/ miércoles 12 de julio de 2023

Cómo combatir el desperdicio de alimentos

Este fenómeno se presenta en diferentes etapas de la cadena de suministro, desde la producción y distribución, hasta el consumo final

Actualmente el desperdicio de alimentos en los supermercados y tiendas de conveniencia supone una preocupación social, humanitaria y ambiental, puesto que el malgastar de estos incrementa la desnutrición, los problemas de salud, la contaminación atmosférica y la escasez de recursos naturales, así como la pérdida de biodiversidad y el dispendio de recursos económicos.

En México esta situación se presenta en diferentes etapas de la cadena de suministro, pues se puede ver desde la producción hasta la distribución y el consumo final.

Puede interesarte: La mitad de las purificadoras en CDMX son patito y venden agua contaminada

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, entre el 8 y 10 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo están asociadas a alimentos que nunca se consumieron.

Pero los hogares mexicanos también contribuyen al desperdicio de alimentos, ya que se estima que alrededor del 41 por ciento de los alimentos comprados por los hogares terminan siendo desperdiciados. Las razones incluyen: la falta de planificación de las compras, la preparación excesiva de alimentos y la falta de conocimiento sobre el manejo adecuado de estos.

Y es que a pesar de la abundancia de recursos alimentarios, millones de personas en el país aún sufren de hambre y malnutrición. Esta paradoja se debe en parte al desperdicio de alimentos, donde una parte significativa de la producción se pierde en diferentes etapas de la cadena alimentaria.

De ese modo, los alimentos que podrían destinarse a personas necesitadas, como aquellos en situación de pobreza o vulnerabilidad, terminan siendo desechados innecesariamente. Esta situación es especialmente preocupante considerando que la falta de acceso a una alimentación adecuada tiene graves consecuencias para la salud y el bienestar de la población, afectando su desarrollo físico y cognitivo, y perpetuando el ciclo de la pobreza y la desigualdad.

Es fundamental abordar el desperdicio de alimentos como parte integral de las estrategias para combatir la inseguridad alimentaria, promoviendo la implementación de políticas y prácticas que reduzcan la pérdida de alimentos y faciliten su distribución equitativa a aquellos que más lo necesitan.

Así que abordar el desperdicio de alimentos requiere la colaboración de todos los actores involucrados en la cadena alimentaria.

¿Qué pasaría si no se atiende la problemática?

De acuerdo con el informe de Responsabilidad Social en los Sistemas de Alimentación elaborado por la Organización WWF, las emisiones producidas por la pérdida de alimentos en México cada año, igualan a las emisiones de carbono producidas por 15.7 millones de vehículos.

Además, las emisiones de gases de efecto invernadero y la velocidad de la destrucción de la naturaleza continuarían en aumento, pues la producción de alimentos genera emisiones de dióxido de carbono y metano, los cuales contribuyen al cambio climático. Para combatir estos efectos, se genera un gasto de recursos que no son infinitos, tales como el agua.

Actualmente se estima que el nivel de desperdicios a nivel mundial asciende a 3 mil 300 millones de toneladas de emisiones anuales de dióxido de carbono. Y si la suma del desperdicio de alimentos sigue en aumento, el impacto ambiental también se verá reflejado en los recursos empleados para el transporte, almacenamiento y envasado de dichos alimentos, sin tomar en cuenta el consumo de energía combustible y residuos de plástico, así como los elementos utilizados para el empaquetado o envasado de cada alimento.

Una herramienta para combatir el desperdicio

Por medio de aplicaciones como Kigüi, se pueden realizan acciones mediante el apoyo de marcas internacionales como FUD, Bimbo o Movistar, las cuales le ofrecen a sus consumidores obtener una devolución en “cashback”. Además, cada usuario tiene la posibilidad de realizar “misiones” con el objetivo de que la app plante un nuevo árbol en nuestro país.

En medio de la problemática del desperdicio de alimentos en México, la aplicación mexicana ha logrado destacarse como una solución innovadora y efectiva para abordar este grave problema.

Desde su lanzamiento, Kigüi ha logrado gestionar más de 200 mil órdenes y contar con más de 350 mil productos rescatados de los basureros de los distintos supermercados participantes, entre los que se encuentran Soriana, Walmart, Chedraui, Bodega Aurrera, La Comer y Oxxo.

Estos esfuerzos han permitido salvar más de 132 mil kilos de comida, más de 273 millones de litros de agua y se han evitado más de 360 mil kilos de CO₂, lo que equivale a lo que 16 mil árboles pueden absorber en un año.

Dentro de las categorías de productos rescatados, destacan los yogures, panificados, leches, refrescos, snacks y botanas, los cuales representan una parte importante del desperdicio de alimentos en México.

El caso de éxito de Kigüi demuestra que es posible combatir el desperdicio de alimentos de manera efectiva mediante la implementación de soluciones innovadoras y la colaboración de todos los actores de la cadena alimentaria.


* Cofundador y CEO de la app Kigüi.

Actualmente el desperdicio de alimentos en los supermercados y tiendas de conveniencia supone una preocupación social, humanitaria y ambiental, puesto que el malgastar de estos incrementa la desnutrición, los problemas de salud, la contaminación atmosférica y la escasez de recursos naturales, así como la pérdida de biodiversidad y el dispendio de recursos económicos.

En México esta situación se presenta en diferentes etapas de la cadena de suministro, pues se puede ver desde la producción hasta la distribución y el consumo final.

Puede interesarte: La mitad de las purificadoras en CDMX son patito y venden agua contaminada

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, entre el 8 y 10 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo están asociadas a alimentos que nunca se consumieron.

Pero los hogares mexicanos también contribuyen al desperdicio de alimentos, ya que se estima que alrededor del 41 por ciento de los alimentos comprados por los hogares terminan siendo desperdiciados. Las razones incluyen: la falta de planificación de las compras, la preparación excesiva de alimentos y la falta de conocimiento sobre el manejo adecuado de estos.

Y es que a pesar de la abundancia de recursos alimentarios, millones de personas en el país aún sufren de hambre y malnutrición. Esta paradoja se debe en parte al desperdicio de alimentos, donde una parte significativa de la producción se pierde en diferentes etapas de la cadena alimentaria.

De ese modo, los alimentos que podrían destinarse a personas necesitadas, como aquellos en situación de pobreza o vulnerabilidad, terminan siendo desechados innecesariamente. Esta situación es especialmente preocupante considerando que la falta de acceso a una alimentación adecuada tiene graves consecuencias para la salud y el bienestar de la población, afectando su desarrollo físico y cognitivo, y perpetuando el ciclo de la pobreza y la desigualdad.

Es fundamental abordar el desperdicio de alimentos como parte integral de las estrategias para combatir la inseguridad alimentaria, promoviendo la implementación de políticas y prácticas que reduzcan la pérdida de alimentos y faciliten su distribución equitativa a aquellos que más lo necesitan.

Así que abordar el desperdicio de alimentos requiere la colaboración de todos los actores involucrados en la cadena alimentaria.

¿Qué pasaría si no se atiende la problemática?

De acuerdo con el informe de Responsabilidad Social en los Sistemas de Alimentación elaborado por la Organización WWF, las emisiones producidas por la pérdida de alimentos en México cada año, igualan a las emisiones de carbono producidas por 15.7 millones de vehículos.

Además, las emisiones de gases de efecto invernadero y la velocidad de la destrucción de la naturaleza continuarían en aumento, pues la producción de alimentos genera emisiones de dióxido de carbono y metano, los cuales contribuyen al cambio climático. Para combatir estos efectos, se genera un gasto de recursos que no son infinitos, tales como el agua.

Actualmente se estima que el nivel de desperdicios a nivel mundial asciende a 3 mil 300 millones de toneladas de emisiones anuales de dióxido de carbono. Y si la suma del desperdicio de alimentos sigue en aumento, el impacto ambiental también se verá reflejado en los recursos empleados para el transporte, almacenamiento y envasado de dichos alimentos, sin tomar en cuenta el consumo de energía combustible y residuos de plástico, así como los elementos utilizados para el empaquetado o envasado de cada alimento.

Una herramienta para combatir el desperdicio

Por medio de aplicaciones como Kigüi, se pueden realizan acciones mediante el apoyo de marcas internacionales como FUD, Bimbo o Movistar, las cuales le ofrecen a sus consumidores obtener una devolución en “cashback”. Además, cada usuario tiene la posibilidad de realizar “misiones” con el objetivo de que la app plante un nuevo árbol en nuestro país.

En medio de la problemática del desperdicio de alimentos en México, la aplicación mexicana ha logrado destacarse como una solución innovadora y efectiva para abordar este grave problema.

Desde su lanzamiento, Kigüi ha logrado gestionar más de 200 mil órdenes y contar con más de 350 mil productos rescatados de los basureros de los distintos supermercados participantes, entre los que se encuentran Soriana, Walmart, Chedraui, Bodega Aurrera, La Comer y Oxxo.

Estos esfuerzos han permitido salvar más de 132 mil kilos de comida, más de 273 millones de litros de agua y se han evitado más de 360 mil kilos de CO₂, lo que equivale a lo que 16 mil árboles pueden absorber en un año.

Dentro de las categorías de productos rescatados, destacan los yogures, panificados, leches, refrescos, snacks y botanas, los cuales representan una parte importante del desperdicio de alimentos en México.

El caso de éxito de Kigüi demuestra que es posible combatir el desperdicio de alimentos de manera efectiva mediante la implementación de soluciones innovadoras y la colaboración de todos los actores de la cadena alimentaria.


* Cofundador y CEO de la app Kigüi.

Política

Clara Brugada se reúne con Claudia Sheinbaum para dialogar sobre mejoras a la CDMX

Clara Brugada detalló a su llegada al la casa de transición de Claudia Sheinbaum que discutirían sobre mejoras para CDMX en materia de agua, movilidad y seguridad

Finanzas

Banxico activará medidas si hay mayor volatilidad del peso

La Comisión de Cambios, que conforma el Banxico junto con Hacienda, está preparada para actuar ante una mayor depreciación cambiaria y volatilidad financiera

Finanzas

EU pide que se respeten reglas del T-MEC ante eventual reforma judicial en México

Brian A. Nichols, subsecretario de Estado de Estados Unidos, dijo que los países firmantes del T-MEC deben proteger la inversión extranjera

Finanzas

Profeco da 48 horas a Ticketmaster para eliminar nueva cláusula de reembolso

Profeco dio a Ticketmaster 48 horas para eliminar una nueva cláusula con la que eliminaba el reembolso a usuarios cuando un artista cancelara su presentación en un festival

Política

Suman 232 impugnaciones contra la elección presidencial

El 13 de junio vence el plazo para solicitar la nulidad de la elección presidencial ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación

Mundo

Senado argentino da luz verde a la ley Bases, proyecto estrella del Gobierno de Milei

La también conocida como ley ómnibus tiene como finalidad "modernizar y dinamizar" Argentina, reduciendo el rol del Estado en la economía