/ martes 4 de abril de 2017

Pérdida de mercado mexicano quebraría sector agrícola de EU

NUEVA YORK, EU. (Notimex).- La pérdida de México como un mercado para la venta de productos agrícolas de Estados Unidos (EU) podría significar quiebras y desempleo para este sector de la economía estadunidense, de acuerdo con una nota del diario The New York Times (NYT).

Publicada en su edición de ayer, la nota apuntó que agricultores locales intentan evitar cambios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que afecten su acceso al mercado mexicano, el más importante para varios productos agrícolas estadunidenses.

De acuerdo con representantes del sector agrícola de EU, los cambios en el acceso al mercado mexicano “podría presagiar la pérdida de puestos de trabajo y quiebras”, por lo que cabildean con el Gobierno para evitar alteraciones profundas en su relación comercial con México.

La nota se centró en especial en productores de maíz amarillo, preocupados por información de que el Gobierno de México busca diversificar sus importaciones de este producto para incluir a Sudamérica como una manera de protegerse de posibles cambios negociados al TLCAN.

“Si perdemos a México como cliente será absolutamente devastador para la economía agrícola”, dijo Philip Gordon, quien produce maíz, soya y trigo en el Estado de Michigan.

Las ventas de maíz estadunidense a México sumaron casi dos mil 600 millones de dólares el año pasado, por lo que este país latinoamericano es su mayor mercado de importación.

“La perspectiva de que Estados Unidos podría perder su mayor mercado extranjero de maíz y otros productos clave ha sacudido las comunidades agrícolas en todo el medio oeste de Estados Unidos, donde la producción de maíz es una parte vital de la economía”, destacó el diario.

La amenaza es particularmente inquietante para muchos residentes del llamado “cinturón del maíz” porque gran parte de la región votó de manera abrumadora por el presidente Donald Trump en las elecciones.

Un documento del Gobierno de Trump que circuló la semana pasada en el Congreso, que busca aparentemente preservar gran parte del acuerdo existente, no ha sido suficiente para calmar la ansiedad de los productores de Estados Unidos, puntualizó el diario.

Pese a que Trump ha expresado de manera reiterada que Estados Unidos ha sido el perdedor comercial del TLCAN, muchos agricultores en Estados Unidos ven el acuerdo de manera positiva porque abrió nuevos mercados extranjeros y ayudó a cuadruplicar las exportaciones agrícolas.

En 2016, EU exportó cerca de 18 mil millones de dólares en productos agrícolas a México, el tercer mercado más grande para estas ventas estadunidenses, según el Departamento de Agricultura.

México no es solo el principal destino del maíz amarillo, sino que también importa más productos lácteos, aves y trigo de Estados Unidos que cualquier otra nación, y es uno de los principales importadores de carne de cerdo, soya y carne de res.

El diario precisó que el desarrollo de nuevos acuerdos de importación con Sudamérica no será fácil para México, pero que una mayor competencia paulatinamente podría aumentar la eficiencia y reducir los costos.

NUEVA YORK, EU. (Notimex).- La pérdida de México como un mercado para la venta de productos agrícolas de Estados Unidos (EU) podría significar quiebras y desempleo para este sector de la economía estadunidense, de acuerdo con una nota del diario The New York Times (NYT).

Publicada en su edición de ayer, la nota apuntó que agricultores locales intentan evitar cambios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que afecten su acceso al mercado mexicano, el más importante para varios productos agrícolas estadunidenses.

De acuerdo con representantes del sector agrícola de EU, los cambios en el acceso al mercado mexicano “podría presagiar la pérdida de puestos de trabajo y quiebras”, por lo que cabildean con el Gobierno para evitar alteraciones profundas en su relación comercial con México.

La nota se centró en especial en productores de maíz amarillo, preocupados por información de que el Gobierno de México busca diversificar sus importaciones de este producto para incluir a Sudamérica como una manera de protegerse de posibles cambios negociados al TLCAN.

“Si perdemos a México como cliente será absolutamente devastador para la economía agrícola”, dijo Philip Gordon, quien produce maíz, soya y trigo en el Estado de Michigan.

Las ventas de maíz estadunidense a México sumaron casi dos mil 600 millones de dólares el año pasado, por lo que este país latinoamericano es su mayor mercado de importación.

“La perspectiva de que Estados Unidos podría perder su mayor mercado extranjero de maíz y otros productos clave ha sacudido las comunidades agrícolas en todo el medio oeste de Estados Unidos, donde la producción de maíz es una parte vital de la economía”, destacó el diario.

La amenaza es particularmente inquietante para muchos residentes del llamado “cinturón del maíz” porque gran parte de la región votó de manera abrumadora por el presidente Donald Trump en las elecciones.

Un documento del Gobierno de Trump que circuló la semana pasada en el Congreso, que busca aparentemente preservar gran parte del acuerdo existente, no ha sido suficiente para calmar la ansiedad de los productores de Estados Unidos, puntualizó el diario.

Pese a que Trump ha expresado de manera reiterada que Estados Unidos ha sido el perdedor comercial del TLCAN, muchos agricultores en Estados Unidos ven el acuerdo de manera positiva porque abrió nuevos mercados extranjeros y ayudó a cuadruplicar las exportaciones agrícolas.

En 2016, EU exportó cerca de 18 mil millones de dólares en productos agrícolas a México, el tercer mercado más grande para estas ventas estadunidenses, según el Departamento de Agricultura.

México no es solo el principal destino del maíz amarillo, sino que también importa más productos lácteos, aves y trigo de Estados Unidos que cualquier otra nación, y es uno de los principales importadores de carne de cerdo, soya y carne de res.

El diario precisó que el desarrollo de nuevos acuerdos de importación con Sudamérica no será fácil para México, pero que una mayor competencia paulatinamente podría aumentar la eficiencia y reducir los costos.