/ martes 31 de enero de 2017

VW destrona a Toyota y es nuevo líder mundial en ventas en 2016

TOKIO, Japón. (AFP).- El fabricante de automóviles japonés Toyota, que dominaba el mercado mundial desde hacía varios años, fue destronado en 2016 por el alemán Volkswagen (VW), que por primera vez llega al liderazgo mundial de ventas, pese al escándalo del “diésel-gate”.

Toyota vendió el año pasado diez millones 180 mil vehículos, con un crecimiento anual de 0.2 por ciento, mientras que el gigante alemán llegó a los diez millones 300 mil, (+3.8 por ciento), según cifras divulgadas ayer, y se proclamó nuevo campeón mundial.

Oficialmente, Toyota, líder mundial de 2008 a 2015 --salvo el año 2011 del terrible tsunami en el noreste de Japón--, no le da gran importancia a este cambio.

“Ser número uno o dos es algo que nunca les ha importado”, comenta Hans Greimel, experto de Automotive News, con sede en Tokio. “Secretamente hay desde luego un orgullo en ser líder, pero no es algo que sea un objetivo de la empresa”, dijo el experto a la AFP.

Pero ante lo que depara el futuro, el analista constata: “Toyota tiene problemas en China”, un mercado esencial, “donde Volkswagen es en cambio muy fuerte”, aseguró.

Si esta tendencia se confirmara, el grupo japonés de la región de Nagoya que agrupa a cuatro marcas: Toyota, Lexus (lujo), Daihatsu (minivehículos) e Hino (camiones), podría pagar muy caro su retraso en China.

Un renacimiento para VW

Para el grupo VW --matriz de doce marcas, entre ellas Audi, Porsche, Seat, Skoda o Bentley-- , este título de campeón en 2016 es una forma de renacimiento tras un 2015 ensombrecido por el escándalo de los trucajes antipolución de sus vehículos diésel. A finales de 2015, VW tuvo que reconocer que equipó 11 millones de sus vehículos en el mundo, entre ellos 600 mil en Estados Unidos (EU), con un programa que minimizaba el nivel real de las emisiones de gases contaminantes.

En fin, para 2017 en el duelo Toyota-VW deberá tenerse en cuenta la influencia del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, que amenaza con tasar los automóviles fabricados en México, una importante base industrial para los fabricantes de automóviles.

Trump ha amenazado explícitamente a Toyota, quien respondió con una promesa de diez mil millones de dólares de inversiones en EU. El nuevo presidente estadunidense también ha señalado de forma más global a Japón, acusado de inundar EU con sus productos.

Según la prensa japonesa, el primer ministro Shinzo Abe se entrevistará el próximo viernes precisamente con el presidente de Toyota, Akio Toyoda, una semana antes de una entrevista con Trump en Washington.

General Motors ¿tercero?

En tercer lugar de esta clasificación mundial de constructores podría quedar el gigante estadunidense General Motors, que vendió 9.8 millones de vehículos en 2015, siendo entonces tercero, pero que aún no ha comunicado sus cifras para 2016.

El constructor norteamericano --que reinó durante siete décadas en el sector antes de ser ‘derrocado’ por Toyota-- tiene cifras que pueden ser cercanas a las del grupo fruto de la alianza franco-japonesa Renault-Nissan.

Nissan informó ayer haber vendido 5.6 millones de vehículos el año pasado (+2.5 por ciento), una cifra inédita gracias a una “sólida demanda” en EU y en China. Su socio Renault aseguró por su lado haber puesto en el mercado 3.18 millones de autos en todo el mundo (+13.3 por ciento), gracias al dinamismo en Europa, Irán e India.

TOKIO, Japón. (AFP).- El fabricante de automóviles japonés Toyota, que dominaba el mercado mundial desde hacía varios años, fue destronado en 2016 por el alemán Volkswagen (VW), que por primera vez llega al liderazgo mundial de ventas, pese al escándalo del “diésel-gate”.

Toyota vendió el año pasado diez millones 180 mil vehículos, con un crecimiento anual de 0.2 por ciento, mientras que el gigante alemán llegó a los diez millones 300 mil, (+3.8 por ciento), según cifras divulgadas ayer, y se proclamó nuevo campeón mundial.

Oficialmente, Toyota, líder mundial de 2008 a 2015 --salvo el año 2011 del terrible tsunami en el noreste de Japón--, no le da gran importancia a este cambio.

“Ser número uno o dos es algo que nunca les ha importado”, comenta Hans Greimel, experto de Automotive News, con sede en Tokio. “Secretamente hay desde luego un orgullo en ser líder, pero no es algo que sea un objetivo de la empresa”, dijo el experto a la AFP.

Pero ante lo que depara el futuro, el analista constata: “Toyota tiene problemas en China”, un mercado esencial, “donde Volkswagen es en cambio muy fuerte”, aseguró.

Si esta tendencia se confirmara, el grupo japonés de la región de Nagoya que agrupa a cuatro marcas: Toyota, Lexus (lujo), Daihatsu (minivehículos) e Hino (camiones), podría pagar muy caro su retraso en China.

Un renacimiento para VW

Para el grupo VW --matriz de doce marcas, entre ellas Audi, Porsche, Seat, Skoda o Bentley-- , este título de campeón en 2016 es una forma de renacimiento tras un 2015 ensombrecido por el escándalo de los trucajes antipolución de sus vehículos diésel. A finales de 2015, VW tuvo que reconocer que equipó 11 millones de sus vehículos en el mundo, entre ellos 600 mil en Estados Unidos (EU), con un programa que minimizaba el nivel real de las emisiones de gases contaminantes.

En fin, para 2017 en el duelo Toyota-VW deberá tenerse en cuenta la influencia del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, que amenaza con tasar los automóviles fabricados en México, una importante base industrial para los fabricantes de automóviles.

Trump ha amenazado explícitamente a Toyota, quien respondió con una promesa de diez mil millones de dólares de inversiones en EU. El nuevo presidente estadunidense también ha señalado de forma más global a Japón, acusado de inundar EU con sus productos.

Según la prensa japonesa, el primer ministro Shinzo Abe se entrevistará el próximo viernes precisamente con el presidente de Toyota, Akio Toyoda, una semana antes de una entrevista con Trump en Washington.

General Motors ¿tercero?

En tercer lugar de esta clasificación mundial de constructores podría quedar el gigante estadunidense General Motors, que vendió 9.8 millones de vehículos en 2015, siendo entonces tercero, pero que aún no ha comunicado sus cifras para 2016.

El constructor norteamericano --que reinó durante siete décadas en el sector antes de ser ‘derrocado’ por Toyota-- tiene cifras que pueden ser cercanas a las del grupo fruto de la alianza franco-japonesa Renault-Nissan.

Nissan informó ayer haber vendido 5.6 millones de vehículos el año pasado (+2.5 por ciento), una cifra inédita gracias a una “sólida demanda” en EU y en China. Su socio Renault aseguró por su lado haber puesto en el mercado 3.18 millones de autos en todo el mundo (+13.3 por ciento), gracias al dinamismo en Europa, Irán e India.