/ viernes 19 de agosto de 2022

El músico que observaba el cielo

Hace 200 años, el 25 de agosto de 1822, falleció William Herschel. Entre sus grandes interpretaciones está: el descubrimiento de Urano, del infrarrojo, de varias lunas y nebulosas y la construcción de enormes telescopios

El 15 de noviembre de 1738, nació en Brunswick-Luneburgo, hoy Hannover, Alemania, Friedrich Wilhelm Herschel. Él y su hermano Jacob, siguieron a su padre y se unieron a la banda de guerra. Una decisión que les cambiaría la vida, ya que entre 1756 y 1763 se libró la Guerra de los Siete Años.

En 1757, Wilhelm de 19 años, se enfrentó al horror de la guerra, cuando Brunswick-Luneburgo luchó contra Francia. Quedó tan horrorizado, que no tuvo el coraje de regresar al campo de batalla. Con apoyo de su padre, él y Jacob huyeron a Inglaterra.

Puedes leer: Dentro de la constelación Ofiuco, científicos descubren el planeta más joven de la galaxia

Dos años después, Jacob regresó a Alemania y su hermana Carolina partió a Inglaterra para acompañar a Wilhelm, quien ya usaba la versión inglesa de su nombre, William. En total eran 10 hermanos. En su nueva tierra, él continuó con la música, componiendo algunas sinfonías interesantes, que se pueden encontrar en youtube.

William y Carolina Herschel | Gráfico: A. Diethe. 1896

Uno de sus amigos fue el reverendo John Michell, rector de la iglesia de Thornhill, en Yorkshire, quien platicaba de matemáticas, astronomía, gravitación y de la fabricación de lentes. En 1783, le mencionó la posibilidad de la existencia de los agujeros negros, años después, en 1796, haría lo propio el matemático Pierre Simon Laplace. El reverendo Michell es considerado el padre de la sismología y de la magnetometría. Debió ser un buen conversador y Herschel un curioso insaciable.

LA ASTRONOMÍA

A sus 35 años, el 10 de mayo de 1773, Herschel compró un libro de astronomía, escrito por James Ferguson. Este libro lo impulsaría hacia las estrellas.

Gracias a sus conversaciones con el reverendo Michell, Herschel se animó para construir sus propios telescopios, mientras su hermana Carolina le leía pasajes de astronomía.

Telescopio de 40 pies de Herschel | Gráfico: Andrew Bell y Colin Macfarquhar. 1797

Nunca paró de construir telescopios y cada vez con mayor poder de aumento, llegó a tener el más poderoso de la época.

Ocho años después de comprar su libro, la noche del 13 de marzo de 1781, Herschel pensó haber descubierto un cometa, y lo anunció a la Royal Society:

El poder de aumento (del telescopio) que tuve cuando vi por primera vez al cometa era de 227. Por experiencia sé que los diámetros de las estrellas no aumentan proporcionalmente con aumentos mayores, como (si sucede con) los planetas, por lo que ahora usando aumentos de 460 y 932, encontré que el diámetro del cometa aumentó en proporción a la potencia de aumento, como debe ser ... ”.

Telescopio de 20 pies de Herschel | Gráfico: Herschel, William; Bunce, J; Walker, J. 1794

El astrónomo real, Nevil Maskelyne le escribió a Herschel: “No sé cómo llamarlo. Es probable que sea un planeta normal que se mueve en una órbita casi circular al sol o un cometa moviéndose en una órbita elíptica muy excéntrica. Aún no he visto ninguna coma o cola al cometa”.

La duda de la naturaleza cometaria del objeto era compartida por otros astrónomos, pues el objeto era sólido como un planeta y no difuso como un cometa y no tenía cola. Anders Johan Lexell desde Rusia, calculó la órbita del objeto y descubrió que era casi circular, digna de un planeta.

En 1783, Herschel le comunicó al presidente de la Royal Society, Joseph Banks, que: “Por las observaciones de los astrónomos más eminentes de Europa, parece que la nueva estrella, que tuve el honor de señalar en marzo de 1781, es en realidad un planeta de nuestro Sistema Solar”.

Herschel propuso llamarle Georgium Sidus, la Estrella de Jorge, en honor al Rey Jorge III de Inglaterra. Johann Elert Bode propuso Urano, en honor al dios griego de los cielos, Ouranus, padre de Cronos (Saturno) y abuelo de Zeus (Júpiter).

El descubrimiento de Urano llevó al descubrimiento de Neptuno (1846) y después, de alguna manera, a Plutón (1930).

El planeta Urano, por la Voyager 2 en 1986 | Foto: NASA-JPL

En 1783, Herschel descubrió que el Sol no está quieto sino en movimiento, lo que implicaba que el Sol arrastra a la Tierra y a los demás planetas a su alrededor. Además, bautizó al punto a donde se dirige el Sol, como Apex Solar.

En cierta ocasión, Herschel midió la temperatura de los colores que partían de un prisma. Su gran sorpresa fue que después del rojo, en donde no hay color, la temperatura era un grado mayor. Descubrió así el infrarrojo.

Descubrió también las lunas Mimas y Encélado de Saturno y Titania y Oberón de Urano. Los nombres de las lunas fueron dados por su hijo John, un afamado astrónomo. Herschel introdujo la palabra "asteroide", que significa: similar a un astro, en griego, así como el de "nebulosa planetaria". Propuso un modelo de la Vía Láctea, descubrió más de 2 mil 500 nebulosas y cúmulos estelares, catalogó más de 800 estrellas dobles o múltiples, midió la rotación de Saturno y describió los cambios estacionales en Marte, entre muchos otros trabajos.

Su interés por la astronomía se la transmitió a su hermana Carolina, quien descubrió varios cometas y agregó 500 estrellas al catálogo estelar de Flamsteed, mientras que su hijo John es uno de los más famosos astrónomos. El 25 de agosto de 1822, hace 200 años, William Herschel pasó de escribir partituras y observar el cielo, a brillar entre los grandes de la astronomía.

Réplica del telescopio con el que Herschel descubrió Urano | Foto: Museo William Herschel



german@astropuebla.org


El 15 de noviembre de 1738, nació en Brunswick-Luneburgo, hoy Hannover, Alemania, Friedrich Wilhelm Herschel. Él y su hermano Jacob, siguieron a su padre y se unieron a la banda de guerra. Una decisión que les cambiaría la vida, ya que entre 1756 y 1763 se libró la Guerra de los Siete Años.

En 1757, Wilhelm de 19 años, se enfrentó al horror de la guerra, cuando Brunswick-Luneburgo luchó contra Francia. Quedó tan horrorizado, que no tuvo el coraje de regresar al campo de batalla. Con apoyo de su padre, él y Jacob huyeron a Inglaterra.

Puedes leer: Dentro de la constelación Ofiuco, científicos descubren el planeta más joven de la galaxia

Dos años después, Jacob regresó a Alemania y su hermana Carolina partió a Inglaterra para acompañar a Wilhelm, quien ya usaba la versión inglesa de su nombre, William. En total eran 10 hermanos. En su nueva tierra, él continuó con la música, componiendo algunas sinfonías interesantes, que se pueden encontrar en youtube.

William y Carolina Herschel | Gráfico: A. Diethe. 1896

Uno de sus amigos fue el reverendo John Michell, rector de la iglesia de Thornhill, en Yorkshire, quien platicaba de matemáticas, astronomía, gravitación y de la fabricación de lentes. En 1783, le mencionó la posibilidad de la existencia de los agujeros negros, años después, en 1796, haría lo propio el matemático Pierre Simon Laplace. El reverendo Michell es considerado el padre de la sismología y de la magnetometría. Debió ser un buen conversador y Herschel un curioso insaciable.

LA ASTRONOMÍA

A sus 35 años, el 10 de mayo de 1773, Herschel compró un libro de astronomía, escrito por James Ferguson. Este libro lo impulsaría hacia las estrellas.

Gracias a sus conversaciones con el reverendo Michell, Herschel se animó para construir sus propios telescopios, mientras su hermana Carolina le leía pasajes de astronomía.

Telescopio de 40 pies de Herschel | Gráfico: Andrew Bell y Colin Macfarquhar. 1797

Nunca paró de construir telescopios y cada vez con mayor poder de aumento, llegó a tener el más poderoso de la época.

Ocho años después de comprar su libro, la noche del 13 de marzo de 1781, Herschel pensó haber descubierto un cometa, y lo anunció a la Royal Society:

El poder de aumento (del telescopio) que tuve cuando vi por primera vez al cometa era de 227. Por experiencia sé que los diámetros de las estrellas no aumentan proporcionalmente con aumentos mayores, como (si sucede con) los planetas, por lo que ahora usando aumentos de 460 y 932, encontré que el diámetro del cometa aumentó en proporción a la potencia de aumento, como debe ser ... ”.

Telescopio de 20 pies de Herschel | Gráfico: Herschel, William; Bunce, J; Walker, J. 1794

El astrónomo real, Nevil Maskelyne le escribió a Herschel: “No sé cómo llamarlo. Es probable que sea un planeta normal que se mueve en una órbita casi circular al sol o un cometa moviéndose en una órbita elíptica muy excéntrica. Aún no he visto ninguna coma o cola al cometa”.

La duda de la naturaleza cometaria del objeto era compartida por otros astrónomos, pues el objeto era sólido como un planeta y no difuso como un cometa y no tenía cola. Anders Johan Lexell desde Rusia, calculó la órbita del objeto y descubrió que era casi circular, digna de un planeta.

En 1783, Herschel le comunicó al presidente de la Royal Society, Joseph Banks, que: “Por las observaciones de los astrónomos más eminentes de Europa, parece que la nueva estrella, que tuve el honor de señalar en marzo de 1781, es en realidad un planeta de nuestro Sistema Solar”.

Herschel propuso llamarle Georgium Sidus, la Estrella de Jorge, en honor al Rey Jorge III de Inglaterra. Johann Elert Bode propuso Urano, en honor al dios griego de los cielos, Ouranus, padre de Cronos (Saturno) y abuelo de Zeus (Júpiter).

El descubrimiento de Urano llevó al descubrimiento de Neptuno (1846) y después, de alguna manera, a Plutón (1930).

El planeta Urano, por la Voyager 2 en 1986 | Foto: NASA-JPL

En 1783, Herschel descubrió que el Sol no está quieto sino en movimiento, lo que implicaba que el Sol arrastra a la Tierra y a los demás planetas a su alrededor. Además, bautizó al punto a donde se dirige el Sol, como Apex Solar.

En cierta ocasión, Herschel midió la temperatura de los colores que partían de un prisma. Su gran sorpresa fue que después del rojo, en donde no hay color, la temperatura era un grado mayor. Descubrió así el infrarrojo.

Descubrió también las lunas Mimas y Encélado de Saturno y Titania y Oberón de Urano. Los nombres de las lunas fueron dados por su hijo John, un afamado astrónomo. Herschel introdujo la palabra "asteroide", que significa: similar a un astro, en griego, así como el de "nebulosa planetaria". Propuso un modelo de la Vía Láctea, descubrió más de 2 mil 500 nebulosas y cúmulos estelares, catalogó más de 800 estrellas dobles o múltiples, midió la rotación de Saturno y describió los cambios estacionales en Marte, entre muchos otros trabajos.

Su interés por la astronomía se la transmitió a su hermana Carolina, quien descubrió varios cometas y agregó 500 estrellas al catálogo estelar de Flamsteed, mientras que su hijo John es uno de los más famosos astrónomos. El 25 de agosto de 1822, hace 200 años, William Herschel pasó de escribir partituras y observar el cielo, a brillar entre los grandes de la astronomía.

Réplica del telescopio con el que Herschel descubrió Urano | Foto: Museo William Herschel



german@astropuebla.org


Política

"No soy antialiancista, soy anti PRIAN", dice el senador panista Damián Zepeda

Acusa que el PRI "fue un lastre" para Acción Nacional en la pasada elección y exige que el partido se abra a la ciudadanía en el cambio de la dirigencia nacional

Sociedad

Balean oficinas del Diario Adiscusión en Culiacán, Sinaloa

En el sitio se observaron disparos contra la fachada y se encontraron casquillos de bala

CDMX

Depositan 13 monedas a cambio de encontrar el amor: chilangos se encomiendan a San Antonio

Ayer las mujeres y familias visitaron a San Antonio, quien ayuda a las cosas y causas perdidas

Sociedad

“Esperemos que honre ser mujer”, dice buscadora sobre llegada de Sheinbaum a la presidencia

La buscadora y activista destacó que hay muchos pendientes que debe atender Sheinbaum

Sociedad

Tila, el pueblo de Chiapas que se apagó por la violencia

El Ejército Mexicano instaló en las instalaciones del Colegio de Bachilleres, un centro de atención para la población

Mundo

Cifra de personas refugiadas en el mundo alcanza niveles récord

La movilización forzosa de una población alcanzó niveles récord gracias al cambio climático y las guerras