/ domingo 9 de abril de 2017

Enjambre de icebergs obstaculiza rutas del Atlántico

Más de 400 icebergs se desplazaron a las rutas navieras del Atlántico Norte el fin de semana en un enjambre inusualmente grande para una fecha tan temprana de la temporada, lo que obliga a los barcos a avanzar muy lentamente o a desviarse cientos de kilómetros.

Los expertos lo atribuyen a vientos inusualmente fuertes en sentido contrario a las manecillas del reloj que están impulsando los icebergs hacia el sur y tal vez también al calentamiento global, que está acelerando el proceso por el cual trozos de la capa de hielo de Groenlandia se desprenden y se alejan flotando.

Para viernes había unos 450 icebergs cerca de los Grandes Bancos de Terranova, en comparación con 37 la semana anterior, de acuerdo con la Patrulla Internacional del Hielo de la Guardia Costera estadunidense en New London, Connecticut. Normalmente esas cifras no se ven sino a fines de mayo o principios de junio. El promedio para esta época del año es de unos 80.

En las aguas cercanas al sitio donde el Titanic se hundió en 1912, los icebergs están obligando a los buques a tomar precauciones. En lugar de atravesar el océano en forma directa, los transatlánticos están tomando desvíos que pueden agregar 700 kilómetros a la travesía, lo que equivale a un día y medio adicional de navegación para los grandes cargueros.

Cerca de la costa de Terranova, buques de carga de Oceanex reducen la velocidad a tres o cuatro nudos al dirigirse a su puerto de origen en St. John’s, lo que puede agregar un día entero de navegación, dijo el presidente ejecutivo Sid Hynes.

Un equipo fue retirado del servicio luego de chocar con un gran pedazo de hielo, dijo Hynes.

“De esa manera todo es más caro”, acotó. “Se gasta más combustible, se toma más tiempo, el desgaste del equipo es mayor”.

Más de 400 icebergs se desplazaron a las rutas navieras del Atlántico Norte el fin de semana en un enjambre inusualmente grande para una fecha tan temprana de la temporada, lo que obliga a los barcos a avanzar muy lentamente o a desviarse cientos de kilómetros.

Los expertos lo atribuyen a vientos inusualmente fuertes en sentido contrario a las manecillas del reloj que están impulsando los icebergs hacia el sur y tal vez también al calentamiento global, que está acelerando el proceso por el cual trozos de la capa de hielo de Groenlandia se desprenden y se alejan flotando.

Para viernes había unos 450 icebergs cerca de los Grandes Bancos de Terranova, en comparación con 37 la semana anterior, de acuerdo con la Patrulla Internacional del Hielo de la Guardia Costera estadunidense en New London, Connecticut. Normalmente esas cifras no se ven sino a fines de mayo o principios de junio. El promedio para esta época del año es de unos 80.

En las aguas cercanas al sitio donde el Titanic se hundió en 1912, los icebergs están obligando a los buques a tomar precauciones. En lugar de atravesar el océano en forma directa, los transatlánticos están tomando desvíos que pueden agregar 700 kilómetros a la travesía, lo que equivale a un día y medio adicional de navegación para los grandes cargueros.

Cerca de la costa de Terranova, buques de carga de Oceanex reducen la velocidad a tres o cuatro nudos al dirigirse a su puerto de origen en St. John’s, lo que puede agregar un día entero de navegación, dijo el presidente ejecutivo Sid Hynes.

Un equipo fue retirado del servicio luego de chocar con un gran pedazo de hielo, dijo Hynes.

“De esa manera todo es más caro”, acotó. “Se gasta más combustible, se toma más tiempo, el desgaste del equipo es mayor”.