/ viernes 30 de junio de 2023

¿Por qué Tenoch Huerta debió avisar que se quitaba el condón?

Se necesita de un escándalo de estas dimensiones para poner el tema de la violencia sexual normalizada sobre la mesa

La violencia sexual se ha normalizado al grado que es necesario escribir sobre la denuncia de María Elena Ríos, saxofonista y activista contra la violencia de género, respecto a que el actor mexicano Tenoch Huerta la agredió sexualmente al retirarse el condón sin su consentimiento.

Se necesita de un escándalo de estas dimensiones para poner el tema de la violencia sexual normalizada sobre la mesa. Este tipo de agresión es conocida en inglés como “stealthing”, cuya traducción al español es “sigilosamente”, en referencia a que se realiza sin que la pareja sexual se dé cuenta. Es una práctica que se estima 12% de las mujeres ha experimentado en alguna ocasión.

No te pierdas: Wendy, la Casa de los Famosos y la educación sexual

El reflector tiene que apuntar a un actor como Tenoch Huerta, conocido por pertenecer al universo de superhéroes de Marvel, para poder hablar de un tema que 10 de cada 100 mujeres viven a diario y no saben qué hacer o cómo reaccionar ante algo que sucedió en la intimidad y, por lo tanto, las colocó en una situación de vulnerabilidad.

¿Por qué el stealthing es violencia?

El uso del condón es la lección número uno para ejercer una sexualidad saludable, entre otras muchas cosas, porque el VIH es un virus que aún está bastante activo y sigue siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial.

Sin embargo, hay otras más de 30 infecciones de transmisión sexual (ITS) que pueden prevenirse cuando se realiza un acto sexual protegido con latex. Entre ellas, la transmisión del Virus de Papiloma Humano (VPH) que es bastante silencioso y estrechamente asociado con el desarrollo de cáncer cervicouterino, el segundo más diagnosticado en México y la segunda causa de muerte en mujeres.

Utilizar preservativo es también otra clase fundamental en la prevención de embarazos no intencionales. El retirar el condón sin avisarle a la mujer vulnera su derecho a decidir sobre su cuerpo. El Fondo de Población de las Naciones Unidas estima que el 50% de las mujeres en el mundo no tienen plenamente garantizado sus derechos reproductivos por prácticas abusivas como el stealthing, entre otras tantas.

Así que retirarse el condón de manera unilateral es bastante grave. Y por eso la denuncia pública de María Elena Ríos es tan relevante. La artista explica en sus redes sociales que le es “difícil” hablar de la violencia que le ejerció Tenoch, pues ella actualmente se encuentra en medio de un proceso legal por feminicidio en tentativa, por una agresión con ácido a la que sobrevivió en 2019.

Tras ese atentado, María Elena Ríos se convirtió en activista contra la violencia de género. Sus conocimientos sobre sexualidad saludable la hicieron identificar una práctica violenta en su relación con Tenoch. Sin embargo, se trata de agresiones de las que no se habla y, por lo tanto, muchas mujeres desconocen que están sufriendo ese tipo de violencia con su pareja sexual.

Masculinidad tóxica y el ‘no se siente igual’

En sus redes sociales, María Elena explica que en México no tiene la posibilidad de denunciar penalmente el “stealthing” cometido por el actor, pues ese tipo de violencia aún no está incluida en la legislación penal del país.

Solo existe un precedente, de 2021, con una iniciativa para reformar al artículo 199 Bis del Código Penal Federal para castigar con prisión de 3 a 8 años y multas de 80 días de salario a quien, sin consentimiento, deje de usar preservativo durante una relación sexual.

Sobre las acusaciones, Tenoch Huerta respondió que su noviazgo con la saxofonista ocurrió en 2022, en una relación “amorosa, cálida y de apoyo mutuo”, pero otras dos mujeres han ratificado que ellas también fueron víctimas del actor que interpretó a Namor en “Wakanda forever” con esta misma práctica.

Una tercera mujer también compartió su testimonio respecto a que el actor vinculado con el movimiento “Poder Prieto” admitió, en una charla, que: "Él hacía lo mismo de quitarse el condón porque 'no era lo mismo'".

Esta última frase, tan normalizada al hablar de sexo, invisibiliza la salud y la seguridad de la mujer, priorizando el placer del varón.

* Delia Angélica Ortiz es periodista especializada en inclusión y diversidad.

delia angélica ortiz | LinkedIn

Deliareportera | Facebook

(5) angy ortiz (@angyortiz5) / Twitter


La violencia sexual se ha normalizado al grado que es necesario escribir sobre la denuncia de María Elena Ríos, saxofonista y activista contra la violencia de género, respecto a que el actor mexicano Tenoch Huerta la agredió sexualmente al retirarse el condón sin su consentimiento.

Se necesita de un escándalo de estas dimensiones para poner el tema de la violencia sexual normalizada sobre la mesa. Este tipo de agresión es conocida en inglés como “stealthing”, cuya traducción al español es “sigilosamente”, en referencia a que se realiza sin que la pareja sexual se dé cuenta. Es una práctica que se estima 12% de las mujeres ha experimentado en alguna ocasión.

No te pierdas: Wendy, la Casa de los Famosos y la educación sexual

El reflector tiene que apuntar a un actor como Tenoch Huerta, conocido por pertenecer al universo de superhéroes de Marvel, para poder hablar de un tema que 10 de cada 100 mujeres viven a diario y no saben qué hacer o cómo reaccionar ante algo que sucedió en la intimidad y, por lo tanto, las colocó en una situación de vulnerabilidad.

¿Por qué el stealthing es violencia?

El uso del condón es la lección número uno para ejercer una sexualidad saludable, entre otras muchas cosas, porque el VIH es un virus que aún está bastante activo y sigue siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial.

Sin embargo, hay otras más de 30 infecciones de transmisión sexual (ITS) que pueden prevenirse cuando se realiza un acto sexual protegido con latex. Entre ellas, la transmisión del Virus de Papiloma Humano (VPH) que es bastante silencioso y estrechamente asociado con el desarrollo de cáncer cervicouterino, el segundo más diagnosticado en México y la segunda causa de muerte en mujeres.

Utilizar preservativo es también otra clase fundamental en la prevención de embarazos no intencionales. El retirar el condón sin avisarle a la mujer vulnera su derecho a decidir sobre su cuerpo. El Fondo de Población de las Naciones Unidas estima que el 50% de las mujeres en el mundo no tienen plenamente garantizado sus derechos reproductivos por prácticas abusivas como el stealthing, entre otras tantas.

Así que retirarse el condón de manera unilateral es bastante grave. Y por eso la denuncia pública de María Elena Ríos es tan relevante. La artista explica en sus redes sociales que le es “difícil” hablar de la violencia que le ejerció Tenoch, pues ella actualmente se encuentra en medio de un proceso legal por feminicidio en tentativa, por una agresión con ácido a la que sobrevivió en 2019.

Tras ese atentado, María Elena Ríos se convirtió en activista contra la violencia de género. Sus conocimientos sobre sexualidad saludable la hicieron identificar una práctica violenta en su relación con Tenoch. Sin embargo, se trata de agresiones de las que no se habla y, por lo tanto, muchas mujeres desconocen que están sufriendo ese tipo de violencia con su pareja sexual.

Masculinidad tóxica y el ‘no se siente igual’

En sus redes sociales, María Elena explica que en México no tiene la posibilidad de denunciar penalmente el “stealthing” cometido por el actor, pues ese tipo de violencia aún no está incluida en la legislación penal del país.

Solo existe un precedente, de 2021, con una iniciativa para reformar al artículo 199 Bis del Código Penal Federal para castigar con prisión de 3 a 8 años y multas de 80 días de salario a quien, sin consentimiento, deje de usar preservativo durante una relación sexual.

Sobre las acusaciones, Tenoch Huerta respondió que su noviazgo con la saxofonista ocurrió en 2022, en una relación “amorosa, cálida y de apoyo mutuo”, pero otras dos mujeres han ratificado que ellas también fueron víctimas del actor que interpretó a Namor en “Wakanda forever” con esta misma práctica.

Una tercera mujer también compartió su testimonio respecto a que el actor vinculado con el movimiento “Poder Prieto” admitió, en una charla, que: "Él hacía lo mismo de quitarse el condón porque 'no era lo mismo'".

Esta última frase, tan normalizada al hablar de sexo, invisibiliza la salud y la seguridad de la mujer, priorizando el placer del varón.

* Delia Angélica Ortiz es periodista especializada en inclusión y diversidad.

delia angélica ortiz | LinkedIn

Deliareportera | Facebook

(5) angy ortiz (@angyortiz5) / Twitter


Justicia

Carlos Ahumada llega a México, pero no puede ser detenido

El empresario argentino no puede ser detenido por ninguna autoridad dado que cuenta con una suspensión provisional otorgada por el Juzgado Cuarto en Materia Penal de la CDMX

Sociedad

Aumentan rescates a migrantes pese a caída de arrestos en Texas

El portavoz de la Patrulla Fronteriza señaló que los principales motivos son por deshidratación o golpes de calor

Finanzas

FMI reduce previsión de crecimiento de México al 2.2% para 2024

La desaceleración mexicana responderá a una disminución del ahorro acumulado de los hogares

Finanzas

Acelera 80% la venta de vehículos híbridos y eléctricos

La mayor oferta de estas unidades, así como los beneficios económicos y ambientales han atraído a los usuarios, dice presidente de la AMIA

CDMX

Colectan bras para visibilizar el cáncer de mama

Este colectivo requiere tops limpios para un tendedero que colgarán el día de la lucha contra cáncer de mama

Sociedad

Entre protestas, Congreso de Puebla aprueba despenalizar el aborto

La discusión inició con más de una hora de retraso porque los diputados locales no podían acceder al recinto legislativo ante las protestas entre providas y grupos feministas