/ domingo 2 de abril de 2017

Pachuca y Puebla empatan a cero

Pachuca y Puebla empataron 0-0 en el Hidalgo. Los Tuzos tuvieron chance de ganar pero el "Chucky" Lozano, quien reapareció en las canchas, falló un penalti. Ahí se fue la mejor ocasión de romper este juego que de plano arrancó bostezos y uno que otro chiflido en ambas aficiones.

EL JUEGO

El primer tiempo fue un ensayo. Casi un entrenamiento para el Pachuca, que decidió salir a jugar sin centro delantero. Pocos, por no decir que ningún equipo del mundo de manda semejante lujo. El Barcelona, si acaso...

La ausencia de un referente adelante condicionó el accionar de los Tuzos. Los anfitriones fueron más en todo. En posesión; en toque; en seguridad; en fin, superioridad sin reflejarla en el marcador.

Claro, se acercó con algún disparo de Guzmán que fue atajado en gran forma por Campestrini pero nada más. Fuera de eso y otro intento del "Chucky" Lozano, no se dio mayor inquietud para el conjunto de Cardozo.

Así, las cosas se dieron muy a modo para los visitantes. Puebla fue ordenado y con eso le bastó para no verse dañado. Al fin y al cabo, sacar puntos era el objetivo.

Sus centrales, sin inquietarse, se limitaron a cuidar las embestidas de Lozano y Urretaviscaya, escalonando a sus laterales, sin apuro. El descanso sin goles fue una consecuencia de todo lo que dejaron de hacer los hidalguenses.

Aferrado a su variante, Alonso casi acierta cuando el "Chucky" Lozano agarró al Puebla en un contragolpe, mano a mano, y fue fauleado por Gutiérrez en él área. ¡Penalti!

Fue el mismo Hirving quien ejecutó. De mala forma, desviado, haciendo mayores los reclamos de Campestrini y su banda, que sentían rigorista la marcación.

Arruinada la idea, Alonso dio marcha atrás y mandó a Franco Jara al campo. Para ese entonces, La Franja había ganado confianza y hasta se animaba a probar con un tiro lejano al "Conejo" Pérez.

Los Tuzos fueron a más con Figueroa y Rodríguez, buscando resolver el bocado que se les atragantaba. Y no se pudo. Pachuca acabó trabándose sin caminos, sin ideas, ante un Puebla resuelto a llevarse el puntito, que le servirá para salvarse.

Buen negocio de Cardozo, porque este juego no dio para más... el anfitrión nunca definió.

Pachuca y Puebla empataron 0-0 en el Hidalgo. Los Tuzos tuvieron chance de ganar pero el "Chucky" Lozano, quien reapareció en las canchas, falló un penalti. Ahí se fue la mejor ocasión de romper este juego que de plano arrancó bostezos y uno que otro chiflido en ambas aficiones.

EL JUEGO

El primer tiempo fue un ensayo. Casi un entrenamiento para el Pachuca, que decidió salir a jugar sin centro delantero. Pocos, por no decir que ningún equipo del mundo de manda semejante lujo. El Barcelona, si acaso...

La ausencia de un referente adelante condicionó el accionar de los Tuzos. Los anfitriones fueron más en todo. En posesión; en toque; en seguridad; en fin, superioridad sin reflejarla en el marcador.

Claro, se acercó con algún disparo de Guzmán que fue atajado en gran forma por Campestrini pero nada más. Fuera de eso y otro intento del "Chucky" Lozano, no se dio mayor inquietud para el conjunto de Cardozo.

Así, las cosas se dieron muy a modo para los visitantes. Puebla fue ordenado y con eso le bastó para no verse dañado. Al fin y al cabo, sacar puntos era el objetivo.

Sus centrales, sin inquietarse, se limitaron a cuidar las embestidas de Lozano y Urretaviscaya, escalonando a sus laterales, sin apuro. El descanso sin goles fue una consecuencia de todo lo que dejaron de hacer los hidalguenses.

Aferrado a su variante, Alonso casi acierta cuando el "Chucky" Lozano agarró al Puebla en un contragolpe, mano a mano, y fue fauleado por Gutiérrez en él área. ¡Penalti!

Fue el mismo Hirving quien ejecutó. De mala forma, desviado, haciendo mayores los reclamos de Campestrini y su banda, que sentían rigorista la marcación.

Arruinada la idea, Alonso dio marcha atrás y mandó a Franco Jara al campo. Para ese entonces, La Franja había ganado confianza y hasta se animaba a probar con un tiro lejano al "Conejo" Pérez.

Los Tuzos fueron a más con Figueroa y Rodríguez, buscando resolver el bocado que se les atragantaba. Y no se pudo. Pachuca acabó trabándose sin caminos, sin ideas, ante un Puebla resuelto a llevarse el puntito, que le servirá para salvarse.

Buen negocio de Cardozo, porque este juego no dio para más... el anfitrión nunca definió.