/ martes 12 de abril de 2022

El país que no conoce la inflación: las empresas jamás han elevado sus precios

Si bien, otros continentes han resentido el golpe financiero, hay un país que buscan la titánica manera que esta no afecte a los productos

En todo el mundo, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha generado una severa crisis, sobre todo a toda la región de Europa, ya que Moscú es uno de los principales distribuidores de energía de esa parte del mundo.

Si bien, otros continentes no han resentido ese golpe financiero tan fuerte, hay un país que aunque se acentúe la inflación, las empresas dentro de la región buscan la titánica manera que esta no afecte a los productos, y por consiguiente, a los precios.

Te puede interesar: Japan Credit Rating eleva calificación de México

En los últimos meses, se ha analizado un aumento en diversos artículos que se utilizan en la vida cotidiana en el país Nipón, hecho que ha preocupado a medios locales, pues esto es una situación no muy común, pues Japón lleva décadas lidiando con un crecimiento muy bajo y una inflación inexistente.

Un ejemplo muy claro es el del dulce "Umaibo", barra de maíz inflado que desde su lanzamiento en 1979, no había tenido un cambio en su precio, sin embargo, la empresa anunció el incremento reciente en el costo.

El efecto de un país estancado

Desde 1990, la economía japonesa ha sido catalogada por economistas a nivel mundial en un estancamiento, alternando entre períodos de bajada de precios, conocida financieramente como deflación, y una ligera inflación, la cual permite que ni los salarios ni los precios aumenten.

Foto: AFP

Este "estancamiento" ha hecho que las empresas tengan que fijar los precios, y no variar mucho, pues en caso de modificar los costos, estos temen llegar a perder parte del mercado contra sus competidores.

Y una de las soluciones para mantener el mismo costo en los productos es que muchas compañías prefieren absorber sus costes adicionales en lugar de descargarlos sobre sus precios de venta.

Si bien, esto puede afectar la rentabilidad del producto, pues su costos aumentan y la ganancia se ve afectada, las marcas japonesas, sobre todo enfocadas a los alimentos, recurren a la "reduflación", termino enfocado en que el precio del producto no aumenta, pero la cantidad se reduce.

Contención de sueldos, la medida para evitar la subida de precios

Si bien, la idea de que los productos mantengan el mismo costo durante varios años suena muy bien, para llegar a esto, las empresas japonesas tienen una medida para contenerlo, el control de los sueldos.

De acuerdo con AFP, desde los años 2000, los grandes corporativos japoneses cambiaron los contratos, pues en vez de ser indefinidos, estos serían contratos temporales que les costaban mucho más barato, evitando además que los empleados puedan pedir un aumento de sueldo.

En Japón, se mantiene una negociación salarial conocida como "lucha de primavera" ("shunto"), sin embargo, los sindicatos de trabajadores dan más prioridad a la protección del empleo que a la revalorización de los sueldos, por lo que es una lucha que tardará mucho en cambiar.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Si bien, la estrategia de estancar los sueldos acaba frenando el consumo de los hogares, con lo que el país no acaba de salir de la trampa de la deflación.

Y aunque la inflación afecte a nivel mundial, Japón sigue siendo una excepción: los precios al consumo (sin tasas) recularon un 0.2 por ciento de media en 2021, aunque desde el inicio de año, se ha visto una leve alza.

En todo el mundo, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha generado una severa crisis, sobre todo a toda la región de Europa, ya que Moscú es uno de los principales distribuidores de energía de esa parte del mundo.

Si bien, otros continentes no han resentido ese golpe financiero tan fuerte, hay un país que aunque se acentúe la inflación, las empresas dentro de la región buscan la titánica manera que esta no afecte a los productos, y por consiguiente, a los precios.

Te puede interesar: Japan Credit Rating eleva calificación de México

En los últimos meses, se ha analizado un aumento en diversos artículos que se utilizan en la vida cotidiana en el país Nipón, hecho que ha preocupado a medios locales, pues esto es una situación no muy común, pues Japón lleva décadas lidiando con un crecimiento muy bajo y una inflación inexistente.

Un ejemplo muy claro es el del dulce "Umaibo", barra de maíz inflado que desde su lanzamiento en 1979, no había tenido un cambio en su precio, sin embargo, la empresa anunció el incremento reciente en el costo.

El efecto de un país estancado

Desde 1990, la economía japonesa ha sido catalogada por economistas a nivel mundial en un estancamiento, alternando entre períodos de bajada de precios, conocida financieramente como deflación, y una ligera inflación, la cual permite que ni los salarios ni los precios aumenten.

Foto: AFP

Este "estancamiento" ha hecho que las empresas tengan que fijar los precios, y no variar mucho, pues en caso de modificar los costos, estos temen llegar a perder parte del mercado contra sus competidores.

Y una de las soluciones para mantener el mismo costo en los productos es que muchas compañías prefieren absorber sus costes adicionales en lugar de descargarlos sobre sus precios de venta.

Si bien, esto puede afectar la rentabilidad del producto, pues su costos aumentan y la ganancia se ve afectada, las marcas japonesas, sobre todo enfocadas a los alimentos, recurren a la "reduflación", termino enfocado en que el precio del producto no aumenta, pero la cantidad se reduce.

Contención de sueldos, la medida para evitar la subida de precios

Si bien, la idea de que los productos mantengan el mismo costo durante varios años suena muy bien, para llegar a esto, las empresas japonesas tienen una medida para contenerlo, el control de los sueldos.

De acuerdo con AFP, desde los años 2000, los grandes corporativos japoneses cambiaron los contratos, pues en vez de ser indefinidos, estos serían contratos temporales que les costaban mucho más barato, evitando además que los empleados puedan pedir un aumento de sueldo.

En Japón, se mantiene una negociación salarial conocida como "lucha de primavera" ("shunto"), sin embargo, los sindicatos de trabajadores dan más prioridad a la protección del empleo que a la revalorización de los sueldos, por lo que es una lucha que tardará mucho en cambiar.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Si bien, la estrategia de estancar los sueldos acaba frenando el consumo de los hogares, con lo que el país no acaba de salir de la trampa de la deflación.

Y aunque la inflación afecte a nivel mundial, Japón sigue siendo una excepción: los precios al consumo (sin tasas) recularon un 0.2 por ciento de media en 2021, aunque desde el inicio de año, se ha visto una leve alza.

Mundo

Kamala Harris promete vencer a Trump: "llevaremos nuestro caso ante el pueblo y vamos a ganar"

Kamala Harris prometió que le ganará a Trump, además de hacer el derecho al aborto parte central de su campaña

Política

Claudia Sheinbaum alista toma de posesión como presidenta constitucional

La presidenta electa informó que si itinerario del 1 de octubre iniciará en el Congreso para recibir la Banda Presidencial

Sociedad

Familiares de 10 guatemaltecos desaparecidos en Chiapas piden intensificar la búsqueda

Las familias recriminaron la falta de apoyo de México para localizar a los guatemaltecos que viajaron al país para vender aves de corral en noviembre pasado

CDMX

Blindan a la Alameda de CDMX con vallas por nuevo plan de rehabilitación

Martí Batres, jefe de Gobierno, descartó que este proyecto tenga relación con la presencia de los ambulantes en la zona

Finanzas

UPS comprará Estafeta: esperan cerrar la operación antes de terminar el año

UPS anunció en un comunicado el acuerdo con Estafeta para absorber la compañía, aunque no ofreció detalles sobre la compra

Política

Alito Moreno oficializa su registro para reelegirse como líder nacional del PRI

Alejandro Moreno va en fórmula con Carolina Viggiano, secretaria general del PRI, quienes buscan mantenerse en sus cargos hasta el año 2032