/ lunes 13 de febrero de 2023

El CBD no es la panacea que lo cura todo

A esta sustancia se le han asignado múltiples aplicaciones médicas. Esto es lo que dice la ciencia sobre sus beneficios reales para la salud

En los últimos cinco años, una pieza de la legislación federal de Estados Unidos, a menudo olvidada, la Ley de Mejora de la Agricultura de 2018, también conocida como la Ley Agrícola de 2018, ha dado paso a una explosión de interés en el potencial médico del cannabidiol derivado del cannabis, o CBD.

Después de décadas de debate, el proyecto de ley legalizó que los agricultores cultivaran cáñamo industrial, una planta rica en CBD. El cáñamo en sí tiene un enorme valor como cultivo comercial; se utiliza para producir biocombustibles, textiles y alimentos para animales.

Entérate: Una nueva era para el narco internacional

Pero el CBD extraído de la planta de cáñamo también tiene numerosas propiedades medicinales, con el potencial de beneficiar a millones a través del tratamiento de trastornos convulsivos, dolor o ansiedad.

Antes de la aprobación del proyecto de ley, la resistencia a legalizar el cáñamo se debió a su asociación con la marihuana, su primo biológico. Aunque el cáñamo y la marihuana pertenecen a la misma especie de planta, Cannabis sativa, cada uno tiene una química única, con características y efectos muy diferentes.

La marihuana posee tetrahidrocannabinol, o THC, la sustancia química que produce el subidón característico asociado con el cannabis. El cáñamo, por otro lado, es una variedad de la planta de cannabis que prácticamente no contiene THC, y ni este ni el CBD derivado de él pueden producir una sensación de subidón.

Como profesor y presidente del departamento de farmacología de Penn State, he estado siguiendo de cerca los desarrollos de investigación con CBD y he visto algunas pruebas prometedoras de su papel en el tratamiento de una amplia gama de afecciones médicas.

Si bien existe una creciente evidencia de que el CBD puede ayudar con ciertas condiciones, se necesita precaución. Los estudios científicos rigurosos son limitados, por lo que es importante que la comercialización de productos de CBD no se adelante a la investigación y a la evidencia sólida.

No se sabe cuál es la mejor forma de usarlo

La principal preocupación sobre el marketing de CBD es que la comunidad científica no está segura de cuál es la mejor forma de CBD para usar. El CBD se puede producir como un compuesto puro o como una mezcla compleja de moléculas de cáñamo que constituyen el aceite de CBD. También se puede formular como crema o loción tópica, o como gominola, cápsula o tintura.

Se necesita orientación, respaldada por la investigación clínica, sobre la mejor dosis y forma de administración de CBD para cada condición médica. Esa investigación aún está en progreso.

Pero mientras tanto, el canto de sirena del mercado ha sonado y ha creado un entorno en el que el CBD a menudo se promociona como una panacea: un elixir para el insomnio, la ansiedad, el dolor neuropático, el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Lamentablemente, hay muy poca evidencia científica rigurosa que respalde muchas de estas afirmaciones, y gran parte de la investigación existente se ha realizado en modelos animales.

El CBD simplemente no es una panacea para todo lo que te aqueja.


Trastornos convulsivos infantiles

Esto es algo que se sabe: según estudios rigurosos con cientos de pacientes, se ha demostrado que el CBD es un fármaco seguro y eficaz comprobado para los trastornos convulsivos, especialmente en los niños.

Según estudios rigurosos con cientos de pacientes, se ha demostrado que el CBD es un fármaco seguro y eficaz comprobado para los trastornos convulsivos, especialmente en los niños.

En 2018, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. otorgó la aprobación regulatoria para el uso de un producto de CBD purificado vendido bajo la marca Epidiolex para el tratamiento de los síndromes de Lennox-Gastaut y Dravet en niños.

Estos dos síndromes raros, que aparecen temprano en la vida, producen un gran número de convulsiones frecuentes que son resistentes a los tratamientos tradicionales para la epilepsia. Sin embargo, el CBD administrado como una solución oral como Epidiolex puede producir una reducción significativa, superior al 25 por ciento, en la frecuencia de las convulsiones en estos niños, con un 5 por ciento de los pacientes sin convulsiones.

El CBD tendrá lugar en los botiquines, pero hasta que la comunidad médica haya establecido la forma y dosis correcta de tomarlo para una condición médica determinada / Pexels

Más de 200 ensayos científicos

El CBD es lo que los farmacólogos llaman una droga promiscua. Eso significa que podría ser eficaz para el tratamiento de una serie de condiciones médicas. A grandes rasgos, el CBD afecta a más de un proceso en el cuerpo (un término llamado polifarmacología) y, por lo tanto, podría beneficiar a más de una afección médica.

Hasta el momento hay 202 ensayos científicos en curso o finalizados que examinan la eficacia del CBD en humanos en trastornos tan diversos como el dolor crónico, los trastornos por consumo de sustancias, la ansiedad y la artritis.

En particular, el CBD parece ser un agente antiinflamatorio y analgésico, similar a las funciones de la aspirina. Esto significa que podría ser útil para el tratamiento de personas que sufren de dolor inflamatorio, como artritis o dolores de cabeza y dolores corporales.

El CBD también tiene potencial para su uso en la terapia del cáncer, aunque no ha sido aprobado por la FDA para este propósito.

Los riesgos del CBD no regulado

Si bien el CBD recetado es seguro cuando se usa según las indicaciones, otras formas de la molécula conllevan riesgos. Esto es especialmente cierto para los aceites de CBD. La industria del aceite de CBD de venta libre no está regulada y no es necesariamente segura, ya que no existen requisitos reglamentarios para monitorear el contenido de un producto.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Además, la ciencia rigurosa no respalda las afirmaciones de marketing sin fundamento hechas por muchos productos de CBD.

Al final, el CBD demostrará tener un lugar en los botiquines de las personas, pero no hasta que la comunidad médica haya establecido la forma correcta de tomar y la dosis correcta para una condición médica determinada.


* Profesor y Presidente de Farmacología, Penn State.




TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

En los últimos cinco años, una pieza de la legislación federal de Estados Unidos, a menudo olvidada, la Ley de Mejora de la Agricultura de 2018, también conocida como la Ley Agrícola de 2018, ha dado paso a una explosión de interés en el potencial médico del cannabidiol derivado del cannabis, o CBD.

Después de décadas de debate, el proyecto de ley legalizó que los agricultores cultivaran cáñamo industrial, una planta rica en CBD. El cáñamo en sí tiene un enorme valor como cultivo comercial; se utiliza para producir biocombustibles, textiles y alimentos para animales.

Entérate: Una nueva era para el narco internacional

Pero el CBD extraído de la planta de cáñamo también tiene numerosas propiedades medicinales, con el potencial de beneficiar a millones a través del tratamiento de trastornos convulsivos, dolor o ansiedad.

Antes de la aprobación del proyecto de ley, la resistencia a legalizar el cáñamo se debió a su asociación con la marihuana, su primo biológico. Aunque el cáñamo y la marihuana pertenecen a la misma especie de planta, Cannabis sativa, cada uno tiene una química única, con características y efectos muy diferentes.

La marihuana posee tetrahidrocannabinol, o THC, la sustancia química que produce el subidón característico asociado con el cannabis. El cáñamo, por otro lado, es una variedad de la planta de cannabis que prácticamente no contiene THC, y ni este ni el CBD derivado de él pueden producir una sensación de subidón.

Como profesor y presidente del departamento de farmacología de Penn State, he estado siguiendo de cerca los desarrollos de investigación con CBD y he visto algunas pruebas prometedoras de su papel en el tratamiento de una amplia gama de afecciones médicas.

Si bien existe una creciente evidencia de que el CBD puede ayudar con ciertas condiciones, se necesita precaución. Los estudios científicos rigurosos son limitados, por lo que es importante que la comercialización de productos de CBD no se adelante a la investigación y a la evidencia sólida.

No se sabe cuál es la mejor forma de usarlo

La principal preocupación sobre el marketing de CBD es que la comunidad científica no está segura de cuál es la mejor forma de CBD para usar. El CBD se puede producir como un compuesto puro o como una mezcla compleja de moléculas de cáñamo que constituyen el aceite de CBD. También se puede formular como crema o loción tópica, o como gominola, cápsula o tintura.

Se necesita orientación, respaldada por la investigación clínica, sobre la mejor dosis y forma de administración de CBD para cada condición médica. Esa investigación aún está en progreso.

Pero mientras tanto, el canto de sirena del mercado ha sonado y ha creado un entorno en el que el CBD a menudo se promociona como una panacea: un elixir para el insomnio, la ansiedad, el dolor neuropático, el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Lamentablemente, hay muy poca evidencia científica rigurosa que respalde muchas de estas afirmaciones, y gran parte de la investigación existente se ha realizado en modelos animales.

El CBD simplemente no es una panacea para todo lo que te aqueja.


Trastornos convulsivos infantiles

Esto es algo que se sabe: según estudios rigurosos con cientos de pacientes, se ha demostrado que el CBD es un fármaco seguro y eficaz comprobado para los trastornos convulsivos, especialmente en los niños.

Según estudios rigurosos con cientos de pacientes, se ha demostrado que el CBD es un fármaco seguro y eficaz comprobado para los trastornos convulsivos, especialmente en los niños.

En 2018, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. otorgó la aprobación regulatoria para el uso de un producto de CBD purificado vendido bajo la marca Epidiolex para el tratamiento de los síndromes de Lennox-Gastaut y Dravet en niños.

Estos dos síndromes raros, que aparecen temprano en la vida, producen un gran número de convulsiones frecuentes que son resistentes a los tratamientos tradicionales para la epilepsia. Sin embargo, el CBD administrado como una solución oral como Epidiolex puede producir una reducción significativa, superior al 25 por ciento, en la frecuencia de las convulsiones en estos niños, con un 5 por ciento de los pacientes sin convulsiones.

El CBD tendrá lugar en los botiquines, pero hasta que la comunidad médica haya establecido la forma y dosis correcta de tomarlo para una condición médica determinada / Pexels

Más de 200 ensayos científicos

El CBD es lo que los farmacólogos llaman una droga promiscua. Eso significa que podría ser eficaz para el tratamiento de una serie de condiciones médicas. A grandes rasgos, el CBD afecta a más de un proceso en el cuerpo (un término llamado polifarmacología) y, por lo tanto, podría beneficiar a más de una afección médica.

Hasta el momento hay 202 ensayos científicos en curso o finalizados que examinan la eficacia del CBD en humanos en trastornos tan diversos como el dolor crónico, los trastornos por consumo de sustancias, la ansiedad y la artritis.

En particular, el CBD parece ser un agente antiinflamatorio y analgésico, similar a las funciones de la aspirina. Esto significa que podría ser útil para el tratamiento de personas que sufren de dolor inflamatorio, como artritis o dolores de cabeza y dolores corporales.

El CBD también tiene potencial para su uso en la terapia del cáncer, aunque no ha sido aprobado por la FDA para este propósito.

Los riesgos del CBD no regulado

Si bien el CBD recetado es seguro cuando se usa según las indicaciones, otras formas de la molécula conllevan riesgos. Esto es especialmente cierto para los aceites de CBD. La industria del aceite de CBD de venta libre no está regulada y no es necesariamente segura, ya que no existen requisitos reglamentarios para monitorear el contenido de un producto.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Además, la ciencia rigurosa no respalda las afirmaciones de marketing sin fundamento hechas por muchos productos de CBD.

Al final, el CBD demostrará tener un lugar en los botiquines de las personas, pero no hasta que la comunidad médica haya establecido la forma correcta de tomar y la dosis correcta para una condición médica determinada.


* Profesor y Presidente de Farmacología, Penn State.




TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Sociedad

Rescatan a más de 100 migrantes en Zacatecas; hay dos detenidos

La Fiscalía General de Justicia del Estado de Zacatecas rescató a 116 personas de Guatemala, Ecuador, Honduras, El Salvador y Nicaragua

Elecciones 2024

Nos vamos a responsabilizar de los huérfanos de la violencia: Xóchitl Gálvez

Xóchitl Gálvez se reunió con madres buscadoras en Morelia durante un performance sobre los huérfanos que dejó la violencia

Elecciones 2024

Políticos registran su nombre como marca registrada

Algunos políticos no sólo registran su nombre, sino algún signo distintivo de ellos, “algo de su atuendo, una corbata, un moño"

Elecciones 2024

Candidatos por la CDMX refuerzan discursos sobre seguridad y agua

Candidatos capitalinos olvidan previo a debate el tema de la corrupción, uno de los dos tópicos a tratar hoy

Política

Reforma a Ley de Amparo saturará el Poder Judicial

La reforma a la Ley de Amparo que impulsa Morena le pegará significativamente al bolsillo de los mexicanos

Metrópoli

2023, el año con más hospitalizaciones por accidentes viales

Las cifras consideran a peatones lesionados y personas que viajaban en algún vehículo motorizado