/ miércoles 29 de marzo de 2017

Suecia venció 3-2 a Portugal

Suecia venció 3-2 a Portugal en Funchal, tras remontar un 2-0 adverso, y empañó así la fiesta que supuso la vuelta de Cristiano Ronaldo a su ciudad natal, donde comenzó a jugar futbol.

La primera mitad fue para Portugal, ante una Suecia que sólo inquietó a los locales en los primeros compases del partido amistoso.

El primer tanto llegó al minuto 18, tras un buen centro de Joao Cancelo, que Cristiano Ronaldo, a placer, remató para superar al portero Karl Johan Johnsson y desatar la euforia en el estadio do Marítimo.

Tras el gol, el popular grito del delantero del Real Madrid fue emulado por todos los aficionados.

Suecia intentó aferrarse a su planteamiento táctico, pero lo único que hizo fue evidenciar la falta de referencias en su ofensiva, y su escasa construcción en el centro del campo.

Una aproximación de Gelson Martins, al minuto 32, dio paso al segundo tanto de Portugal, tras un centro raso dentro del área que el defensor Andreas Granqvist envió al fondo de su propia portería.

Portugal llegó al descanso con un marcador que pudo ser aún más abultado si Cristiano Ronaldo no hubiera desperdiciado una buena ocasión en el área chica, al rematar por encima del larguero.

El segundo tiempo parecía más de lo mismo, aunque la fiesta local se deslució con un gran tanto de Suecia al minuto 56, tras un contragolpe que Viktor Claesson, el más activo de los vikingos, no desaprovechó.

Otro de los momentos clave se produjo al minuto 57, cuando los paisanos de Cristiano Ronaldo se levantaron de sus asientos para aplaudirle al ser sustituido por Ricardo Quaresma.

El juego de Portugal fue menos intenso y en un tiro de esquina, al minuto 75, el más activo de los suecos, Claesson, le ganó la partida a Nelson Semedo y certificó el empate.

El partido se acabó de torcer para Portugal en el tiempo añadido, cuando tras un contragolpe de Suecia, Joao Cancelo marcó un autogol.

Ahora, Portugal, actual campeona de Europa, tiene como principal reto la preparación de la Copa Confederaciones Rusia 2017, que se jugará en junio y en la se enfrentará en la fase de grupos al anfitrión, así como a México y Nueva Zelanda.

Suecia venció 3-2 a Portugal en Funchal, tras remontar un 2-0 adverso, y empañó así la fiesta que supuso la vuelta de Cristiano Ronaldo a su ciudad natal, donde comenzó a jugar futbol.

La primera mitad fue para Portugal, ante una Suecia que sólo inquietó a los locales en los primeros compases del partido amistoso.

El primer tanto llegó al minuto 18, tras un buen centro de Joao Cancelo, que Cristiano Ronaldo, a placer, remató para superar al portero Karl Johan Johnsson y desatar la euforia en el estadio do Marítimo.

Tras el gol, el popular grito del delantero del Real Madrid fue emulado por todos los aficionados.

Suecia intentó aferrarse a su planteamiento táctico, pero lo único que hizo fue evidenciar la falta de referencias en su ofensiva, y su escasa construcción en el centro del campo.

Una aproximación de Gelson Martins, al minuto 32, dio paso al segundo tanto de Portugal, tras un centro raso dentro del área que el defensor Andreas Granqvist envió al fondo de su propia portería.

Portugal llegó al descanso con un marcador que pudo ser aún más abultado si Cristiano Ronaldo no hubiera desperdiciado una buena ocasión en el área chica, al rematar por encima del larguero.

El segundo tiempo parecía más de lo mismo, aunque la fiesta local se deslució con un gran tanto de Suecia al minuto 56, tras un contragolpe que Viktor Claesson, el más activo de los vikingos, no desaprovechó.

Otro de los momentos clave se produjo al minuto 57, cuando los paisanos de Cristiano Ronaldo se levantaron de sus asientos para aplaudirle al ser sustituido por Ricardo Quaresma.

El juego de Portugal fue menos intenso y en un tiro de esquina, al minuto 75, el más activo de los suecos, Claesson, le ganó la partida a Nelson Semedo y certificó el empate.

El partido se acabó de torcer para Portugal en el tiempo añadido, cuando tras un contragolpe de Suecia, Joao Cancelo marcó un autogol.

Ahora, Portugal, actual campeona de Europa, tiene como principal reto la preparación de la Copa Confederaciones Rusia 2017, que se jugará en junio y en la se enfrentará en la fase de grupos al anfitrión, así como a México y Nueva Zelanda.