/ martes 14 de junio de 2022

Costa Rica estará en el mundial de Qatar 2022

Un solitario gol de Joel Campbell fue suficiente para vencer a Nueva Zelanda

Pura vida, es lo que representó para Costa Rica la victoria 1-0 ante Nueva Zelanda en la repesca intercontinental. El cuadro tico hizo buenos los pronósticos para llevarse un sufrido triunfo en Qatar y asegurar así su boleto a la Copa del Mundo, donde compartirá el complicado Grupo E con España, Alemania y Japón.

Un latigazo apenas al minuto tres de partido por parte de Joel Campbell le bastó al equipo dirigido por Luis Fernando Suárez para imponer condiciones y asegurar el boleto para participar en su sexta Copa del Mundo, la tercera de forma consecutiva.

Te recomendamos: Árbitra Karen Díaz Medina se convierte en la primer mexicana convocada a un Mundial

El tiempo, que a veces trabaja de forma misteriosa, no enfrió el ímpetu de Costa Rica en su afán de asegurar su lugar en Qatar. Pese a la larga espera que supuso la repesca intercontinental, los ticos mantuvieron la concentración y saltaron al campo del Al Rayyan Stadium con la misma garra que les permitió ganar 19 de los últimos 21 puntos de la eliminatoria para ganar el derecho a disputar el medio boleto.

Esa condición le permitió al cuadro centroamericano tomar la ventaja rápido, con un golpe a los tres minutos que a la postre sería determinante. La jugada vino en un pecado mortal de Nueva Zelanda, que no atinó a cortar un saque de banda y que contó con la viveza de Jewison Bennette, que tiró una diagonal retrasada por la punta izquierda, justo al movimiento de Campbell. El extremo remató algo mordido con la zurda, pero con dirección suficiente para mandarla a guardar.

Jugadores de la Selección de Costa Rica festejando el triunfo contra Nueva Zelanda. Foto: EFE

El gol, como una ruleta rusa, despertó a Nueva Zelanda y los minutos que siguieron fueron de asedio para el marco de Navas. Sin una fórmula elaborada, el ataque del conjunto de Oceanía consistió en buscar por todo lo alto al delantero Chris Wood, quien aprovechó su 1.91 metros para fungir de poste y bajar buenos balones. Así llegó la más clara, con un remate desviado de Greive. Poco más tarde, Wood volvió a tener una de peligro, pero ahora por abajo, con un disparo dentro del área chica que rechazó Navas sin demasiadas complicaciones.

El primer tiempo transitó en una tensa calma, hasta que en la recta final Nueva Zelanda dinamitó el trámite. En una jugada por la banda izquierda que terminó en gol gracias al remate de Wood. Justo cuando el estadio era una caldera, el silbante calmó los ánimos con su caminata al VAR, donde confirmó una falta de Garbert al inicio de la jugada para anular el tanto.

Jugadores de la Selección de Costa Rica festejando el triunfo contra Nueva Zelanda. Foto: EFE

Durante la parte complementaria, los ticos tiraron de oficio, aunque el paso de los minutos generó lo inevitable, y el equipo de Suárez se replegó más de la cuenta. A su favor, como una sana costumbre, tenían a Nava en el marco, y esos años que suponen minutos de calma cuando todo alrededor parece desquiciado.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Ya sin piernas, alentados sólo por las ganas de disputar el tercer Mundial de su historia, los All Whites tuvieron sus oportunidades. Un disparo de Lewis que el arquero mandó al córner, una internada de Wood que Navas atajó abajo, sin problemas, y el cierre definitivo de los partidos dramáticos representado en un último centro rechazado por una zaga amontonada. No hubo más. Costa Rica está en el Mundial.

Pura vida, es lo que representó para Costa Rica la victoria 1-0 ante Nueva Zelanda en la repesca intercontinental. El cuadro tico hizo buenos los pronósticos para llevarse un sufrido triunfo en Qatar y asegurar así su boleto a la Copa del Mundo, donde compartirá el complicado Grupo E con España, Alemania y Japón.

Un latigazo apenas al minuto tres de partido por parte de Joel Campbell le bastó al equipo dirigido por Luis Fernando Suárez para imponer condiciones y asegurar el boleto para participar en su sexta Copa del Mundo, la tercera de forma consecutiva.

Te recomendamos: Árbitra Karen Díaz Medina se convierte en la primer mexicana convocada a un Mundial

El tiempo, que a veces trabaja de forma misteriosa, no enfrió el ímpetu de Costa Rica en su afán de asegurar su lugar en Qatar. Pese a la larga espera que supuso la repesca intercontinental, los ticos mantuvieron la concentración y saltaron al campo del Al Rayyan Stadium con la misma garra que les permitió ganar 19 de los últimos 21 puntos de la eliminatoria para ganar el derecho a disputar el medio boleto.

Esa condición le permitió al cuadro centroamericano tomar la ventaja rápido, con un golpe a los tres minutos que a la postre sería determinante. La jugada vino en un pecado mortal de Nueva Zelanda, que no atinó a cortar un saque de banda y que contó con la viveza de Jewison Bennette, que tiró una diagonal retrasada por la punta izquierda, justo al movimiento de Campbell. El extremo remató algo mordido con la zurda, pero con dirección suficiente para mandarla a guardar.

Jugadores de la Selección de Costa Rica festejando el triunfo contra Nueva Zelanda. Foto: EFE

El gol, como una ruleta rusa, despertó a Nueva Zelanda y los minutos que siguieron fueron de asedio para el marco de Navas. Sin una fórmula elaborada, el ataque del conjunto de Oceanía consistió en buscar por todo lo alto al delantero Chris Wood, quien aprovechó su 1.91 metros para fungir de poste y bajar buenos balones. Así llegó la más clara, con un remate desviado de Greive. Poco más tarde, Wood volvió a tener una de peligro, pero ahora por abajo, con un disparo dentro del área chica que rechazó Navas sin demasiadas complicaciones.

El primer tiempo transitó en una tensa calma, hasta que en la recta final Nueva Zelanda dinamitó el trámite. En una jugada por la banda izquierda que terminó en gol gracias al remate de Wood. Justo cuando el estadio era una caldera, el silbante calmó los ánimos con su caminata al VAR, donde confirmó una falta de Garbert al inicio de la jugada para anular el tanto.

Jugadores de la Selección de Costa Rica festejando el triunfo contra Nueva Zelanda. Foto: EFE

Durante la parte complementaria, los ticos tiraron de oficio, aunque el paso de los minutos generó lo inevitable, y el equipo de Suárez se replegó más de la cuenta. A su favor, como una sana costumbre, tenían a Nava en el marco, y esos años que suponen minutos de calma cuando todo alrededor parece desquiciado.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Ya sin piernas, alentados sólo por las ganas de disputar el tercer Mundial de su historia, los All Whites tuvieron sus oportunidades. Un disparo de Lewis que el arquero mandó al córner, una internada de Wood que Navas atajó abajo, sin problemas, y el cierre definitivo de los partidos dramáticos representado en un último centro rechazado por una zaga amontonada. No hubo más. Costa Rica está en el Mundial.