/ miércoles 22 de mayo de 2024

Colombianos proponen una pena alternativa para los criminales

El país ensaya un programa de "justicia restaurativa" que imparte sanciones alternativas a los responsables de crímenes de guerra. Pero la propuesta no es vista con buenos ojos por todas las personas

Sentado en una banqueta, el general retirado Henry Torres hace una pausa en las labores de jardinería. Sembrar árboles forma parte de su pena por 303 asesinatos cometidos por militares bajo su mando en Colombia.

"Estamos restaurando no sólo un ecosistema, sino tratando de minimizar ese daño que causamos (...) era una forma de resarcir un daño sin estar privado de la libertad", dice el excomandante de la XVI Brigada, quien fuera responsable de cientos de ejecuciones que el Ejército usó para inflar resultados en el conflicto armado.


Apartado de las fuerzas armadas por estos crímenes, viste como cualquier empleado del vivero donde trabaja, en el oeste de Bogotá. Colombia ensaya un inédito programa de "justicia restaurativa" que imparte sanciones alternativas a la cárcel para los máximos responsables de crímenes de guerra. Surgida del histórico acuerdo de paz de 2016 con la guerrilla FARC, la iniciativa causa recelo entre algunas víctimas:

"Venga y siembre árboles... Eso es insuficiente, una especie de burla", reclama Margarita Arteaga, hermana de Kemel Mauricio, asesinado en 2007 por uniformados que lo presentaron como un extorsionista abatido en un supuesto intercambio de disparos.

Entre 2002 y 2008 unos 6 mil 400 civiles fueron ejecutados por militares que, a cambio de recompensas, los presentaron como delincuentes o guerrilleros abatidos en combate, según la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el tribunal creado para juzgar los crímenes del conflicto.

"Estamos tratando de reconciliar a nuestra sociedad después de una guerra gravísima. Es muy novedoso y muy complejo", explica a la AFP el presidente de la JEP, Roberto Vidal.

Iniciativas como "Siembras de paz", en la que participan 46 militares, son "pilotos, proyectos con los que estamos tratando de aprender cómo se monta esto", sostiene.

Estamos tratando de reconciliar a nuestra sociedad después de una guerra gravísima. Es muy novedoso y muy complejoRoberto Vidal, Presidente de jurisdicción especial para la paz


Verdad y espinas

Bajo el sol en Bogotá, una docena de hombres despeja a machetazos la maleza. Los más jóvenes alistan el terreno, mientras Torres y otros militares de mayor edad preparan arbustos para reforestar el bosque.

"Buscamos con estos trabajos sanar las heridas (...) transformar el daño causado", dice el mayor retirado Gustavo Soto. El año pasado afrontó a los allegados de 85 civiles asesinados por una unidad bajo su mando en el departamento de Casanare. "Fue bastante difícil", recuerda.

A comienzos de los años 2000 formó parte de la lucha contrainsurgente del gobierno derechista de Álvaro Uribe (2002-2010). "Infortunadamente, lo que se pedía era resultados demostrados en bajas en combate; era como nos evaluaba el mando superior", relata el mayor.

Hoy combate al retamo espinoso, un arbusto invasor en una represa cerca a Bogotá. Las espinas son largas y capaces de penetrar el grueso overol, explica Soto.


El negocio de su vida

Torres y Soto estuvieron presos por los asesinatos cometidos. La JEP les otorgó libertad a cambio de contar la verdad y participar en iniciativas como esta.

Acuden voluntariamente por cinco horas, bajo supervisión del tribunal. Cada día será reconocido como pago "anticipado" de la sanción de un máximo ocho años que impondrá la JEP.

Expertos cuestionan si estos proyectos implican "restricciones efectivas de libertades y derechos" distintas a la cárcel, como fue previsto en el pacto.

"Van a estar sometidos a un sistema de vigilancia por parte de la JEP, puede traducirse incluso en el uso de mecanismos electrónicos" como "seguimiento con los celulares", argumenta Vidal.

Para Margarita Arteaga, los militares "hicieron el negocio de su vida" al acogerse a la JEP. Su hermano era artesano y aficionado al punk, tenía 31 años en febrero de 2007 cuando llegó a una ciudad petrolera de Casanare a probar suerte como vendedor.

Un mes después, militares lo raptaron en un bar y lo ejecutaron en una zona rural. Pidió que le dispararan de frente, sobrevivió y fue rematado en el suelo, supo su hermana mayor de boca del asesino durante una audiencia de la JEP en 2023.

Algo simbólico

"Puedo entender lo simbólico del asunto de los árboles, pero no repara", reclama la vocera de la Asociación de Víctimas de Casanare por la Paz.

Cuestiona que el programa tenga lugar a unos 200 kilómetros de donde ocurrieron los asesinatos y sostiene que los militares han ocultado torturas a sus víctimas.

La violencia de varios grupos armados, incluidos rebeldes que se apartaron del acuerdo con las FARC, obligó al tribunal a situar el programa en las afueras de Bogotá, explica Vidal.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Ya están andando otras dos iniciativas de justicia restaurativa. En una, los comparecientes reconstruyen un centro cívico indígena. En la otra, educan sobre los peligros de las minas antipersonales.

Para Arteaga, se necesita más. Como parte de su sanción, Torres y sus subordinados deberían visitar batallones "contándole a los soldados en formación lo que hicieron y lo que no debe ocurrir", dice.

Sentado en una banqueta, el general retirado Henry Torres hace una pausa en las labores de jardinería. Sembrar árboles forma parte de su pena por 303 asesinatos cometidos por militares bajo su mando en Colombia.

"Estamos restaurando no sólo un ecosistema, sino tratando de minimizar ese daño que causamos (...) era una forma de resarcir un daño sin estar privado de la libertad", dice el excomandante de la XVI Brigada, quien fuera responsable de cientos de ejecuciones que el Ejército usó para inflar resultados en el conflicto armado.


Apartado de las fuerzas armadas por estos crímenes, viste como cualquier empleado del vivero donde trabaja, en el oeste de Bogotá. Colombia ensaya un inédito programa de "justicia restaurativa" que imparte sanciones alternativas a la cárcel para los máximos responsables de crímenes de guerra. Surgida del histórico acuerdo de paz de 2016 con la guerrilla FARC, la iniciativa causa recelo entre algunas víctimas:

"Venga y siembre árboles... Eso es insuficiente, una especie de burla", reclama Margarita Arteaga, hermana de Kemel Mauricio, asesinado en 2007 por uniformados que lo presentaron como un extorsionista abatido en un supuesto intercambio de disparos.

Entre 2002 y 2008 unos 6 mil 400 civiles fueron ejecutados por militares que, a cambio de recompensas, los presentaron como delincuentes o guerrilleros abatidos en combate, según la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el tribunal creado para juzgar los crímenes del conflicto.

"Estamos tratando de reconciliar a nuestra sociedad después de una guerra gravísima. Es muy novedoso y muy complejo", explica a la AFP el presidente de la JEP, Roberto Vidal.

Iniciativas como "Siembras de paz", en la que participan 46 militares, son "pilotos, proyectos con los que estamos tratando de aprender cómo se monta esto", sostiene.

Estamos tratando de reconciliar a nuestra sociedad después de una guerra gravísima. Es muy novedoso y muy complejoRoberto Vidal, Presidente de jurisdicción especial para la paz


Verdad y espinas

Bajo el sol en Bogotá, una docena de hombres despeja a machetazos la maleza. Los más jóvenes alistan el terreno, mientras Torres y otros militares de mayor edad preparan arbustos para reforestar el bosque.

"Buscamos con estos trabajos sanar las heridas (...) transformar el daño causado", dice el mayor retirado Gustavo Soto. El año pasado afrontó a los allegados de 85 civiles asesinados por una unidad bajo su mando en el departamento de Casanare. "Fue bastante difícil", recuerda.

A comienzos de los años 2000 formó parte de la lucha contrainsurgente del gobierno derechista de Álvaro Uribe (2002-2010). "Infortunadamente, lo que se pedía era resultados demostrados en bajas en combate; era como nos evaluaba el mando superior", relata el mayor.

Hoy combate al retamo espinoso, un arbusto invasor en una represa cerca a Bogotá. Las espinas son largas y capaces de penetrar el grueso overol, explica Soto.


El negocio de su vida

Torres y Soto estuvieron presos por los asesinatos cometidos. La JEP les otorgó libertad a cambio de contar la verdad y participar en iniciativas como esta.

Acuden voluntariamente por cinco horas, bajo supervisión del tribunal. Cada día será reconocido como pago "anticipado" de la sanción de un máximo ocho años que impondrá la JEP.

Expertos cuestionan si estos proyectos implican "restricciones efectivas de libertades y derechos" distintas a la cárcel, como fue previsto en el pacto.

"Van a estar sometidos a un sistema de vigilancia por parte de la JEP, puede traducirse incluso en el uso de mecanismos electrónicos" como "seguimiento con los celulares", argumenta Vidal.

Para Margarita Arteaga, los militares "hicieron el negocio de su vida" al acogerse a la JEP. Su hermano era artesano y aficionado al punk, tenía 31 años en febrero de 2007 cuando llegó a una ciudad petrolera de Casanare a probar suerte como vendedor.

Un mes después, militares lo raptaron en un bar y lo ejecutaron en una zona rural. Pidió que le dispararan de frente, sobrevivió y fue rematado en el suelo, supo su hermana mayor de boca del asesino durante una audiencia de la JEP en 2023.

Algo simbólico

"Puedo entender lo simbólico del asunto de los árboles, pero no repara", reclama la vocera de la Asociación de Víctimas de Casanare por la Paz.

Cuestiona que el programa tenga lugar a unos 200 kilómetros de donde ocurrieron los asesinatos y sostiene que los militares han ocultado torturas a sus víctimas.

La violencia de varios grupos armados, incluidos rebeldes que se apartaron del acuerdo con las FARC, obligó al tribunal a situar el programa en las afueras de Bogotá, explica Vidal.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Ya están andando otras dos iniciativas de justicia restaurativa. En una, los comparecientes reconstruyen un centro cívico indígena. En la otra, educan sobre los peligros de las minas antipersonales.

Para Arteaga, se necesita más. Como parte de su sanción, Torres y sus subordinados deberían visitar batallones "contándole a los soldados en formación lo que hicieron y lo que no debe ocurrir", dice.

Política

Preocupan a investigadores de la UNAM cambios al PJF

La reforma presentada ante el Congreso de la Unión plantea, en primera instancia, que ministros, magistrados y jueces sean electos por voto popular

CDMX

Incendio en departamento de la Benito Juárez deja una persona muerta

Vecinos de la zona y personal de una tienda de autoservicio fueron quienes alertaron a las autoridades del incidente

Finanzas

Agencia de Aduanas de Nuevo Laredo, Tamaulipas, traerá más comercio: Sheinbaum

Esta visita forma parte de la gira de trabajo programada para este fin de semana, en la cual López Obrador y Sheinbaum preparan la transición de gobierno

Sociedad

SRE acuerda con Suiza el resguardo de propiedades mexicanas en Ecuador

El acuerdo ocurre en medio de la visita de la canciller mexicana a Suiza, quien se encuentra en la ciudad de Nidwalden, para participar en la Cumbre para la Paz

Mundo

Israel sufre su jornada más letal en Gaza desde enero: 8 soldados muertos en Rafah

Fue el día con más muertos entre las tropas israelíes en Gaza desde el pasado 22 de enero, cuando el derrumbe de dos edificios acabó con la vida de 21 soldados en la Franja

Mundo

"Putin no ofrece a Ucrania negociaciones de paz, sino una rendición": Kamala Harris

Putin aseguró que ordenará un inmediato alto el fuego en Ucrania tan pronto como Kiev retire sus tropas de las cuatro regiones anexionadas por Moscú