/ viernes 24 de junio de 2016

Piel en libertad

Susana Sánchez / El Sol de México

Ciudad de México.- La psoriasis es un problema de salud que a afecta a hombres y mujeres de diferentes edades, en muchas ocasiones provoca depresión y estrés por la presencia de las lesiones en partes visibles del cuerpo, por eso las terapias están dirigidas al control de estas lesiones, para lograr una vida plena más allá de la enfermedad.

Actualmente, las nuevas alternativas de terapia biológica en el tratamiento de pacientes con psoriasis ofrecen resultados tales como una piel libre de lesiones en menos semanas de tratamiento y logran que se mantenga así por más tiempo. Estas dos mejoras en el tratamiento también impactan positivamente en la calidad de vida de los pacientes.

Las terapias dirigidas, dentro de las que se encuentran los medicamentos biológicos, actúan directamente en una molécula y no en varios sitios al mismo tiempo, haciendo posible que el control de la psoriasis sea más específico. Tal es el caso del tratamiento enfocado en la inhibición de la interleucina 17-A (IL-17A), una molécula crítica del sistema inmunitario, que se ha relacionado con la inflamación de la piel, en los casos de psoriasis en placas de moderada a severa en adultos, según explica el dr. Gabriel Magariños, miembro de la Sociedad Latinoamericana de Psoriasis (Solapso):

“En una persona sana, estas moléculas encabezan la respuesta inmunitaria del cuerpo cuando se presenta una lesión, enviando células a la superficie para combatir una infección y sanar la herida. En personas con psoriasis, el sistema inmunitario se activa de una manera exagerada por una razón desconocida: las personas con psoriasis, en particular, llegan a tener 30 veces más IL-17A que personas sanas”.  El Índice de Gravedad y Área de Psoriasis (Psoriasis Area and Severity Index, conocido como PASI, por su siglas en inglés) se utiliza para medir los resultados de los tratamientos para la psoriasis en ensayos clínicos. Históricamente, lograr una respuesta PASI 75 había sido el objetivo primario en estos ensayos. Hoy, estudios recientes demuestran que el tratamiento biológico que bloquea la IL-17A ha alcanzado nuevos estándares de éxito en el control de la psoriasis, como señala el dr. Magariños:

“Para la semana cuatro de tratamiento, el 50 por ciento de los pacientes había alcanzado ya respuesta PASI 75. Hacia la semana 16, el 79 por ciento había alcanzado respuesta PASI 90, mientras que el 44.3 por ciento había logrado respuesta PASI 100. Al final del estudio, en la semana 52, el 76.2 por ciento de los pacientes alcanzó respuesta PASI 90 mientras que el 45.9 por ciento logró respuesta PASI 100, demostrándose así que la respuesta clínica a este tratamiento fue temprana y se mantuvo en el tiempo. En correspondencia con estos resultados, los pacientes también reportaron mejoras significativas en su calidad de vida, con respuestas de 0/1 en el Índice de Calidad de Vida en Dermatología (DLQI, por sus siglas en inglés). Resultados en un estudio han añadido evidencia que apoyan que este nuevo tratamiento, aumenta la posibilidad de un aclaramiento total de la piel frente a algunas terapias disponibles actualmente, siendo una opción de tratamiento de primera línea para esta patología”.

La psoriasis es una enfermedad autoinflamatoria crónica no contagiosa, predominantemente cutánea, que hoy en día es controlable. En general, se caracteriza por lesiones en la piel con enrojecimiento, descamación, comezón, sangrado, ardor y dolor, que suelen aparecer en sitios como la piel cabelluda, codos, rodillas, y espalda baja principalmente.

“Aunque el proceso inmunopatológico de la psoriasis no está del todo comprendido, se sabe que existen factores genéticos y ambientales que deben interactuar para que ocurra la enfermedad. De éstos últimos son importantes los traumas físicos y defectos de la barrera cutánea, algunas infecciones, la obesidad, el consumo de alcohol, tabaco o de algunos medicamentos, el clima frío y con poco sol yel estrés emocional”, señala la dra. Gladys León, presidente del Grupo Mexicano de Estudios de Psoriasis AC (Psomex).

De los motivos de consulta por enfermedades de la piel, la psoriasis ocupa uno de los primeros lugares, se encuentra dentro de los diez motivos de consulta dermatológica, por lo que vale la pena que quienes sospechen que puedan tener esta enfermedad, acudan a un dermatólogo clínico para recibir el diagnóstico y control adecuado, opina la dra. Esther Guevara, coordinadora de la Clínica de Psoriasis del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE):

“Los pacientes no deben dejar de atenderse, pensando que no se van a curar. Efectivamente, no podemos ofrecer una cura, pero sí un control de la enfermedad. Actualmente, disponemos de un menú de tratamientos muy amplio que, solos o combinados, son eficientes, como tratamientos tópicos, fototerapia, tomados o inyectados”.

Si bien es una enfermedad que se manifiesta predominantemente en la piel, por ser inflamatoria, la psoriasis puede generar graves complicaciones, enfatiza la dra. Guevara:

“Entre las principales enfermedades con las que se asocia destacan la artritis psoriásica, obesidad, hipertensión, diabetes y riesgo cardiovascular, por lo que los enfermos con formas más graves de psoriasis tienen más probabilidades de sufrir infartos, embolias o trombosis, aun en los casos de pacientes jóvenes. De ahí la importancia de su diagnóstico oportuno, tratamiento adecuado y apego al mismo”.

Además del aspecto físico, la psoriasis también tiene un impacto significativo en el estado psicoemocional de los pacientes, advierte la dra. León:

“94 por ciento de quienes padecen la enfermedad se refiere a ella como un problema en su vida diaria, que lo mismo afecta su imagen personal que su economía. La ansiedad y depresión que llegan a experimentar limita sus actividades en la escuela, el trabajo o los lugares de esparcimiento, y afecta sus relaciones interpersonales, incluso las de tipo íntimo, siendo las mujeres y los jóvenes los más afectados. La eficacia que brinda actualmente un tratamiento como el inhibidor de IL-17A se correlaciona con una mejora en la calidad de vida de los pacientes, por lo que resulta una opción integral para el tratamiento de la enfermedad”.

A nivel mundial, se calcula que esta enfermedad afecta a casi tres por ciento de la población, es decir, más de 125 millones de personas. En México, la Secretaría de Salud estima que alrededor de 2.5 millones de personas padecen psoriasis, de las cuales, menos de 40 por ciento recibe el tratamiento adecuado. Cuida la salud de tu piel.

Susari7@yahoo.com

Susana Sánchez / El Sol de México

Ciudad de México.- La psoriasis es un problema de salud que a afecta a hombres y mujeres de diferentes edades, en muchas ocasiones provoca depresión y estrés por la presencia de las lesiones en partes visibles del cuerpo, por eso las terapias están dirigidas al control de estas lesiones, para lograr una vida plena más allá de la enfermedad.

Actualmente, las nuevas alternativas de terapia biológica en el tratamiento de pacientes con psoriasis ofrecen resultados tales como una piel libre de lesiones en menos semanas de tratamiento y logran que se mantenga así por más tiempo. Estas dos mejoras en el tratamiento también impactan positivamente en la calidad de vida de los pacientes.

Las terapias dirigidas, dentro de las que se encuentran los medicamentos biológicos, actúan directamente en una molécula y no en varios sitios al mismo tiempo, haciendo posible que el control de la psoriasis sea más específico. Tal es el caso del tratamiento enfocado en la inhibición de la interleucina 17-A (IL-17A), una molécula crítica del sistema inmunitario, que se ha relacionado con la inflamación de la piel, en los casos de psoriasis en placas de moderada a severa en adultos, según explica el dr. Gabriel Magariños, miembro de la Sociedad Latinoamericana de Psoriasis (Solapso):

“En una persona sana, estas moléculas encabezan la respuesta inmunitaria del cuerpo cuando se presenta una lesión, enviando células a la superficie para combatir una infección y sanar la herida. En personas con psoriasis, el sistema inmunitario se activa de una manera exagerada por una razón desconocida: las personas con psoriasis, en particular, llegan a tener 30 veces más IL-17A que personas sanas”.  El Índice de Gravedad y Área de Psoriasis (Psoriasis Area and Severity Index, conocido como PASI, por su siglas en inglés) se utiliza para medir los resultados de los tratamientos para la psoriasis en ensayos clínicos. Históricamente, lograr una respuesta PASI 75 había sido el objetivo primario en estos ensayos. Hoy, estudios recientes demuestran que el tratamiento biológico que bloquea la IL-17A ha alcanzado nuevos estándares de éxito en el control de la psoriasis, como señala el dr. Magariños:

“Para la semana cuatro de tratamiento, el 50 por ciento de los pacientes había alcanzado ya respuesta PASI 75. Hacia la semana 16, el 79 por ciento había alcanzado respuesta PASI 90, mientras que el 44.3 por ciento había logrado respuesta PASI 100. Al final del estudio, en la semana 52, el 76.2 por ciento de los pacientes alcanzó respuesta PASI 90 mientras que el 45.9 por ciento logró respuesta PASI 100, demostrándose así que la respuesta clínica a este tratamiento fue temprana y se mantuvo en el tiempo. En correspondencia con estos resultados, los pacientes también reportaron mejoras significativas en su calidad de vida, con respuestas de 0/1 en el Índice de Calidad de Vida en Dermatología (DLQI, por sus siglas en inglés). Resultados en un estudio han añadido evidencia que apoyan que este nuevo tratamiento, aumenta la posibilidad de un aclaramiento total de la piel frente a algunas terapias disponibles actualmente, siendo una opción de tratamiento de primera línea para esta patología”.

La psoriasis es una enfermedad autoinflamatoria crónica no contagiosa, predominantemente cutánea, que hoy en día es controlable. En general, se caracteriza por lesiones en la piel con enrojecimiento, descamación, comezón, sangrado, ardor y dolor, que suelen aparecer en sitios como la piel cabelluda, codos, rodillas, y espalda baja principalmente.

“Aunque el proceso inmunopatológico de la psoriasis no está del todo comprendido, se sabe que existen factores genéticos y ambientales que deben interactuar para que ocurra la enfermedad. De éstos últimos son importantes los traumas físicos y defectos de la barrera cutánea, algunas infecciones, la obesidad, el consumo de alcohol, tabaco o de algunos medicamentos, el clima frío y con poco sol yel estrés emocional”, señala la dra. Gladys León, presidente del Grupo Mexicano de Estudios de Psoriasis AC (Psomex).

De los motivos de consulta por enfermedades de la piel, la psoriasis ocupa uno de los primeros lugares, se encuentra dentro de los diez motivos de consulta dermatológica, por lo que vale la pena que quienes sospechen que puedan tener esta enfermedad, acudan a un dermatólogo clínico para recibir el diagnóstico y control adecuado, opina la dra. Esther Guevara, coordinadora de la Clínica de Psoriasis del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE):

“Los pacientes no deben dejar de atenderse, pensando que no se van a curar. Efectivamente, no podemos ofrecer una cura, pero sí un control de la enfermedad. Actualmente, disponemos de un menú de tratamientos muy amplio que, solos o combinados, son eficientes, como tratamientos tópicos, fototerapia, tomados o inyectados”.

Si bien es una enfermedad que se manifiesta predominantemente en la piel, por ser inflamatoria, la psoriasis puede generar graves complicaciones, enfatiza la dra. Guevara:

“Entre las principales enfermedades con las que se asocia destacan la artritis psoriásica, obesidad, hipertensión, diabetes y riesgo cardiovascular, por lo que los enfermos con formas más graves de psoriasis tienen más probabilidades de sufrir infartos, embolias o trombosis, aun en los casos de pacientes jóvenes. De ahí la importancia de su diagnóstico oportuno, tratamiento adecuado y apego al mismo”.

Además del aspecto físico, la psoriasis también tiene un impacto significativo en el estado psicoemocional de los pacientes, advierte la dra. León:

“94 por ciento de quienes padecen la enfermedad se refiere a ella como un problema en su vida diaria, que lo mismo afecta su imagen personal que su economía. La ansiedad y depresión que llegan a experimentar limita sus actividades en la escuela, el trabajo o los lugares de esparcimiento, y afecta sus relaciones interpersonales, incluso las de tipo íntimo, siendo las mujeres y los jóvenes los más afectados. La eficacia que brinda actualmente un tratamiento como el inhibidor de IL-17A se correlaciona con una mejora en la calidad de vida de los pacientes, por lo que resulta una opción integral para el tratamiento de la enfermedad”.

A nivel mundial, se calcula que esta enfermedad afecta a casi tres por ciento de la población, es decir, más de 125 millones de personas. En México, la Secretaría de Salud estima que alrededor de 2.5 millones de personas padecen psoriasis, de las cuales, menos de 40 por ciento recibe el tratamiento adecuado. Cuida la salud de tu piel.

Susari7@yahoo.com