/ sábado 4 de febrero de 2017

Veracruz gana a Chiapas y están cerca de librarla en el descenso

POR MIGUEL ÁNGEL MÚJICA

Son solamente centésimas las que mantienen arriba a Chiapas de Veracruz, pero lo que sucedió ayer en campo jarocho demostró que los Tiburones están más cerca de “librarla” que los propios Jaguares.

El 2-0 no solamente ayuda a los de Carlos Reinoso a respirar, sino que también –con una ayudita del América en el juego pendiente ante los propios chiapanecos–, superarían a su rival de anoche. El drama se aviva, 1.1685 de Chiapas por 1.1666 del Veracruz, la quema está muy cerca, pero se inclina a tierras sureñas.

La fiesta con la que el veracruzano vive quedó para otro momento. Anoche en el “Pirata”, la tensión se sintió desde el pitazo inicial.

Veracruz supo de su responsabilidad. Los Tiburones Rojos amanecieron abajo del Jaguar, e incluso con el triunfo se mantendrían ahí, pese a tener más unidades. Ese juego pendiente ante América fue un bálsamo chiapaneco.

Los escualos fueron amenazantes desde el comienzo. Herrera quiso morder en dos ocasiones. Moi evitó la apertura del marcador.

La motivación jaguar pasó por los pies de Fabbro. Una pared dejó a Jonathan en los linderos del área. La mala puntería evitó el primero de la visita.

La tensión en el campo ayudó a la poca especulación. Toques con poca intención y nulos arranques por las bandas entregaron bostezos en la grada.

Solamente Hinestroza mostró lo contrario. El colombiano se animó por la banda en par de ocasiones. En la segunda mandó centro por la izquierda, Muñoz midió mal y se le escurrió entre las manos. Herrera se avivó y con la punta del zapato la mandó al fondo de la red. ¡Gol de Veracruz!

El carnaval se desató en el Puerto. Bengalas, cánticos y sonrisas. El Luis de la Fuente sintió que la salvación estaba en sus manos, mínimo por los instantes finales del primer lapso. Delgadillo decidió mandar a ambos al descanso.

Jaguares salió decidido a empatar. Sergio Bueno respetó su parado, pero unos minutos le bastaron para hacer sus cambios. Estigarribia, Bermúdez y Esqueda supusieron una solución para los chiapanecos.

Fue el “Chelo” el más cercano a la portería. El guaraní se encontró un balón que mandó a la grada. “Estiga” se llevó la rechifla del respetable. Los minutos pasaron y Veracruz soportó los rasguños felinos. Melitón voló para evitar la paridad de Fabbro.

Reinoso mostró su experiencia. El “Maestro” manejó los tiempos exactos del partido. Sacó a los exhaustos Villalva e Hinestroza. Bravo y Luna hicieron respirar al equipo.

El cierre fue cardiaco. Reyna y Herrera lograron una gran jugada que terminó en tiro de esquina. La puerta se volvió a abrir de córner. La pelota parada una vez más rindió para Veracruz. Ángel la mandó al punto penalti y con maestría el “Forest” Álvarez remató para sentenciar todo.

La gente cerró la puerta de Melitón. A pulmón puro le recordó a Chiapas que no quieren irse a la Liga de Ascenso. El silbatazo de Paul Delgadillo terminó todo. Tres puntos de oro para el Tibu, que hoy más que nunca, no se va. Está decidido a morder rumbo a la salvación.

POR MIGUEL ÁNGEL MÚJICA

Son solamente centésimas las que mantienen arriba a Chiapas de Veracruz, pero lo que sucedió ayer en campo jarocho demostró que los Tiburones están más cerca de “librarla” que los propios Jaguares.

El 2-0 no solamente ayuda a los de Carlos Reinoso a respirar, sino que también –con una ayudita del América en el juego pendiente ante los propios chiapanecos–, superarían a su rival de anoche. El drama se aviva, 1.1685 de Chiapas por 1.1666 del Veracruz, la quema está muy cerca, pero se inclina a tierras sureñas.

La fiesta con la que el veracruzano vive quedó para otro momento. Anoche en el “Pirata”, la tensión se sintió desde el pitazo inicial.

Veracruz supo de su responsabilidad. Los Tiburones Rojos amanecieron abajo del Jaguar, e incluso con el triunfo se mantendrían ahí, pese a tener más unidades. Ese juego pendiente ante América fue un bálsamo chiapaneco.

Los escualos fueron amenazantes desde el comienzo. Herrera quiso morder en dos ocasiones. Moi evitó la apertura del marcador.

La motivación jaguar pasó por los pies de Fabbro. Una pared dejó a Jonathan en los linderos del área. La mala puntería evitó el primero de la visita.

La tensión en el campo ayudó a la poca especulación. Toques con poca intención y nulos arranques por las bandas entregaron bostezos en la grada.

Solamente Hinestroza mostró lo contrario. El colombiano se animó por la banda en par de ocasiones. En la segunda mandó centro por la izquierda, Muñoz midió mal y se le escurrió entre las manos. Herrera se avivó y con la punta del zapato la mandó al fondo de la red. ¡Gol de Veracruz!

El carnaval se desató en el Puerto. Bengalas, cánticos y sonrisas. El Luis de la Fuente sintió que la salvación estaba en sus manos, mínimo por los instantes finales del primer lapso. Delgadillo decidió mandar a ambos al descanso.

Jaguares salió decidido a empatar. Sergio Bueno respetó su parado, pero unos minutos le bastaron para hacer sus cambios. Estigarribia, Bermúdez y Esqueda supusieron una solución para los chiapanecos.

Fue el “Chelo” el más cercano a la portería. El guaraní se encontró un balón que mandó a la grada. “Estiga” se llevó la rechifla del respetable. Los minutos pasaron y Veracruz soportó los rasguños felinos. Melitón voló para evitar la paridad de Fabbro.

Reinoso mostró su experiencia. El “Maestro” manejó los tiempos exactos del partido. Sacó a los exhaustos Villalva e Hinestroza. Bravo y Luna hicieron respirar al equipo.

El cierre fue cardiaco. Reyna y Herrera lograron una gran jugada que terminó en tiro de esquina. La puerta se volvió a abrir de córner. La pelota parada una vez más rindió para Veracruz. Ángel la mandó al punto penalti y con maestría el “Forest” Álvarez remató para sentenciar todo.

La gente cerró la puerta de Melitón. A pulmón puro le recordó a Chiapas que no quieren irse a la Liga de Ascenso. El silbatazo de Paul Delgadillo terminó todo. Tres puntos de oro para el Tibu, que hoy más que nunca, no se va. Está decidido a morder rumbo a la salvación.