/ miércoles 24 de agosto de 2016

Infraiber pide revocar concesión a OHL México, tras multa “insuficiente”

  • El reporte de PwC no es el final de esta historia de corrupción, aseguró la firma tecnológica

La firma de tecnología aplicada Infraiber consideró que las irregularidades detectadas en la obra del Viaducto Bicentenario de OHL México podrían “revocar la concesión”, y que la sanción impuesta por el Gobierno del Estado de México es “insuficiente”.

“Las irregularidades detectadas son suficientes para revocar la concesión y denunciar penalmente a los responsables”, subrayó la firma que desde noviembre de 2013 mantiene un litigio con OHL México.

El Gobierno del Estado de México anunció el viernes pasado que la auditoría realizada por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) determinó que, “en las bitácoras de obra se deja constancia de cambios y de trabajos adicionales”, no se encontró evidencia específica de autorizaciones a estas modificaciones.

PwC encontró una serie de “discrepancias y diferencias” por ajustes de costo en la construcción del Viaducto Bicentenario que ascienden a 296 millones de pesos (16.2 millones de dólares), por las que el Estado de México multó a OHL México, concesionaria de dicha obra, por 38.3 millones de pesos (2.09 millones de dólares).

“El reporte de PwC no es el final de esta historia de corrupción; es sólo un buen punto de partida”, afirmó ayer Infraiber en un comunicado.

Por ello, tildó de “inadmisible” que el Gobierno del Estado de México pretenda “dar carpetazo” al asunto tras la multa con esta sanción “claramente insuficiente”.

La española OHL aseguró el lunes que la actuación de su filial mexicana en el proceso de licitación y posterior concesión de las obras del Viaducto Bicentenario fueron “conformes a derecho”, tal como concluyó la auditoría de PwC.

A tenor de esa auditoría solicitada por el Estado de México y del resultado de la investigación desarrollada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), las imputaciones contra su filial “carecen de fundamento”.

A finales de marzo, la CNBV anunció la imposición de una multa administrativa de 3.7 millones de euros (4.1 millones de dólares) a OHL México, junto a sus directivos y otras compañías asociadas, pero no observó dolo o fraude en sus actuaciones.

“OHL no ha sido ni será sancionado por cumplir la ley, sino por violarla de manera grave y sistemática”, acusó Infraiber.

A continuación indicó que hubo una supuesta sobreinversión en estas obras del Viaducto Bicentenario, y que el modelo financiero no “es consistente” con la proyección de los aforos de vehículos.

Según Infraiber, “las irregularidades detectadas no suman 296 millones de pesos (16.2 millones de dólares), sino varios miles de millones de pesos que fueron indebidamente registrados por OHL como inversión, que genera un rendimiento de 7 por ciento real anual”.

Infraiber mantiene una disputa con la constructora por la cancelación de su instalación del Sistema Independiente de Verificación de Aforo Vehicular (SIVA) en dos autopistas del Estado de México.

  • El reporte de PwC no es el final de esta historia de corrupción, aseguró la firma tecnológica

La firma de tecnología aplicada Infraiber consideró que las irregularidades detectadas en la obra del Viaducto Bicentenario de OHL México podrían “revocar la concesión”, y que la sanción impuesta por el Gobierno del Estado de México es “insuficiente”.

“Las irregularidades detectadas son suficientes para revocar la concesión y denunciar penalmente a los responsables”, subrayó la firma que desde noviembre de 2013 mantiene un litigio con OHL México.

El Gobierno del Estado de México anunció el viernes pasado que la auditoría realizada por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) determinó que, “en las bitácoras de obra se deja constancia de cambios y de trabajos adicionales”, no se encontró evidencia específica de autorizaciones a estas modificaciones.

PwC encontró una serie de “discrepancias y diferencias” por ajustes de costo en la construcción del Viaducto Bicentenario que ascienden a 296 millones de pesos (16.2 millones de dólares), por las que el Estado de México multó a OHL México, concesionaria de dicha obra, por 38.3 millones de pesos (2.09 millones de dólares).

“El reporte de PwC no es el final de esta historia de corrupción; es sólo un buen punto de partida”, afirmó ayer Infraiber en un comunicado.

Por ello, tildó de “inadmisible” que el Gobierno del Estado de México pretenda “dar carpetazo” al asunto tras la multa con esta sanción “claramente insuficiente”.

La española OHL aseguró el lunes que la actuación de su filial mexicana en el proceso de licitación y posterior concesión de las obras del Viaducto Bicentenario fueron “conformes a derecho”, tal como concluyó la auditoría de PwC.

A tenor de esa auditoría solicitada por el Estado de México y del resultado de la investigación desarrollada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), las imputaciones contra su filial “carecen de fundamento”.

A finales de marzo, la CNBV anunció la imposición de una multa administrativa de 3.7 millones de euros (4.1 millones de dólares) a OHL México, junto a sus directivos y otras compañías asociadas, pero no observó dolo o fraude en sus actuaciones.

“OHL no ha sido ni será sancionado por cumplir la ley, sino por violarla de manera grave y sistemática”, acusó Infraiber.

A continuación indicó que hubo una supuesta sobreinversión en estas obras del Viaducto Bicentenario, y que el modelo financiero no “es consistente” con la proyección de los aforos de vehículos.

Según Infraiber, “las irregularidades detectadas no suman 296 millones de pesos (16.2 millones de dólares), sino varios miles de millones de pesos que fueron indebidamente registrados por OHL como inversión, que genera un rendimiento de 7 por ciento real anual”.

Infraiber mantiene una disputa con la constructora por la cancelación de su instalación del Sistema Independiente de Verificación de Aforo Vehicular (SIVA) en dos autopistas del Estado de México.