/ viernes 30 de septiembre de 2016

Sandra, la orangután en el limbo espera su suerte

Un cartel cercano al recinto donde está confinada Sandraexplica el significado de orangután: “Hombre del bosque” enidioma malayo. Pero la simia de pelo rojizo permanece todavíadentro de su obsoleto encierro en el antiguo zoológico de BuenosAires y es posible que nunca llegue a conocer la selva quehabitaron sus ancestros.

Sandra está en un limbo a la espera de que se decida su suerte:el traslado a una reserva natural o su permanencia en el recintoque habita desde hace más de 20 años en el viejo zoo,recientemente convertido en Ecoparque. Para esa segunda opción,sus condiciones de vida deberán mejorar ostensiblemente, coincidenautoridades, funcionarios judiciales y biólogos.

El Ecoparque, creado por el gobierno capitalino con la idea detransformar el centenario y obsoleto zoológico porteño rodeado deedificios y del ruido de la ciudad, en un parque ecológico depreservación de la biodiversidad, pretende liberar a decenas deanimales a reservas naturales. Y para aquellos que deban permanecera causa de su longevidad, limitaciones físicas y las dificultadespara su traslado, busca convertirse en un lugar de resguardo, dondesu bienestar esté asegurado.

“Sandra está con su piedra atada al cuello”, se lamentó aThe Associated Press la jueza de Buenos Aires Elena Liberatori. Lamagistrada fue artífice de un fallo en 2015 que, en sintonía conotro de un tribunal penal nacional de un año antes, consideró ala orangutana sujeto no humano de derechos que merecía mejor tratoy ser liberada. Fue en respuesta a una demanda de la Asociación deFuncionarios y Abogados por los Derechos de los Animales, quealertaban que la simia habitaba en un lugar inadecuado.

Sandra, de 32 años, se hizo famosa fuera y dentro de Argentina.Y su destino incierto es motivo ahora de preocupación para elEcoparque y la justicia, que coinciden en qué hay que mejorar suestado. La cuestión es cómo.

La AP pudo observar días atrás a la simia de tierna mirada enun espacio cerrado, enrejado y de aspecto más bien lúgubre. Luegose trasladó a otro contiguo a cielo abierto, donde se tapó lacabeza con cartones, una conducta habitual en estos primates, paradespués llevarse a la boca pequeñas hojas que recogió del suelo.Cerca había unas pocas rocas y una estructura hecha con palos demadera y sogas. Parecía tranquila y curiosa ante las miradasajenas.

Liberatori parece estar resignada con la posibilidad de que elanimal continúe en esa residencia debido a las pocas opciones quetiene de ser trasladada.

Por un lado, explicó, existen normativas sanitarias muyestrictas de ingreso a otros países; por otro, acostumbrada a unlargo confinamiento, que se remonta a su nacimiento en cautiverioen Alemania, Sandra podría sufrir un trauma con su eventualtraslado a un lugar más salvaje.

Además, es un híbrido de orangutanes de las islas de Sumatra yBorneo y eso implica un problema a la hora de volver a esas zonasnaturales, donde no se adaptaría bien.

Liberatori debe velar porque el gobierno capitalino garantice ala orangutana la mejor atención. Así lo dispuso en junio untribunal de alzada que, sin entrar a debatir si la simia es sujetohumano, resolvió que por lo menos es un “ser sintiente” al quehay que mejorar las condiciones de vivienda, nutrición,actividades de entretenimiento y cuidados clínicos.

La magistrada, quien a los 14 años decidió hacerse abogadapara cuidar a los animales, dijo entre lágrimas que está decididaa “empujar” lo que sea necesario para proteger a Sandra, de laque tiene un retrato colgado en su despacho.

“Tengo una base, la del ‘ser sintiente’, para cambiar eselugar de cautiverio por uno de resguardo, de vida un poco másdigna”, dijo. Acotó que “desearía que Sandra tuviera pasto,plantas, árboles” reales y no “un árbol de palos de madera”como al que se sube en la actualidad.

Mientras mejora el lugar que habita Sandra, el gobiernocapitalino está facultado para decidir si la traslada, siempre queasegure su bienestar. La vivienda actual está constituida por tresespacios a los que se hicieron pequeñas mejoras como lainstalación de sogas para que se cuelgue y transporte en altura,conseguidas por la propia jueza. Pero deberían ser agrandados ycontar con elementos que le permitan elegir distintas opciones paraaprender y entretenerse.

Rosario Espina, directora general de Biodiversidad en Ecoparque,dijo a la AP que este centro coincide “con las intenciones de lajueza de mejorar las condiciones de Sandra en términos deinfraestructura y enriquecimiento ambiental”.

Indicó que se evalúa la posibilidad de que el animal seaderivado a la reserva privada de Sorocaba, en Brasil, habitada pordistintos primates, pero para ello es necesario solicitar laopinión de las autoridades brasileñas y de biólogos.

Existen algunos problemas para que esa opción se concrete.Sandra goza de buena salud pero, antes de cualquier traslado,habría que someterla a análisis clínicos que obligarían aanestesiarla, lo que pondría en riesgo su vida.

El etólogo Ricardo Ferrari consideró que con Sandra se tiendea la “sobre simplificación” ya que por un lado están los queopinan que “los animales no tienen derecho a la vida” yaquellos que sostienen que “son personas”, lo que consideraapreciaciones excesivas de ambos lados.

Ferrari, consultado por la jueza, dijo que la simia “tiene unaconducta plástica, reacciona” y no muestra “movimientosestereotipados”, es decir repetitivos y sin un fin determinado,que hagan temer que sufra. Pero su ambiente debe ser mejorado“con variadas estructuras donde elegir lo que hace y cómo”,explicó. “Hay que colocar más estructuras en altura y zonasdonde ella puede interactuar, que le presenten problemas y losresuelva”.

El canadiense Shawn Thompson, autor de “The Intimate Ape;Orangutans and the Secret Life of Vanishing Species” (Laintimidad del simio; orangutanes y la vida secreta de las especiesen extinción), opinó que debe tener asegurados el derecho a laprivacidad y el de socializarse cuando quiera y con quiendesee.

“Sabemos que los orangutanes son seresinteligentes...deberíamos tratar a una ‘persona’ inteligentecomo Sandra con humanidad y reconocer que goza de ciertos derechosbásicos relacionados con la calidad de su vida”.

Un cartel cercano al recinto donde está confinada Sandraexplica el significado de orangután: “Hombre del bosque” enidioma malayo. Pero la simia de pelo rojizo permanece todavíadentro de su obsoleto encierro en el antiguo zoológico de BuenosAires y es posible que nunca llegue a conocer la selva quehabitaron sus ancestros.

Sandra está en un limbo a la espera de que se decida su suerte:el traslado a una reserva natural o su permanencia en el recintoque habita desde hace más de 20 años en el viejo zoo,recientemente convertido en Ecoparque. Para esa segunda opción,sus condiciones de vida deberán mejorar ostensiblemente, coincidenautoridades, funcionarios judiciales y biólogos.

El Ecoparque, creado por el gobierno capitalino con la idea detransformar el centenario y obsoleto zoológico porteño rodeado deedificios y del ruido de la ciudad, en un parque ecológico depreservación de la biodiversidad, pretende liberar a decenas deanimales a reservas naturales. Y para aquellos que deban permanecera causa de su longevidad, limitaciones físicas y las dificultadespara su traslado, busca convertirse en un lugar de resguardo, dondesu bienestar esté asegurado.

“Sandra está con su piedra atada al cuello”, se lamentó aThe Associated Press la jueza de Buenos Aires Elena Liberatori. Lamagistrada fue artífice de un fallo en 2015 que, en sintonía conotro de un tribunal penal nacional de un año antes, consideró ala orangutana sujeto no humano de derechos que merecía mejor tratoy ser liberada. Fue en respuesta a una demanda de la Asociación deFuncionarios y Abogados por los Derechos de los Animales, quealertaban que la simia habitaba en un lugar inadecuado.

Sandra, de 32 años, se hizo famosa fuera y dentro de Argentina.Y su destino incierto es motivo ahora de preocupación para elEcoparque y la justicia, que coinciden en qué hay que mejorar suestado. La cuestión es cómo.

La AP pudo observar días atrás a la simia de tierna mirada enun espacio cerrado, enrejado y de aspecto más bien lúgubre. Luegose trasladó a otro contiguo a cielo abierto, donde se tapó lacabeza con cartones, una conducta habitual en estos primates, paradespués llevarse a la boca pequeñas hojas que recogió del suelo.Cerca había unas pocas rocas y una estructura hecha con palos demadera y sogas. Parecía tranquila y curiosa ante las miradasajenas.

Liberatori parece estar resignada con la posibilidad de que elanimal continúe en esa residencia debido a las pocas opciones quetiene de ser trasladada.

Por un lado, explicó, existen normativas sanitarias muyestrictas de ingreso a otros países; por otro, acostumbrada a unlargo confinamiento, que se remonta a su nacimiento en cautiverioen Alemania, Sandra podría sufrir un trauma con su eventualtraslado a un lugar más salvaje.

Además, es un híbrido de orangutanes de las islas de Sumatra yBorneo y eso implica un problema a la hora de volver a esas zonasnaturales, donde no se adaptaría bien.

Liberatori debe velar porque el gobierno capitalino garantice ala orangutana la mejor atención. Así lo dispuso en junio untribunal de alzada que, sin entrar a debatir si la simia es sujetohumano, resolvió que por lo menos es un “ser sintiente” al quehay que mejorar las condiciones de vivienda, nutrición,actividades de entretenimiento y cuidados clínicos.

La magistrada, quien a los 14 años decidió hacerse abogadapara cuidar a los animales, dijo entre lágrimas que está decididaa “empujar” lo que sea necesario para proteger a Sandra, de laque tiene un retrato colgado en su despacho.

“Tengo una base, la del ‘ser sintiente’, para cambiar eselugar de cautiverio por uno de resguardo, de vida un poco másdigna”, dijo. Acotó que “desearía que Sandra tuviera pasto,plantas, árboles” reales y no “un árbol de palos de madera”como al que se sube en la actualidad.

Mientras mejora el lugar que habita Sandra, el gobiernocapitalino está facultado para decidir si la traslada, siempre queasegure su bienestar. La vivienda actual está constituida por tresespacios a los que se hicieron pequeñas mejoras como lainstalación de sogas para que se cuelgue y transporte en altura,conseguidas por la propia jueza. Pero deberían ser agrandados ycontar con elementos que le permitan elegir distintas opciones paraaprender y entretenerse.

Rosario Espina, directora general de Biodiversidad en Ecoparque,dijo a la AP que este centro coincide “con las intenciones de lajueza de mejorar las condiciones de Sandra en términos deinfraestructura y enriquecimiento ambiental”.

Indicó que se evalúa la posibilidad de que el animal seaderivado a la reserva privada de Sorocaba, en Brasil, habitada pordistintos primates, pero para ello es necesario solicitar laopinión de las autoridades brasileñas y de biólogos.

Existen algunos problemas para que esa opción se concrete.Sandra goza de buena salud pero, antes de cualquier traslado,habría que someterla a análisis clínicos que obligarían aanestesiarla, lo que pondría en riesgo su vida.

El etólogo Ricardo Ferrari consideró que con Sandra se tiendea la “sobre simplificación” ya que por un lado están los queopinan que “los animales no tienen derecho a la vida” yaquellos que sostienen que “son personas”, lo que consideraapreciaciones excesivas de ambos lados.

Ferrari, consultado por la jueza, dijo que la simia “tiene unaconducta plástica, reacciona” y no muestra “movimientosestereotipados”, es decir repetitivos y sin un fin determinado,que hagan temer que sufra. Pero su ambiente debe ser mejorado“con variadas estructuras donde elegir lo que hace y cómo”,explicó. “Hay que colocar más estructuras en altura y zonasdonde ella puede interactuar, que le presenten problemas y losresuelva”.

El canadiense Shawn Thompson, autor de “The Intimate Ape;Orangutans and the Secret Life of Vanishing Species” (Laintimidad del simio; orangutanes y la vida secreta de las especiesen extinción), opinó que debe tener asegurados el derecho a laprivacidad y el de socializarse cuando quiera y con quiendesee.

“Sabemos que los orangutanes son seresinteligentes...deberíamos tratar a una ‘persona’ inteligentecomo Sandra con humanidad y reconocer que goza de ciertos derechosbásicos relacionados con la calidad de su vida”.

CDMX

SEP analiza suspender clases durante corte de agua

El secretario Otto Granados admitió que “lo estamos explorando y de ser necesario tomaremos esa decisión”

Política

Que se serenen, no desaparecerán las Fuerzas Armadas: AMLO

Calificó como "voladas" la presunta carta donde un militar manifiesta su inconformidad ante el mando único

Justicia

Hallan 10 cuerpos en fosas clandestinas en Tonalá

Extraoficialmente agentes de Fiscalía indicaron que podría haber al menos otros cinco cuerpos

Justicia

Hallan 10 cuerpos en fosas clandestinas en Tonalá

Extraoficialmente agentes de Fiscalía indicaron que podría haber al menos otros cinco cuerpos

Ecología

El cambio climático podría afectar a la cebada y el precio de la cerveza

La disminución en el rendimiento de los cultivos de cebada provocará reducciones proporcionalmente mayores en las cantidades de cereal que se podrá destinar a la elaboración de cerveza

Sociedad

Que se serenen, no desaparecerán las Fuerzas Armadas: AMLO

Calificó como "voladas" la presunta carta donde un militar manifiesta su inconformidad ante el Mando Único

Futbol

Arturo Vidal hace “ojitos” al América

En entrevista para Univisión Deportes, el “Rey Arturo” aseguró que le encanta el futbol mexicano y que le gustaría participar en él

Política

Nosotros no vamos a financiar nada, afirman Monreal y Muñoz Ledo sobre encuesta del NAIM

Muñoz Ledo dijo que ya pasó el tiempo en que los legisladores aportaban para la campaña del presidente

CDMX

SEP analiza suspender clases durante corte de agua

El secretario Otto Granados admitió que “lo estamos explorando y de ser necesario tomaremos esa decisión”