/ miércoles 27 de marzo de 2024

Carne respetuosa con el medio ambiente, ¿a qué costo?

La nueva certificación "carbono neutral", creada en Argentina, puede ser una buena opción para reducir las emisiones del ganado, aunque aún se tienen que enfrentar factores como el alto costo de su producción

En Argentina, donde la carne vacuna es un símbolo de orgullo nacional, una asociación liderada por el gobierno ha comenzado a certificar cierto ganado como carbono neutral. Este es un gran paso que no debe subestimarse, pero lograr que el proceso de certificación sea correcto es crucial.

El sector ganadero mundial es un factor clave del cambio climático y contribuye con alrededor del 12 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Dos tercios de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de la agricultura provienen de la ganadería, y la cría de ganado para obtener carne suele ser la actividad que genera más emisiones.

Puede interesarte: Más de 100 granjas avícolas de Yucatán, en “vacío sanitario” por influenza aviar

Si bien cambiar la dieta hacia alimentos de origen vegetal y proteínas alternativas puede ayudar a reducir las emisiones, el consumo mundial de carne está creciendo con una población en expansión y una prosperidad en aumento.

Hay formas en que los productores ganaderos pueden reducir esas emisiones. Sin embargo, más allá de la presión social, los ganaderos tienen pocos incentivos para hacerlo. A menos que esas medidas para reducir las emisiones también aumenten la productividad, normalmente se convierten en costos con pocos beneficios inmediatos a cambio.

Con una certificación formal, los agricultores pueden ganar un precio más alto. Este ha sido el caso de los productos certificados como orgánicos o de comercio justo. Si el ganado pudiera criarse de manera que produjera menos emisiones y se certificara como respetuoso con el clima, los precios más altos resultantes que podrían obtener podrían dar a los productores un incentivo para invertir en la reducción de las emisiones de sus rebaños.

El enfoque de certificación de Argentina se basa en un sistema silvopastoril, que integra el crecimiento de los árboles con el pastoreo o la producción de pastos o granos para forraje. El ganado se cría en bosques intercalados con pastizales naturales nativos y pastos cultivados. Los pastos y pastoreos se manejan para devolver nutrientes y materia orgánica al suelo.

Tanto los árboles como los métodos de regeneración del suelo almacenan carbono, lo que lleva a la certificación a afirmar que el ganado, a pesar de los gases de efecto invernadero que produce, es carbono neutral.

La certificación, aprobada a principios de 2024, es una colaboración entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial de Argentina y el sector privado argentino, con la certificación del Sistema Internacional de Declaración Ambiental de Productos, uno de los primeros y más antiguos sistemas de verificación de terceros en funcionamiento. de reclamaciones medioambientales.

Foto AFP

Este sistema silvopastoril puede ser difícil de replicar en otros lugares, pero es sólo una forma de reducir las emisiones del ganado. Soy economista agrícola y de recursos y director ejecutivo de la Comisión de Innovación para el Cambio Climático, la Seguridad Alimentaria y la Agricultura, dirigida por el premio Nobel Michael Kremer. Aquí hay algunas otras innovaciones emergentes que podrían conducir a certificaciones ganaderas que reduzcan las emisiones, como los aditivos alimentarios, la edición de genes y las prácticas avanzadas de gestión agrícola.

La certificación como camino a seguir

La certificación puede incentivar a los productores ganaderos a utilizar estos métodos, pero los sistemas de certificación deben diseñarse cuidadosamente.

Afirmaciones como las de Argentina deben verificarse de manera confiable para garantizar que la certificación sea creíble. Argentina dio un paso importante al incluir un sistema probado de verificación por terceros, yendo más allá de programas nacionales similares “respetuosos con el clima” iniciados en Australia y Estados Unidos.

Las organizaciones que verifican los certificados deberían desempeñar un papel en el establecimiento de las reglas, pero también deberían hacerlo los gobiernos. Por ejemplo, es poco probable que los aditivos alimentarios por sí solos alcancen la categoría “carbono neutral”, pero las organizaciones están explorando si reducciones menores podrían ser suficientes para que el ganado sea certificado como “respetuoso con el clima” y obtenga un precio más alto para los productores.

Finalmente, la certificación sólo funcionará si los consumidores están dispuestos a pagar un precio más alto por productos cárnicos y lácteos neutros en carbono, o incluso simplemente respetuosos con el clima.

Algunos grupos ambientalistas se han quejado de que la certificación climática para la carne vacuna y los créditos de carbono relacionados resultan en un lavado de imagen verde, que permite a las empresas y a la industria pulir su reputación mientras continúan liberando emisiones. Pero la certificación también puede alentar a los productores ganaderos a tomar medidas que de otro modo no tomarían para reducir las emisiones generales en aras de un planeta mejor.

* Profesor de Asuntos Globales, Universidad de Notre Dame.

En Argentina, donde la carne vacuna es un símbolo de orgullo nacional, una asociación liderada por el gobierno ha comenzado a certificar cierto ganado como carbono neutral. Este es un gran paso que no debe subestimarse, pero lograr que el proceso de certificación sea correcto es crucial.

El sector ganadero mundial es un factor clave del cambio climático y contribuye con alrededor del 12 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Dos tercios de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de la agricultura provienen de la ganadería, y la cría de ganado para obtener carne suele ser la actividad que genera más emisiones.

Puede interesarte: Más de 100 granjas avícolas de Yucatán, en “vacío sanitario” por influenza aviar

Si bien cambiar la dieta hacia alimentos de origen vegetal y proteínas alternativas puede ayudar a reducir las emisiones, el consumo mundial de carne está creciendo con una población en expansión y una prosperidad en aumento.

Hay formas en que los productores ganaderos pueden reducir esas emisiones. Sin embargo, más allá de la presión social, los ganaderos tienen pocos incentivos para hacerlo. A menos que esas medidas para reducir las emisiones también aumenten la productividad, normalmente se convierten en costos con pocos beneficios inmediatos a cambio.

Con una certificación formal, los agricultores pueden ganar un precio más alto. Este ha sido el caso de los productos certificados como orgánicos o de comercio justo. Si el ganado pudiera criarse de manera que produjera menos emisiones y se certificara como respetuoso con el clima, los precios más altos resultantes que podrían obtener podrían dar a los productores un incentivo para invertir en la reducción de las emisiones de sus rebaños.

El enfoque de certificación de Argentina se basa en un sistema silvopastoril, que integra el crecimiento de los árboles con el pastoreo o la producción de pastos o granos para forraje. El ganado se cría en bosques intercalados con pastizales naturales nativos y pastos cultivados. Los pastos y pastoreos se manejan para devolver nutrientes y materia orgánica al suelo.

Tanto los árboles como los métodos de regeneración del suelo almacenan carbono, lo que lleva a la certificación a afirmar que el ganado, a pesar de los gases de efecto invernadero que produce, es carbono neutral.

La certificación, aprobada a principios de 2024, es una colaboración entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial de Argentina y el sector privado argentino, con la certificación del Sistema Internacional de Declaración Ambiental de Productos, uno de los primeros y más antiguos sistemas de verificación de terceros en funcionamiento. de reclamaciones medioambientales.

Foto AFP

Este sistema silvopastoril puede ser difícil de replicar en otros lugares, pero es sólo una forma de reducir las emisiones del ganado. Soy economista agrícola y de recursos y director ejecutivo de la Comisión de Innovación para el Cambio Climático, la Seguridad Alimentaria y la Agricultura, dirigida por el premio Nobel Michael Kremer. Aquí hay algunas otras innovaciones emergentes que podrían conducir a certificaciones ganaderas que reduzcan las emisiones, como los aditivos alimentarios, la edición de genes y las prácticas avanzadas de gestión agrícola.

La certificación como camino a seguir

La certificación puede incentivar a los productores ganaderos a utilizar estos métodos, pero los sistemas de certificación deben diseñarse cuidadosamente.

Afirmaciones como las de Argentina deben verificarse de manera confiable para garantizar que la certificación sea creíble. Argentina dio un paso importante al incluir un sistema probado de verificación por terceros, yendo más allá de programas nacionales similares “respetuosos con el clima” iniciados en Australia y Estados Unidos.

Las organizaciones que verifican los certificados deberían desempeñar un papel en el establecimiento de las reglas, pero también deberían hacerlo los gobiernos. Por ejemplo, es poco probable que los aditivos alimentarios por sí solos alcancen la categoría “carbono neutral”, pero las organizaciones están explorando si reducciones menores podrían ser suficientes para que el ganado sea certificado como “respetuoso con el clima” y obtenga un precio más alto para los productores.

Finalmente, la certificación sólo funcionará si los consumidores están dispuestos a pagar un precio más alto por productos cárnicos y lácteos neutros en carbono, o incluso simplemente respetuosos con el clima.

Algunos grupos ambientalistas se han quejado de que la certificación climática para la carne vacuna y los créditos de carbono relacionados resultan en un lavado de imagen verde, que permite a las empresas y a la industria pulir su reputación mientras continúan liberando emisiones. Pero la certificación también puede alentar a los productores ganaderos a tomar medidas que de otro modo no tomarían para reducir las emisiones generales en aras de un planeta mejor.

* Profesor de Asuntos Globales, Universidad de Notre Dame.

CDMX

CNTE se reúne con Segob para negociar pliego petitorio tras bloqueos en CDMX

Trabajadores de la CNTE se concentran en varios puntos de la ciudad, paralizando diversas vialidades importantes

Mundo

Defensa de Trump ataca a Cohen en alegatos finales del juicio

El objetivo del equipo era hacer un resumen del caso que resaltara la inocencia de Trump, ya que era su última oportunidad de convencer a los doce jurados

Tecnología

Facebook usará datos para entrenar IA; usuarios se indignan

Los internautas se quejaron por la falta de privacidad de sus datos ante el anuncio de Meta de que usará su contenido a partir del 26 de junio

Mundo

Papa Francisco se disculpa por usar expresión homofóbica

El papa usó una palabra despectiva en italiano durante la reunión con los obispos italianos el pasado 20 de mayo

Justicia

Extraditan a miembro de banda criminal que traficaba droga de México a Europa

Tomasz Kruczkowski participó entre 2011 y 2013 en un grupo delictivo dedicado a actividades ilícitas relacionadas con el suministro, exportación y transporte de cocaína a través de las fronteras de varios países europeos

CDMX

En plena ola de calor habrá reducción temporal en suministro de agua en CDMX

La reducción temporal en el suministro de agua en CDMX afectará a múltiples delegaciones de CDMX