facultad de Psicología de la UNAM, los seres humanos actuamos sin conocer las verdaderas razones de lo que hacemos y damos explicaciones que consideramos son razonables a esas acciones, aunque no lo sean.

Explica en un artículo enviado a El Sol de México que es “a través de la asociación libre, de los actos fallidos y del chiste que muchas veces se explora y se logra tener acceso de los determinantes inconscientes del comportamiento humano, que permiten conocer la parte esencial del individuo”.

De acuerdo con Dalila Yussif las aportaciones teóricas de Freud en el campo psicoanalítico son enormes.

“Basta observar la posterior producción de las diversas escuelas denominadas post freudianas, divididas en los siguientes ejes: el topográfico, el de la simbolización pulsional, el de las relaciones objetales, el del narcisismo, el de las estructuras y el de la teoría del desarrollo”, expresa para defender la vigencia del psicoanálisis.

Por su parte, María Salamanca Pérez, especialista en psicoanálisis y docente en la Universidad Iberoamericana, argumenta que el concepto de la asociación libre es aquella en la que el paciente habla de todo lo que le venga a la mente, con ello van elaborando y entendiendo su propia historia a través del vínculo que se va formando con el analista, llamado transferencia.

"Usamos esta técnica porque en nuestro modelo de la mente comprendemos que las ideas y nuestra propia historia se va hilando de una forma, que cualquier tema, puede llegar a ser significativo e interpretable”, refiere.

La consulta se asocia con el asiento alargado y mullido, generalmente sin brazos, en el que el paciente se tumba y el analista se encuentra fuera de su vista, por lo general (el psicoanalista) se ubica detrás, esto, con la finalidad de que aquel que es escuchado, se sienta libre para hablar de todo lo que le venga en mente y no se sienta analizado ni juzgado por el especialista. No siempre es así. Dalila Yussif Roffe prefiere no utilizar el diván.

Para la psicóloga María Salamanca hablar de forma libre dentro del consultorio permite tocar puntos que son clave para entender cómo se ha construido la propia historia o algún síntoma.

En entrevista para El Sol de México, Salamanca Pérez explica que el psicoanálisis formalmente es una técnica para pacientes que quieren entender por qué hoy son como son y se sienten como se sienten.

“Creo que el paciente psicoanalítico es aquel que se hace una pregunta profunda sobre su historia y sobre su vida. Y más que querer una respuesta inmediata y una solución mágica a sus problemas, es para alguien que está dispuesto a trabajar y a entender a través de cualquier dolor que pueda aparecer para darle sentido a su vida y a su propia historia y sobre todo para darle un nuevo sentido. Cuestionarse aquello que creía como un hecho y que no lo es necesariamente. Considero que el paciente que quiere la terapia es aquel que busca echarse un clavado y en verdad explorar y conocerse mejor”, detalla Salamanca.

Aclara que este tipo de terapia no busca que la gente se vuelva normal, que se vuelva funcional, no busca algo en específico.

“No busca imponer nada al paciente, busca que él descubra ¿qué quiere? y lo haga. Busca que vaya más allá de la racionalización para que asuma lo que quiere y asumir lo que no es y hacer el duelo por eso para que se tomen decisiones en la vida basadas en la honestidad consigo mismo”, describe Salamanca con entrañable emoción.

En realidad parece que cualquier persona puede asistir a consulta. Hay líneas de psicoterapia/psicoanalítica que van orientadas a trabajar trastornos muy específicos. Hay modificaciones para trabajar trastornos alimentarios, psicosis, esquizofrenia, también se han desarrollado modelos para trabajar otro tipo de problemáticas como trastorno de ansiedad.

Finalmente cualquier persona puede acudir a una terapia de psicoanálisis, siempre y cuando acuda con un profesional.

Añade que para ella Freud y el psicoanálisis están más vigentes que nunca: “la necesidad que tenemos ahorita es muy narcisista”.

Freud es muy atinado en rescatar la importancia de la subjetividad del derecho de las personas a sentirse mal, del derecho a las personas a tener dolor.

Por su parte, Adriana Ortiz, integrante de la Sociedad Psicoanalítica de México, explica que Freud decía que todos somos neuróticos.

“El neurótico tiene la capacidad de trabajar esas cuestiones incómodas para funcionar mejor. Abordamos trastornos mentales diversos: depresión, ansiedad, conducta alimentaria, trastorno de la personalidad”.

Se trata, explica, de “hacer un esfuerzo por poner en palabras todo aquello que tú piensas por muy ilógico, doloroso, vergonzoso, triste o insignificante que te parezca”. Al final, “todo lo que se dice es parte del psiquismo y parte de tu historia”.

Añade que en este método la terapia es individual, paciente-analista, sin embrago destaca que también hay sesiones en pareja.

Menciona que no hay psicoanálisis grupal ni familiar, “no se atienden a grupos”.

Para Adriana Ortiz los conceptos de Freud han servido para generar más conocimientos. Menciona que la teoría psicoanalítica freudiana es el punto de partida para muchos otros estudios, incluso de otras áreas.

Con una carcajada, Adriana Ortiz dice que el psicoanálisis y Freud siempre han sido muy polémicos.

Explica que la disciplina del checoslovaco siempre ha sido rechazada en muchos puntos, ya que movilizó cuestiones centrales de la existencia misma.

“Las teorías sexuales de las que habló Freud acerca de la sexualidad infantil, llamando a los niños ‘perversos polimorfos’, creó un impacto muy fuerte en la comunidad médica y científica”, expone.

Y antes de Freud no se hablaba de estos deseos sexuales que podían tener los niños, se les veía como querubines asexuados.

A Sigmund lo llamaron perverso y enfermo mental, sin embargo, el autor de la “interpretación de los sueños” rompe el paradigma del abuso sexual en la infancia, pues dice que quienes lo realizan, son las personas más cercanas a los niños.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en México, cada año, más de 4 millones y medio de niñas y niños son víctimas de abuso sexual. Entre los principales agresores se encuentran: padres biológicos, padrastros, hermanos, abuelos, tíos, sobrinos, primos.

“Los abusadores sexuales están dentro del seno familiar” y eso está dentro de las teorías psicosexuales de Freud que es uno de los pilares del psicoanálisis.

SIGMUND FREUD.

La crítica de Lacan

Una de las figuras más importantes del estructuralismo francés contemporáneo, Jacques-Marie Émile Lacan, además de médico psiquiatra y psicoanalista. Basó su obra en una revisión de las teorías de Freud.

Lacan decía que la teoría del Psicoanálisis es muy problemática; según él, la disciplina se encuentra en crisis porque hay un desvío de la hipótesis freudiana al colocar al YO como centro, “lo que yo sugiero, es cuestionar la situación del Yo”, expresaba en el Seminario: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis.

Freud decía por ejemplo, que el inconsciente es un lenguaje. A lo que Lacan respondía:

Que esté articulado, no implica que esté reconocido. La prueba es que todo sucede como si Freud tradujese una lengua extranjera, y hasta la reconstituyera mediante entrecruzamientos. El sujeto está sencillamente, respecto a su lenguaje, en la misma relación que Freud. Si es que alguien puede hablar una lengua que ignora por completo, diremos que el sujeto psicótico ignora la lengua que habla.

Por su parte, el filósofo Paul Ricoeur en el texto, Freud y la filosofía: un ensayo sobre la interpretación, sostuvo que el psicoanálisis puede ser considerado un tipo de interpretación textual o hermenéutica. Ricoeur afirmó que los psicoanalistas gastaban su tiempo interpretando matices del lenguaje. Clasificó al psicoanálisis como una hermenéutica de la sospecha.

Sin embargo, desde el punto de vista de la medicina, la teoría y práctica freudiana han sido sustituidas por los descubrimientos empíricos a lo largo de los años. La psiquiatría y la psicología rechazan la mayor parte del trabajo de Freud.

Al respecto, Dalila Yussif defiende a Freud al asegurar que su método de investigación ha pasado por diversos momentos y países, enriqueciéndose y resistiendo los ataques de aquellos, que como dijera Freud en 1890, “parecieron temer que sí concedían cierta autonomía a la vida anímica, dejarían de pisar el terreno seguro de la ciencia”.

Por ello, el apellido Freud sigue ocupando un lugar determinante en el mundo.


Una sobredosis de morfina mató al padre del psicoanálisis. Ochenta años después de aquel día, la teoría freudiana sigue siendo referente para estudiantes, académicos y profesionales de la Psicología.

Luego de que Sigmund Freud abandonara el método de la hipnosis y lo remplazara por la asociación libre y la interpretación de los sueños, emerge una nueva forma de entender a aquel hombre con mirada misteriosa y anteojos pequeños: el psicoanálisis.

A pesar de que Freud ha muerto, el psicoanálisis como método de investigación sigue vivo, pues las aportaciones teóricas del autor de “El yo y el ello”, en el campo de la materia son enormes, además de que actualmente Sigmund Freud está vigente en el arte, el cine, en la enseñanza, estudio de la adopción y de la homoparentalidad; así como la violencia y la migración, todos problemas actuales en los que está implícito el contacto con seres humanos, con el dolor y con el sufrimiento, coincidieron especialistas en el tema.

Por ello, esta disciplina es utilizada para entender cómo funciona la mente humana como parte del mundo natural, pues aborda los procesos mentales de una manera profunda, cuyo objeto principal es tratar de hacer consciente aquello que es inconsciente. La exploración clínica de este método se fundamenta en la asociación libre por parte del paciente y la interpretación del psicoanalista, coincidieron especialistas en psicoanálisis.

Este tipo de terapia aborda los procesos mentales de una manera profunda, cuyo objeto principal es tratar de hacer consciente aquello que es inconsciente, esta exploración clínica se fundamenta en la asociación libre por parte del paciente y en la interpretación del psicoanalista.

De acuerdo con Dalila Yussif Roffe, académica e investigadora de la Facultad de Psicología de la UNAM, los seres humanos actuamos sin conocer las verdaderas razones de lo que hacemos y damos explicaciones que consideramos son razonables a esas acciones, aunque no lo sean.

Explica en un artículo enviado a El Sol de México que es “a través de la asociación libre, de los actos fallidos y del chiste que muchas veces se explora y se logra tener acceso de los determinantes inconscientes del comportamiento humano, que permiten conocer la parte esencial del individuo”.

De acuerdo con Dalila Yussif las aportaciones teóricas de Freud en el campo psicoanalítico son enormes.

“Basta observar la posterior producción de las diversas escuelas denominadas post freudianas, divididas en los siguientes ejes: el topográfico, el de la simbolización pulsional, el de las relaciones objetales, el del narcisismo, el de las estructuras y el de la teoría del desarrollo”, expresa para defender la vigencia del psicoanálisis.

Por su parte, María Salamanca Pérez, especialista en psicoanálisis y docente en la Universidad Iberoamericana, argumenta que el concepto de la asociación libre es aquella en la que el paciente habla de todo lo que le venga a la mente, con ello van elaborando y entendiendo su propia historia a través del vínculo que se va formando con el analista, llamado transferencia.

"Usamos esta técnica porque en nuestro modelo de la mente comprendemos que las ideas y nuestra propia historia se va hilando de una forma, que cualquier tema, puede llegar a ser significativo e interpretable”, refiere.

La consulta se asocia con el asiento alargado y mullido, generalmente sin brazos, en el que el paciente se tumba y el analista se encuentra fuera de su vista, por lo general (el psicoanalista) se ubica detrás, esto, con la finalidad de que aquel que es escuchado, se sienta libre para hablar de todo lo que le venga en mente y no se sienta analizado ni juzgado por el especialista. No siempre es así. Dalila Yussif Roffe prefiere no utilizar el diván.

Para la psicóloga María Salamanca hablar de forma libre dentro del consultorio permite tocar puntos que son clave para entender cómo se ha construido la propia historia o algún síntoma.

En entrevista para El Sol de México, Salamanca Pérez explica que el psicoanálisis formalmente es una técnica para pacientes que quieren entender por qué hoy son como son y se sienten como se sienten.

“Creo que el paciente psicoanalítico es aquel que se hace una pregunta profunda sobre su historia y sobre su vida. Y más que querer una respuesta inmediata y una solución mágica a sus problemas, es para alguien que está dispuesto a trabajar y a entender a través de cualquier dolor que pueda aparecer para darle sentido a su vida y a su propia historia y sobre todo para darle un nuevo sentido. Cuestionarse aquello que creía como un hecho y que no lo es necesariamente. Considero que el paciente que quiere la terapia es aquel que busca echarse un clavado y en verdad explorar y conocerse mejor”, detalla Salamanca.

Aclara que este tipo de terapia no busca que la gente se vuelva normal, que se vuelva funcional, no busca algo en específico.

“No busca imponer nada al paciente, busca que él descubra ¿qué quiere? y lo haga. Busca que vaya más allá de la racionalización para que asuma lo que quiere y asumir lo que no es y hacer el duelo por eso para que se tomen decisiones en la vida basadas en la honestidad consigo mismo”, describe Salamanca con entrañable emoción.

En realidad parece que cualquier persona puede asistir a consulta. Hay líneas de psicoterapia/psicoanalítica que van orientadas a trabajar trastornos muy específicos. Hay modificaciones para trabajar trastornos alimentarios, psicosis, esquizofrenia, también se han desarrollado modelos para trabajar otro tipo de problemáticas como trastorno de ansiedad.

Finalmente cualquier persona puede acudir a una terapia de psicoanálisis, siempre y cuando acuda con un profesional.

Añade que para ella Freud y el psicoanálisis están más vigentes que nunca: “la necesidad que tenemos ahorita es muy narcisista”.

Freud es muy atinado en rescatar la importancia de la subjetividad del derecho de las personas a sentirse mal, del derecho a las personas a tener dolor.

Por su parte, Adriana Ortiz, integrante de la Sociedad Psicoanalítica de México, explica que Freud decía que todos somos neuróticos.

“El neurótico tiene la capacidad de trabajar esas cuestiones incómodas para funcionar mejor. Abordamos trastornos mentales diversos: depresión, ansiedad, conducta alimentaria, trastorno de la personalidad”.

Se trata, explica, de “hacer un esfuerzo por poner en palabras todo aquello que tú piensas por muy ilógico, doloroso, vergonzoso, triste o insignificante que te parezca”. Al final, “todo lo que se dice es parte del psiquismo y parte de tu historia”.

Añade que en este método la terapia es individual, paciente-analista, sin embrago destaca que también hay sesiones en pareja.

Menciona que no hay psicoanálisis grupal ni familiar, “no se atienden a grupos”.

Para Adriana Ortiz los conceptos de Freud han servido para generar más conocimientos. Menciona que la teoría psicoanalítica freudiana es el punto de partida para muchos otros estudios, incluso de otras áreas.

Con una carcajada, Adriana Ortiz dice que el psicoanálisis y Freud siempre han sido muy polémicos.

Explica que la disciplina del checoslovaco siempre ha sido rechazada en muchos puntos, ya que movilizó cuestiones centrales de la existencia misma.

“Las teorías sexuales de las que habló Freud acerca de la sexualidad infantil, llamando a los niños ‘perversos polimorfos’, creó un impacto muy fuerte en la comunidad médica y científica”, expone.

Y antes de Freud no se hablaba de estos deseos sexuales que podían tener los niños, se les veía como querubines asexuados.

A Sigmund lo llamaron perverso y enfermo mental, sin embargo, el autor de la “interpretación de los sueños” rompe el paradigma del abuso sexual en la infancia, pues dice que quienes lo realizan, son las personas más cercanas a los niños.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en México, cada año, más de 4 millones y medio de niñas y niños son víctimas de abuso sexual. Entre los principales agresores se encuentran: padres biológicos, padrastros, hermanos, abuelos, tíos, sobrinos, primos.

“Los abusadores sexuales están dentro del seno familiar” y eso está dentro de las teorías psicosexuales de Freud que es uno de los pilares del psicoanálisis.

SIGMUND FREUD.

La crítica de Lacan

Una de las figuras más importantes del estructuralismo francés contemporáneo, Jacques-Marie Émile Lacan, además de médico psiquiatra y psicoanalista. Basó su obra en una revisión de las teorías de Freud.

Lacan decía que la teoría del Psicoanálisis es muy problemática; según él, la disciplina se encuentra en crisis porque hay un desvío de la hipótesis freudiana al colocar al YO como centro, “lo que yo sugiero, es cuestionar la situación del Yo”, expresaba en el Seminario: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis.

Freud decía por ejemplo, que el inconsciente es un lenguaje. A lo que Lacan respondía:

Que esté articulado, no implica que esté reconocido. La prueba es que todo sucede como si Freud tradujese una lengua extranjera, y hasta la reconstituyera mediante entrecruzamientos. El sujeto está sencillamente, respecto a su lenguaje, en la misma relación que Freud. Si es que alguien puede hablar una lengua que ignora por completo, diremos que el sujeto psicótico ignora la lengua que habla.

Por su parte, el filósofo Paul Ricoeur en el texto, Freud y la filosofía: un ensayo sobre la interpretación, sostuvo que el psicoanálisis puede ser considerado un tipo de interpretación textual o hermenéutica. Ricoeur afirmó que los psicoanalistas gastaban su tiempo interpretando matices del lenguaje. Clasificó al psicoanálisis como una hermenéutica de la sospecha.

Sin embargo, desde el punto de vista de la medicina, la teoría y práctica freudiana han sido sustituidas por los descubrimientos empíricos a lo largo de los años. La psiquiatría y la psicología rechazan la mayor parte del trabajo de Freud.

Al respecto, Dalila Yussif defiende a Freud al asegurar que su método de investigación ha pasado por diversos momentos y países, enriqueciéndose y resistiendo los ataques de aquellos, que como dijera Freud en 1890, “parecieron temer que sí concedían cierta autonomía a la vida anímica, dejarían de pisar el terreno seguro de la ciencia”.

Por ello, el apellido Freud sigue ocupando un lugar determinante en el mundo.


Sociedad

Reabrirán comercios en Edomex a partir del lunes

Restaurantes, hoteles, tiendas departamentales y centros comerciales deberán abrir con aforo máximo del 30% de su capacidad

Gossip

¿Adiós Mexicana Universal? Diputados van contra concursos de belleza

La Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados considera que es una forma de "violencia simbólica" contra las mujeres

Sociedad

FGR debe transparentar dos resoluciones del caso Odebrecht: Inai

El Inai considera que transparentar la información relacionada con el caso Odebrecht es un primer paso para constatar los avances de la investigación en uno de los casos de corrupción más graves en el país

CDMX

Vuelve a girar el cilindro del peluquero

Abrieron sus cortinas las peluquerías, barberías, estéticas y salones de belleza, tras el confinamiento por la emergencia sanitaria derivada por el Covid-19

México

Crimen organizado no da tregua al Estado

El gobernador de Jalisco y dos miembros del gabinete de de la Ciudad de México están en la mira de criminales

Mundo

Fuertes lluvias en Japón fuerzan evacuación de al menos 75 mil personas

Según la cadena pública NHK, la zona más afectada comprende 16 municipalidades de la prefectura de Kumamoto y otras 4 de la de Kagoshima

Turismo

Verano peligroso en tiempos de coronavirus

El sector turismo ha sido uno de los más afectados por la pandemia de Covid-19 y esta temporada vacacional no se ve muy prometedora para la recuperación

Gossip

¿Adiós Mexicana Universal? Diputados van contra concursos de belleza

La Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados considera que es una forma de "violencia simbólica" contra las mujeres