/ miércoles 16 de agosto de 2017

Siwa, oasis de tradición y naturaleza en el desierto egipcio

Personajes históricos como Cleopatra y Alejandro Magno se dejaron seducir por los encantos del oasis de Siwa que actualmente ofrece tradición, historia y un entorno único a los visitantes.

Llegar a Siwa, que se encuentra a unas 12 horas de distancia de El Cairo, no es fácil, pero quien lo hace admite que el largo viaje merece la pena para descubrir una cultura y estilo de vida tradicionales, que se han mantenido a lo largo de los siglos gracias a su aislamiento del resto de Egipto y del mundo.

En el pasado, solo arribaban al oasis las caravanas de comerciantes que transitaban desde el mar Rojo y el este de África hasta el norte del continente y el Mediterráneo, y los peregrinos que acudían a consultar el Oráculo de Amón, al que el propio Alejandro Magno pidió consejo para sus batallas.

“Tienes la vocación para la conquista de Egipto, serás el faraón del Alto y Bajo Egipto”, le dijo el sacerdote encargado del oráculo, ubicado en un templo faraónico levantado en el siglo VI a.C. en honor al dios Amón, uno de los más venerados en este periodo.

En la actualidad, poco queda de aquel edificio situado en lo alto de una colina, sobre cuyos restos se construyó siglos más tarde el primer núcleo de viviendas de Siwa -el pueblo de Agurmi- y desde el cual se disfruta de una espectacular vista sobre el oasis, sus palmerales y sus lagos. ATRACCIÓN TURÍSTICA SIN MUCHOS LUJOS

A poca distancia se encuentra la fuente de Cleopatra: un manantial de agua dulce en medio de palmeras, al cual los jóvenes del lugar acuden a refrescarse y en el que se cree que la misma reina se sumergió hace más de dos mil años.

Los habitantes de Siwa son mayoritariamente amazigh (bereberes) y hablan el siwi, una variante local de la lengua bereber, al igual que sus hermanos de Libia, Túnez, Argelia y Marruecos, con los que también comparten otras tradiciones, como el cuscús, un plato que en todo Egipto solo se puede saborear en este oasis.

En Siwa, las leyendas y la historia se entremezclan con la realidad, que parece haberse detenido en el tiempo en muchos aspectos de la vida cotidiana de los habitantes del oasis.

El medio de transporte más común son los carros tirados por burros, aunque son cada vez más frecuentes los vehículos motorizados, y los turistas pueden alquilar bicicletas para moverse por el oasis y visitar varias atracciones, situadas en torno a la población de Siwa.

En el centro de la localidad se encuentran los restos de la fortaleza de Shali, construida en el siglo XIII para defender el oasis, y que se resquebraja un poco más cada año que pasa debido a que sus edificios están hechos de kershef, una mezcla de barro, sal y arena, con hojas y troncos de palmeras.

Las viviendas conservan la estructura original: son verticales, estrechas, de varios pisos, con pequeñas ventanas y techos bajos para mantener una buena temperatura en su interior, incluso cuando en el exterior se superan los 50 grados centígrados.

Los visitantes pueden alquilar una habitación en una de estas casas tradicionales, incluso a través de internet, como en el caso del B&B Nanshal, que se sitúa en el punto más elevado de la fortaleza y ofrece unas amplias vistas del oasis que rodea la ciudad.

El aire acondicionado o la televisión por satélite son algunos de los elementos modernos que han penetrado la cultura de Siwa, que también se está perdiendo en otros aspectos, como el idioma nativo, el amazigh, ya que los niños estudian árabe en la escuela. UN SPA AL AIRE LIBRE

Para los turistas que desean experimentar la vida tradicional del oasis y disfrutar de la naturaleza, hay varios ecolodge que han surgido en los últimos años, alejados del núcleo urbano moderno, y que se dirigen a un público específico, el cual está dispuesto a pagar cientos de dólares por una habitación sin electricidad, con baños de piedra y muebles de hojas de palmeras.

Además, debido a sus características y recursos naturales, Siwa es “un spa al aire libre”, tal y como lo califica Ashraf Yousef, un egipcio de El Cairo que ha abierto un centro de belleza y terapias naturales a orillas del lago salado, que son los restos de lo que hace unos 50 millones de años era un océano. Con el barro que se encuentra en el desierto, la sal del lago y otros elementos naturales autóctonos, incluido el aceite de oliva, Yousef ofrece tratamientos y masajes para los que quieran relajarse.

Personajes históricos como Cleopatra y Alejandro Magno se dejaron seducir por los encantos del oasis de Siwa que actualmente ofrece tradición, historia y un entorno único a los visitantes.

Llegar a Siwa, que se encuentra a unas 12 horas de distancia de El Cairo, no es fácil, pero quien lo hace admite que el largo viaje merece la pena para descubrir una cultura y estilo de vida tradicionales, que se han mantenido a lo largo de los siglos gracias a su aislamiento del resto de Egipto y del mundo.

En el pasado, solo arribaban al oasis las caravanas de comerciantes que transitaban desde el mar Rojo y el este de África hasta el norte del continente y el Mediterráneo, y los peregrinos que acudían a consultar el Oráculo de Amón, al que el propio Alejandro Magno pidió consejo para sus batallas.

“Tienes la vocación para la conquista de Egipto, serás el faraón del Alto y Bajo Egipto”, le dijo el sacerdote encargado del oráculo, ubicado en un templo faraónico levantado en el siglo VI a.C. en honor al dios Amón, uno de los más venerados en este periodo.

En la actualidad, poco queda de aquel edificio situado en lo alto de una colina, sobre cuyos restos se construyó siglos más tarde el primer núcleo de viviendas de Siwa -el pueblo de Agurmi- y desde el cual se disfruta de una espectacular vista sobre el oasis, sus palmerales y sus lagos. ATRACCIÓN TURÍSTICA SIN MUCHOS LUJOS

A poca distancia se encuentra la fuente de Cleopatra: un manantial de agua dulce en medio de palmeras, al cual los jóvenes del lugar acuden a refrescarse y en el que se cree que la misma reina se sumergió hace más de dos mil años.

Los habitantes de Siwa son mayoritariamente amazigh (bereberes) y hablan el siwi, una variante local de la lengua bereber, al igual que sus hermanos de Libia, Túnez, Argelia y Marruecos, con los que también comparten otras tradiciones, como el cuscús, un plato que en todo Egipto solo se puede saborear en este oasis.

En Siwa, las leyendas y la historia se entremezclan con la realidad, que parece haberse detenido en el tiempo en muchos aspectos de la vida cotidiana de los habitantes del oasis.

El medio de transporte más común son los carros tirados por burros, aunque son cada vez más frecuentes los vehículos motorizados, y los turistas pueden alquilar bicicletas para moverse por el oasis y visitar varias atracciones, situadas en torno a la población de Siwa.

En el centro de la localidad se encuentran los restos de la fortaleza de Shali, construida en el siglo XIII para defender el oasis, y que se resquebraja un poco más cada año que pasa debido a que sus edificios están hechos de kershef, una mezcla de barro, sal y arena, con hojas y troncos de palmeras.

Las viviendas conservan la estructura original: son verticales, estrechas, de varios pisos, con pequeñas ventanas y techos bajos para mantener una buena temperatura en su interior, incluso cuando en el exterior se superan los 50 grados centígrados.

Los visitantes pueden alquilar una habitación en una de estas casas tradicionales, incluso a través de internet, como en el caso del B&B Nanshal, que se sitúa en el punto más elevado de la fortaleza y ofrece unas amplias vistas del oasis que rodea la ciudad.

El aire acondicionado o la televisión por satélite son algunos de los elementos modernos que han penetrado la cultura de Siwa, que también se está perdiendo en otros aspectos, como el idioma nativo, el amazigh, ya que los niños estudian árabe en la escuela. UN SPA AL AIRE LIBRE

Para los turistas que desean experimentar la vida tradicional del oasis y disfrutar de la naturaleza, hay varios ecolodge que han surgido en los últimos años, alejados del núcleo urbano moderno, y que se dirigen a un público específico, el cual está dispuesto a pagar cientos de dólares por una habitación sin electricidad, con baños de piedra y muebles de hojas de palmeras.

Además, debido a sus características y recursos naturales, Siwa es “un spa al aire libre”, tal y como lo califica Ashraf Yousef, un egipcio de El Cairo que ha abierto un centro de belleza y terapias naturales a orillas del lago salado, que son los restos de lo que hace unos 50 millones de años era un océano. Con el barro que se encuentra en el desierto, la sal del lago y otros elementos naturales autóctonos, incluido el aceite de oliva, Yousef ofrece tratamientos y masajes para los que quieran relajarse.

Mundo

Texas aumentará puntos de control tras muerte de migrantes en tráiler

El republicano culpó otra vez a Joe Biden de una "catástrofe fronteriza" y dijo que se tomarán "medidas sin precedentes" para controlar la migración en la frontera con México

Sociedad

Se ha alcanzado cifra negra de crímenes contra comunicadores: Alianza de Medios Mx

La Alianza, de la que forma parte El Sol de México, condenó el asesinato del periodista Antonio de la Cruz en Tamaulipas

Sociedad

Embriones tienen derechos: aprueba Congreso de Michoacán polémica ley

Los embriones tendrán derechos sociales, económicos y culturales desde el momento de la concepción

Sociedad

México, el país más peligroso para ser sacerdote en América Latina

México registra 50 asesinatos de sacerdotes en los últimos tres sexenios

Sociedad

Alejandro Encinas, subsecretario de Segob, da positivo a Covid-19

El lunes, el funcionario sostuvo una reunión con el embajador de EU en México, Ken Salazar, sin el uso de cubrebocas

Sociedad

Migrantes muertos en tráiler de Texas provenían de la CDMX y otros 7 estados

Se menciona que de manera preliminar hay 27 mexicanos fallecidos y dos individuos hospitalizados, uno de ellos se halla en estado crítico

Sociedad

Se dispara Covid-19 en México: 23 mil 148 nuevos casos en las últimas 24 horas

El país supera la barrera de los seis millones de personas contagiadas por coronavirus desde el inicio de la emergencia sanitaria

Sociedad

Gobernador Samuel García llevó agua en pipas a colonias del sur de Monterrey

Al tiempo que supervisó la distribución de un millón 200 mil litros del vital líquido en las colonias Fomerrey 45 y Vistancias Primer Sector

Política

Senado devela placa como reconocimiento de la lucha histórica de comunidad LGBT+

Senadores dijeron que se debe concebir un país igualitario, donde todas las personas puedan ejercer sus derechos a plenitud, sin miedo y sin estigmas