/ jueves 3 de septiembre de 2020

La naturaleza recupera su espacio en la Sierra de Guadalupe gracias al Covid-19

Dos ejemplares del pato mexicano (Anas diazi) avistados confirman la recuperación del ecosistema de este lugar

Hace unas semanas, en el fondo de una minúscula cañada, entre la bruma de la mañana y casas construidas por invasores de terrenos, se observaron dos ejemplares del pato mexicano (Anas diazi) lo que confirmó a los biólogos que la Sierra de Guadalupe, en la zona norte de la Ciudad de México, se está recuperando.

La bióloga de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Minerva Berenice Valdespino Zapata, explica con evidente emoción la importancia del avistamiento de este par de individuos, pues son bioindicadores de que encuentran su comida naturalmente por lo que es clara la recuperación del ecosistema de este lugar.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Debido a la pandemia, en el ecosistema de la Sierra de Guadalupe se ven indicios de recuperación, en un recorrido para la Organización Editorial Mexicana por parte de la Dirección General del Sistema de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental Sedema, se pudo constatar las varias especies de flora y fauna que la conforman, como la lagartija espinosa de collar (Sceloporustorquatus), la rana de árbol color arena (Dryophytesarenicolor), el caracol de jardín (Cornuaspersum), el mulato azul (Melanotiscaerulescens) y el colibrí berilo (Amaziliaberyllina), entre otras.

Pero el claro ejemplo fue el avistamiento del pato mexicano (denominación internacional que acaban de otorgarle), en un pequeño cuerpo de agua que coloquialmente conocen como La Lagunita de la Mora.

Foto: Omar Flores | El Sol de México


Esta especie no es desconocida, el pato se encuentra comúnmente en Xochimilco, Chapultepec, Texcoco, donde es alimentado por los paseantes, pero la recuperación de la flora de donde obtiene su sustento en forma natural se está restaurando, es por eso que es un buen indicador, explica Valdespino.

Otro ejemplo, dice, es el gavilán de Cooper (Accipitercooperii), que desde hace unos años se observa su residencia y anidación de polluelos por personal de la Dirección de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental (DANPAVA), de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, en coordinación con grupos de observadores de aves como Accipiter’s CDMX, para dar seguimiento y protección a esta especie, pues ha aumento su avistamiento.

La zona es importante para tránsito de aves migratorias que son en dos épocas: en octubre y primavera, la primera de Norteamérica a Sudamérica y la segunda en sentido contrario, de Sudamérica a Norteamérica, siendo esto muy importante para las aves rapaces por su alimento, detalla la bióloga.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

EL MACIZO MONTAÑOSO

Con una superficie de 633.68 hectáreas, el área natural protegida Sierra de Guadalupe es el único macizo natural que colinda con el barrio de Cuautepec al norte de la Ciudad de México, aparte del Bosque de Aragón, por su tamaño es muy importancia para mitigar la contaminación y el cambio climático, así como para la captación de agua para los mantos freáticos, etc.

A pesar de que para la gran mayoría pasa desapercibida, sobre todo por la inseguridad que rodea esa área, está muy presente para los invasores de terrenos que continúan destruyendo este vital y débil ecosistema, construyendo casas y talando árboles, arrebatando así el espacio vital para especies de flora y fauna.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Un ejemplo de esto es la zorra gris, un animal nocturno que se acerca a las casas para conseguir comida siendo atacada por perros y gatos por lo que su permanencia en la sierra corre riesgo. Y no es la única especie que corre este tipo de amenaza, también están los cacomixtles, tlacuaches y zorrillos pigmeos, detalla Jesús Ricardo Fernández Reyes, encargado de actividades de monitoreo de flora y fauna de la Sierra de Guadalupe.

Aunque hay colectivos para proteger a la sierra, hay personas que suben a la zona y matan lo que encuentran e incluso se ha visto niños con resorteras para "cazar" lagartijas o que ya tienen la educación de sus familiares de que si ven o encuentran a una serpiente la maten, asegura Fernández Reyes.

“La Sierra de Guadalupe no es un parque, no es para hacer camping, no es para traer a tu perro a correr, no es para acampar, para eso hay lugares específicos, la sierra es para hacer senderismo, observación de aves, etc. actividades que no dañen el ecosistema”, explica.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

ADAPTARSE A LA MANCHA URBANA

El, murciélago polinizador (Choeronycteris mexicana) es una especie nativa y amenazada y que se ha adaptado ante la depredación humana, ya que se han ubicado en los baños de un centro de educación ambiental inconcluso y abandonado de la zona, nos comenta Diego Carlos Alvarado Simon, técnico operativo del área natural protegida de la Sierra de Guadalupe.

"Es una especie muy importante, se alimenta de flores de cazaguate, de maguey y otras y de pequeños insectos, pues poliniza especies de flora nativa y mantiene la diversidad del ecosistema lo que, a su vez, mantiene al mismo murciélago, que actualmente está como especie amenazada en la norma 059 de la Semarnat”, detalla.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Para tener una idea del tamaño de esta zona protegida, la sierra que corresponde al lado de la ciudad de México que se compone de los cerros Vicente Guerrero, Zacatenco, Chiquihuite y la zona que rodea a Cuautepec tiene el tamaño de las tres secciones del Bosque de Chapultepec, es por eso la preocupación de las autoridades para conservar este lugar.

Aunque la pandemia por el Covid 19 dio un descanso a la zona, y el avistamiento de especies es notorio, es de suma importancia que la gente sepa de su existencia y de que se puede disfrutar de avistamiento de flora y fauna, además de los excelentes paisajes desde sus miradores conocidos como Mirador Chico, El Panal, El Jaral, La Parada y Torre de Joya, entre otros muchos.

Foto: Omar Flores | El Sol de México


PARA OBSERVAR

  • Pato mexicano (Anasdiezi)
  • Picogordo tigrillo (Pheucticusmelanocephalus)
  • Carpintero mexicano (Dryiobatesscalaris)
  • Lagartija espinosa de collar (Sceloporustorquatus)
  • Rana de árbol color arena (Dryophytesarenicolor)
  • Caracol de jardín (Cornuaspersum)
  • Mulato azul(Melanotiscaerulescens)
  • Colibrí berilo (Amaziliaberyllina)



Hace unas semanas, en el fondo de una minúscula cañada, entre la bruma de la mañana y casas construidas por invasores de terrenos, se observaron dos ejemplares del pato mexicano (Anas diazi) lo que confirmó a los biólogos que la Sierra de Guadalupe, en la zona norte de la Ciudad de México, se está recuperando.

La bióloga de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Minerva Berenice Valdespino Zapata, explica con evidente emoción la importancia del avistamiento de este par de individuos, pues son bioindicadores de que encuentran su comida naturalmente por lo que es clara la recuperación del ecosistema de este lugar.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Debido a la pandemia, en el ecosistema de la Sierra de Guadalupe se ven indicios de recuperación, en un recorrido para la Organización Editorial Mexicana por parte de la Dirección General del Sistema de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental Sedema, se pudo constatar las varias especies de flora y fauna que la conforman, como la lagartija espinosa de collar (Sceloporustorquatus), la rana de árbol color arena (Dryophytesarenicolor), el caracol de jardín (Cornuaspersum), el mulato azul (Melanotiscaerulescens) y el colibrí berilo (Amaziliaberyllina), entre otras.

Pero el claro ejemplo fue el avistamiento del pato mexicano (denominación internacional que acaban de otorgarle), en un pequeño cuerpo de agua que coloquialmente conocen como La Lagunita de la Mora.

Foto: Omar Flores | El Sol de México


Esta especie no es desconocida, el pato se encuentra comúnmente en Xochimilco, Chapultepec, Texcoco, donde es alimentado por los paseantes, pero la recuperación de la flora de donde obtiene su sustento en forma natural se está restaurando, es por eso que es un buen indicador, explica Valdespino.

Otro ejemplo, dice, es el gavilán de Cooper (Accipitercooperii), que desde hace unos años se observa su residencia y anidación de polluelos por personal de la Dirección de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental (DANPAVA), de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, en coordinación con grupos de observadores de aves como Accipiter’s CDMX, para dar seguimiento y protección a esta especie, pues ha aumento su avistamiento.

La zona es importante para tránsito de aves migratorias que son en dos épocas: en octubre y primavera, la primera de Norteamérica a Sudamérica y la segunda en sentido contrario, de Sudamérica a Norteamérica, siendo esto muy importante para las aves rapaces por su alimento, detalla la bióloga.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

EL MACIZO MONTAÑOSO

Con una superficie de 633.68 hectáreas, el área natural protegida Sierra de Guadalupe es el único macizo natural que colinda con el barrio de Cuautepec al norte de la Ciudad de México, aparte del Bosque de Aragón, por su tamaño es muy importancia para mitigar la contaminación y el cambio climático, así como para la captación de agua para los mantos freáticos, etc.

A pesar de que para la gran mayoría pasa desapercibida, sobre todo por la inseguridad que rodea esa área, está muy presente para los invasores de terrenos que continúan destruyendo este vital y débil ecosistema, construyendo casas y talando árboles, arrebatando así el espacio vital para especies de flora y fauna.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Un ejemplo de esto es la zorra gris, un animal nocturno que se acerca a las casas para conseguir comida siendo atacada por perros y gatos por lo que su permanencia en la sierra corre riesgo. Y no es la única especie que corre este tipo de amenaza, también están los cacomixtles, tlacuaches y zorrillos pigmeos, detalla Jesús Ricardo Fernández Reyes, encargado de actividades de monitoreo de flora y fauna de la Sierra de Guadalupe.

Aunque hay colectivos para proteger a la sierra, hay personas que suben a la zona y matan lo que encuentran e incluso se ha visto niños con resorteras para "cazar" lagartijas o que ya tienen la educación de sus familiares de que si ven o encuentran a una serpiente la maten, asegura Fernández Reyes.

“La Sierra de Guadalupe no es un parque, no es para hacer camping, no es para traer a tu perro a correr, no es para acampar, para eso hay lugares específicos, la sierra es para hacer senderismo, observación de aves, etc. actividades que no dañen el ecosistema”, explica.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

ADAPTARSE A LA MANCHA URBANA

El, murciélago polinizador (Choeronycteris mexicana) es una especie nativa y amenazada y que se ha adaptado ante la depredación humana, ya que se han ubicado en los baños de un centro de educación ambiental inconcluso y abandonado de la zona, nos comenta Diego Carlos Alvarado Simon, técnico operativo del área natural protegida de la Sierra de Guadalupe.

"Es una especie muy importante, se alimenta de flores de cazaguate, de maguey y otras y de pequeños insectos, pues poliniza especies de flora nativa y mantiene la diversidad del ecosistema lo que, a su vez, mantiene al mismo murciélago, que actualmente está como especie amenazada en la norma 059 de la Semarnat”, detalla.

Foto: Omar Flores | El Sol de México

Para tener una idea del tamaño de esta zona protegida, la sierra que corresponde al lado de la ciudad de México que se compone de los cerros Vicente Guerrero, Zacatenco, Chiquihuite y la zona que rodea a Cuautepec tiene el tamaño de las tres secciones del Bosque de Chapultepec, es por eso la preocupación de las autoridades para conservar este lugar.

Aunque la pandemia por el Covid 19 dio un descanso a la zona, y el avistamiento de especies es notorio, es de suma importancia que la gente sepa de su existencia y de que se puede disfrutar de avistamiento de flora y fauna, además de los excelentes paisajes desde sus miradores conocidos como Mirador Chico, El Panal, El Jaral, La Parada y Torre de Joya, entre otros muchos.

Foto: Omar Flores | El Sol de México


PARA OBSERVAR

  • Pato mexicano (Anasdiezi)
  • Picogordo tigrillo (Pheucticusmelanocephalus)
  • Carpintero mexicano (Dryiobatesscalaris)
  • Lagartija espinosa de collar (Sceloporustorquatus)
  • Rana de árbol color arena (Dryophytesarenicolor)
  • Caracol de jardín (Cornuaspersum)
  • Mulato azul(Melanotiscaerulescens)
  • Colibrí berilo (Amaziliaberyllina)



Sociedad

Próximo ciclo escolar arranca el 30 de agosto

Previamente las escuelas realizarán un diagnóstico de aprendizaje para identificar quienes las abandonaron

Finanzas

Seis empresas participan en licitación para cajeros del Banbien

El Ejército repitió la licitación porque las empresas no cumplieron requisitos técnicos

Sociedad

Vista panorámica y acceso a la playa, así es el "depa" en Acapulco que el Gobierno rifará

El departamento que tiene un valor de 11 millones de pesos cuenta con tres recámaras, alberca y áreas verdes

Celebridades

Kult | Gary Lover: Más vale solo, que mal acompañado

El artista británico habla con El Sol de México de su debut como solista, en el que emprende un viaje en sentido contrario al rock puro y duro que venía haciendo con sus bandas anteriores

Deportes

De Cristiano hasta Locatelli: todos piden más agua y menos refrescos

De Cristiano y Pogba hasta Locatelli: todos piden más agua y menos refrescos

Mundo

Bajo observación | Sólo 9% en el mundo ha sido vacunado completamente

En México, ya se han administrado 38.6 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19

Sociedad

#Data | México está al borde de alcanzar la normalidad

Según los datos más recientes de Google, el volumen de personas en lugares no residenciales en México se encuentra apenas 5.9% por debajo de un día precovid

Sociedad

Próximo ciclo escolar arranca el 30 de agosto

Previamente las escuelas realizarán un diagnóstico de aprendizaje para identificar quienes las abandonaron

Finanzas

Seis empresas participan en licitación para cajeros del Banbien

El Ejército repitió la licitación porque las empresas no cumplieron requisitos técnicos