/ martes 24 de enero de 2017

May propone una nueva “estrategia industrial” para afrontar el Brexit

LONDRES, Inglaterra. (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, presentó ayer una “estrategia industrial” basada en la innovación, la formación y las infraestructuras para relanzar la economía del Reino Unido ante los retos que presenta la salida de la Unión Europea (UE).

La jefa de Gobierno celebró en el parque científico y de negocios de Daresbury, entre Liverpool y Manchester, su primera reunión de gabinete fuera de la capital británica, en la que participaron treinta ministros y secretarios de Estado.

En ese encuentro presentó un documento en el que fija la “inversión en ciencia, investigación e innovación” como la principal prioridad de su plan industrial hasta 2020, al término de la legislatura.

La propuesta también prevé la mejora de la formación de los trabajadores, el desarrollo de las infraestructuras y el apoyo a las nuevas empresas y las energías limpias.

La estrategia, que estará en periodo de consulta pública antes de recibir el respaldo definitivo del Gobierno, prevé una inversión de 556 millones de libras (644 millones de euros) para la llamada “Northern Powerhouse” (“Potencia del Norte”), el eje industrial del norte de Inglaterra.

El Ejecutivo también quiere dedicar 170 millones de libras (197 millones de euros) para rediseñar los programas de educación técnica, a fin de potenciar el nivel de los estudiantes británicos en el ámbito de la ciencia, la tecnología y las ingenierías.

“Ante nuestra salida de la Unión Europea, queremos estar seguros de que somos un Reino Unido verdaderamente global, con una economía que esté en plena forma para el futuro y nos lleve por el camino del crecimiento”, afirmó May.

La primera ministra admitió que las partidas de fondos anunciadas ayer ya estaban previstas en los presupuestos que presentó en noviembre el ministro de Economía, Philip Hammond.

“El dinero estaba establecido en la Declaración de Otoño (el presupuesto preliminar para el ejercicio 2017-2018). Lo que estamos haciendo hoy es mostrar a dónde va a ir ese dinero. Va a ir a parar a distintas partes de la ‘Northern Powerhouse’”, indicó.

“La inversión que se está dirigiendo hacia el noroeste (de Inglaterra) se traducirá en nuevos trabajos para las familias”, recalcó la jefa del Gobierno, quien aseguró que se va a “consultar con las empresas” el plan propuesto para asegurarse de que “hacemos lo correcto”.

Diversos líderes empresariales afirmaron que la “estrategia industrial” del Ejecutivo británico es una oportunidad para mejorar la economía a largo plazo.

“La elaboración de una estrategia industrial moderna es una ocasión única para construir una economía exitosa y contemporánea, que sea la fundación de una sociedad más próspera, justa e inclusiva”, consideró la directora de la Confederación de la Industria Británica (CBI), Carolyn Fairbairn.

“La CBI ha advertido desde hace tiempo sobre la necesidad de una nueva estrategia industrial, y damos la bienvenida a que el Gobierno cree la oportunidad para que todos los sectores estén involucrados”, afirmó.

El presidente de la Federación de Pequeñas Empresas, FSB, Mike Cherry, que participó en el diálogo con el Gobierno que ha llevado a la redacción del documento presentado hoy, se mostró por su parte “orgulloso” del “empuje a la educación, las infraestructuras y las comunicaciones” que aporta la estrategia.

LONDRES, Inglaterra. (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, presentó ayer una “estrategia industrial” basada en la innovación, la formación y las infraestructuras para relanzar la economía del Reino Unido ante los retos que presenta la salida de la Unión Europea (UE).

La jefa de Gobierno celebró en el parque científico y de negocios de Daresbury, entre Liverpool y Manchester, su primera reunión de gabinete fuera de la capital británica, en la que participaron treinta ministros y secretarios de Estado.

En ese encuentro presentó un documento en el que fija la “inversión en ciencia, investigación e innovación” como la principal prioridad de su plan industrial hasta 2020, al término de la legislatura.

La propuesta también prevé la mejora de la formación de los trabajadores, el desarrollo de las infraestructuras y el apoyo a las nuevas empresas y las energías limpias.

La estrategia, que estará en periodo de consulta pública antes de recibir el respaldo definitivo del Gobierno, prevé una inversión de 556 millones de libras (644 millones de euros) para la llamada “Northern Powerhouse” (“Potencia del Norte”), el eje industrial del norte de Inglaterra.

El Ejecutivo también quiere dedicar 170 millones de libras (197 millones de euros) para rediseñar los programas de educación técnica, a fin de potenciar el nivel de los estudiantes británicos en el ámbito de la ciencia, la tecnología y las ingenierías.

“Ante nuestra salida de la Unión Europea, queremos estar seguros de que somos un Reino Unido verdaderamente global, con una economía que esté en plena forma para el futuro y nos lleve por el camino del crecimiento”, afirmó May.

La primera ministra admitió que las partidas de fondos anunciadas ayer ya estaban previstas en los presupuestos que presentó en noviembre el ministro de Economía, Philip Hammond.

“El dinero estaba establecido en la Declaración de Otoño (el presupuesto preliminar para el ejercicio 2017-2018). Lo que estamos haciendo hoy es mostrar a dónde va a ir ese dinero. Va a ir a parar a distintas partes de la ‘Northern Powerhouse’”, indicó.

“La inversión que se está dirigiendo hacia el noroeste (de Inglaterra) se traducirá en nuevos trabajos para las familias”, recalcó la jefa del Gobierno, quien aseguró que se va a “consultar con las empresas” el plan propuesto para asegurarse de que “hacemos lo correcto”.

Diversos líderes empresariales afirmaron que la “estrategia industrial” del Ejecutivo británico es una oportunidad para mejorar la economía a largo plazo.

“La elaboración de una estrategia industrial moderna es una ocasión única para construir una economía exitosa y contemporánea, que sea la fundación de una sociedad más próspera, justa e inclusiva”, consideró la directora de la Confederación de la Industria Británica (CBI), Carolyn Fairbairn.

“La CBI ha advertido desde hace tiempo sobre la necesidad de una nueva estrategia industrial, y damos la bienvenida a que el Gobierno cree la oportunidad para que todos los sectores estén involucrados”, afirmó.

El presidente de la Federación de Pequeñas Empresas, FSB, Mike Cherry, que participó en el diálogo con el Gobierno que ha llevado a la redacción del documento presentado hoy, se mostró por su parte “orgulloso” del “empuje a la educación, las infraestructuras y las comunicaciones” que aporta la estrategia.