/ martes 12 de abril de 2022

El país que no conoce la inflación: las empresas jamás han elevado sus precios

Si bien, otros continentes han resentido el golpe financiero, hay un país que buscan la titánica manera que esta no afecte a los productos

En todo el mundo, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha generado una severa crisis, sobre todo a toda la región de Europa, ya que Moscú es uno de los principales distribuidores de energía de esa parte del mundo.

Si bien, otros continentes no han resentido ese golpe financiero tan fuerte, hay un país que aunque se acentúe la inflación, las empresas dentro de la región buscan la titánica manera que esta no afecte a los productos, y por consiguiente, a los precios.

Te puede interesar: Japan Credit Rating eleva calificación de México

En los últimos meses, se ha analizado un aumento en diversos artículos que se utilizan en la vida cotidiana en el país Nipón, hecho que ha preocupado a medios locales, pues esto es una situación no muy común, pues Japón lleva décadas lidiando con un crecimiento muy bajo y una inflación inexistente.

Un ejemplo muy claro es el del dulce "Umaibo", barra de maíz inflado que desde su lanzamiento en 1979, no había tenido un cambio en su precio, sin embargo, la empresa anunció el incremento reciente en el costo.

El efecto de un país estancado

Desde 1990, la economía japonesa ha sido catalogada por economistas a nivel mundial en un estancamiento, alternando entre períodos de bajada de precios, conocida financieramente como deflación, y una ligera inflación, la cual permite que ni los salarios ni los precios aumenten.

Foto: AFP

Este "estancamiento" ha hecho que las empresas tengan que fijar los precios, y no variar mucho, pues en caso de modificar los costos, estos temen llegar a perder parte del mercado contra sus competidores.

Y una de las soluciones para mantener el mismo costo en los productos es que muchas compañías prefieren absorber sus costes adicionales en lugar de descargarlos sobre sus precios de venta.

Si bien, esto puede afectar la rentabilidad del producto, pues su costos aumentan y la ganancia se ve afectada, las marcas japonesas, sobre todo enfocadas a los alimentos, recurren a la "reduflación", termino enfocado en que el precio del producto no aumenta, pero la cantidad se reduce.

Contención de sueldos, la medida para evitar la subida de precios

Si bien, la idea de que los productos mantengan el mismo costo durante varios años suena muy bien, para llegar a esto, las empresas japonesas tienen una medida para contenerlo, el control de los sueldos.

De acuerdo con AFP, desde los años 2000, los grandes corporativos japoneses cambiaron los contratos, pues en vez de ser indefinidos, estos serían contratos temporales que les costaban mucho más barato, evitando además que los empleados puedan pedir un aumento de sueldo.

En Japón, se mantiene una negociación salarial conocida como "lucha de primavera" ("shunto"), sin embargo, los sindicatos de trabajadores dan más prioridad a la protección del empleo que a la revalorización de los sueldos, por lo que es una lucha que tardará mucho en cambiar.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Si bien, la estrategia de estancar los sueldos acaba frenando el consumo de los hogares, con lo que el país no acaba de salir de la trampa de la deflación.

Y aunque la inflación afecte a nivel mundial, Japón sigue siendo una excepción: los precios al consumo (sin tasas) recularon un 0.2 por ciento de media en 2021, aunque desde el inicio de año, se ha visto una leve alza.

En todo el mundo, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha generado una severa crisis, sobre todo a toda la región de Europa, ya que Moscú es uno de los principales distribuidores de energía de esa parte del mundo.

Si bien, otros continentes no han resentido ese golpe financiero tan fuerte, hay un país que aunque se acentúe la inflación, las empresas dentro de la región buscan la titánica manera que esta no afecte a los productos, y por consiguiente, a los precios.

Te puede interesar: Japan Credit Rating eleva calificación de México

En los últimos meses, se ha analizado un aumento en diversos artículos que se utilizan en la vida cotidiana en el país Nipón, hecho que ha preocupado a medios locales, pues esto es una situación no muy común, pues Japón lleva décadas lidiando con un crecimiento muy bajo y una inflación inexistente.

Un ejemplo muy claro es el del dulce "Umaibo", barra de maíz inflado que desde su lanzamiento en 1979, no había tenido un cambio en su precio, sin embargo, la empresa anunció el incremento reciente en el costo.

El efecto de un país estancado

Desde 1990, la economía japonesa ha sido catalogada por economistas a nivel mundial en un estancamiento, alternando entre períodos de bajada de precios, conocida financieramente como deflación, y una ligera inflación, la cual permite que ni los salarios ni los precios aumenten.

Foto: AFP

Este "estancamiento" ha hecho que las empresas tengan que fijar los precios, y no variar mucho, pues en caso de modificar los costos, estos temen llegar a perder parte del mercado contra sus competidores.

Y una de las soluciones para mantener el mismo costo en los productos es que muchas compañías prefieren absorber sus costes adicionales en lugar de descargarlos sobre sus precios de venta.

Si bien, esto puede afectar la rentabilidad del producto, pues su costos aumentan y la ganancia se ve afectada, las marcas japonesas, sobre todo enfocadas a los alimentos, recurren a la "reduflación", termino enfocado en que el precio del producto no aumenta, pero la cantidad se reduce.

Contención de sueldos, la medida para evitar la subida de precios

Si bien, la idea de que los productos mantengan el mismo costo durante varios años suena muy bien, para llegar a esto, las empresas japonesas tienen una medida para contenerlo, el control de los sueldos.

De acuerdo con AFP, desde los años 2000, los grandes corporativos japoneses cambiaron los contratos, pues en vez de ser indefinidos, estos serían contratos temporales que les costaban mucho más barato, evitando además que los empleados puedan pedir un aumento de sueldo.

En Japón, se mantiene una negociación salarial conocida como "lucha de primavera" ("shunto"), sin embargo, los sindicatos de trabajadores dan más prioridad a la protección del empleo que a la revalorización de los sueldos, por lo que es una lucha que tardará mucho en cambiar.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Si bien, la estrategia de estancar los sueldos acaba frenando el consumo de los hogares, con lo que el país no acaba de salir de la trampa de la deflación.

Y aunque la inflación afecte a nivel mundial, Japón sigue siendo una excepción: los precios al consumo (sin tasas) recularon un 0.2 por ciento de media en 2021, aunque desde el inicio de año, se ha visto una leve alza.

Mundo

Viruela del mono: OMS no recomienda vacunaciones masivas

Expertos presionan para que las autoridades actúen con mayor rapidez para contener el brote

Sociedad

AMLO rechaza que organizaciones criminales controlen México

"No, no, eso lo piensan los conservadores, yo no soy Felipe Calderón para que quede claro y no hay en el gobierno", declaró el mandatario

Mundo

Colombia, a las urnas; se vislumbra giro a la izquierda

Entre denuncias de fraude, atentados y espionaje, un país que reclama cambios vota hoy por presidente

Gossip

Eleazar Gómez retoma su carrera como cantante

Eleazar Gómez lanza Bbsame, en colaboración con Milo Campos 

Gossip

Gaby Albo cumple sueño al ser Gloria Estefan en musical

On your feet! narra la carrera de la cantante cubana en Estados Unidos; se presenta en Washington 

Gossip

Marco Mares se manifiesta en contra de las etiquetas

Marco Mares lanza el tema Match, en alusión a las nuevas formas de relacionarse vía remota

Sociedad

Vienen a México a abortar más estadounidenses

Se prevé que la Corte Suprema anule el fallo Roe vs Wade, una sentencia que despenaliza la interrupción del embarazo en EU

Sociedad

Wixáricas exigen les devuelvan sus tierras

Ayer, un grupo de esta etnia pasó su segunda noche en la Ciudad de México donde instalaron casas de campaña y ahí seguirán hasta que sean atendidos por AMLO

Sociedad

A un año del socavón en Puebla: de la euforia al olvido

Ya no hay más venta de pan, tazas y otros recuerdos que comerciantes dedicaron al gran foso