/ domingo 5 de marzo de 2017

Barcelona derrota al Eibar 4-1

Un partido para enmarcar por parte de Neymar, así como la brillantez de Lionel Messi, su mejor socio, confirmaron el dulce momento por el que atraviesa el Barcelona, que mantiene el liderato de la Liga española tras golear 5-0 al Celta de Vigo, en una jornada en la que la mejor versión de Karim Benzema le permitió al Real Madrid salir airoso de su complicada visita al Eibar, al que derrotó 4-1.

Además, su contundente victoria le sirvió al Barcelona como un ensayo de cara al reto que afrontará el próximo miércoles, cuando reciba al París Saint Germain en la vuelta de los octavos de final de la Champions League, una eliminatoria en la que intentará remontar el 4-0 adverso que sufrió en el juego de ida.

Los aficionados del Barcelona vuelven a creer tras ver la mejor versión de su equipo, a pesar del la revuelta provocada por el técnico Luis Enrique, quien el miércoles pasado oficializó que no seguirá en el cargo a partir de la próxima temporada.

Fue también el día en el que Messi volvió a firmar un partido excepcional, con dos tantos, asistencias y un futbol de quilates. Pero tras la goleada, del delantero sólo se habla de su reiterado gesto tras anotar el primer gol.

Anotó un gran tanto, al minuto 24, tras una no menos excepcional jugada personal, y cuando se acomodaba en el campo, hizo como que hablaba con alguien por teléfono, dirigiéndose a las gradas del Camp Nou.

Todo esto, después de que el argentino está en proceso de renovación de su contrato, y que hace dos partidos en el Camp Nou no celebró el gol del triunfo que anotó de penalti contra el Leganés. A la reiterada y ficticia llamada telefónica, parece que nadie se sintió aludido, pero en las redes sociales han tomado el gesto de Messi para hacer todo tipo de especulaciones.

Barcelona se divirtió de lo lindo sobre el césped, y tras la anotación de Messi, este último dio una exquisita asistencia para que Neymar firmara uno de los mejores goles del torneo, al picar el balón en una definición única, al minuto 40.

Iván Rakitic, al 57’; Samuel Umtiti, al 61; y de nuevamente Messi, al 64’; completaron una goleada sin el sello de Luis Suárez, quien no obstante vivió un día extraño.

Antes, el Real Madrid acabó con su irregularidad. Mostró gran personalidad ante la lesión de Cristiano Ronaldo y la suspensión de Gareth Bale. Ahí apareció Benzema, quien con un doblete, firmado al minuto 14 y 25, dejó claro quién iba a mandar en Ipurúa ante un Eibar superado en todos los aspectos.

También tuvieron un gran rendimiento jugadores con poca continuidad como James Rodríguez y Marco Asensio, quienes también se hicieron presentes en el marcador, al minuto 29 y 60, respectivamente.

Eibar estuvo lejos de la imagen del equipo que no para de sorprender, y anotó el tanto del honor gracias a Rubén Peña, al minuto 72.

La fecha 26 de la Liga española también ofreció ayer un duelo entre mexicanos, cuando el Villarreal de Jonathan dos Santos se impuso 2-0 ante el Espanyol de Diego Reyes. El primero ingresó de cambio al minuto 63, mientras que el segundo disputó todo el encuentro.

Con el resultado, Villarreal logró distanciarse del Espanyol, un rival directo en la lucha por clasificarse a la Europa League de la próxima temporada.

Tampoco fue un buen día para el portero mexicano Guillermo Ochoa, quien sufrió otra dolorosa derrota de 1-0 ante Leganés, que lo mantiene en la zona de descenso.

Un partido para enmarcar por parte de Neymar, así como la brillantez de Lionel Messi, su mejor socio, confirmaron el dulce momento por el que atraviesa el Barcelona, que mantiene el liderato de la Liga española tras golear 5-0 al Celta de Vigo, en una jornada en la que la mejor versión de Karim Benzema le permitió al Real Madrid salir airoso de su complicada visita al Eibar, al que derrotó 4-1.

Además, su contundente victoria le sirvió al Barcelona como un ensayo de cara al reto que afrontará el próximo miércoles, cuando reciba al París Saint Germain en la vuelta de los octavos de final de la Champions League, una eliminatoria en la que intentará remontar el 4-0 adverso que sufrió en el juego de ida.

Los aficionados del Barcelona vuelven a creer tras ver la mejor versión de su equipo, a pesar del la revuelta provocada por el técnico Luis Enrique, quien el miércoles pasado oficializó que no seguirá en el cargo a partir de la próxima temporada.

Fue también el día en el que Messi volvió a firmar un partido excepcional, con dos tantos, asistencias y un futbol de quilates. Pero tras la goleada, del delantero sólo se habla de su reiterado gesto tras anotar el primer gol.

Anotó un gran tanto, al minuto 24, tras una no menos excepcional jugada personal, y cuando se acomodaba en el campo, hizo como que hablaba con alguien por teléfono, dirigiéndose a las gradas del Camp Nou.

Todo esto, después de que el argentino está en proceso de renovación de su contrato, y que hace dos partidos en el Camp Nou no celebró el gol del triunfo que anotó de penalti contra el Leganés. A la reiterada y ficticia llamada telefónica, parece que nadie se sintió aludido, pero en las redes sociales han tomado el gesto de Messi para hacer todo tipo de especulaciones.

Barcelona se divirtió de lo lindo sobre el césped, y tras la anotación de Messi, este último dio una exquisita asistencia para que Neymar firmara uno de los mejores goles del torneo, al picar el balón en una definición única, al minuto 40.

Iván Rakitic, al 57’; Samuel Umtiti, al 61; y de nuevamente Messi, al 64’; completaron una goleada sin el sello de Luis Suárez, quien no obstante vivió un día extraño.

Antes, el Real Madrid acabó con su irregularidad. Mostró gran personalidad ante la lesión de Cristiano Ronaldo y la suspensión de Gareth Bale. Ahí apareció Benzema, quien con un doblete, firmado al minuto 14 y 25, dejó claro quién iba a mandar en Ipurúa ante un Eibar superado en todos los aspectos.

También tuvieron un gran rendimiento jugadores con poca continuidad como James Rodríguez y Marco Asensio, quienes también se hicieron presentes en el marcador, al minuto 29 y 60, respectivamente.

Eibar estuvo lejos de la imagen del equipo que no para de sorprender, y anotó el tanto del honor gracias a Rubén Peña, al minuto 72.

La fecha 26 de la Liga española también ofreció ayer un duelo entre mexicanos, cuando el Villarreal de Jonathan dos Santos se impuso 2-0 ante el Espanyol de Diego Reyes. El primero ingresó de cambio al minuto 63, mientras que el segundo disputó todo el encuentro.

Con el resultado, Villarreal logró distanciarse del Espanyol, un rival directo en la lucha por clasificarse a la Europa League de la próxima temporada.

Tampoco fue un buen día para el portero mexicano Guillermo Ochoa, quien sufrió otra dolorosa derrota de 1-0 ante Leganés, que lo mantiene en la zona de descenso.