/ lunes 24 de febrero de 2020

Neobancos pelean mercado británico

Aunque no representan una amenaza a los gigantes de Reino Unido que conservan 90% de las cuentas, los bancos de nueva generación se abren un hueco

En el creciente mercado británico de bancos en línea, iniciativas como Revolut, Monzo o Starling quieren atraer a jóvenes trabajadores urbanos, y Monese se concentra en los extranjeros recién llegados al Reino Unido.

“Todo comenzó con una frustración personal”, dijo Norris Koppel, fundador y director gerente de Monese, uno de los bancos digitales que se ha abierto paso en el Reino Unido.

Recién llegado de Estonia a principios de la década de 2000, el joven se encontró con la negativa de bancos convencionales a abrirle una cuenta corriente en Londres “porque no tenía los documentos necesarios”, explica.

De esta experiencia nació la idea de crear su propio banco, con procedimientos simplificados para los clientes, y ahora concede entrevistas vestido de manera informal en unas grandes oficinas ubicadas en un moderno edificio de Londres.

Lanzado en 2015, Monese está dirigido a inmigrantes que acaban de llegar al Reino Unido para una nueva vida, estudios o después de un matrimonio.

En el Reino Unido, 80 por ciento de sus clientes son extranjeros y, en la mayoría de los casos, Monese recibe los pagos directamente de los salarios de la clientela.

Su oferta sigue siendo similar a la de sus competidores 'fintech', estas compañías financieras que operan desde una plataforma en línea.

Todos ahora ofrecen abrir una cuenta gratuita en unos clics con sólo un comprobante de identidad y un smartphone. Monese, que emplea a 400 personas y está presente en 31 países, ha convencido a dos millones de clientes en Europa, algunos de los cuales se suscriben a una oferta de pago con mejores servicios.

Monese todavía tiene un largo camino por recorrer para ponerse al nivel de Revolut (ocho millones de clientes en Europa) y Monzo (tres millones de clientes) en un mercado muy disputado, sobre todo en el Reino Unido.

A pesar de su crecimiento, estos bancos jóvenes tienen una cosa en común: no ganan dinero.

“Creemos que seremos rentables en 2021”, dice Koppel. Crecer a toda velocidad y ganar clientes requiere grandes inversiones que pesan en los resultados financieros, agrega.

Para financiar su desarrollo, la joven compañía discute con accionistas, incluido el especialista en pagos Paypal y el grupo de aerolíneas IAG, una nueva ronda de inversión de 100 millones de libras.

Esos recursos podrían permitirle convertirse en una empresa joven que vale más de mil millones de dólares, un hito alcanzado por Revolut (cinco millones de dólares) y Monzo (2.5 millones).

Para Andreas Kokkinis, profesor asociado de la Universidad de Warwick, el principal desafío para estos bancos de nueva generación es ganar la confianza de los consumidores al asegurarles su solvencia, incluso si están regulados.

Los 'neobancos' no representan una amenaza a los gigantes británicos cuya cuota de mercado es cercana a 90 por ciento en cuentas corrientes, como RBS, Barclays, HSBC o Lloyds.

Aunque estos últimos no tiemblan por el momento, invierten en sus propias plataformas digitales y cierran agencias.

“Lo más probable es que los grandes bancos compren competidores que se han consolidado”, predice Kokkinis.

En el creciente mercado británico de bancos en línea, iniciativas como Revolut, Monzo o Starling quieren atraer a jóvenes trabajadores urbanos, y Monese se concentra en los extranjeros recién llegados al Reino Unido.

“Todo comenzó con una frustración personal”, dijo Norris Koppel, fundador y director gerente de Monese, uno de los bancos digitales que se ha abierto paso en el Reino Unido.

Recién llegado de Estonia a principios de la década de 2000, el joven se encontró con la negativa de bancos convencionales a abrirle una cuenta corriente en Londres “porque no tenía los documentos necesarios”, explica.

De esta experiencia nació la idea de crear su propio banco, con procedimientos simplificados para los clientes, y ahora concede entrevistas vestido de manera informal en unas grandes oficinas ubicadas en un moderno edificio de Londres.

Lanzado en 2015, Monese está dirigido a inmigrantes que acaban de llegar al Reino Unido para una nueva vida, estudios o después de un matrimonio.

En el Reino Unido, 80 por ciento de sus clientes son extranjeros y, en la mayoría de los casos, Monese recibe los pagos directamente de los salarios de la clientela.

Su oferta sigue siendo similar a la de sus competidores 'fintech', estas compañías financieras que operan desde una plataforma en línea.

Todos ahora ofrecen abrir una cuenta gratuita en unos clics con sólo un comprobante de identidad y un smartphone. Monese, que emplea a 400 personas y está presente en 31 países, ha convencido a dos millones de clientes en Europa, algunos de los cuales se suscriben a una oferta de pago con mejores servicios.

Monese todavía tiene un largo camino por recorrer para ponerse al nivel de Revolut (ocho millones de clientes en Europa) y Monzo (tres millones de clientes) en un mercado muy disputado, sobre todo en el Reino Unido.

A pesar de su crecimiento, estos bancos jóvenes tienen una cosa en común: no ganan dinero.

“Creemos que seremos rentables en 2021”, dice Koppel. Crecer a toda velocidad y ganar clientes requiere grandes inversiones que pesan en los resultados financieros, agrega.

Para financiar su desarrollo, la joven compañía discute con accionistas, incluido el especialista en pagos Paypal y el grupo de aerolíneas IAG, una nueva ronda de inversión de 100 millones de libras.

Esos recursos podrían permitirle convertirse en una empresa joven que vale más de mil millones de dólares, un hito alcanzado por Revolut (cinco millones de dólares) y Monzo (2.5 millones).

Para Andreas Kokkinis, profesor asociado de la Universidad de Warwick, el principal desafío para estos bancos de nueva generación es ganar la confianza de los consumidores al asegurarles su solvencia, incluso si están regulados.

Los 'neobancos' no representan una amenaza a los gigantes británicos cuya cuota de mercado es cercana a 90 por ciento en cuentas corrientes, como RBS, Barclays, HSBC o Lloyds.

Aunque estos últimos no tiemblan por el momento, invierten en sus propias plataformas digitales y cierran agencias.

“Lo más probable es que los grandes bancos compren competidores que se han consolidado”, predice Kokkinis.

Sociedad

Inician búsqueda de mineros con dron submarino en Sabinas, Coahuila

Laura Velázquez, coordinadora nacional de Protección Civil, informó que el dron de alta resolución entrará a profundidad para explorar la cavidad

Finanzas

Inseguridad detiene inversiones a México: José Medina Mora

El presidente de la Coparmex destaca que no existe un estimado del costo que representa la delincuencia, pero afirma que hay inversiones detenidas que no llegan a México por la inseguridad

Sociedad

UNAM inicia ciclo escolar 2022-2023: aquí el protocolo Covid de regreso a clases

El rector Enrique Graue dio un mensaje de bienvenida a toda la comunidad estudiantil

Sociedad

Zacatecas acumula 23 homicidios en lo que va de agosto

Sólo durante el fin de semana la entidad registró 12 homicidios

Mundo

Única central eléctrica de Gaza vuelve a funcionar tras tregua entre Israel y la Yihad Islámica

Los cruces fronterizos entre el Estado hebreo y la Franja de Gaza, que Israel cerró el martes, volvieron a abrir este lunes por motivos humanitarios

Sociedad

UNAM inicia ciclo escolar 2022-2023: aquí el protocolo Covid de regreso a clases presenciales

El rector Enrique Graue dio un mensaje de bienvenida a toda la comunidad estudiantil

Mundo

Incendio en Cuba llega a un tercer tanque de combustible con saldo de un muerto y 122 heridos

Los esfuerzos de los equipos de emergencia para contener las llamas en los dos primeros depósitos afectados no han tenido éxito

Doble Vía

Amamos tanto a los michis que existen tres Días del Gato

Existen tres días especiales para celebrar a todos los gatos 20 de febrero, 8 de agosto y 29 de octubre

Sociedad

Congelado el fondo de apoyo para desplazados en Sinaloa

En campaña Rubén Rocha Moya tomó de bandera a las víctimas de desplazamiento forzado, como gobernador tiene guardados 60 millones destinados para ayudarlos