/ lunes 24 de febrero de 2020

Neobancos pelean mercado británico

Aunque no representan una amenaza a los gigantes de Reino Unido que conservan 90% de las cuentas, los bancos de nueva generación se abren un hueco

En el creciente mercado británico de bancos en línea, iniciativas como Revolut, Monzo o Starling quieren atraer a jóvenes trabajadores urbanos, y Monese se concentra en los extranjeros recién llegados al Reino Unido.

“Todo comenzó con una frustración personal”, dijo Norris Koppel, fundador y director gerente de Monese, uno de los bancos digitales que se ha abierto paso en el Reino Unido.

Recién llegado de Estonia a principios de la década de 2000, el joven se encontró con la negativa de bancos convencionales a abrirle una cuenta corriente en Londres “porque no tenía los documentos necesarios”, explica.

De esta experiencia nació la idea de crear su propio banco, con procedimientos simplificados para los clientes, y ahora concede entrevistas vestido de manera informal en unas grandes oficinas ubicadas en un moderno edificio de Londres.

Lanzado en 2015, Monese está dirigido a inmigrantes que acaban de llegar al Reino Unido para una nueva vida, estudios o después de un matrimonio.

En el Reino Unido, 80 por ciento de sus clientes son extranjeros y, en la mayoría de los casos, Monese recibe los pagos directamente de los salarios de la clientela.

Su oferta sigue siendo similar a la de sus competidores 'fintech', estas compañías financieras que operan desde una plataforma en línea.

Todos ahora ofrecen abrir una cuenta gratuita en unos clics con sólo un comprobante de identidad y un smartphone. Monese, que emplea a 400 personas y está presente en 31 países, ha convencido a dos millones de clientes en Europa, algunos de los cuales se suscriben a una oferta de pago con mejores servicios.

Monese todavía tiene un largo camino por recorrer para ponerse al nivel de Revolut (ocho millones de clientes en Europa) y Monzo (tres millones de clientes) en un mercado muy disputado, sobre todo en el Reino Unido.

A pesar de su crecimiento, estos bancos jóvenes tienen una cosa en común: no ganan dinero.

“Creemos que seremos rentables en 2021”, dice Koppel. Crecer a toda velocidad y ganar clientes requiere grandes inversiones que pesan en los resultados financieros, agrega.

Para financiar su desarrollo, la joven compañía discute con accionistas, incluido el especialista en pagos Paypal y el grupo de aerolíneas IAG, una nueva ronda de inversión de 100 millones de libras.

Esos recursos podrían permitirle convertirse en una empresa joven que vale más de mil millones de dólares, un hito alcanzado por Revolut (cinco millones de dólares) y Monzo (2.5 millones).

Para Andreas Kokkinis, profesor asociado de la Universidad de Warwick, el principal desafío para estos bancos de nueva generación es ganar la confianza de los consumidores al asegurarles su solvencia, incluso si están regulados.

Los 'neobancos' no representan una amenaza a los gigantes británicos cuya cuota de mercado es cercana a 90 por ciento en cuentas corrientes, como RBS, Barclays, HSBC o Lloyds.

Aunque estos últimos no tiemblan por el momento, invierten en sus propias plataformas digitales y cierran agencias.

“Lo más probable es que los grandes bancos compren competidores que se han consolidado”, predice Kokkinis.

En el creciente mercado británico de bancos en línea, iniciativas como Revolut, Monzo o Starling quieren atraer a jóvenes trabajadores urbanos, y Monese se concentra en los extranjeros recién llegados al Reino Unido.

“Todo comenzó con una frustración personal”, dijo Norris Koppel, fundador y director gerente de Monese, uno de los bancos digitales que se ha abierto paso en el Reino Unido.

Recién llegado de Estonia a principios de la década de 2000, el joven se encontró con la negativa de bancos convencionales a abrirle una cuenta corriente en Londres “porque no tenía los documentos necesarios”, explica.

De esta experiencia nació la idea de crear su propio banco, con procedimientos simplificados para los clientes, y ahora concede entrevistas vestido de manera informal en unas grandes oficinas ubicadas en un moderno edificio de Londres.

Lanzado en 2015, Monese está dirigido a inmigrantes que acaban de llegar al Reino Unido para una nueva vida, estudios o después de un matrimonio.

En el Reino Unido, 80 por ciento de sus clientes son extranjeros y, en la mayoría de los casos, Monese recibe los pagos directamente de los salarios de la clientela.

Su oferta sigue siendo similar a la de sus competidores 'fintech', estas compañías financieras que operan desde una plataforma en línea.

Todos ahora ofrecen abrir una cuenta gratuita en unos clics con sólo un comprobante de identidad y un smartphone. Monese, que emplea a 400 personas y está presente en 31 países, ha convencido a dos millones de clientes en Europa, algunos de los cuales se suscriben a una oferta de pago con mejores servicios.

Monese todavía tiene un largo camino por recorrer para ponerse al nivel de Revolut (ocho millones de clientes en Europa) y Monzo (tres millones de clientes) en un mercado muy disputado, sobre todo en el Reino Unido.

A pesar de su crecimiento, estos bancos jóvenes tienen una cosa en común: no ganan dinero.

“Creemos que seremos rentables en 2021”, dice Koppel. Crecer a toda velocidad y ganar clientes requiere grandes inversiones que pesan en los resultados financieros, agrega.

Para financiar su desarrollo, la joven compañía discute con accionistas, incluido el especialista en pagos Paypal y el grupo de aerolíneas IAG, una nueva ronda de inversión de 100 millones de libras.

Esos recursos podrían permitirle convertirse en una empresa joven que vale más de mil millones de dólares, un hito alcanzado por Revolut (cinco millones de dólares) y Monzo (2.5 millones).

Para Andreas Kokkinis, profesor asociado de la Universidad de Warwick, el principal desafío para estos bancos de nueva generación es ganar la confianza de los consumidores al asegurarles su solvencia, incluso si están regulados.

Los 'neobancos' no representan una amenaza a los gigantes británicos cuya cuota de mercado es cercana a 90 por ciento en cuentas corrientes, como RBS, Barclays, HSBC o Lloyds.

Aunque estos últimos no tiemblan por el momento, invierten en sus propias plataformas digitales y cierran agencias.

“Lo más probable es que los grandes bancos compren competidores que se han consolidado”, predice Kokkinis.

Sociedad

Gobernador de las Islas Marías es inconstitucional

Alberto Woolrich, presidente de la Academia de Derecho Penal, dijo que el Presidente se extralimitó al nombrar al marino como gobernador

Valle de México

En Ecatepec se agrava escasez de agua potable

Familias deben comprar garrafones o pipas para abastecerse en estos momentos en que la sequía arrecia

Mundo

EU detiene 135 niños al día en su frontera

La pobreza es la primera causa de migración; le siguen la violencia y la ausencia de políticas sociales

Futbol

América “barre” a Tigres en el Volcán y está listo para Cruz Azul

Con doblete de Roger Martínez y golazo de Aquino, las Águilas golean 3-1 a los universitarios, frente a 9 mil aficionados en la reapertura del estadio Universitario

Mundo

Ni paz, ni luto frenan conflicto social en Irlanda

Continúan en Irlanda del Norte los disturbios pese a la conmemoración 23 del acuerdo de paz de Viernes Santo

Sociedad

Se quedan sin apoyo para los migrantes

La presidenta de la asociación Ayudándoles a Triunfar, destacó que pese al constante arribo de migrantes no se ve la presencia de las autoridades mexicanas

Mundo

EU detiene 135 niños al día en su frontera

La pobreza es la primera causa de migración; le siguen la violencia y la ausencia de políticas sociales

México

Aumenta gasto en salud por desabasto

Expertos lo atribuyen a las nuevas políticas públicas como el cambio en la compra consolidada de medicinas

Valle de México

En Ecatepec se agrava escasez de agua potable

Familias deben comprar garrafones o pipas para abastecerse en estos momentos en que la sequía arrecia